Monument Valley: un plató natural

300px-monument_valley_2.jpg

Durante los títulos de crédito de Fort Apache, aparecen unas vistas en blanco y negro maravillosamente fotografiadas de Monument Valley, intercaladas con la vida en el fuerte, al ritmo de la banda sonora de Richard Hageman. Finalmente aparece el nombre de Ford como director, en su tipografía favorita, al estilo decimonónico, primero “dirigida por”, y luego “John Ford”, mientras, en un plano casi mágico, aparece una diligencia bajo su nombre, en medio de una nube de polvo. La cámara sigue la trayectoria de la diminuta diligencia mientras cruza una de las formaciones rocosas más impresionantes del valle, las Gray Whiskers. La cámara sube por encima de la diligencia para que podamos contemplar el viejo “monumento”.

Alguien escribió que Monument Valley es un regalo que Dios le ha dado al arte del cine… aunque dios pensó menos en los hombres porque en verano se alcanzan temperaturas que superan los cincuenta grados y en invierno la nieve y el frío lo hacen un lugar muy adecuado para desaparecer durante algún tiempo… siempre que sepas ganarte el respeto de los indios navajos.
El paisaje es una sucesión de cimas fantásticas y mesetas rojizas tallados por millones de años de erosión. Se extienden por una zona aislada en la reserva india, justo donde el estado de Utah coincide con la esquina noreste de Arizona. 3.200 kilómetros cuadrados llenos de lugares donde la tierra se une con el cielo. No hay punto en el territorio estadounidense más alejado de una vía de tren. Sus colinas cobrizas, sus formaciones rocosas que se elevan 300 metros por encima del nivel del valle, son la imagen del Oeste clásico gracias a John Ford, aunque no fue el primero en filmar aquí, ya que la primera película con secuencias rodadas en Monument Valley fue una novela de Zane Grey, en 1925, cuando el cine no había aprendido a hablar. Incluso antes de eso, un dibujante había utilizado Monument Valley como un escenario surrealista para sus personajes en el cómic de Krazy Kat, y volvería a ser el paisaje elegido por Chuck Jones para su sádico Correcaminos.

Ford convirtió Monument Valley en un “set” privado desde que rodó “La diligencia” y siguió siéndolo durante toda su vida; con contadas excepciones, porque el resto de directores solían evitar el lugar por deferencia al maestro. Incluso cuando lo usaban, anunciaban que se trataba de un homenaje, como hizo Sergio Leone al rodar “C’era una volta il west”.

Ford y Wayne filmaron ocho películas en Monument Valley, entre las que se cuentan “La diligencia”, “Fort Apache” y “Centauros del desierto”. Ford acostumbraba a rodar en la parte que queda en Arizona, donde se elevan los montículos West Mitten, East Mitten y Merrick, antes de que los indios navajos bautizaran un saliente de su paisaje con el nombre de “John Ford Point”.

El rodaje de películas supuso una buena fuente de ingresos para las deprimidas reservas de tribus de la zona, cintas en las que, a su pesar, los navajos solían dar una imagen muy alejada de su verdadera historia y su pasada realidad, encarnando a cheyennes, sioux, comanches o apaches como crueles guerreros sin escrúpulos que hostigaban sin cesar a los inocentes blancos, y desde luego, diametralmente opuesta a la verdad histórica que supuso el genocidio de todo un pueblo. El propio Ford, mucho más respetuoso y admirador de las culturas indígenas, como de las hispanas, de lo que de su cine pudiera deducirse, inició ya la corriente de revisionismo histórico para poner a los indios y a los blancos en su lugar, gracias a películas como El gran combate, donde ya no se ciñe a los tópicos habituales y hace un esfuerzo de acercamiento a la historia desde el punto de vista de las naciones indias.

Ahora Monument Valley, además de seguir siendo escenario para múltiples películas, es un aliciente turístico para los Estados de Utah y Arizona, y la llegada de los viajeros es una fuente primordial para las olvidadas reservas indias, que viven de la venta de artículos para turistas y de la recreación dramática de escenas de cine para grupos de viaje organizado. Por si alguien siente el gusanillo de ir a comprobarlo, esta información será de su interés.

El paisaje mas famoso en el Suroeste de los Estados Unidos

En Monument Valley posiblemente encontramos las imágenes mas inolvidables del Oeste Americano. Las aisladas mesetas y los cerros rojos rodeados de un desierto vacío y arenoso, han sido filmados y fotografiados incontables veces a través de los años. Debido a esto, el área puede parecer bastatne familiar aún en su primera visita, pero pronto es evidente que los colores naturales realmente son tan brillantes y profundos como lo son en las películas.

Valle de los Dioses

El valle no es realmente un valle en el sentido convencional sino que es un paisaje ancho y plano y algunas veces desolado interrumpido por las formaciones rocosas que se elevan cientos de metros en el aire, los últimos residuos de las capas de roca arenisca que alguna vez cubría toda la región.

Monument Valley se encuentra dentro de una Reserva de los Indios Navajos

Monument Valley se encuentra en su totalidad dentro de la Reserva de los Indios Navajos en la frontera de los estados de Utah y Arizona, cerca de la esquina sureste de Utah. La línea estatal pasa a través de los mas famosos lugares que se concentran cerca del pequeño pueblo de Goulding. Estos asentamientos aislados se establecieron en 1923 como un puesto para comercio de los indios pero ahora tiene una completa variedad de servicios para los visitantes. El pueblo está a 250 km (175 millas) de Flagstaff, Arizona, la cual es la ciudad mas cercana.

