Música para una banda sonora vital – Tom Petty & The Heartbreakers

Varias canciones de Tom Petty y su grupo, The Heartbreakers, aparecen en películas, como por ejemplo Free Fallin’ en Jerry Mcguire, o American Girl en El silencio de los corderos. Su música se caracteriza por ser rock americano tradicional, guitarras, bajo, baterías e incluso armónicas o banjos, aderezado con una voz pseudo-imitadora de Bob Dylan, junto al que formó el grupo Travelling Willburys (en el que también estaban el ex-Beatle George Harrison, Roy Orbison y el ex-lider de la E.L.O., Jeff Lynne), cuyos dos discos se reeditan ahora. Es decir, que Petty canta fatal el pobre.
Sin embargo, no vamos a quedarnos con ninguna de las canciones anteriores, sino con su clásico Mary Jane´s last dance (El último baile de Mary Jane), que más allá de aparecer o no en bandas sonoras, contiene en sí misma un pequeño prodigio.
Kim Basinger, reconocido florero de pantalla durante muchísimos años, no ha sido proclive en actuaciones magistrales. Si se pregunta por su mejor actuación, un grupo, generalmente público masculino y necesitado, declarará instantáneamente que es su insinuante baile en Nueve semanas y media al son de You can leave your hat on, canción de Randie Newman interpretada en la cinta por el gran Joe Cocker. Otro grupo, con algo más de criterio, dirá que su mejor (y probablemente, único) papel en condiciones es el de la prostituta Lynn, remedo de Veronica Lake, en L.A. Confidential.
Yo, sin embargo, me quedo con su interpretación en este video-clip de Tom Petty como su mayor logro, repleto de intensidad, dramatismo y rigor, sobre todo rigor. Rigor mortis.