El cine como instrumento de colonización cultural: Disney, el western y el musical

Ponencia presentada en el V Congreso Internacional “Cultura y Desarrollo” de La Habana.
La recogemos aquí por su impecable, aun siendo breve (aunque muy acertado), análisis de tres de los principales hitos de la historia del cine. El texto se enmarca en unas posiciones ideológicas muy determinadas. Nuestra postura coincide con los planteamientos básicos del artículo aunque difiere de algunos extremos maximalistas a los que se llega, pero sin duda es un texto muy interesante y que invita a la reflexión con el cine como punto de partida, objetivo máximo de este blog.

jack-sparrow.jpg

Carlo Frabetti
Rebelión

Casi desde sus orígenes, el cine se convirtió en el más eficaz vehículo de la cultura de masas (y por ende en el más poderoso instrumento de colonización cultural), sólo superado, a partir de los años sesenta, por la televisión. O complementado, más que superado, puesto que la televisión vino a potenciar de forma extraordinaria, dándoles una nueva y masiva difusión, los productos cinematográficos y paracinematográficos (telefilmes, series, etc.). Es absurdo, por tanto, decir que la televisión le hace la competencia al cine: en todo caso, le hace la competencia a los cines (es decir, a las salas de proyección), pero la cinematografía como tal tiene en la televisión su mejor aliada.

Y desde sus orígenes la industria cinematográfica fue un cuasimonopolio de Estados Unidos, así como su más eficaz arma ideológica y propagandística; no es exagerado afirmar que, sobre todo en los años cincuenta y sesenta, Hollywood desempeñó un papel no menos importante que el Pentágono en la agresiva campaña imperialista estadounidense.

Para analizar el papel del cine como instrumento de colonización cultural, he elegido tres de sus vertientes más representativas (dos de ellas claramente tipificadas como “géneros”): los productos Disney, el western y el musical. La elección puede parecer un tanto arbitraria, incluso anecdótica, puesto que hay géneros mucho más explícitos desde el punto de vista de la propaganda ideológica (como el cine bélico o el policíaco); pero es precisamente su supuesta neutralidad lo que hace que estas tres ramas de la cinematografía estadounidense sean especialmente peligrosas, como intentaré mostrar a continuación.

Los productos Disney

A partir de la II Guerra Mundial, la factoría Disney inundó el mercado internacional con tres tipos de productos básicos: cortometrajes de dibujos animados, largometrajes de dibujos animados (los largometrajes con actores reales son más tardíos e inespecíficos) y cómics (desarrollados sobre todo a partir de los protagonistas de los cortometrajes).

Los cortometrajes disneyanos suelen ser meras sucesiones de gags humorísticos, y su carga ideológica es comparativamente escasa, aunque fueron decisivos para imponer a los dos grandes iconos de Disney: el ratón Mickey y el pato Donald, que se convertirían a su vez en los máximos protagonistas de los cómics de la factoría.

El análisis de las historietas de Mickey y Donald es especialmente interesante, pues en ellas alcanzan pleno desarrollo ambos personajes (apenas esbozados en los dibujos animados). En sus aventuras (a menudo bastante largas y de una cierta complejidad argumental), Mickey se perfila como el típico héroe positivo, valeroso y de conducta intachable, mientras que Donald se aproxima más al “semihéroe” de las típicas comedias cinematográficas estadounidenses, voluble y chapucero pero básicamente bueno. En su libro Cómo leer el pato Donald (1972), Ariel Dorfman y Armand Mattelart llevan a cabo un exhaustivo análisis del solapado contenido ideológico de los cómics disneyanos, y a dicho ensayo remito al lector interesado en un tema que no es posible tratar debidamente en esta breve exposición. Solo señalaré las curiosas relaciones de parentesco que se dan tanto en la familia Duck como en la familia Mouse: Donald vive con tres sobrinos (que no se sabe de quiénes son hijos), y los cuatro se relacionan de forma recurrente con el “tío Gilito”; las relaciones conyugales y paternofiliales brillan por su ausencia, y lo mismo ocurre en el caso de Mickey y sus dos sobrinos; además, tanto Donald como Mickey tienen sendas “eternas novias”, Daisy y Minnie, con las que mantienen relaciones un tanto ambiguas. ¿Impugnación de la familia convencional? Todo lo contrario: el matrimonio y la familia nuclear son la meta suprema, la culminación de toda aventura, y por tanto no pueden formar parte de la aventura misma; podríamos hablar, en este caso y en otros similares (casi todos los héroes del cómic tienen su correspondiente “eterna novia”), de mitificación por omisión.

