La tienda de los horrores – Pearl Harbor

190_front1.jpg

Esta soplapollez dirigida y producida respectivamente por dos merluzos especializados en cine de acción, Michael Bay y Jerry Bruckheimer, es la cosa más nefasta que se ha podido rodar en muchísimos años. No sólo porque trata de continuar la veta comercialoide abierta con engendros como Titanic, es decir, una historia de amor bladorra y almibarada de tres al cuarto en un marco histórico decisivo y espectacular que permita alternar romance con acción y peligro, sino por el derroche de patrioterismo barato de cuchufleta del que tanto gustan nuestros amigos usamericanos.

El punto de partida es ya en sí vomitivo. Un aviador americano corre a alistarse en la RAF británica cuando el Reino Unido entra en guerra con Hitler, y abandona a su chica y a su mejor amigo en Hawai. Claro, una cosa lleva a la otra, y se encandilan cuando creen que el amigo ha caído abatido en un combate aéreo, cosa que claro, no es cierta, pero sin la que no habría drama. Total, que la pareja feliz para conmemorar la muerte del amigo se lían en un tórrido y pésimamente rodado romance pasteloso y lamentable. Vamos, que convierten al amigo en cornudo póstumo.

La cosa, que debería ir montando un drama visceral y apasionado, in crescendo, hasta que se fraguan y tienen lugar las violentas escenas del bombardeo de la Bahía de la Perla, se queda en una historia caricaturesca y penosa, por la nula profundización en los personajes (los “bellos” Ben Affleck, Kate Beckinsale y Josh Hartnett) y el empeño por filmarlos como si de un catálogo de modelos fotográficos se tratara. En fin, un asco. Cuando dos horas y pico después llega la acción la cosa mejora algo, lo que no resultaba difícil, pero tampoco es que suba muchos enteros la película. Porque durante muchos minutos asistimos a un bombardeo recreado con técnicas de ordenador que vuelven a poner en una pantalla de cine los repugnantes gráficos de los videojuegos, cuando durante décadas se han filmado escenas brillantísimas de este tipo sin recurrir a estéticas tan burdas y zafias, ten repelentes a la vista.

En resumidas cuentas, una porquería total. El único interés que tiene ya filmar estas cosas es profundizar en las mentiras históricas, en haber vendido durante décadas la moto de que fue una infamia, una traición por los japoneses bombardear una flota de guerra que estaba fondeada pacíficamente a lo suyo… Vamos, que poco menos que un crimen. Cuando la realidad nos indica que los Estados Unidos buscaban una excusa con la que entrar en la guerra, y que ellos mismos “provocaron” una acción de guerra por parte de Japón para que la opinión pública aceptara entrar en una guerra que jamás quiso (los grupos filonazis americanos eran muy fuertes y populosos), incluso causando la muerte de sus propios compatriotas. ¿A alguien le suena? : Cuba, en 1898, el hundimiento del Lusitania, en 1917, el incidente del golfo de Tomkin (1962), el 11 de septiembre, en 2001. Aunque no es cuestión ahora entrar en asunto tan delicado. Baste decir que toda la basura con que los Estados Unidos y sus amigos Blair y Aznar intentaron intoxicar a la opinión pública mundial cuando buscaban burdos pretextos con que robarle el petróleo a Irak, justifica plenamente el ataque japonés a Estados Unidos en 1941. Sesenta años más tarde, Bush a convertido al almirante Tojo y a Hiro-Hito en demócratas de toda la vida. Muy inteligente.

Lo importante es que esta película es una abominación impresentable, impensable si tenemos en cuenta que la han producido y filmado mayores de edad en su sano juicio. Capítulo aparte merece la estúpida campaña publicitaria que la acompañó: presentación en un portaaviones, presencia de veteranos de la guerra mundial, fanfarria, banderines, fascismo norteamericano a tutiplén. Una basura.

Quien quiera ver algo inteligente sobre este corto pero fundamental periodo histórico no tiene más que acercarse a Tora, tora, tora!, si de rigor histórico hablamos, o De aquí a la eternidad, si es el conflicto amoroso en un marco histórico lo que nos interesa. Pero este híbrido de ambas, soso, cutre, pésimo, es mejor mandarlo a la porra.

Acusados: Michael Bay y Jerry Bruckheimer.
Atenuentes: miaja.
Agravantes: estupidez mayúscula, total y reincidente.
Sentencia: más culpables no pueden ser.
Condena: hacer un curso de encaje de bolillos y dedicarse a escardar cebollinos. Así harán algo útil.

19 comentarios sobre “La tienda de los horrores – Pearl Harbor

  1. Una verdadera pena este trabajo de Michael Bay que casi siempre sale airoso pero no en esta ocasión donde hizo una basura sin derecho a ser defendida por nadie que ame el cine. Saludos!

