Diario Aragonés – La invención de Hugo


Título original:
Hugo (Hugo Cabret)
Año: 2011
Nacionalidad: Estados Unidos
Dirección: Martin Scorsese
Guión: John Logan, sobre el libro de Brian Selznick
Música: Howard Shore
Fotografía: Robert Richardson
Reparto: Asa Butterfield, Chloe Moretz, Ben Kingsley, Sacha Baron Cohen, Jude Law, Emily Mortimer, Michael Stuhlbarg, Ray Winstone, Christopher Lee, Richard Griffiths, Helen McCrory, Frances de la Tour
Duración: 127 minutos

Sinopsis: Hugo es un joven huérfano que vive a cargo de su tío en una estación de ferrocarril parisina durante los años 30 del siglo XX. Mientras su tío se emborracha y vaguea, Hugo se hace cargo de su trabajo, el mantenimiento de los relojes de la estación. Un día encuentra la manera de poner en funcionamiento el único recuerdo que le queda de su padre, un autómata escribiente recuperado de un museo. El robot no es más que la puerta de un maravilloso misterio de magia y sueños en el que Hugo estará acompañado de una chica, la nieta de un viejo vendedor de juguetes de la galería comercial de la estación al que llaman Papá George.


Comentario:
La última película de Martin Scorsese resulta totalmente atípica en su filmografía. Presidida habitualmente por poderosos dramas humanos casi siempre ligados a una violencia cruda y descarnada, en esta ocasión la labor del director se concentra en poner imágenes a un exitoso libro infantil lleno de magia y sensibilidad orientado al público familiar, y que al mismo tiempo es un homenaje directo al cine y a su nacimiento como teatro de sueños. Ello no es óbice para que Scorsese (que se reserva un simpático cameo como fotógrafo) nos regale una película magnífica, a medio camino entre los dibujos animados, el cuento de época y la fantasía en tres dimensiones, un tanto alejada de la cinefilia a la que nos tiene acostumbrados, pero por otra parte encadenada a los orígenes del séptimo arte como vehículo de ensoñaciones, ilusión y esperanzas.

La historia toma como origen el auténtico final vivido por George Méliès, uno de los padres, junto a David W. Griffith, del cine como medio de narración de historias. En sus últimos años, apartado del cine tras los horrores de la I Guerra Mundial, Méliès sobrevivió gracias a una tienda de juguetes y artículos curiosos que regentó en una estación de tren parisina, con los viajeros y la gente de paso como principales clientes [continuar leyendo]

About these ads

9 comentarios en “Diario Aragonés – La invención de Hugo

  1. Ay, querido Alfredo, cómo me apetece ver esta película y después de leer tu crítica aún más…
    Desde luego Scorsese puede gustar o no pero lo que no se le puede discutir es su amor al cine…
    No sé si te dije pero hace poco tuve oportunidad de ver su documental Mi viaje a Italia, otra gozada de lección de cine con muchas gotas de nostalgia.
    Beso
    Hildy

  2. Es que, de entre los directores de cine de todos los tiempos, Scorsese es junto con Garci sin duda el mayor divulgador de este arte, el que más tiempo ha dedicado en su filmografía a mostrar el cine de otros, el que le hizo amar su profesión. Otros lo han hecho con referencias visuales, textos, libros, declaraciones. Scorsese lo ha hecho con documentales.
    Lo que lamento es que, demasiado a menudo, su cine no venga respaldado con todo ese bagaje, especialmente desde principios de los 90; desde entonces ha insistido en ser mediocre, y, curiosamente, es cuando más aceptación mediática (y taquillera) ha tenido, con cosas como “El aviador”, “Gangs”, “Infiltrados”, etc., que no pasan de mediocres.
    Besos