Solo hay una carretera principal, la US163, que enlaza a Kayenta, AZ, con US191 en Utah. En la franja que se aproxima a la frontera de Utah con Arizona desde el norte, encontramos la imagen mas famosa del valle – un camino largo, recto y vacío que va a través del desierto hacia los altos arrecifes rojos de 300 metros de altura que se ven a lo lejos en el horizonte. A pesar de que mucho se puede apreciar desde la carretera principal, muchos paisajes permanecen escondidos detrás de arrecifes largos (las mesas de Mitchell y Wetherill), al este del camino. Encontramos mas escenas para admirar dentro del Monument Valley Navajo Tribal Park (la entrada cuesta $2.50 dólares), sobre el lado corto del camino en el lado opuesto de la vuelta a Goulding.

Las mejores vistas están dentro de la Reserva Navajo

La vista que hay desde el centro de visitantes es suficientemente espectacular, pero la mayor parte del parque puede ser visto solo desde el Valley Drive, un camino de terrracería de unos 27 km. Comienza en el centro de visitantes y va alrededor de altos arrecifes y mesas incluyendo el Totem Pole una torre de roca frecuentemente fotografiada de 100 metros de alto pero solo unos cuantos metros de ancho. Desafortunadamente, sin un vehículo de doble tracción, el camino es muy irregular y difícil. Como alternativa hay muchos guías Navajo y lugares de renta de jeeps de doble tracción que esperan ansiosamente a un lado del centro de visitantes. Los precios típicos son alrededor de $15 dólares por un viaje de 3 horas. También puede visitarse el valle a caballo.

El área de Monument Valley y la reserva Navajo proporcionan excelentes oportunidades para admirar la cultura Nativa Americana y aprender algo del pueblo Navajo. Puede obsevar como algunos artesanos Navajo elaboran sus objetos y comprar artículos hechos a mano. No tome fotografías de la gente Navajo, sus hogares o sus posesiones sin antes pedir permiso. A menudo esperan una pequeña propina cuando aceptan ser fotografiados.

Hay varios moteles, restaurantes y tiendas en Goulding, Utah. También puede encontrar hospedaje en Kayenta en Arizona, o en Bluff y Mexican Hat en Utah. La selección es un poco limitada así que se recomienda hacer reservas.

El Valley of the Gods (Valle de los Dioses) se encuentra en las cercanías

En el Valle de los Dioses a 48 km (30 millas) al norte de Monument Valley a lo largo de US163, encontramos mas del mismo tipo de paisaje de formaciones de rígidas rocas rojas. Este valle es casi tan escénico como Monument Valley pero la entrada es gratis y tiene muy pocos visitantes. Se llega por una carretera de terracería que empieza cerca del pequeño pueblo de Mexican Hat. Este pequeño asentamiento fue nombrado así por una curiosa formación de una roca plana de 30 metros de diámetro sostenida precariamnete sobre otra mucho mas pequeña en la punta de una colina.

monumentvalley4a.jpg

Alrededor de Mexican Hat corre lentamente el Río San Juan y pasa por un cañón con muchas vueltas anchas. Cerca de ahí está el Parque Estatal de Goosenecks y en él se encuentra un vasto mirador donde podemos admirar a varios ríos serpentendo a cientos de metros abajo del suelo por cañón muy profundo. Se permite acampar gratis en el mirador y, a pesar de que hay algunos sitios para hospedarse, este es un excelente lugar para pasar la noche – los visitantes se pueden estacionar a tan solo unos metros de la orilla del arrecife y ver el efecto de la puesta del sol en las paredes del cañón.

Anuncios

12 comentarios sobre “Monument Valley: un plató natural

  1. Ay, pobres indios Navajos!!!
    Sabes, este género es de los que menos he visto, o de los que me saturan más. Pero tendré en cuenta tu comentario.
    Por cierto, visita el blog de Hay vida después de la Expo?, hay un vídeo de la película “13 Rosas” muy bonito.

    Besos

  2. Entrenómadas, pues hay todo un sector de espectadores de western que son como los del Tour de Francia, o sea, que los ven por los paisajes. Quizá sea el género que más basurilla tiene, pero también es de los que tienen cosas muy buenas.

    Ah, el vídeo, espectacular.

    Besotes

  3. a pocos kilómetros de teruel hay un monument valley impresionante. vale, vale. quizás no más impresionante q el de verdad… pero está más cerca, y se puede llegar en bici.
    muak.

  4. si, la verdad no es nada barato, yo miré un viaje por reservas indias y también por la zona del Monument Valley hace un par de años y el precio era desorbitado, pero bueno, poco a poco, ahorrando todo se puede conseguir.

  5. Pues yo estuve en Monument Valley y el Cañón del Antilope en excursión 4×4 guiada por los indios navajos a traves de una agencia local http://www.viajeutah.com y me costó solo 800 euros una semana, vimos muchos parques naturales de Utah, Arizona, Colorado y Nuevo Mexico fué precioso y por supuesto nos hicimos la típica foto en el punto John Ford de Monument Valley con el caballo y el rifle, una pasada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s