Música para una banda sonora vital – The blues brothers

He de reconocer que tengo prejuicios contra los musicales. Los que no me parecen bobos, me resultan cargantes. Claro que hay excepciones: como por ejemplo la maravillosa Cantando bajo la lluvia, West side story, Cabaret, y alguno más… Y The Blues Brothers, titulada en España absurdamente como Granujas a todo ritmo.
En esta comedia musical de John Landis de 1980, Dan Ackroyd, rostro conocidísimo de la comedia americana de los ochenta y noventa empezó aquí, delgadísimo para como se puso después, dando vida a Elwood Blues, que acude a la prisión del Estado a recoger al malogrado John Belushi, Jake Blues, su hermano, y alma máter de los Blues Brothers. Una ‘misión de Dios’ les lleva a visitar el antiguo orfanato en el que se criaron, que necesita 5.000 dólares para no ser cerrado por impago de impuestos municipales.
Tras hablar con la madre superiora y contemplar la luz divina de su misión en un oratorio gospel dirigido por James Brown, deciden que la manera de recaudar el dinero que las monjas necesitan es recuperar su antigua banda de blues y dar un concierto que recaude 5.000 dólares. Pero los antiguos miembros de la banda tienen otras ocupaciones: Murph, el pianista, ha formado Murph and the MagicTones, un grupo de bar de hotel (que por cierto, ha actuado en Zaragoza algunas veces en las Fiestas del Pilar, en el escenario de las Muralllas). El trompeta del grupo es el maître de un restaurante carísimo cuyo despido tienen que forzar, volviendo locos a los camareros y a los clientes, para que regrese a la banda. El guitarrista y el saxo trabajan en un bar de comidas cuya dueña es nada menos que Aretha Franklin, que antes de que ambos se marchen y la dejen sola, les dice: pensadlo, Think.


Continuar leyendo “Música para una banda sonora vital – The blues brothers”