Cine para pensar – Último tren a Katanga

stanley.jpgleopoldo.jpgcongo1.jpg

Tal día como hoy hace 130 años un criminal llegaba a Boma, en la desembocadura del río Congo, después de completar la primera exploración transversal del continente africano en un intento fallido por hallar las fuentes del Nilo. Henry Morton Stanley logró así el reconocimiento, la gloria y la fama que siempre persiguió. Eso le permitió pasar a la historia como un legendario explorador, toda vez que había protagonizado junto a Livingstone uno de los más célebres episodios de la exploración del siglo XIX. Quienes lo elevaron a los altares de las Sociedades Geográficas no se detuvieron en comprobar el número de porteadores que Stanley había sacrificado por el camino, ni el trato inhumano que les proporcionaba, ni las muertes que él mismo causó directamente. Por desgracia, aquello no iba a ser más que un ensayo de lo que se avecinaba.

El cine siempre ha dado una visión complaciente (complaciente con  los blancos, se entiende), de África: rutas turísticas en avioneta, plantaciones de café, rutas en busca de minas legendarias, idilios (o incestos, como el que provocó la censura española de la película “Mogambo”, que al intentar tapar un adulterio, lo hicieron con una relación entre hermanos) junto a ríos repletos de cocodrilos, expediciones de caza mayor, la explotación de los safaris, entrenadores que buscan figuras del baloncesto, el reflejo del mito del buen salvaje en las películas de Tarzán (un buen salvaje blanco, que siempre ha habido clases)… En los últimos tiempos esta visión complaciente continúa, con alguna excepción referida a los sucesos de Rwanda, Uganda o al tráfico de diamantes. Pero en general, siempre se tratan desde la perspectiva occidental del personaje blanco y civilizado que descubre los misterios de la África salvaje. Jamás se nos explican las cosas desde un punto de vista autóctono: qué supuso para las tribus la colonización, qué dramas subsiguieron, cómo desarrollaron los musulmanes primero, y los europeos después, el tráfico de esclavos, cómo se construyeron las fortalezas que servían para encarcelarlos antes de enviarlos a América en las colonias portuguesas, cómo vivían las tribus, cuáles eran sus dioses, sus mitos… Se argumentan razones de dificultad: a principios de siglo XX se estima que eran unas 10.000 las tribus del África negra, con grupos humanos que raramente superaban los cien miembros. Pero la verdadera razón es que no nos importa en absoluto. Con todo, resulta que entre las pocas películas que han tratado de ver la vida desde la perspectiva autóctona tenemos la comedia Los dioses deben de estar locos, donde refleja algunos aspectos de los mitos bosquimanos, a pesar de estar rodada en tono de chufla.

Un intento, fallido a mi juicio por las mismas razones expuestas arriba, es Último tren a Katanga, una película de aventuras mediocre con Rod Taylor como protagonista, pero que traigo aquí porque es de las pocas cintas que hablan de la cruel situación del Congo de la independencia, y en la que aparecen referencias al terrible período colonizador belga.

Por cierto, que para ver películas de aventuras penosas en territorio africano, nada como la versión de Las minas del rey Salomón (y su secuela, que la hubo), protagonizada por Richard Chamberlain en un vano intento de asemejarse a Indiana Jones, y una Sharon Stone estilizada y de la que nadie sospecharía entonces que tenía semejante coeficiente intelectual. De lo más lamentable que he visto.

Para finalizar, se exponen unos textos acerca de Henry Morton Stanley y el rey Leopoldo, y el deseo de que episodios así no se olviden y queden en los márgenes de la historia y en el olvido de los libros sólo porque las víctimas no fueron blancas ni tienen un poderoso grupo de presión que les reivindique en Estados Unidos.

Henry Morton Stanley ha pasado a la historia como uno de los más grandes exploradores de la historia. Su verdadero nombre era John Rowlands, y era oriundo del País de Gales. Pero más allá de su fama de explorador, quedará inmortalizado en el futuro como uno de los impulsores de la expoliación económica a la que Europa someterá a África desde el Congreso de Berlín hasta la actualidad.Hombre de personalidad variable y más pendiente de la búsqueda de reconocimiento y dinero que de entregarse a la aventura y a la exploración como búsqueda del conocimiento, diluyó su propia vida en una serie de relatos autobiográficos parciales, historietas falsas, leyendas autocomplacientes y verdades sesgadas sobre sí mismo, de tal manera que resulta muy difícil conocer la verdad sobre él.Se cree que nació en Denbigh, Gales, en 1841. Abandonado de muy niño por su familia, cuando salió del internado donde le habían dejado marchó a los Estados Unidos. Allí inicia su costumbre de adoptar diferentes nombres, pseudónimos y apodos, como Rolling, Rollins, e se inventa un segundo nombre, Morley o Moreland, que finalmente será Morton. El nombre de Henry Stanley le viene de un comerciante para el que trabajó y a quien usurpó el nombre a su muerte.En 1862 se enroló en el ejército de la Confederación en la Guerra de Secesión, pero no vacila en cambiar de bando cuando es apresado y encarcelado. Cuando termina la guerra, en 1865, empieza a colaborar con algunos periódicos, empezando a realizar sus primeros viajes, que le llevan a las últimas fronteras del Oeste, Gran Bretaña, Turquía o África. El New York Herald le contrata para cubrir la intervención británica en Etiopía y Somalia, y en 1871 le encargan la búsqueda del misionero escocés David Livingstone, que había partido en busca de las fuentes del Nilo y del que habían dejado de tenerse noticias. A los nueve meses de partir en su búsqueda, el encuentro tiene lugar en la aldea de Ujiji, cerca del lago Tanganika. Livingstone morirá poco después, pero Stanley es encumbrado y vuelve al Reino Unido como un triunfador. Es entonces cuando escribe sobre sus viajes e imparte conferencias que le reportan fama, gloria y mucho dinero.En 1874, financiado por dos de los más importantes diarios del momento, el New York Herald de Nueva York y el Daily Telegraph de Londres, organiza una nueva expedición acompañado de otros tres occidentales y más de 300 porteadores, esta vez, en busca del nacimiento del Nilo. Llega hasta el rio Lualaba, donde había llegando con Livingstone, y sigue su curso pensando que se encuentra cerca de su objetivo. Pronto comprueba el error, pero decide continuar, pensando que le llevará a la desembocadura del rió Níger o del rio Congo. Tres años más tarde, en abril de 1877 llegará a Boma, en la desembocadura del rio Congo, en el océano Atlántico, después de haber dejado muertos por el camino a la mayor parte de los miembros de la expedición. Comienza a hacerse público su desprecio por los porteadores, el maltrato a que somete a quien no está de acuerdo con él y la facilidad con que quita la vida a las gentes a quienes teme.Esta mala fama que le acompaña hace que Inglaterra se niegue a reconocer el valor de sus trabajos, situación que aprovecha el rey Leopoldo II de Bélgica, quien ansía hacerse con alguna colonia, sea donde sea, para proponerle financiarle una nueva expedición con el fin de tomar posesión de cuanta tierra le sea posible, en su nombre, o mejor dicho, en nombre de la Sociedad Internacional del Congo, la sociedad que Leopoldo II utilizaría para ocultar sus lucrativos intereses expansionistas. El 10 de junio de 1878 se embarca nuevamente para el Congo donde permanecerá hasta junio de 1884, iniciando la construcción del ferrocarril que permitiría al rey extraer el máximo de marfil y caucho posible, firmando tratados fraudulentos escritos en un idioma ininteligible por algunos jefes de pueblos congoleños y dejando tras de sí los primeros miles de muertos de los aproximados diez millones que después acarrearía el rey Leopoldo II.Murió en Londres el 10 de Mayo de 1904.

Leopoldo II. En 1885 crea el Estado Libre del Congo, convirtiendo un territorio tan grande como la cuarta parte de la superficie de Europa, en un territorio no del Estado Belga sino de su exclusiva propiedad, y donde inicia un período de 21 años de genocidio continuado, en el que se dedica a expoliarla, robando cuanto puede para su cuenta personal y llevando a cabo de los mayores crímenes colectivos que se conocen en la historia, matando sistemáticamente a unos diez millones de personas.Las estimaciones menos pesimistas consideran que durante su gobierno fue asesinada el 50 % de la población. En 1908, presionado por varios gobiernos europeos y EEUU que no cesan de denunciar las atrocidades que se están cometiendo, deja de ser de su propiedad para convertirse en el Congo Belga, colonia de Bélgica, momento en que, aunque las apariencias indican una gestión más humanitaria, en el fondo la brutalidad continúa hasta la total independencia del Congo o Zaire, en 1960 y las guerras civiles y conflictos posteriores.

13 comentarios sobre “Cine para pensar – Último tren a Katanga

    1. Qué simpleza, Jadea, qué comentario más gratuito y más ramplón, por no decir estúpido. Yo soy europeo y occidental, ¿cómo voy a odiar lo europeo y lo occidental? También es europeo y occidental poseer espíritu crítico y exponerlo en libertad, ya que los medios de comunicación, occidentales y europeos, ignoran, obvian u ocultan nuestros crímenes por todo el mundo. Algo que al parecer a usted le gusta. Será porque quiere ser cómplice de ellos. Prefiero ser “progre”, cosa que me gustaría que usted definiera. Si ser “progre” es recuperar las partes de la historia que a usted no le gustan, estoy orgullo de serlo.

  1. ¡Ostras! Nuevamente, qué pedazo de artículo: Historia, denuncia humanitaria, biografía de un personaje casi de novela…tiene de todo, 39.
    Estoy pensando que este Stanley, aunque sea un verdedero tipejo (supongo que como muchos de nuestros conquistadores, por otro lado,) se merece una peli si no la tiene ya porque no me negarás que su vida tan aventurera, de pícaro a héroe, es un buen guión para una película bien digna.
    Hala, otra sorpresa que nos tiene reservada esta escalera, que parece la del Empire State Building ése. Por lo larga, digo.

  2. Gracias, Carlos, tienes mucha razón en lo de Stanley, merece una película, aunque por lo controvertido del personaje y la clase de apoyos políticos y económicos recibidos quizá no sea de agrado de los poderes fácticos: el retrato del personaje sería una excelente metáfora para el retrato de las relaciones de occidente con África. Un objetivo sin duda deseable, pero sin muchas novias para financiarlo y comprometerse ideológica y humanitariamente.

  3. Aunque luego está la otra cara de la moneda: la descolonización. Salió en el programa En Portada la situación de Zimbabue donde el lider “descolonizador”, Mugawe (creo que se escribe así) sigue en el poder 40 años después, perpetuándose con falsas elecciones como un dictador, reprimiendo a la oposición, cargándose la economía nacional, provocando cantidad de desplazados por miedo y sobre todo por miseria y generando el terror entre los propietarios blancos de granjas que eran las más productivas de Africa- Amparándose en la excusa de las desigualdades, desde el año 2000 permite que sus amigotes, antiguos mandos de la guerrilla, ocupen dichas granjas expulsando (incluso llegando al asesinato en algún caso) a familias que en muchos casos no son grandes terratenientes si no pequeños propietarios de clases media como podemos ser tú ó yo…¡De nuevo la injusticia!
    Es doloroso comprobar qué fácil nos corrompemos. Mugawe pasó de héroe no sólo libertador, sino también responsable de mejoras sociales como en educación, a ser temido y odiado por la mayoría de la población.
    Y este tío me hace recordar a Obiang y aquel otro que incluso practicaba el canibalismo…
    De pena, Alfredo.

  4. Correcto, pero Mugabe se sostiene gracias a Occidente. Mugabe es una creación británica para la tardía descolonización de Rhodesia (tan tarde como 1980), mantenido por occidente (incluso contra los propios colonos blancos que Londres prometió proteger, a los que no retiró su ciudadanía de buenas a primeras), con su fortuna en bancos de occidente y con las armas vendidas por occidente. Al igual que se puede expulsar a los talibanes del poder, también puede hacerse con Mugabe, Obiang, etc. Sólo falta que alguien quiera hacerlo. Mientras sirvan a los intereses de occidente, seguirán en su sitio. Si hacen como los talibanes e impiden el comercio de petróleo a los sitios donde debe llegar (esto es, EE.UU. y Europa), se inventa uno una excusa, y fuera. Y con Irán, que es el próximo (tanto por su propio petróleo como por la necesidad que hay de que un oleoducto pase por su territorio para que el petróleo de Asia Central llegue antes y más barato a Israel), es el próximo objetivo. De ahí la campaña sobre la energía nuclear y todo ese rollo. Aunque Irán, com bien sabemos, no es un país de pobres cabreros y montañeros. Y por eso no cuela. De momento.