En cuanto a los largometrajes de dibujos animados de la factoría Disney, sobre todo los de la primera época (Blancanieves, Bambi, Cenicienta, Pinocho, Peter Pan, La Bella Durmiente, etc.), han desempeñado un papel crucial en el proceso de suplantación de la cultura popular por la cultura de masas, al contribuir de forma decisiva a banalizar, edulcorar y resemantizar (es decir, ideologizar) los grandes cuentos maravillosos tradicionales y los clásicos de la literatura infantil. A primera vista, podría parecer que su carga ideológica no es muy intensa; pero no hay que olvidar que las películas de Disney van dirigidas (aunque no solo a ellos) a los niños, es decir, a un público indefenso ante los poderosos estímulos audiovisuales de estos excelentes (desde el punto de vista técnico) productos. Teniendo en cuenta, además, el extraordinario éxito de los grandes “clásicos” disneyanos, su amplísima difusión tanto en el espacio como en el tiempo, sería un grave error subvalorar la potencia indoctrinadora de sus almibarados mensajes ético-estéticos, que han grabado en las mentes de varias generaciones de niños unos patrones de belleza y bondad (y de fealdad-maldad) cuya trascendencia aún no ha sido debidamente estudiada.

El western

A primera vista, resulta sorprendente que un género tan específicamente estadounidense, tan ligado a una historia y unas condiciones exclusivamente locales, haya alcanzado en todo el mundo un éxito tan extraordinario. Bien es cierto que la mera fuerza bruta de la industria cinematográfica podría haber impuesto cualquier tema, por muy local que fuera; pero un cine sobre las hazañas de los boy scouts o de los jugadores de rugby, pongamos por caso, no habría tenido la misma aceptación masiva que el western.

La explicación profunda del éxito sin precedentes de este género hay que buscarla en el hecho de que la sistemática campaña de expolio y exterminio conocida como “la conquista del Oeste” ha sido la última gran “epopeya” de la “raza blanca” contra otras etnias y de la cultura occidental contra otras culturas (la actual “cruzada contra el terrorismo islámico” no ha terminado, por lo que todavía no es materia épica, y esperemos que nunca llegue a serlo). La explicación está, en última instancia, en el racismo y la xenofobia de una sociedad brutal, íntimamente orgullosa de su larga tradición de atropellos y masacres.

Con el tiempo, el western evolucionó desde las consabidas cintas de “indios y vaqueros”, burdamente maniqueas y solo aptas para niños y descerebrados, hacia relatos más centrados en la épica del héroe solitario y autosuficiente, eficaz expresión del mito estadounidense del self-made man; e incluso daría lugar a derivaciones tan curiosas e interesantes como el “spaghetti western”, cuya peculiar retórica hiperbólica (y a menudo autoirónica) merecería un estudio aparte. Pero, en conjunto, el western es sin duda el género cinematográfico que de forma más grosera (y a la vez más eficaz) ha proclamado la “superioridad” de la “raza blanca” y de la cultura occidental. Toda la propaganda nazi y fascista de los años treinta se convierte en un juego de niños ante esta gigantesca maniobra de colonización cultural e idiotización de las masas.

El musical

Este género en apariencia tan amable e inofensivo como los dibujos animados, y a menudo ensalzado incluso por la crítica “de izquierdas” (revistas tan prestigiosas como la española Film Ideal o la francesa Cahiers de Cinéma rindieron en su día delirantes homenajes al musical estadounidense), ha sido probablemente el que más ha contribuido a imponer en todo el mundo los nefastos patrones ético-estéticos (los “valores”, en última instancia) tardooccidentales (no olvidemos que la cultura de masas estadounidense no es más que la degradación de la cultura occidental, la apoteosis de su banalización y decadencia).

El musical es, desde el punto de vista temático, una variante de la comedia romántica, y como tal nos propone, ante todo, unos estrictos modelos de conducta masculinos y femeninos, unos protocolos de cortejo igualmente rígidos y, en última instancia, una idealización extrema del amor convencional (que no en vano es el mito nuclear de nuestra cultura). Pero su peculiar naturaleza artística, su condición de “gran espectáculo”, su eficaz utilización de los recursos estéticos y retóricos de la música y la danza, convierten al musical en la máxima expresión del glamour, la elegancia y la alegría de vivir.

