Diez años sin Robert Mitchum

robert_mitchum01.jpg

Agencia COLPISA. Robert Mitchum nunca se tomó en serio lo de ser una estrella de Hollywood. Su total indiferencia a la fama y a “las mentiras” de la meca del cine le llevaron a decir que las películas le aburrían, “sobre todo las mías”; que sus dos registros interpretativos eran “con caballo y sin caballo”; y que una de las mayores estrellas de todos los tiempos era el perro Rin Tin Tin, entre otras lindezas.

Muy lejos del americano medio, este intérprete de Connectitut conocido por la serie negra, westerns y los dramas de guerra, fue de los actores que mejor imagen dieron del mal a través de los hombres atrapados, trastornados, villanos, perdedores y villanos que encarnó. Leyenda sin querer serlo, el protagonista de clásicos como “La noche del cazador”, “Sólo Dios lo sabe”, “El cabo del terror”, “Adiós muñeca” y “El día más largo”, murió el 1 de julio de 1997 delgado y demacrado por el cáncer de pulmón que le detectaron en primavera de ese mismo año.

El chico malo de Hollywood murió poco antes de cumplir ochenta años y un día antes que el chico bueno por excelencia del cine norteamericano, James Stewart. Diez años después de su desaparición, Bob Mitchum, nombre con el que figuró en sus primeros filmes, continúa siendo carne de culto para mitómanos, brillando como actor y conquistando a las nuevas generaciones por su tumultuosa existencia -alcohol, drogas, violenta personalidad, cerca de cuarenta detenciones, estancia en la cárcel- y sus apasionadas aventuras con Ava Gardner, Marilyn Monroe, Rita Hayworth o Shirley MacLaine, por la que estuvo a punto de abandonar a la que fue su única mujer y madre de sus tres hijos, Dorothy Spencer.

“Dead Man”, de Jim Jarmusch, fue el testamento cinematográfico de este brillante y sobrio intérprete de cejas curvadas, sensual caminar y acusada personalidad que vivió en el cine durante cinco décadas y, como otras muchas viejas glorias, participó en series de televisión.

Antimétodo y antihéroe

Individualista, cínico, escéptico, aventurero, rebelde, impulsivo…Robert Charles Durman nació el 6 de agosto de 1917 en una pequeña localidad de Connecticut y trabajó en lo que pudo antes de que el teatro, primero, y después el cine, se cruzaran en su camino. Niño vagabundo, boxeador semiprofesional, compositor de canciones para espectáculos de variedades, cantante sin éxito…El duro Mitchum tuvo una existencia de lo más movida, aunque tras esa “piel de lobo” se escondía un hombre que escribía poesía y cuentos infantiles, y un gran coleccionista de libros y discos.

El que para muchos fue el primer antihéroe moderno llamó la atención en “También somos seres humanos”, de William Wellman, trabajo por el que fue nominado al Oscar al mejor actor secundario, y tuvo su primer éxito con “Encrucijada de odios”. Detective privado en “Retorno al pasado” y en “Adiós muñeca”, donde dio vida a un Philip Marlowe cincuentón y fracasado, el que fue uno de los “Hombres errantes” y cruzó el “Río sin retorno” junto a Marilyn Monroe acató las órdenes de Huston -“Sólo Dios lo sabe”-, Minelli -“Con él llegó el escándalo”-, J.Lee Thompson -“El cabo del terror”-, Howard Hawks -“El Dorado”-, David Lean -“La hija de Ryan”-, Sidney Pollack -“Yakuza”-, Elia Kazan -El último magnate”-, Scorsese el remake de “El cabo del miedo”, “El cabo del terror”- y el gran actor británico Charles Laughton, que le dirigió en la única película que hizo detrás de la cámara, “La noche del cazador”.

Contrario a las escuela del método, este hijo de irlandés que aprendió a cantar calypso se fue cotizando con el tiempo. Propietario de un Premio Donostia, Mitchum, que no logró ningún Oscar, fue, a su manera, fiel porque nunca se separó de la que fue su primera novia y esposa, Dorothy, y, aunque en la cartera no llevaba fotos de sus hijos, sino de la planta de marihuana que cultivaba, ayudó a sus vástagos James y Chris cuando decidieron, sin éxito, seguir sus pasos.

13 comentarios sobre “Diez años sin Robert Mitchum

  1. Vaya, pues yo me había quedado con el estereotipo y me has sorprendido con eso de que escribía poesía y cuentos infantiles.
    Leyendo tu post, recordando alguna de las películas que mencionas, me entra cierta añoranza de cine mas trabajado, mas artesano digamos. Supongo que a ello favorecía la presencia de actores como Mitchum, o de esa forma que tenía Hollywood de “crear” estrellas, por mucho que a él no le gustara.
    Sí que debía ser un “pieza”, y eso era público y notorio ya entonces.Yo era pequeña cuando lo veía en la pantalla pero recuerdo que mi madre prefería a James Stewart (después de Gary Cooper por supuesto)…será por lo modosito. ¡Ja!
    Buen dia hermoso.

  2. Pues sí, a veces los tipos duros esconden verdaderas sorpresas: no me lo imagino yo haciendo rimas tipo Gloria Fuertes…
    El cine entonces era ese topicazo de “la fábrica de sueños”. Ahora es la “fábrica de dólares”. Ha cambiado tanto el proceso de generación de las películas (en Hollywood, me refiero), pero sobre todo, las motivaciones de quienes hacen cine, que resulta difícil pensar que aquel gran entonces y este triste ahora se refieran al mismo mundo y al mismo arte. En fin, que me deprimo.
    No me extrañan las preferencias de tu madre (a Mitchum le cabía el caballo entre las piernas), aunque como galán, Stewart, no sé no sé… También eran muy modositos Cary Grant y Burt Lancaster…
    Un abrazo, guapa

  3. Yo también me he quedado de una pieza con eso de que escribía poesía y cuentos, y con lo de que coleccionaba libros y discos más todavía.
    No recordaba que había hecho tantas y tan buenas películas. La que más me gusta es Yakuza.
    Un abrazo.

  4. Era todo un personaje, el amigo Mitchum. Desde luego, cantar no era lo suyo.
    “Yakuza” es estupenda, y también “Cara de ángel”, que no se nombra, y un remake de 1978 de “El sueño eterno” en el que hace, ya mayor, el papel que en su día interpretó Bogart de manera harto solvente.
    Un abrazo

  5. Un gran actor, una isla entre los demás.
    Su papel en “La hija de Ryan” es magnífica.
    Y en “la noche del cazador”, uffffff, esplendido.
    Bien hecho, se merecía un artículo.
    Besos ¿Mitchumianos?

  6. Sin duda es uno de mis favoritos (me encantan aquellos que saben potenciar como nadie la ironía en sus personajes).
    Lo de Mitchumianos no suena muy bien, ¿no? (imagínate que te olvidas la “a”).
    Dejémoslo en “besos Mitchumescos”

  7. Señorita Rouge, no la nombramos porque la recoge el artículo. En cualquier caso, estupenda película donde Mitchum otorga al personaje unas características que ya son inseparables de los villanos posteriores.

  8. Me gusta mucho Retorno al pasado, bueno, más que por el amigo Robert, por el amigo Kirk. Señor 39escalones, a ver si un día me da una alegría y nos cuenta algo de él

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .