La tienda de los horrores – Pret à porter

pret-a-porter.jpg

Aborrezco la moda y toda la cantidad de bobadas que se mueve alrededor de ella. Lo siento, pero no puedo soportarlo. Me parece bochornoso que en todos los noticieros hablen de pasarelas, que en tantos y tantos programas se muestren imágenes de percheros de carne y hueso que visten harapos que no se pondría ni un antinudista desesperado. Me parece un mundo absolutamente sobredimensionado, al que los vampiros que controlan el negocio llevan décadas intentando convertir por la fuerza en una de las manifestaciones de arte reconocidas, a la misma altura que la pintura o la escultura. De ahí que intenten aplicarle el concepto más soberbio que existe, que es ponerle a una ropa el nombre del diseñador como si fuera un artista. No, no como una simple marca comercial, sino un nombre, a veces con nombre y apellidos, como si de pinturas móviles se tratara y merecieran reconocimiento. Me da náuseas, especialmente esa tontería de las “colecciones” y todavía más la serie de negocios y negocietes que arrastra con él: la pamemada de los y las top-models, los catálogos, los cuerpos esqueléticos, el proselitismo económico y la difusión de falsos estereotipos del éxito y de la belleza. Vamos, un asco.
Continuar leyendo “La tienda de los horrores – Pret à porter”