  5. Entonces lo que la ONU debería hacer, si fuera competente, independiente y fuerte sería hacer una buena limpieza en Suiza y los otros paraísos fiscales…mira, y de paso quizá volviéramos a ver por aquí mucho del dinerillo que ahora falta por aquí…
    En fín,… ¡utopías!

  6. Mi querido Carlos, lo que debería hacer la ONU si tuviera vergüenza es disolverse y reinventarse con la sede en otro lugar, sin Consejo de Seguridad (que todas las decisiones se tomaran por la Asamblea General, con un único voto por país), sin países con derecho de veto y con un Tribunal Penal Internacional de efecto Universal. Cualquier otra cosa es una milonga bananera producto de esta democracia formal en la que vivimos y que a tantos buitres o a tantos ingenuos les pone palote.

  7. TOTALMENTE CIERTO LO DE QUE LOS CRIMINALES TIRANOS QUE PULULAN EN AFRICA HOY EN DIA SON MANTENIDOS POR OCCIDENTE EN EL PODER,RECORDEMOS LAS PALABRAS DE CHIRAC PARA DEFINIR AL CARNICERO MOBUTU SESESEKO:”MOBUTU EST INCONTOURNABLE”,ALGO ASI COMO INTOCABLE,INELUDIBLE,O SEA UNA MARAVILLA DE TIO VAMOS.MENUDO EJEMPLO.ADEMAS ESTOS DESPIADADOS GENOCIDAS CANIBALES,CORRUPTOS,BORRACHOS DE LUJO Y PODER HANM CONSEGUIDO SUS OBJETIVOS TAN FACILMENTE,GRACIAS A TODA LA MIERDA Y AL VACIO DE PODER QUE DEJARON LOS EUROPEOS TRAS DE SI AL MARCHARSE,ALGO PARECIDO A LO QUE HEMOS DEJADO EN IRAK:UN INFIERNO DE COBARDES,PERO BUENO,QUE MAS DA?QUE SE APANYEN,NO?AL FIN Y AL CABO ESTAN MUY LEJOS DE NUESTRAS CASAS Y NO OIMOS LAS BOMBAS O EL SONIDO DE LOS MACHETES AMPUTANDO MIEMBROS,O LOS GRITOS DE LAS NINYAS VIOLADAS POR TODO DE PELOTON DE BESTIAS DE LA GUERRA.

  8. Un buen film sobre como funcionó el colonialismo en Africa en el XIX
    “Sarraounia” (1986), 120 min, color. Mauritania, Burkina Fasso. Dir: Med Hondo.
    El 2 de Enero de 1899, parte desde el Sudán francés una columna a las órdenes de los capitanes Voulet and Chanoine enviada contra el sultán Rabah del actual Camerún. Estos capitanes y sus mercenarios africanos destruyen todo lo que encuentran a su paso, desobedeciendo incluso a sus propios mandos.
    Pronto se enfrentarán a Sarraounia, reina de los Aznas…

    un buen ejemplo de como funciona en el XXI
    http://leonorenlibia.blogspot.com/

  9. eL Congo,ejemplo del mas feroz imperialismo europeo y del colonialismo mas depredador,al final de la epoca colonial apenas habia 3 universitarios nativos,la pelicula ULTIMO TREN A KATANGA (Jack Cardiff 1967)nos muestra el conflicto de Katanga desde el punto de vista de dos mercenarios,uno blanco -Rod Taylor,en su mejor epoca-y otro nativo-Jim Brownn,heroe legendario del football americano y buen actor-como muchas veces me ha ocurrido,no tuve la suerte de verla en pantalla panoramica sino en pases televisivos,pero aun asi es una pelicula repleta de acción y que en cierto modo es una reflexión sobre el sistema colonial esclavista y depredador que atenazo a aquel inmenso pais durante decadas,la secuencia del dueloentre Rod Taylor y el nazi Peter Carsten-blandiendo una sierra mecanica-causo sensación en su dia

Responder a 39escalones Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.