Es interesante intentar ver un musical con ojos de niño o de espectador ingenuo, no familiarizado con las convenciones del género. Un hombre y una mujer están conversando normalmente y, de pronto, sin previo aviso y sin mediar provocación alguna, él empieza a cantar. ¿Un ataque de locura transitoria? De ser así, la locura es contagiosa, pues ella, en vez de llamar a un médico, se pone a cantar también, y a los pocos segundos, arrastrados por su delirio melódico, el hombre y la mujer están bailando claqué… Los críticos culturales solemos buscar los mensajes ocultos tras la literalidad de determinados mensajes aparentemente simples, pero deberíamos realizar también el ejercicio recíproco: analizar la literalidad de ciertos mensajes “poéticos”. En este sentido, no deberíamos pasar por alto el nivel puramente denotativo de ciertas metáforas y metonimias típicas del cine, la publicidad y otras formas de seducción-indoctrinación. En las sociedades occidentales, gritar de felicidad y dar saltos de alegría son manifestaciones poco comunes entre los adultos; pero no en vano las alusiones verbales a estos impulsos reprimidos (su enunciación sustitutoria) se han convertido en frases hechas, y el musical se limita a sublimarlas artísticamente, puesto que cantar y bailar no es más que gritar y saltar de forma articulada. Si tenemos en cuenta, además, la relación de la danza con el cortejo y con la sexualidad misma, no es difícil ver en el musical la expresión más clara y desaforada de la mitología amorosa (es decir, de la ideología) occidental. Recuerdo una discusión que tuve hace muchos años con un conocido crítico de cine comunista sobre Cantando bajo la lluvia (una auténtica obra maestra desde el punto de vista artístico, qué duda cabe). “No me negarás que es una de esas películas que ayudan a vivir”, me dijo en un momento dado, a lo que repliqué: “En efecto, y precisamente en eso estriba su peligro: ayuda a reconciliarse con una forma de vida inaceptable”.

Corbatas, tacones y hamburguesas

Desgraciadamente, la fascinación de la crítica de izquierdas por el musical estadounidense no es un fenómeno aislado. Sin ir más lejos, resulta paradójico (y preocupante) que en el más antiimperialista de los países y en el marco de un congreso sobre la diversidad cultural, disten de ser infrecuentes los signos de sometimiento a los patrones occidentales.

Si el traje de chaqueta (esa atrófica chaqueta que no en vano se denomina “americana”), uniforme oficial del macho dominante que lo distingue tanto de la clase oprimida (los obreros) como del género oprimido (las mujeres), es absurdo en todas partes, lo es doblemente en Cuba, y el hecho de que esté desplazando a la tradicional, elegante y funcional guayabera en los actos oficiales, es una señal de decadencia estética cuya importancia (nulla aesthetica sine ethica) no habría que subvalorar. ¿Y qué decir de la falocrática corbata, ese ridículo nudo corredizo de seda, a la vez signo de poder y de sometimiento, que en Occidente sigue siendo de uso obligatorio en muchos lugares y circunstancias?

¿Y qué decir de los zapatos de tacón (a cuyo éxito tanto han contribuido las divas de Hollywood)? No solo son obviamente inadecuados para caminar (y ya no digamos para correr), sino que, por si fuera poco, los traumatólogos llevan décadas denunciando los graves daños para los pies, e incluso para la columna vertebral, que acarrea su uso. Y, por otra parte, ¿cuál se supone que es su función? ¿Hacer más “atractiva” a la mujer que los lleva? Pero ¿quién puede encontrar atractiva a una mujer que lleva en los pies unos instrumentos de tortura que limitan su movilidad y dañan su salud? Solo un enfermo, obviamente, un machito baboso que se excita con la estética del dolor y la sumisión. La próxima vez, compañeras, que vayáis a calzaros unos zapatos de tacón, preguntaos qué pretendéis con ello. Si vuestra intención es excitar a los sadomasoquistas, y os parece, además, que el logro de tan alto objetivo merece la inmolación de vuestros metatarsianos y vuestras vértebras, adelante; pero si vuestra finalidad es otra (por ejemplo, que os consideren personas y no objetos), estáis adoptando una estrategia claramente equivocada.

