Música para una banda sonora vital – All that jazz

On Broadway, tema del gran guitarrista de jazz George Benson, es el principal de la película All that jazz, en la que Roy Scheider aparece como alter ego de Bob Fosse, el gran coreógrafo y director de cine musical norteamericano (el coreógrafo preferido de quienes no tragamos los musicales), de quien la película es el testamento cinematográfico, y además una predicción acerca de su propia muerte.

Ofrecemos aquí una versión en directo, y además, otro de sus grandes éxitos, Give me the night.

La tienda de los horrores: Tienes un e-mail

El cartel dice: “la mejor comedia romántica del año”. Debió ser un mal año 1998 para ser considerada la mejor en nada. Sorprendentemente bien acogida por la crítica, esta almibarada comedieta podría ser el ejemplo principal de un futurible libro que pudiera titularse “Cómo el Hollywood moderno puede tomar un clásico magnífico y destrozarlo en cinco fáciles pasos”. Este remake de The shop around the corner (El bazar de las sorpresas, de 1939), del maestro Ernst Lubitsch, carece de todo lo maravilloso de aquella legendaria cinta y recubre la historia de un barniz romanticón, baboso y blandorro insoportable. Continuar leyendo

Rubén Blades: músico y actor

Rubén Blades nació el 16 de julio de 1948 en el seno de una humilde familia de un barrio de la ciudad de Panamá. Desde muy pequeño comienza a actuar con un pequeño grupo, interpretando temas de Frank Sinatra y otros muy conocidos.

A raiz de los incidentes provocados entre Panamá y Estados Unidos en 1964, Rubén Blades cambia su actitud pro americana. Se matricula en la Universidad para cursar estudios de Derecho, a la vez que su estilo musical para a ser más latino, con raíces caribeñas. En 1965 se une al grupo Papi Arozamena, comenzando así su carrera profesional. En 1968 viaja a Nueva York y conoce a un productor que le ofrece grabar un disco con Pete Rodríguez.
Continuar leyendo

Alfred Hitchcock presenta – La trama (Family plot)

En 1976 Alfred Hitchcock celebraba sus bodas de oro como cineasta. Sin embargo, tenía bien poco que celebrar. Además de los problemas de salud debidos a su obesidad crónica y al alcoholismo, desde el éxito de Los pájaros trece años antes sus películas habían ido perdiendo poco a poco el favor de la crítica, y también del público (lo cual le dolia más que sus propios achaques), que prefería sus viejas películas de los cincuenta y, antes que visionar sus nuevos trabajos, se inclinaba más por la nueva ola del cine de los setenta, con nuevos temas y estéticas más cercanos a los valores que empezaban a despertar en la juventud. Únicamente Frenesí (Frenzy, 1972), recibida con un entusiasmo que le hizo a Hitch sentirse varios años más joven (y muchos kilos más delgado), hacía augurar que la nueva película del mago del suspense podía ser de nuevo un repunte en su caída libre hacia la retirada definitiva.
Continuar leyendo

Cortometraje: ‘La guerra’, de Luiso Berdejo y Jorge C. Dorado

Sobrecogedor cortometraje. Agracedemos a Pat su sugerencia. Estupendo trabajo con una capacidad de síntesis enorme, y que da una imagen clara y directa de lo que un conflicto armado significa para la población civil, y que poco o nada tiene que ver con la fanfarria, los oropeles y las marchas militares de quienes comen cada día gracias al sacrificio de los más pobres e inocentes. Absolutamente recomendable (Duración, 10 minutos aprox.).

NOTA: este corto se incluye en la edición DVD que se lanza estos días del último éxito del cine alemán, La vida de los otros.

Cine en serie – El nacimiento de una nación

birth-of-a-nation-poster-color.jpg

MALDITO CINE (I)

Comienza aquí una nueva sección, “Cine en serie”, en la que, a lo largo de varios posts temáticamente relacionados y periódicamente publicados, se van a abordar diferentes cuestiones desde el punto de vista del cine. Para inaugurar la sección vamos a ocuparnos del ‘maldito cine’, aquel que, si bien desde una correcta, y en ocasiones extraordinaria, calidad técnica e incluso artística, defiende posturas ideológicas, políticas, sociales o culturales abominables. Somos conscientes de que el campo es amplio y de que puede abarcar géneros completos, como el western, el bélico o las películas ambientadas en el colonialismo del siglo XIX, en las cuales, la trama principal, generalmente romántica o de aventuras, se ve inmersa en un marco histórico-político determinado que en su momento no resultaba chocante al espectador, pero que hoy por sí solo cuestionaría la admisibilidad del argumento o del perfil de determinados personajes según los cánones actuales de pensamiento. Por el contrario, nos ocuparemos en esta primera serie de posts, de cine de tesis, es decir, de aquel cine que premeditamente está creado, escrito y filmado para la defensa de determinadas posturas ideológicas, bastante lamentables, y que sin embargo han logrado en algunas ocasiones resultados artísticos y técnicos más que notables (y repulsivos panfletos propagandísticos, en otras).
Continuar leyendo

Música para una banda sonora vital – Fahrenheit 9/11

El estupendo documental de Michael Moore acerca de las mentiras burdas y torpes que se inventaron para justificar la invasión de Irak (mentiras que “engañaron” a políticos, militares, dirigentes de todo el mundo, pero no a la gente de la calle, que no tenía informes de “inteligencia” que echarse a la vista, curiosamente, lo cual demostró que, o bien las clases dirigentes del mundo son de incompetencia total y no tenemos futuro, o bien que son una cuadrilla de piratas y sinvergüenzas y que realmente la democracia liberal es una filfa, por si hiciera falta demostración), y que tiempo después muchos se resisten a ver para evitar la humillación de hallarse convertido en criminal de guerra sin haberlo calculado antes en su cuenta de ganancias, contiene, como todos los documentales del polémico director, una banda sonora excepcional repleta de clásicos del rock norteamericano.
Continuar leyendo

La tienda de los horrores: Las minas del rey Salomón

las_minas_del_rey_salomon_7043.jpg

Pues no, no nos referimos a la versión clásica de 1950 protagonizada por Stewart Granger y Deborah Kerr, sino al engendro en el que Richard Chamberlain interpreta al aventurero Allan Quatermain, y una joven Sharon Stone (individua de altísimo coeficiente intelectual, lo cual, tal como le ha sucedido a Geena Davis, otra superdotada intelectualmente, no le ha servido para elaborarse una carrera cinematográfica digna) hace de florero euro-africano.

Tras ver esto, el primer pensamiento que viene a la cabeza es: ¿POR QUÉ? El segundo es: ¿CÓMO DEMONIOS PUDO RODARSE UNA SECUELA DE ESTO? Continuar leyendo