  2. Budokan, aquí Michael Bay pinchó en hueso. Quizá con otro enfoque menos pasteloso hubiese resultado mejor. Además, soy partidario de no usar demasiado las técnicas digitales, y aquí el resultado es penoso.
    Saludos

  3. A mí cuando una peli no me gusta me entran picores, empiezo a moverme y así hasta que alguien me invita a marcharme. Esta no la vi porque intuía el baile de San Vito que me iba a provocar.
    CONDENA: Paella de polvorones sin derecho a beber agua.
    Uggggg, que pedazo de tontainas son!!!

  4. Ja, ja, ja… Aún te ensañas con ellos más que yo. Aún les añadiría algo. Mientras mastican tendrían que pronunciar Massachussets.
    Tontorrones son un ratico, angelicos. Lo peor es que se forraron con esta idiotez. En fin…

  5. Pues a mi me gustó….especialmente cuando mueren los yankis como cucarachas. (comentario de mala baba de sábado…) 😉
    Ps. Y sí, la peli es una mierda, se mire por donde se mire.

  6. pffff… ni la he visto ni la veré.

    estas pelis sólo sirven para acrecentar ese patriotismo asqueroso del que presumen los yankees. patriotismo que huele a pedo mal tirado y sabe a hamburguesa mcdo.

    q tal va el verano??

    besos!

  7. Lucía, no sé si compadecerte porque la hayas visto, o alegrarme de que al menos te libraras de un trozo. En fin, suerte que estas cosas tan fácilmente como llegan se olvidan.

    Ana M., haces muy bien. Una metáfora olfativa interesante, muy descriptiva y realista.
    El verano es mi estación favorita, después de la primavera, el otoño y el invierno, y siempre la vivo en precario: vida nocturna cuando se puede, como los vampiros.

    Besos

  8. Estaba la tele puesta y no le presté demasiada atención a la peli. Lo justo atenderla mientras hacía un crucigrama (por aquello de hacer compañía al personal). Pero me pasó una cosa curiosa : me confundía a los dos guaperas. Eran tan tontorronamente iguales que en muchas escenas no sabía distinguirlos.
    Al menos, podían haber puesto uno rubito y otro negrito. Así seguro que no había confusiones. Hasta hablaban igual y decían las mismas chorradas… eso es poner dificultades al pobre espectador para seguir el guión. ¿O sólo me pasan a mi estas cosas?

  9. pues aunque joda, la pelicula está llena de patriotismo, pero deberiamos aprender un poquito de ese patriotismo, pero no aqui en España si eres patriota o te gusta tu pais eres facha, y resulta que no o que si, pero no podemos pensar por nosotros mismos, estuve en estados unidos y realmente te das cuenta de que somos unos incivilizados y que tienen todo el derecho de amar a su pais.

  10. y otra cosa, jeje, respeto vuestros gustos, pensamientos y de mas, pero hoy en dia, seamos realistas quien hace algo por amor al arte???? Venga, dejar de perder el tiempo en poner verde una produccion que habrá costado mucho y que son listos y saben como sacar partido a un suceso importante en la historia del mundo, y ademas, si al final ganaron que lo restrieguen todo lo que quieran, no??? jajajajaja. i’m yankye

  11. Rock & Roll, a mí que la película esté llena de patriotismo me trae sin cuidado, lo que me importa es que la película es espantosa, mala de solemnidad, y a ello contribuye, como un accidente más, que sea un panfleto propagandístico repugnante.
    Nadie hace cine por amor al arte, pero hay quien hace cine desde el punto de vista del arte, que es el único aceptable y decente para evitar bodrios como éste.
    Por otro lado, respeto a quienes, como yo, quieren a su tierra; pero no a quienes convierten a su tierra o su país en dogma de fe y mientras pronuncian la palabra libertad esclavizan a medio mundo.
    Por otro lado, la película es lamentable haya lo que haya costado, incluso todavía es peor por eso. En cuanto a que son listos, eso lo dices tú, no serán tan listos cuando les ha salido semejante pastiche infumable. Partido tampoco es que le hayan sacado mucho porque excepto en Estados Unidos (y bastante regular), en el resto del mundo han perdido dinero con este engendro.
    En cuanto a que ganaron, quizá lo hicieron militarmente, pero tú mira en cualquier casa norteamericana y fíjate de dónde es la tele, el equipo de música, los ordenadores, los chismes tecnológicos: japoneses. ¿Quién ganó?
    Por lo demás, si quieres ver una película seria y rigurosa del tema no te pierdas “Tora, tora, tora!”, coproducción entre Japón y EE.UU. y sobre todo el clásico “De aquí a la eternidad”: cuando el arte cuenta algo que no está reñido con el rigor histórico ni con el entretenimiento a veces hay películas soberbias que nos hacen aprender la verdad, muy alejadas de los bodrios que nos venden una política y una historia falsas.
    Por último, recordarte la frase del sabio: “el patriotismo es el último refugio de los canallas”. No se te olvide, no dejes que te engañen.