Pero tal vez el más nefasto de los hábitos cotidianos impuestos por la cultura estadounidense (aunque no solo por ella, sino por los países ricos en general) sea el carnivorismo. Las hamburgueserías (y a ello ha contribuido el cine de forma muy especial) se han convertido, en todo Occidente (y en parte de Oriente), en importantes lugares de encuentro de los adolescentes, tan emblemáticos como las discotecas o los grandes centros comerciales. Y la disparatada idea de que “comer bien es comer carne” ha calado profundamente en casi todo el mundo, incluida Cuba, donde el consumo de cerdo está alcanzando niveles preocupantes (la última Feria del Libro de La Habana, sin ir más lejos, estaba llena de puestos ambulantes donde se vendían esas grasientas seudohamburguesas porcinas que hacen las delicias –y las barriguitas– de tantos cubanos). El carnivorismo (y en especial el cerdivorismo) es nefasto desde el punto de vista dietético, económico y ecológico, y la revolucionaria Cuba debería abordar el tema con la seriedad que merece.

La defensa de la diversidad cultural bien entendida empieza por uno mismo, por una misma, y quienes nos oponemos a la dominación imperialista deberíamos ser más críticos con nuestras propias costumbres. Tendemos a considerar naturales nuestros hábitos cotidianos (dietéticos, indumentarios, amorosos), y a menudo no solo no son tan naturales, sino que en realidad ni siquiera son nuestros. En estos momentos, para Cuba, como para muchos otros países de todo el mundo, la mayor amenaza imperialista no está en el Pentágono, sino en Hollywood y en McDonald’s.

29 comentarios sobre “El cine como instrumento de colonización cultural: Disney, el western y el musical

  1. Hay algunas afirmaciones del texto que me resultan más que discutibles. Además hay que tener en cuenta que no es neutral ideológicamente. Pero en general, creo que el planteamiento de base se ajusta bastante a la realidad.
    Saludos

  2. Entrenómadas, además el texto omite una cuestión muy importante y que ha dado mucho que hablar en los últimos años: las relaciones entre las películas de Disney y el sexo.
    Por ejemplo: ¿por qué el pato Donald va siempre en bolas de cintura para abajo menos cuando sale de la ducha, que se pone una toalla alrededor de la cintura?

    Besos

  3. Efectivamente no es neutral. Desde luego, sobra la doctrina final sobre la carne, los zapatos, las corbatas y las chaquetas. Me ha recordado épocas adolescentes cuando buescabas tu agujero en el mundo, revolviéndote contra las pautas culturales y formales establecidas.
    Coincido en el análisis del cine disney y de los musicales. Sin embargo los comentarios que hace sobre el western me parecen forzados. Luchas étnicas hay y ha habido demasiadas en la historia reciente (en los Balcanes, en Turquía, en Ruanda…) pero el cine luce más con caballos, búfalos, plumas, flechas y demás parafernalia. Si a ello unimos que las grandes factorías del cine son norteamericanas y que tienen muy poquita historia que contar, pues eso, que sale el western.

  4. Magda, estoy de acuerdo contigo. Además el texto no dice nada sobre un aspecto fundamental del western: la épica. Las características del western no surgen por generación espontánea, sino que nacen de una manera de pensar cuyos sustratos y memorias se nutren de una larga y rica tradición cultural europea. Si analizamos los westerns «de indios y vaqueros» y también los de «pistoleros», en mi opinión, resultan muy próximos a la épica medieval anti-islámica, el implacable enemigo de otra raza y cultura, por tanto incivilizado, al que hay que derrotar, por ejemplo, o a los libros de caballerías donde héroes solitarios cabalgan «desfaciendo entuertos» aquí y allá, nómadas, de ciudad en ciudad, en un mundo violento en el que el único contrapunto a las batallas, la lucha y la acción son historias de amor más bien planas.
    A partir de ahí, si en Estados Unidos se da rienda suelta a la creación de una épica, surge el western, que además está bastante alejado de la realidad histórica y social de entonces.
    Cuando el western inicia su decadencia, allá por los sesenta, se debe en parte también, a que existen otros géneros y periodos históricos de los que extraer ese gusto por la épica, sobre todo el cine bélico patriotero, mucho más cercano al pueblo americano de la postguerra mundial, y mucho más fácil de utilizar políticamente.
    Saludos

  5. Hola 39 escalones, en primer lugar gracias por enlazarme cuando no tenias porque hacerlo en los premios, enhorabuena por el tuyo que viniendo de quien viene no dudo ni por un momento merecido y posiblemente eso es poco y en cuanto al articulo y por lo que de Disney me toca es una lucha perdida.No hay manera de que no las vean, lo que me molesta es fundamentalmente como tragriversan no solo los cuentos tradicionales, la mitologia( Hercules) los clasicos (El jorobado de Notre Dame), pero yo vi Bambi y no me he muerto.Procuramos, las madres, compensar leyendo..en version original que hay tambien hay mucho de que hablar y viendo peliculas fabulosas como las historias de Kiriku de Michel Ocelot.
    Saludos desde el club.

