Más necrológicas: Michel Serrault y Ernesto Alonso

El mismo día que nos abandonaban sileciosamente Ingmar Bergman y Michelangelo Antonioni, se iba también Michel Serrault, sublime actor francés, igualmente sin hacer ruido. A los pocos días, el actor y director mexicano Ernesto Alonso, célebre colaborador de Luis Buñuel, moría en Ciudad de México.

Michel Serrault

michelserrault1.jpg

Nació en la localidad de Brunoy, al sur de París, el 24 de enero de 1928, y su carrera como actor empezó con una gira teatral por la Alemania de posguerra en 1946, después de haber fracasado en su intento de entrar en el Conservatorio de París.

Su encuentro profesional con el director Jean Poiret significó una colaboración de varios años en espectáculos de cabaré, así como sus primeras interpretaciones en el cine en papeles cómicos. De hecho, de esa amistad surgió el montaje entre ambos de la obra escrita por Poiret La jaula de las locas, que interpretaron más de 1.500 veces entre 1973 y 1978, antes de pasar a la pantalla grande de manos de Edouard Molinaro.

Su interpretación en esta película marcó la consagración del actor como estrella del cine francés, ya que ganó, como hemos dicho anteriormente, un Premio César. A partir de ahí consiguió trabajar con los grandes del cine. Serrault no dejó de trabajar en el teatro, y así tuvo papeles protagonistas en L’avare, dirigido por Roger Planchon, o en ‘Knock’ de Pierre Mondy.

Hizo su debut en el cine en la película de Jean Loubignac, de 1954, Las bellas bacantes (Ah! les Belles Bacchantes). Además de aparecer en Las diabólicas de Clouzot (1955), su primer gran triunfo vino en 1972, con el primer papel en Herencia a la francesa (Le viager; The Life Annuity), de Pierre Tchernia. Tchernia llamó a Serrault «quizás el más grande actor francés», diciendo que entregó a su profesión «todo su talento, toda su fuerza, todo su humor, todo su afecto».

Fue su rol como elegante dueño gay de un club nocturno Albin Mougeotte, también conocido como Zaza Napoli en las versiones de teatro y cinematográficas de su gran éxito La jaula de las locas que lo catapultó a la fama mundial.

A lo largo de su carrera recibió tres premios César del cine francés: el primero en 1979 por la versión cinematográfica de la exitosa obra de teatro La cage aux folles, película dirigida por Edouard Molinaro; el segundo en 1982 por Garde à vue, de Claude Miller; y el tercero, en 1996, por Nelly et Monsieur Arnaud, de Claude Sautet. Pese a conseguir estos tres galardones, simpre será recordado y relacionado por su actuación en el primero de estos filmes, en el que realiza una cómica interpretación de un homosexual.

Serrault se mantuvo activo en el mundo del cine hasta entrado en los setenta. Entre sus últimas películas se encuentran Les enfants du pays (Hometown Boys), de Pierre Javaux, de 2006, sobre el papel de los soldados africanos en la Segunda Guerra Mundial.

El último periodo lo pasó en el hospital americano de Neuilly, donde fue ingresado a causa de un cáncer, enfermedad contra la que luchaba desde hacía años. Pero a finales de junio, abandonó el centro para volver a descansar en su casa de Honfleur, en Normandía, donde ha muerto. De La Morandais, el cura que realizó la extremaunción, dijo que le dijo a Serrault que «hiciera reír a Dios; realmente lo necesita, porque su trabajo no es fácil».»Eso le arrancó una sonrisa. Así era Michel Serrault», dijo el sacerdote.

Ernesto Alonso

ernesto_alonso.jpg

Ernesto Ramírez Alonso nació en la ciudad de Aguascalientes, México, un 28 de febrero. Hermano del famoso torero aguascalentense Alfonso Ramírez «El Calesero», estudió teatro en la escuela de Arte Teatral del INBA, gracias a las hermanas Blanch quienes impulsaron su carrera como actor. Su primera incursión en el cine fue de extra con la pelìcula La Sandunga (1937) con Lupe Velez; pero Ernesto consideraba que su debut fue con la pelìcula Historia de un gran amor (1942) al lado de Jorge Negrete y Gloria Marín. Ernesto Alonso tuvo un avance muy rápido en su carrera, pronto llegó a trabajar con Luis Buñuel narrando Los Olvidados (1950). Continuó con Buñuel en Abismos de Pasión (1954) y en Ensayo de un Crimen (1955) haciendo el papel del criminal en potencia Archibaldo de la Cruz.

