Cine en serie – Mentes peligrosas

ar5brvy9_l.jpg

LA ENSEÑANZA EN EL CINE (VII)

Concebida para el exclusivo lucimiento de Michele Pfeiffer, Dangerous minds (1995) es el claro ejemplo de acumulación de tópicos y lugares comunes de cintas de este tipo, con profesores bienintencionados en un ambiente hostil que luchan por el futuro académico y vital de unos jóvenes inadaptados, entre la indiferencia del centro educativo, la sorna de los compañeros y un ambiente social revuelto en violencia, drogas y delincuencia común. El guión anodino, triste, convencional, absolutamente previsible, resta la poca fuerza que un producto como éste, viciado ya desde su concepción, pudiera tener, y ni siquiera una aceptable interpretación de la actriz principal ni la machacona banda sonora de rap que acompaña al Gangsta’ Paradise de Coolio (versionando al gran Stevie Wonder), éxito de ventas verdadero beneficiario de la película, logran salvar el resultado.

La trama es muy fácil de resumir: profesora llega a colegio problemático de la soleada California, brega con los alumnos difíciles introducidos todos como manzanas podridas en la misma cesta, y poco a poco va sorteando las dificultades que se le presentan y el problema de inserción social que supone cada alumno hasta lograr despertar en ellos la necesidad de la educación como vehículo para una vida mejor. La nota “distintiva” pretende ser el carácter de ex-Marine del personaje de Pfeiffer (poco creíble, a la vista de la delicadeza de la actriz), en un intento de introducir una variación con respecto a otras cintas del mismo tenor, tratando de ofrecer a la frágil apariencia de la profesora un contrapunto de fortaleza física y moral, y a la vez distanciarse de otros productos habituales en los que la violencia está más presente (El sustituto, con Tom Berenger, o El Rector, con James Belushi), un giro que posibilita el perfil del personaje como acostumbrado a los retos límite, pero con incapacidad de enfrentarse a una situación humana (realmente difícil para la distribuidora no caer en nauseabundos eslóganes como “la única batalla para la que no estaba preparada, era la de los jóvenes” y composiciones por el estilo).

En resumen, entretenida película y poco más, con actuaciones correctas, guión flojo, imágenes no demasiado trascendentes y, eso sí, un potente videoclip.

Realmente el escaso interés que tiene esta película puede estar en la comprobación ejemplar de cómo han terminado derivando en otros países las situaciones de desatención a la enseñanza pública obligatoria cuando el poder político no está por la labor de garantizar el derecho de todos los ciudadanos al acceso a una educación de calidad y pretende convertirlo en un objeto más de consumo en el que sea la posición económica la que determine cuál es el grado de formación de las personas, tendente en primer lugar y como objetivo máximo a una compartimentación social en la que los estratos superiores y adecuadamente preparados deban tutelar, dirigir y controlar a los inferiores deficiente y escasamente formados, con nulas posibilidades de ascenso o interacomunicación entre ellos, una tendencia que no es propia ya sólo de Estados Unidos sino más bien del ámbito capitalista en su conjunto, y que, si bien nunca abiertamente, propugnan ciertas fuerzas políticas en Europa por mimetismo y como probado instrumento de lo ventajosa que resulta una educación deficiente de grupos enteros de población, verdaderos guettos de un analfabetismo funcional y de ausencia de espíritu crítico y criterio propio, a la hora de controlar, vender determinados planteamientos políticos, ideológicos y religiosos (véase el ejemplo del éxito de las teorías creacionistas en algunos lugares) y lograr reconocimientos y apoyos para los discursos demagógicos, involucionistas y reaccionarios, dentro de la estrategia de la muerte del sector público por una deliberada y constante estrategia de recorte presupuestario que induzca a la sociedad a escoger ella sola la educación privada como única forma de garantizar cierto grado de formación para las nuevas generaciones, elecciones que en muchas ocasiones conllevan la inclusión añadida de mensajes adoctrinadores reiterados que buscan además de la formación de la persona su incorporación a un grupo ideológico determinado. Una tendencia que no invita al optimismo, y menos aún si tenemos en cuenta que la educación es sólo uno de los sectores que se hallan inmersos en esta lenta pero incesante decadencia inducida desde ciertos círculos de poder.

About these ads

31 comentarios en “Cine en serie – Mentes peligrosas

  1. Pues esta la recuerdo como un verdadero suplicio la verdad, de esos productos tan repetitivos que nos llegan desde Usa, que incluso los últimos años aún se realizan con más frecuencia si cabe. No me gustó nada de nada, con decirte que lo mejor fue precisamente alguna de las canciones de la banda sonora te digo todo. Me ha encantado el análisis, y como has tratado el interés del film con el problema de la educación (extraordinario el análisis del último párrafo), y te admiro por ello, ya que yo no hubiera sido capaz ni de planteármelo estando este film por medio.
    Estupendo análisis, de verdad.
    Un abrazo Alfredo

  2. Sí, tienes razón pero ella está fabulosa en la peli y el tema musical es poderoso, rítmico y muy bueno. Recuerdo que me comentaste que era de Stevie Wonder pero no acabé de creérmelo. Ahora ya sí, los lunes soy muy crédula, ya los miércoles cambio.

    Besos

  3. Gracias Iván, cuando la película no da para mucho, la mente empieza a divagar, con sorprendentes resultados. Eso sí es una mente peligrosa.
    Abrazos

    Entrenómadas, efectivamente, ella está bien, en la peli, digo, y la música, pues vale. Ah, mujer de poca fe…
    Besitos

  4. Hola!
    Ya te comenté que carezco de culaquier conocimiento sobre el cine… sólo sé si me gustan o no las peliculas.
    Pero a veces con tus post me pasa como con los olores, me traen gratos recuerdos… Y es que ésta fue la primera pelicula que ví en el cine con mi entonces “lío” y hoy marido!! Cuántos recuerdos…
    Gracias! Un beso.

  5. Isabel, me alegra traerte recuerdos, y si además son buenos, que lo parece, mejor. Muy bonito eso de los olores, de verdad. Espero que la película no tenga la culpa del paso de “lío” a “marido”… Sería un efecto totalmente imprevisto y desproporcionado.
    En cuanto a conocimientos de cine, tienes el principal, si te gusta o no. Con eso basta.
    Gracias a ti. Besos.

    Lucía, parece que todos la vimos por la misma razón. Para qué más.
    Besos

  6. No he visto Dangerous minds,ni El rector,ni El sustituto,la verdad,porque siempre me temo lo peor.Últimamante,Alfredo,me dedico a releer el Juan de Mairena de Machado y El país del agua de Graham Swift.
    Un abrazo,amigo.

  7. Alfredo, me quedo sin qué decir, debe ser la hora, o mejor: debe ser lo que aprendi de la película.

    Me vi Los Falsificadores, muy buena, sientes la tensión todo el tiempo. Recomendada. Esta es la ficha: http://spanish.imdb.com/title/tt0813547/

    Me tiene tentado El Orfanato. Sin embargo, sé de lo que va: me va a sustar, pero no me va a aportar nada nuevo. Debe e la tipica de la mamá que protege a su hijo. ¿Cómo te fue con ella?

    Abrazos,

  8. Francisco, mucho mejor la lectura que ciertas cosas, la verdad.
    Gran abrazo.

    Malvisto, lo has dicho muy bien, “El orfanato” no aporta nada ni contiene nada que no hayas visto antes de una u otra forma. Ni siquiera asusta, en serio, de tan previsible que es.
    “Mentes peligrosas”, pues eso, ídem de ídem.
    Abrazos,

  9. Una más del montón.
    Recuerdo que la vi hace tiempo en una de esas sobremesas en que te tiendes en el sofá después de comer y te quedas tan K.O. que ves lo que te pongan por delante, ya sea esta película o los gritos de la Patiño y Cía.
    La verdad es que me pareció un verdadero “sillar de arcilla con forma rectangular, de consistencia ligera y resistente, usado regularmente en la construcción”, pero el análisis que has hecho a partir de ella está de arte… creo que el instituto donde yo hice la primaria y la ESO encaja bastante con la descripción, de hecho, más vale que ningún director de cine se pase por allí, o tendríamos muchas películas como ésta… Dios nos coja confesaos.
    Rosa.
    Rosa.

  10. Me encantan la canción principal de la banda sonora. Por lo demás… alucinante, lo del uso del kárate para motivar a los alumnos… De la manera que parece se ponen las cosas por ahí, lo necesitarán los profesores pero como defensa ;-)

  11. Bueno, María, si ves la crítica que le dediqué dentro de esta misma sección a “Rebelión en las aulas”, verás que a mí no me gusta mucho, de hecho, creo que ha envejecido fatal y que algunas cosas de las que cuenta y algunas formas de contarlas han superado ya el terreno de lo casposo. Ahora, Poitier, espléndido, las cosas como son.
    Saludos

  12. hola tengo que hacer un analisis critico de esta pelicula me podrias ayudar porfavor. me piden varios puntos si puedo contactarme directamente contigo hasmelo saber. gracias

  13. Alice. Puedes dejarme aquí mismo tu dirección de correo, o bien puedes formularme las cuestiones que quieras a través de los comentarios, como prefieras.
    Encantado de ayudarte.
    Saludos

  14. Creo que estan equivocados, pués todo depende del cristal con que se mire. si tratan de ver todos las teórias sobre en aprendizaje que utiliza la docente, o lo que se debe o no se debe hacer con los alumnos, estoy segura que su opinión cambiaria.