  12. Totalmente de acuerdo contigo 39escalones. Y digo esto porque me negué a verla desde el principio por lo que tú dices. Me da asco que un tema histórico, que podría dar mucho de sí para una buena película, se estropee con la típica historia de amor que acaba siendo lo importante en la peli. Lo mismo con Titanic, que ni la he visto ni la veré jamas de los jamases por lo mismo.

    Recuerdo que una madrugada vi en la tele una película antigua del Titanic y creo recordar que era sobre lo que pasó en el barco y no una historia de amor ambientada en aquella travesía, no recuerdo la película pero sí que era de las viejas (blanco y negro total); seguro que tú sabes cual es y podrás decirnos si es una buena alternativa como sucede con Tora, tora, tora.

    Un saludo.

  13. Pues se trata de “El hundimiento del Titanic”, una película bastante antigua. La cosa tiene historia. En realidad cuando Hitchcock emigró a Estados Unidos, no iba a filmar “Rebecca”, como así hizo, sino una película sobre el hundimiento del Titanic. Por razones un poco complejas el guión quedó abandonado y en un cajón, y al final lo hicieron otros estudios y otro director. Se puede ver, pero la mejor película hecha sobre un hundimiento de transatlánticos es sin duda “La aventura del Poseidón”. La de los setenta con Gene Hackman, no esa mierda de remake que hicieron hace poco.
    Y puedes llamarme Alfredo.

    Saludos

  14. esta pelicula siempre me a impactado porque es la mejor del mundo el titanic tambien es una gran creacion porque fueron peliculas basadas en echos reales cosas de la realidad pasado oy historias de amor que alomejor fueron reales pero en verdad me gustan muchas esos filmes estan ok salu2 o los usuarios de este sitio

  15. Pues yo estoy de acuerdo con 39, aunque sea lo fácil. Y hablo escribo quizás un poco aventuradamente porque sólo vi un trocito que fue suficiente: a un guaperas en el centro de reclutamiento que no es apto por corto de vista (si,también de la vista además de intelecto) pero que el tío insiste o seduce a la enfermera y le admiten, luego un pinchazo en el trasero con el consiguiente pavoneo sexual e intento de hacer gracia…¡a tomar por saco!… viendo esto y previendo lo que viene luego…hay muchos anuncios publicitarios mejores que ver.
    Siempre lo mismo. ¿Otra especie de Independence day?…
    Y hablando de marcianos y quizá de patrioterismo…las pelis sobre La Guerra de los Mundos, aclarámelo por favor, 39. Aparte de ambientarlas en la actualidad, cosa que me parece deplorable y chapucero porque me parecen ganas de no complicarse la vida ambientándolas el el casi mágico siglo XIX, ¿son también ejercicios de propaganda norteamericana ó se ciñen al mensaje filosófico de la pequñez del hombre que pretendía Wells? Muchas gracias.

  16. Darian, veo en tu opinión cierta carencia de ambiciones y una entrega incondicional al cine superficial. No me parece mal, cada uno gusta de lo que quiere, pero resulta clarificador del momento que vivimos.
    Saludos.

    Viste suficiente, Carlos. Nada que añadir.
    En cuanto a tu pregunta, la buena ciencia ficción (esto excluye a Spielberg y a George Lucas) siempre pretende crear mundos o realidades alternativas, lo suficientemente nuevas tecnológicamente para poder utilizarlas como alegoría pero lo más “humanas” posible para poder establecer paralelismos, a veces de lo más evidentes, con nuestra propia situación actual. La ciencia ficción, cuando se hace bien, siempre aporta perspectivas filosóficas, políticas e intelectuales, no basadas en historias de acción en mundos imaginarios, sino que hablan más de nuestra realidad cotidiana que de cualquier otra cosa. Por eso las historias de Wells, Lem y compañía, pese a escribir en un momento histórico determinado (siglo XIX, mediados del XX), son extrapolables en el fondo (aunque no lo sean en la forma) a nuestra propia realidad y experiencia, porque hablan de temas universales y atemporales: el futuro es un pretexto, y una advertencia, para hablarnos de nosotros mismos. En esas adaptaciones “nuevas” que comentas, aparte de ser dramática y narrativamente peores, son mera pirotecnia, captan muy poco del mensaje último de los libros y se concentran en los efectismos y la falsa espectacularidad. Algo muy propio del espectador actual, que busca espectacularidad formal pero huye de la espectacularidad conceptual, esto es, la plasmación de ideas en la pantalla que le obliguen a reflexionar sobre sus perspectivas individuales y/o colectivas. Por eso, simplemente, el siglo XIX no vende: mucho trabajo de ambientación y poco proclive a la acción y a los efectos. O eso, o usan el ordenador, lo cual todavía es peor. Para hacer un siglo XIX digital, mejor que no lo hagan.
    Hay que ver, siempre abres debates interesantes.
    Gracias a ti.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.