Su estancia en el cine le dejó varias amistades entre ellas Andrea Palma, Miroslava, Marìa Félix misma que conservó hasta la muerte de ella el 8 de abril de 2002. Se retiró del cine en 1957 con la pelìcula La Torre de Marfil al lado de Marga López. En 1959 don Emilio Azcàrraga Vidaurreta lo invitó a hacer televisión. Se hizo muy amigo de su hijo Emilio Azcárrraga Milmo quien le dijo que como actor tal vez no duraría toda la vida, pero como productor de telenovelas sí, y la profecía se cumplió con el tiempo. En 1960 debutó como productor de telenovelas con la telenovela El Otro (1960), así comenzó su carrera como actor, productor y director de telenovelas ; ganándose el apodo de El Señor Telenovela. Ernesto Alonso realizó decenas de telenovelas, entre las que destacan: Cartas de Amor (1961), Más fuerte que tu amor (1966), Corazòn Salvaje (1966), El Maleficio (1983), La Tormenta (1966), El Carruaje (1972), Bodas de Odio (1983), El Vuelo del Águila (1994), La Antorcha Encendida (1996), Amarte es mi Pecado (2004), Barrera de Amor (2005) protagonizada por su paisana Yadira Carrillo y por Sergio Reynoso.

Ernesto Alonso, «El Señor Telenovela», falleció la madrugada del 7 de agosto de 2007, en el Distrito Federal.

8 comentarios sobre “Más necrológicas: Michel Serrault y Ernesto Alonso

  1. El cine francés sigue siendo una asignatura pendiente. Hay muy pocas películas que pasen el filtro de las distribuidoras y es una lástima. Imagino que en Francia con el cine español pasará lo mismo. Sólo llegarán algunos almodóvales o amenábares. El resto serán películas de difícil localización.

    La única ventaja de este verano con el tiempo loco, es que anticipa los encuentros. Menos mal que seguís estando ahí.

  2. El cine francés, con todo, es de los poquitos que tiene una presencia fija en los cines españoles, aparte del norteamericano, si bien quizá con pocas películas, y a veces con algunas innecesarias. Efectivamente, el cine español en Francia es Almodóvar, y las constantes reminiscencias de Buñuel y Saura, eternas. Y poco más, si bien los ambientes culturales y cinematográficos de allí sí que prestan bastante atención a lo que se hace aquí.
    Nosotros deberíamos tomar nota de su modelo de industria: producen más películas que nadie en Europa, de todos los géneros, a todos los niveles, y de todas las calidades. Casi exactamente lo contrario de lo que hacemos aquí.

    Menos mal que sigues ahí también tú…

  3. Ya tienes razón, como siempre, con lo del modelo de producción en el cine francés. Nuestros vecinos han cuidado bastante más que nosotros su cine. A mi me gusta mucho en general el cine francés, incluso el de la nouvelle vague;);).

    No sabía que había muerto Serrault, y por supuesto tampoco Ernesto Alonso. A Serrault lo he visto en el cine. A E. Alonso, no soy consciente. Me he quedado con el hecho de que Serrault quisiera ir a morir a Honfleur. No me extraña.

  4. Pues sí, esa «nouvelle vague», ese plano secuencia de cinco minutos con una baguette en una bolsa de papel sobre la mesa de la cocina sin música y sin que nadie diga nada… ¿cómo no va a gustarte?

  5. Qué pena, ¿verdad? Quizás es que yo no sé informarme o consultar las fuentes adecuadas, pero no me había enterado de sus muertes. Son grandes que mueren en silencio.

    Me admira lo que sabes de cine. En mi casa tengo «Qué debes saber para parecer un cinéfilo», libro que supongo que te leíste a los tres años, jaja.

    Besos!

  6. Bueno… entonces te llevaré ese libro al próximo Bloggellón (espero que a la 3ª vaya la vencida) :).

    Has ido a ver ya «caótica ana»? si es así, espero tu opinión. medem siempre me rasca donde me pica. me enternece.

  7. Ahí te quiero ver… Espero poder ir yo.
    Aún no la he visto, la tengo pendiente para esta semana. Algún ‘medem-adicto’ me ha comentado cierta decepción, en cuanto a que, dentro de la habitual dificultad de Medem, es demasiado difícil, incluso confusa, en cuanto que ha pesado mucho el subconsciente y el inconsciente del director. Vamos, que lo de «caótico», es total.
    En cuanto la vea por mí mismo, te digo algo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.