    • Pues yo creo que no, Elena. Quizá pensara de otro modo si la película fuera un tratado de pedagogía y no se tratara de una historia tópica y repetitiva vista ya hasta la saciedad, si el personaje del profesor fuera creíble y toda la trama no se sustentara en continuas concesiones al público. Qué le vamos a hacer, el cine tiene sus exigencias, no basta con buenas intenciones. A veces es incluso contraproducente.

  15. Relamente me gustaria saber que rituales creencias y ritos llevan a cabo los jovenes en esa pelicula.. Y cual seria la papel que cumple la familia con los adolencentes..

  16. Bueno, Enzo, no es probablemente la mejor película a través de la que analizar las cuestiones que planteas: en cuanto a la familia no pasa de retratar unos cuantos tópicos dramáticos y maniqueos. Sobre los ritos de los jóvenes, tampoco es que ilustre gran cosa: apatía, vulgaridad, y simpleza en aras de la posterior conversión a valores políticamente correctos.

  17. Queridos amigos: Os invito a compartir un vídeo, que fue filmado en mi intervención en el encuentro de educadores que tuvo lugar en Barcelona, con motivo de los talleres dirigidos por Noemi Paymal sobre Pedagogía 3000. Su título es “Educar más allá de las creencias: liberando al corazón”. A ver qué os parece…
    La dirección para acceder a él es: 
    http://vimeo.com/9374224
      Felices encuentros. Un cordial abrazo
                                          Carlos González
     P.D  Temática del vídeo:
    ¿Cómo puede un maestro empoderar a sus alumnos? O lo que es lo mismo:
    ¿Dónde está nuestro poder para cambiar las cosas que no nos gustan, para cumplir nuestros sueños….? ¿Por qué no podemos aplicar todo lo que hemos aprendido en seminarios y talleres? ¿Qué nos impide como educadores enseñar de otra manera? ¿Qué pasa con nuestro valor…? ¿A qué tememos y por qué…?
    No existe la cobardía, sino los obstáculos al valor
    Esos obstáculos están en nuestras creencias, muchas veces invisibles para nosotros mismos. Reconocerlas y saber jugar con ellas es la clave para ceder el poder al corazón, y conseguir el empoderamiento de nuestros alumnos o hijos.
    Para más información:
     ladanzadelavida12.blogspot.com

  18. A mí me encanta Rebelión en las aulas. Pese a su idealismo sesentero o a lo mejor me gusta más por ello, por el maestro, por los chavales y por el ambiente optimista y la alegría de la época reflejado en su música de los que saben dotar a la película quizá demasiado bienintencionadamente. ¿Por qué será que la rebeldía y el gamberrismo juvenil de esta película nos parecen inocentes comparado con lo que ha ido viniendo después?

  19. El problema, para mí, no es el idealismo, sino el sentimentalismo. En realidad, aquello ya era inocencia incluso en aquella época, el hecho de que estuviera bien vista por la Iglesia para su proyección a sus rebaños, ya te hace una idea. La verdadera rebeldía, el auténtico gamberrismo, vivía en títulos como “Easy rider” o, por no salirnos del ambiente educativo, “If…” de Lindsay Anderson, que no sólo se limitaba a mostrar desde lejos ese aspecto de la época, sino que lo hacía suyo temática y estilísticamente. Aquí ya le dedicamos un artículo dentro de esta misma serie, como también a “Rebelión en las aulas”, por cierto. Su mayor valor a día de hoy sigue siendo Poitier. Lo demás se ha descafeinado bastante, señal de que su vigencia -precisamente por caer en el sentimentalismo más burdo- es nula.

  20. yo creo que una mente peligrosa puede serlo segun como tu veas las cosas,un joven de hoy que apenas tiene conciencia de si mismo y es como un papel que arrastra el viento, de pronto despierta y empieza a dicernir y a ver las cosas con mas detencion, aprende a pensar y todas las cosas le parecen nuevas,entonses se a convertido en una mente peligrosa por que ya esta pensando por si mismo y no puede ser engañado

    • Te veo muy optimista, Kelo, en cuanto a eso de que actualmente los jóvenes de hoy en día piensen por sí mismos y no puedan ser engañados. Un poco como la película; pero es sólo eso, una película. La realidad demuestra que la juventud actual vive anestesiada por los cantos de sirena del consumismo salvaje y los falsos ídolos del éxito vacío.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s