Una joya oculta: El destino también juega

boeste14.jpg

¿Dónde va por en medio del desierto del oeste americano un carro fúnebre a toda velocidad? ¿Llega tarde a un entierro? No. Llega tarde a una partida de póker. El hombre que conduce es el rico propietario de las pompas fúnebres más solicitadas de Texas, y está recogiendo a los jugadores que van a participar en la partida más dura del territorio. Saca casi a rastras de un juzgado a Havershaw, abogado que no vacila en dejar en el aire la sentencia de un juicio con tal de no llegar tarde a la partida, y de su casa al millonario Drummond, que se marcha de la boda de su propia hija para no llegar tarde.

A big hand for a little Lady, de 1966, western que no es un western dirigido por Fielder Cook, pertenece a ese grupo de películas, casi ya un género en sí mismo, que pueden catalogarse como películas con sorpresa, seis antes que La huella, siete años antes de que se rodara El golpe, y décadas antes que otras del mismo tipo como Sospechosos habituales o la argentina Nueve reinas.

De camino a una pequeña granja de Texas, Meredith (Henry Fonda), Mary (Joanne Woodward), y su hijo de 10 años, se quedan a descansar en un hotel de una ciudad llamada Laredo. Los hombres más ricos del territorio, empedernidos jugadores de póker, incluyendo al multimillonario Henry Drummond (Jason Robards), se reúnen en el hotel para la más importante partida de póker del Oeste. Meredith, aficionado al juego, pasatiempo que tuvo que abandonar por la insistencia de su mujer tras haber adquirido deudas impagables, motivo de su huida hacia un rincón perdido de Texas donde no haya salones ni casinos, acaba en una mesa sin que su mujer lo sepa, jugándose la poca fortuna familiar que poseen. Pierde continuamente, pero al final, cuando apenas le quedan unas pocas fichas sobre la mesa, recibe una mano ganadora. Sin embargo, con su poco dinero no puede cubrir el importe de las apuestas y puede perder todo lo que posee aunque lleva las mejores cartas de su vida. No puede soportar la presión y sufre un ataque cardiaco. Su mujer, moralista antijuego y antialcohol, no tendrá más remedio que intentar terminar la partida a pesar de que jamás ha visto una baraja en toda su vida y no conoce las reglas del póker.

Esta fabulosa comedia no es la típica película de póker, con cartas, bebidas e interminables manos llenas de tensión. Muy al contrario es una comedia sobre la avaricia, la ambición, la envidia, y termina siéndolo también sobre el amor, la mentira, la venganza y la buena vida.

Henry Fonda está estupendo como el humilde y pusilánime futuro granjero Meredith, y Joanne Woodward se sale como su estricta y determinante esposa. Pero quien se lleva la película es Jason Robards, espléndido como millonario avaro, cruel, insensible, que sólo vive para esa partida, y que tiene las mejores frases de un guión comedido, irónico, socarrón, lleno de frases lapidarias sobre el amor, las relaciones de pareja o la búsqueda de fortuna. Kevin McCarthy, como abogado que prefiere ganarse antes a la mujer que el dinero de la partida, y Burgess Meredith como médico que atiende el infarto de Fonda, completan junto a viejas glorias del cine de John Ford un reparto fantástico.

Una pequeña joya de apenas hora y media de duración, pero con sorpresas, emoción, buenas interpretaciones y mucha tela que cortar, sobre todo una sorpresa insospechada que no se prevé, que no utiliza artificios ni engaños de guión, sin trucos, pero que deja atónito al espectador justo antes de provocarle una sonrisa de satisfacción. Recomendable.

12 comentarios sobre “Una joya oculta: El destino también juega

  1. Coincido con un comentario de un post anterior. De la visita diaria a este blog siempre aprendemos algo sobre el mejor cine.
    Ésta me la apunto para su pronto visionado.

  2. ¡La vi, la vi! Hace ya bastantes años y en la tele, cuando en la tele te podías encontrar a menudo con sorpresas como ésta. Me acuerdo de la tensión tragi-cómica que se crea cuando la mujer tiene que optar por terminar la partida. Tienes razón, una buena galería de personajes y una situación bien calculada con buenos resultados.

    Besitos -un poco jaquecosos-

  3. Luisa, ánimo contra la jaqueca (creo que próximamente van a declarar la jaqueca inconstitucional…).
    Esta película es una pequeña joya, de las impensables hoy en día, donde todo tiene que tener sexo, violencia, imágenes de videoclip… Una forma de hacer cine de cara al espectador ya extinguida.

    Besos

  4. Yo me quede en el parchis y de allí no salgo, incluidas las pelis donde juegan a las cartas o algo así, nada que no me entero nunca de nada.
    Me tomo nota para cuando vaya a Texas.
    Prometo hacer un esfuerzo.
    Besos

  5. En ésta no te hacen falta conocimientos previos, porque no hay ni una sola toma en que aparezcan las jugadas ni las cartas que lleva cada uno. O sea, que aunque la acción se sitúa en una partida de cartas, “no va” de una partida de cartas, sino más bien de todo lo que hay alrededor.
    Apúntatela, aunque no vayas a Texas, que merece la pena.
    Besos

  6. Me suena mucho, pero no puedo asegurar si la vi o no la vi. Y ahora me quedo con muchas ganas de verla. Las que si vi y me gustaron fueron Sospechosos Habituales y Nueva Reinas.
    Un abrazo.

  7. Me encanta que recuerdes este magnífico film sobre el sub género de póker dentro del western. Una verdadera película que no sé por qué motivo ha pasado desapercibida para la historia del cine. Muy bueno tu rescate. Saludos!

  8. Otro antecedente como película “de sorpresa” es “Testigo de Cargo” (1957) de Billy Wilder, con Marlene Dietrich y Tyrone Powers, basada en una novela de Agatha Christie y, cosa rara, mejor que la obra original. Tan sorprendente que al final, Wilder le pide al público que no revelen el final.

    1. En efecto, Casandra. Se basa en un relato de apenas diez páginas, pero maravillosamente resuelto.
      No te creas, en su momento la consideraron una película menor, pequeña, intrascendente. A mí, sin embargo, me encanta.

Responder a Budokan Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.