  6. Saludos y bienvenida. Alguien dijo que Disney era la contracultura del siglo XX. No lo sé. Es inquietante que la gente sólo conozca los cuentos clásicos, por ejemplo, con la imaginería de las películas. Y al mismo tiempo da una idea del enorme poder de la imagen.
    La queja de muchos se dirige contra ese adoctrinamiento dirigido al subconsciente de los niños, verdaderas esponjas que todo lo absorben, y que fomentan el sexismo y el consumismo, y una maniquea idea del bien y el mal que se pretende seguir utilizando cuando crezcan. Y aunque la calidad técnica es innegable, e incluso la comicidad en muchos casos, siempre es bueno intentar compensar, como haces tú, a fin de proporcionar puntos de vista diferentes, e incluso contrarios. Excelente recomendación, por cierto.
    Saludos

  7. Tienes toda la razón 39, los clásicos se conocen por Disney: qué decir de Pinocho, por ejemplo, que ciertamente es tremendamente cruel en su texto: y en la peliculita hasta les ponen flores en el rabito al carpintero. (Sobradas razones para ver en el oficio del carpintero, otro carpintero más famoso…)

    saludos,

  8. Interesante artículo y los comentarios mucho más.
    Yo también estoy de acuerdo con la mayoría de lo que apunta este artículo pero es verdad que su neutralidad queda un poco en entredicho.
    Un abrazo.

  9. Eryx, quizá «su» fuerza está en la progresiva eliminación del espíritu crítico, y qué mejor que empezar con los niños. Así tampoco lo desarrollarán de mayores… Un abrazo.

    Malvisto, gran aportación, lo de «Pinocho» es un caso ejemplar de perversión en cuanto a la finalidad de una historia. Ese Pepito Grillo… ¿Es la conciencia? Pero, ¿de quién parte esa conciencia? Abrazos.

    Lucía, no se puede pedir mucho de un simposio en La Habana, pero hay bastantes cosas que rascar. Yo estoy bastante de acuerdo en lo que al musical se refiere (a lo mejor porque no lo trago fácilmente). Abrazos.

  10. Hombre, yo estoy de acuerdo en lo q es el fondo: esos géneros en concreto (qizá y sobre todo el western) nos han impuesto durante mucho tiempo los valores americanos: la familia, el defender lo mío hasta a tiros contra lo q sea y la moñez amorosa musical con la q hoy día disfrazan cualqier sentimiento. Esos sentimientos q antes aceptábamos pero q hoy nos repugnan como muy americanos y como símbolos de su decadencia.

    Pero vamos, poner en entredicho todos nuestros códigos va contra la ley del comportamiento social y sería un poco negar la evolución q los ha convertido en lo q son hoy día.

    Por cierto, es evidente q estando en Cuba le tocaba decir algo en contra de los vecinos yankis. No había otro modo.

  11. agu2v, bienvenido, me alegra verte por aquí. Efectivamente (al igual que podemos ver en los comentarios de estos días en Aragón Colonial), cuestionarlo todo plantea el problema de su sustitución.
    Además, en efecto, el artículo, aun con notables y acertadas reflexiones, tiene un tufillo, o más bien un pestazo, bastante tendencioso. Como suelen hacer los yankees pero al revés.
    Saludos

  12. Vaya trabalenguas… No podemos creer en nada. Todo el mundo nos engaña, nos manipula y trata de despistarnos. Separar los hechos de la propaganda se está convirtiendo en todo un arte sólo para expertos. Todo puede cuestionarse y ponerse en entredicho, pero hay cosas flagrantes, como las que tú nombras, que no conviene menear: prensa, tele, adoctrinamiento mediante el cine o los videojuegos… Fíjate la que le montaron a Rosa Regás por decir que se alegraba de que no se vendieran periódicos que mienten y manipulan…
    Besos sin propaganda

