Segundo de Chomón: El hotel eléctrico

Un matrimonio llega a un hotel donde todo funciona automáticamente: la maleta se abre sola sobre la cama, despliega todo su contenido y luego este se introduce en los cajones; el cabello de la mujer es soltado y peinado por sí solo, sin que medie mano alguna; un cepillo lustra las botas del marido… Cuando el encargado de la maquinaria coge una borrachera, el orden del hotel se convertirá en un caos…

Segundo de Chomón, otro de los ilustres cineastas aragoneses, es un visionario, el precursor de los modernos efectos especiales. Recrea un hotel completamente robotizado, haciendo gala de una inagotable imaginación que George Méliès supo aprovechar haciéndose con sus servicios como colaborador. Inspirándose en los dibujos y proyectos de Leonardo Da Vinci (el genio italiano realizó varios esbozos de electrodomésticos y de cocinas automatizadas) realizó esta cinta, probablemente la primera película con efectos especiales de la historia, o al menos, la primera película en la que los efectos especiales son el motivo de la acción y a la vez el mensaje de fondo, el peligro del hombre sometido a la máquina, su esclavitud por la tecnología. Y estamos hablando de principios de siglo XX…
Continuar leyendo “Segundo de Chomón: El hotel eléctrico”