La tienda de los horrores – Rafi, un rey de peso

Si se traslada Un yanqui en la corte del rey Arturo de Mark Twain al tiempo presente, se la despoja de toda gracia y talento y se omite cualquier lectura crítica y sarcástica acerca de los sistemas de gobierno y las relaciones de la sociedad con la política, nos queda la novela de Emlyn Williams, probablemente de un involuntario tono infantil, en la que se basa este aborto fílmico, King Ralph, titulada en España, por si el ridículo no fuera ya suficiente, Rafi, un rey de peso, dirigida en 1991 por un tal David S. Ward, cuyo mayor éxito es sin duda una cosa llamada Abajo el periscopio (1995), otra ¿comedia? igual de espantosa que ésta.

El argumento se resume pronto: un accidente acaba con toda la familia real británica, por lo que el Estado tiene que exprimir el orden sucesorio para encontrar a un nuevo ocupante del trono, que no es otro que Ralph Jones (John Goodman), un obeso pianista de Las Vegas acostumbrado a la comida rápida, el lenguaje obsceno, la moda hortera, los programas de televisión y los pellizcos en el trasero a las coristas, vedettes y demás morralla de la ciudad del juego. Pero claro, las oportunidades que se le abren le obligan a trasladarse a Londres a asumir el trono, lo cual le fuerza a un cambio radical de hábitos y aficiones, orientado en todo momento por su cicerone en la corte, guía práctico, consejero y profesor de modos y maneras (Peter O’Toole). Esta necesidad de adaptarse a toda velocidad al estricto mundillo de la realeza, rodeado de lujos y riquezas pero también de obligaciones y servidumbres, centra las presuntas gracias de la película, que gracia, lo que se dice gracia, la tiene en el culo.

La película pretende asentarse sobre tres de los pilares básicos de la comedia de todos los tiempos. A saber: en primer lugar, el tema del “pez fuera del agua”, esto es, un personaje trasplantado por azar a un entorno no habitual repleto de situaciones en las que se siente extraño, ajeno, lo cual debe propiciar situaciones absurdas e hilarantes fundamentadas en la falta de comprensión y los equívocos constantes. Nada de eso sucede aquí, porque la sátira o la parodia quedan apartadas y son sustituidas por un pobre catálogo de gags visuales y de cutres imitaciones de slapstick que carecen de inteligencia, fuerza, vigor e interés, y que giran en torno a la adaptación a los nuevos ropajes, los actos oficiales y los necesarios discursos. Tampoco funciona como versión paródica de un Pigmalión de bajo perfil, dado que carece de agudeza en los diálogos y las situaciones generadas son más risibles que divertidas.

En segundo lugar, el “choque de culturas”: aquí la película gana algo de sátira al utilizar al americano seboso y wasp como vehículo para chotearse del envarado y patético panorama de la monarquía en general, y de la británica en particular, así como de un amplio espectro de estupideces y tonterías propias de los británicos, desde la gastronomía al absurdo ceremonial, con sus vestimentas a juego, de sus múltiples rituales y componendas. O’Toole encarna aquí a la tradición, mientras que Goodman es la mente ingenua, sincera y lúcida que se parte la caja con las chorradas a las que asiste y no se corta un pelo en ponerlas en evidencia. Se trata, en teoría, de poner la naturalidad, la sencillez y la igualdad por encima de las afectadas, falsas, impostadas e hipócritas formas de conducirse en sociedad por parte de la aristocracia. Lo cual no estaría mal si la perspectiva no fuera la de un tocino con camisa hawaiana, devorador de hamburguesas y con el tipo de encefalograma plano que pudo llevar a George W. Bush a la Casa Blanca y montar la que montó (y no nos referimos sólo a Irak, sino también a la crisis que nos ocupa, en lo cual ingleses y norteamericanos comparten culpabilidad, más allá de la diferencia de culturas).

Por último, el tercer pilar de la película es el “choque de caracteres”: del vulgar, zafio, maleducado y simplón Ralph a su estirado, elegante, frío y metódico instructor, un roce que lejos de echar chispas, no logra despertar en ningún momento la carcajada, yéndose inmediatamente a demarcaciones sentimentaloides de enfrentamiento, separación, posterior comprensión mutua y reencuentro en plan folletín sentimental, pero sin interacción real ni funcionamiento porque no se produce un intercambio cómico equilibrado entre ambos caracteres.

La escasez de ingenio en diálogos y situaciones, por más que la suntuosa ambientación resulte adecuada, y la búsqueda desesperada del sentimentalismo, suponen un lastre insalvable para una presunta historia que desaprovecha el teórico buen hacer de sus intérpretes, John Goodman, Peter O’Toole o John Hurt (que, suponemos, aceptaron sus personajes por el bien de sus cuentas corrientes), reduciéndolos a meros caricatos sin gracia. Igualmente, lo descabelladamente incongruente de la premisa, un supuesto accidente que habría acabado con toda la familia real británica y con toda la línea sucesoria al trono, algo de todo punto imposible, dado que su tentáculos se extienden a media Europa, incluida España (la familia real británica desciende de, entre muchos otros, el famoso Vlad el Empalador, conocido comúnmente gracias a la literatura como Drácula, y ha acumulado durante siglos en su filas a un amplio abanico de ladrones, asesinos, criminales y borrachos de toda índole, incluidas familias alemanas de tercera clase, nobleza arruinada que encontró en países como Rumanía, Bulgaria o Grecia un lugar donde reinar gracias a la violencia y al dedo de los británicos, alguna de cuyos miembros, fíjate qué cosas, ha terminado viviendo a cuerpo de reina gracias a los impuestos de los españolitos), y supondría la liquidación sincronizada de doscientas o trescientas personas, sitúa a la película, ya desde su misma entrada, en un territorio necesitado de fantasías, de ficciones, de simulaciones, que la historia no proporciona, y que no compensa con gags ni diálogos de calidad.