  3. Excelente texto para una película bella. Maravilloso homenaje al mundo de los sueños capturados por ese invento nacido para las barracas de feria. He pensado en el prólogo del libro 39 estaciones. Películas que se pierden o se deterioran en latas. Negativos convertidos en tacones lejanos, etc. Valoro el trabajo del cinéfilo Scorsese. Cuando salí del cine una extraña emoción se apoderó de mí. ¡Cuántos sueños perdidos! El viejo librero (lástima que esté tan desaprovechado). Julio Verne, otro
    mago que capturó millones de sueños juveniles. En fin, una película maravillosa. Pero existen varios aspectos que lamento mucho, muchísimo. Lo primero es el guión. Como todo cuento de hadas existe siempre un componente importante que es la sombra amenazante. En este caso, el guarda de la estación. Es malo, muy malo y luego se transforma en bueno. No percibo en él esa transición en el personaje tan importante para conmover. “Conmover”, ésa es la palabra y el concepto que no posee esta película. Scorsese se deja llevar por esos travelling espectaculares que no necesitamos. El travelling digital no tiene valor y nos aleja muchísimo, quizá demasiado de Ophüls. El travelling digital es para los videojuegos. El arranque de la película, y nunca mejor dicho, nos arranca ya de la magia. Tarda demasiado tiempo realmente en arrancar, demasiado tiempo hasta que comienza a definirse. La invención de Hugo no deja de ser un título fallido. Hugo no inventa nada, solo arregla cosas. Ben Kingsley está fenomenal pero no hay emoción entre Hugo y él y tampoco percibimos la transición de George Méliès que se nos antoja antipático y a veces gratuitamente cruel. Su cambio de persona es demasiado brusco y no podemos creerlo.
    Este año se ha estrenado a gloria del Séptimo Arte dos películas estupendas: The Artist y La invención de Hugo. Si debo escoger de entre las dos y la que más me ha emocionado de verdad, elegiría sin ningún tipo de dudas Cinema Paradiso.

    Un fuerte abrazo, amigo.

  4. Es que yo creo que en esos fallos, “Hugo” (el título español es malo, como siempre) se limita a copiar superficialmente algunos trazos de Dickens, sin más. Tampoco hay verdadero trabajo con los secundarios ni con las subtramas. Se trata más de una película destinada a generar cierta memoria sentimental que a construirse con una estructura y un cuidado propios de una obra autónoma. Nos atrapa por su encanto, por su tema, por sus imágenes. Pero falta solidez, peso, contundencia.
    Yo también me quedo con esa. Y más con “La noche americana”.
    Abrazos

    Discrepo mucho, Roberto. Fue un maestro en los setenta; fue un buen director en los ochenta y los primeros noventa… y perdió el norte hasta antes de ayer.

  5. La tengo enfilada y la veré muy pronto, y las noticias que de la misma voy teniendo me dejan, digamos, prudente, medio y medio, así que el interés en verla permanece inalterado, mal que en mis adentros guardo la sensación que tito Martin hace tiempo no consigue emocionarme de verdad….

    Un abrazo.

  6. Entiendo la precaución, y la compartí en su momento, Josep. Una de dos, o te dejas atrapar por el homenaje que supone la forma de la película, y lo poquito que tiene de fondo, o te decepcionará mucho, porque si rascas, bajo las 3D no hay demasiado que vaya más allá que una adaptación infantil. Aunque supere por mucho a los que han hecho de eso su carrera.
    Un abrazo.

  7. A veces me sucede al contrario; una película no entra en mis planes iniciales, y tras leeros, los muto por aquello de no quedarme en el andén esperando otro tren. El tren.
    Con ésta me pasa eso.

    Pd.- Comentario para Paco: Doctor, ¿qué me pasa que cada vez que vuelvo a ver Cinema Paradiso me gusta menos?

  8. Pues no sé qué opinará el doctor, pero a mí me parece que el “problema” reside en que es una película puramente emocional, que se basa en distintos aspectos relacionados con la memoria, la nostalgia, la evocación y el desencanto, y que la multiplicación de visionados implica un mayor desgaste que en aquellas películas que dependen más directamente de lo argumental, de lo narrativo o de lo visual. Digamos que con cada visionado se pierde ese efecto “sorpresa” que apela directamente al corazón.
    A mí empezó a ocurrirme con el episodio central de la película; aguanto muy bien la infancia del protagonista y su actualidad como cineasta adulto, pero todo el capítulo central, con Marco Leonardi y sus peripecias amatorias-huidizas del pueblo, me parece cada vez más letárgico. Sin embargo, las otras partes sigo considerándolas como un mediometraje muy meritorio.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s