Cine para pensar – La balada de Narayama

fotocinejhnarayama.jpg

Hacia las nueve de la mañana del cinco de febrero pasado contemplé con estupor la siguiente escena: una especie de centro de día para ancianos, una furgoneta que aparca delante y de la que a trompicones bajan a una anciana en una silla alta con ruedas, vestida apenas con una bata y unas medias recias pese a los fríos de la estación, y la arrastran con silla y todo como un fardo o un carro de supermercado hacia el interior de la residencia, cierran la puerta, y la dejan abandonada no sé cuánto tiempo en el pasillo de entrada, sola, mientras la persona que la entró habla con alguien en una habitación del fondo. Tuve que irme porque llegaba tarde a clase, pero la imagen se me grabó en la mente y no fui capaz de olvidarla en toda la mañana y en los días posteriores, hasta hoy. Aquella escena me revolvió el estómago; destilaba una indiferencia tan cruel hacia un ser humano de edad avanzada, y por lo tanto, con innumerables vivencias, toneladas de experiencia y un enorme bagaje a sus espaldas, que aquella falta de respeto y consideración me puso las entrañas del revés.
Continuar leyendo “Cine para pensar – La balada de Narayama”