Mis escenas favoritas – Bullit

Dentro de las tan manidas películas de policías en las que la trama central consiste en la custodia y protección de un testigo crucial para un juicio importante, Bullit , dirigida en 1968 por Peter Yates, es precursora. La narración resulta un tanto plana, pero con algunos puntos de interés: la música del argentino Lalo Schifrin, el encanto de Steve McQueen, una jovencísima Jacqueline Bisset, Robert Duvall interpretando a un taxista del que sólo se ve el perfil, e incluso la comprobación de cómo eran las transmisiones telemáticas en las comisarías de policía en esos años, de forma casi artesanal. Entre lo malo, Robert Vaughn, uno de mis actores más detestados.

Otra cosa de la que esta cinta es precursora, es las escenas de persecución, y esta es de las mejores jamás rodadas. McQueen va en su Mustang tras los presuntos asesinos de su testigo.
Vertiginosa, magnífica escena.