Vamos, lo que se dice una auténtica basura.

Acusados: todos
Atenuantes: al menos se ríen de los tópicos ingleses
Agravantes: no se ríe como debiera de los tópicos norteamericanos
Sentencia: culpables
Condena: pasar un fin de semana con Urdangarín y su esposa, a fin de salir en cueros en el más puro sentido de la expresión

About these ads

14 comentarios en “La tienda de los horrores – Rafi, un rey de peso

  1. Madre mía, compa Alfredo, madre mía… No la he visto, pero te puedo asegurar que se trata de una de esa pelis de las que, solo con el título (infumable), ya ni se te ocurre ponerte a la tarea, incluso contando con ese reparto de auténtico lujo (a mí Goodman me parece un actorazo como la copa de un pino, y de los otros dos, qué decir…), una prueba empírica del viejo dicho aquel de que ‘nunca con tanto se había hecho tan poco…’ (o cómo desperdiciar talento a espùertas, así, tan ricamente). También, supongo, viene a probar de manera indubitada otro viejo aserto, éste ya más apegado al terruño peliculero, de que, sin un buen guión, inútil que briegues, que no hay ‘ná’ que hacer. En fin, compa, solo me resta felicitarte una vez más, y esperar que la constancia (que la tendrás; y, si no, ya te lo atestiguo yo…) de que las risas que nos echamos los que te leemos te compensa del sacrificio; porque si no…

    Un fuerte abrazo y buen fin de semana.

  2. Es de agradecer que te fumes por nosotros lo infumable… Ni por curiosidad se me ocurre ver semejante bodrio.
    Esta vez has sido muy benévolo con la condena.
    Saludicos

  3. Realmente los traductores españoles de los títulos son capaces de empeorar cualquier cosa, Manuel, hasta el punto de que no pocas veces estropean el posible interés de una película extranjera por una pésima traducción de su título (como “Supersalidos”, por ejemplo). No es el caso, y haces bien en ahorrártela, a pesar de los pesos pesados que en ella aparecen.
    Me compensa, Manuel, no te preocupes.
    Abrazos

    ¿Tú crees que he sido benévolo, Carmen? Yo creo que no; menuda gentuza…
    En fin, mi factura médica me cuestan estos esfuerzos…
    Saludos

  4. Pingback: Latino » Blog Archive » La tienda de los horrores – Rafi, un rey de peso

  5. … “que gracia, lo que se dice gracia, la tiene en el culo”.

    Lo que se dice en explicación contundente.

    Lo que ya se sale en esta sección es que la explicación contundente se vuelve además constructiva. Y nos enteramos paso por paso por qué Rafi tiene esa gracia en el culo…

    Porque amigo nos explicas maravillosamente cómo falla prácticamente en las tres premisas en las que quiere sustentar la historia: “pez fuera del agua”, “choque de culturas” y “choque de caracteres”.

    … Siempre pienso lo mismo, aunque sea un ejercicio tremendo, de las malas películas también se aprende.

    Besos
    Hildy

  6. MI querida Hildy; es que uno es casi casi abogado, y claro, está sujeto al pensamiento legalista. Por tanto, cualquier cosa, incluso las opiniones sobre gustos, tiende a apoyarlas en “pruebas”, o al menos indicios suficientes. Luego se puede debatir, pero la cuestión es no decir algo porque sí, a la ligera… Aunque sea sobre un bodrio.
    Besos

  7. Ví un trozo en la tele y no la pude resistir: contemplar a Peter O’toole representando ese personaje fue superior a mis fuerzas: patético incluso más allá de la enorme zafiedad de la propuesta: horrible de verdad.

    No sé cómo puedes tragarte cosas así enteritas…. ;-)

    Un abrazo.

  8. Pues sí, muy felices y cada uno en su casa, como suele ser costumbre entre la realeza. A fin de cuentas, ¿no estaríamos nosotros igual de felices si hubiera cuarenta millones de gilipollas que nos pagaran la cena?

  9. No la he visto,amigo.Ya no tengo paciencia para la estupidez.Acabo de leer el último libro de Paul Auster,Diario de invierno y él sí que le da un buen repaso a ese país de los cincuenta estados y una de las muchas cosas que le da vergüenza es de la basura cinematográfica que realiza Estados Unidos.

    Un abrazo.

  10. Tomo nota. No había leído nada aún de lo último de Auster, pero lo apunto, porque después de “Brooklyn follies” empezó a sonarme a repetido y casi casi lo abandoné, pero tengo muchas ganas de recuperarlo.
    No me extraña que diga esas cosas del cine yanqui. Otro que las dice siempre que tiene ocasión es Woody Allen. Y, no te lo pierdas: Ernest Borgnine, nonagenario el tío, echa pestes de las películas de hoy. Con razón.
    Abrazos

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s