Música para una banda sonora vital – Corazón salvaje

Chris Isaak tiene poco que ver con el tipo guaperas e insustancial que su discográfica se empeñaba en meternos por los ojos con vídeos como el de su mayor éxito, Wicked game, el juego perverso. Por el contrario, es un tipo con gran sentido del humor que sabe reírse de sí mismo y con inquietudes que van mucho más allá de la música y de posar para fotos que cubran las carpetas de las adolescentes. También se ha dejado caer por la televisión, con su propia comedia de situación norteamericana, en la que no hace precisamente un papel de niño bonito, y en varias películas, como por ejemplo El silencio de los corderos, donde interpreta a un policía del SWAT, en las adaptaciones que hizo David Lynch al cine de la serie Twin Peaks (Fuego, camina conmigo y El diario de Laura Palmer), como el padre de la reencarnación de Buda en El pequeño Buda, de Bertolucci, o con el inclasificable John Waters en Locos por el sexo. Su música también ha formado parte de bandas sonoras, como por ejemplo en Corazón salvaje, la exótica y extraña adaptación del cuento de El mago de Oz una vez pasado por el imprevisible filtro de David Lynch, protagonizada por Nicolas Cage, Laura Dern, Willem Dafoe, Isabella Rosellini o Harry Dean Stanton. Además, una interpretación en directo de una de las últimas canciones de Isaak radiadas en España, hace ya algunos años, Somebody’s cryin’.