  13. Ya hablaba Inde un día en su blog del ninguneo hacia las madres en las pelis de críos…curioso, si. Quizá la manipulación desde este género sea la mas recriminable.
    Estoy contigo en que quizá se desbarra un pelín ideológicamente pero creo que hay aquí observaciones muy acertadas. Me hace gracia eso de las eternas novias de Mickey y Donald: quizá es cierto que tras el matrimonio (o la vida en pareja, vaya) deba acabarse la vida social decente…o es que implica actos mas «perniciosos»…ejem.
    De cualquier forma decirte que siempre me ha preocupado la posibilidad de ser inducida, de forma inconsciente, y me temo que es difícil escapar de ello. Supongo que solo nos queda el recurso de poner en común nuestra apreciación de las cosas, y meditar sobre lo que cada uno entiende o ve..y sacar finalmente nuestras propias conclusiones.
    Como siempre informarse, pero de forma consciente y en cierto sentido crítica es lo más acertado.
    Besos de regreso.

  14. Feliz regreso. En efecto, a pesar del tufillo que desprende el artículo, aciertos tiene. Yo creo que a veces se sacan de quicio ciertas cosas, pero a mí me preocupa mucho el constante intento por anular el espíritu crítico en los niños, en los futuros adultos, y la facilidad con que gracias a ello absorberán cualquier mensaje adoctrinador, desde cuestiones políticas hasta anuncios publicitarios. Y eso, son las denostadas madres a las que Disney margina, y los padres, quienes deben compensarlo.
    Como curiosidad, se dice que en los clásicos de Disney no aparecen madres, mueren madres, o son marginadas por culpa del «accidente de estufa» por el cual Walt Disney causó accidentalmente la muerte de su madre. Pero, eso es la leyenda negra.
    Besos

  15. Nobleza Baturra, Raza, Agustina de Aragón, A mi la legión…etc etc etc….
    El cine, como la televisión, los medios, los entredichos, los sobreentendidos…todo son herramientas de colonización cultural. Y no solo de Yankilandia, claro 😉

  16. Buenas. Efectivamente, al encontrar el artículo pensé en que todo esto se puede extrapolar al nacionalismo español-castellano más rancio. De hecho, pensé en preparar un post sobre esa cuestión, y hay donde echar mano (incluso en el cine español actual, con «Lobo» o «GAL» hay material muy aparente). Lo malo, es que la calidad de ese cine es ínfima.
    En una sección de próxima aparición que se va a llamar «Maldito cine» tenía pensado abordar películas que técnica y cinematográficamente son aceptables, pero ideológicamente vomitivas, y probablemente incluya ahí el tema que propones.
    Saludos

  17. Creo que los esteriotipos que se presentan en el artículo son los característicos de mediados del s. XX. En el fondo, los westerns, Disney y los musicales de los años 50 y 60 se les ve bastante el plumero… pero qué me dices de las pelis de acción de los 80 y 90?… son las que han marcado nuestra generación… y creo que tienen un carga aún más facha que las anteriores…
    Por lo de los tacones y la estética de Hollywood… no estoy en contra… la estética sirve para disfrutar de tu cuerpo… a lo largo de toda la historia han existido símbolos para remarcar nuestra sexualidad… pero es importante ser consciente de lo que implica su uso y utilizarlos por decisión propia no por defecto.
    La sobrealimentación por carne… ¿realmente es carne la porquería que se vende en las hamburgueserías o puestos de hotdogs? Yo no lo llamaría carne… hay que hablar con propiedad y utilizar los nombres adientes para cada cosa… yo lo llamaría basura. ¿Comer bien es comer carne o comer bien es comer basura?

  18. Chorche, «Lobo» es de lo peorcico… Algunas frases del guión son para quedarse perplejo, levantar las cejas, y sentir la arcada subiendo por el esófago. Vamos, lo típico de una película producida por Melchor Miralles.
    Un abrazo

  19. Egon, tienes mucha razón, el cine de acción de los 80-90 (no sólo el bélico, sino las series «Arma letal» o «La jungla de cristal» están profundamente ideologizadas en el sentido más «neocon» posible.
    Y qué decir de esa «comida»… Una vez más, máximo beneficio a costa de la calidad mediocre, o directamente, inexistente.
    Saludos (por cierto, me gusta mucho tu blog, comentarios estupendos y fotos fantásticas).

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.