Música para una banda sonora vital – Good morning Vietnam

Quien no soporte las histriónicas muecas y payasadas de Robin Williams posiblemente no haya visto, o no quiera ver Good Morning Vietnam, dirigida en 1987 por Barry Levinson. La película cuenta la historia de un locutor de radio de la aviación (Adrian Cronauer) que es reclutado por el ejército norteamericano para emitir un programa de entretenimiento para los soldados en el frente desde la emisora de Saigón: humor, risas, música moderna… El empeño de Cronauer por contar lo que pasa realmente en Vietnam y el choque que esto produce con los mandos, y su deseo por una joven vietnamita cuyo hermano es abiertamente contrario a la ocupación del país, conducen el hilo de la historia. Una de las razones por las que logró éxito la película fue por su espléndida banda sonora de canciones de los 60: James Brown, Martha & The Vandelas, The Beach Boys, o Louis Armstrong, “El gran Satchmo”, con esta delicia llamada Qué mundo más maravilloso, What a wonderful world!, perfectamente integrada con imágenes de la película que muestran la belleza de aquel país y la crudeza de su triste historia (por cierto, la introducción del vídeo está en italiano).
Esta canción aparece también en películas como Doce monos, de Terry Gilliam, o en Bowling for Columbine, el excepcional documental de Michael Moore, en este caso, además, incluyendo también la versión de The Ramones.