La tienda de los horrores: Tienes un e-mail

El cartel dice: “la mejor comedia romántica del año”. Debió ser un mal año 1998 para ser considerada la mejor en nada. Sorprendentemente bien acogida por la crítica, esta almibarada comedieta podría ser el ejemplo principal de un futurible libro que pudiera titularse “Cómo el Hollywood moderno puede tomar un clásico magnífico y destrozarlo en cinco fáciles pasos”. Este remake de The shop around the corner (El bazar de las sorpresas, de 1939), del maestro Ernst Lubitsch, carece de todo lo maravilloso de aquella legendaria cinta y recubre la historia de un barniz romanticón, baboso y blandorro insoportable. Seguramente tendrá algo que ver la aparición de Meg Ryan como protagonista (jamás he llegado a entender su éxito como actriz, orgasmos fingidos aparte), una dama boba, superficial y de comicidad pésima, que suele estropear todo aquello en lo que sale (anuncios de cava catalán incluidos). Tampoco ayuda un Tom Hanks, dulce y sensible a la par que desagradable y borde, del que tampoco me explico el por qué de su reconocimiento como gran actor (excelente para productos de entretenimiento, pero en mi opinión, muy justito cuando de grandes papeles con carga emocional se refiere, aunque la crítica mundial diga lo contrario). Y desde luego, la directora Nora Ephron no es Lubitsch, ni está a mil kilómetros de poder compararse en nada (sólo unos cuantos de sus títulos como ejemplo: Mi rebelde Cookie, Algo para recordar, Colgadas, Embrujada…; o sea, latas enormes de almíbar con merengue y azúcar de caramelo que ni los niños soportan).

El encanto de la cinta original, la magia del Budapest de entreguerras, los cafés, la música zíngara, los tranvías, la tienda de la esquina en la que se vende de todo, las relaciones entre los variopintos empleados, los diálogos punzantes e ingeniosos, la maravillosa pareja protagonista (Jimmy Stewart y Margaret Sullavan), son sustituidos aquí por el conflicto abierto entre una pequeña librería infantil propiedad de Meg y una gran cadena de librerías dirigida por el padre de Hanks, que extiende sus tentáculos sobre el pequeño negocio de ella, en el marco de la gran ciudad. La lucha entre ambos se alterna con su conocimiento anónimo a través de internet, enamorándose en la distancia sin conocerse, y odiándose en vivo a cada encuentro, sin llegar a sospechar que se encuentran ante la persona que aman. En resumen, una trama que denota ingenua amabilidad permisible en 1939, pero repulsiva ya a estas alturas, haciendo gala de un penoso clima de romantiqueo patético, como bien apunta el cartel de la película.

Malos chistes, penosos gags, nula química entre la pareja protagonista, diálogos facilones, de manual, y mucho, mucho almíbar, hacen aborrecible esta cinta, que llega a hacerse preguntar si no es posible rodar hoy en día comedias románticas que contengan diálogos acertados y apunten cuestiones importantes y profundas a un tiempo que divierten, entretienen y emocionan. Tiempo atrás se hicieron, y no parece haber motivo razonable, excepto la nula creatividad, para que la magia y el encanto sean sustituidos por un pasteleo sentimentaloide con final feliz de postal (por cierto, desde aquí promovemos el boicot a Sin reservas, ese burdo engendro norteamericano que pretende enmendar la plana a la película de la que es una copia, la comedia italo-alemana Deliciosa Martha, excelente película a la que la innecesaria, inútil, inservible, versión americana aún va a convertir en mejor).

Acusados: todos
Atenuantes: ninguno
Agravantes: haber contribuido a la banalización de un clásico
Sentencia: culpables
Condena: no se me ocurre ninguna que esté a la altura, mi cabeza recibe flashes en los que aparecen látigos con punta de acero, lavativas, Massiel, el Papa, un misil tierra-cráneo…

35 comentarios sobre “La tienda de los horrores: Tienes un e-mail

  1. Recuerdo esta peli con una anécdota divertida, que justamente fui a verla al cine con unos amigos el dia de mi cumpleaños, y justo antes habiamos estado un poco de tomar unas cervezas. Ibamos algo mal, nos afectó tanta bebida refrescante y recuerdo que vi la peli y no me acuerdo absolutamente de nada, entre lo bebido que estaba y lo malo que es, porque mira que es rematadamente mala, no la recuerdo apenas, y claro, ni he pretendido verla otra vez. Me ha resultado curioso
    un saludo

  2. Forma parte con todos los derechos de ese censo de películas inútiles e intrascendentes, que tanto gusta producir a la industria norteamericana. Otro pastel amargo destinado al olvido.
    Un abrazo

  3. Iván, fuisteis muy previsores: un principio de embriaguez es el estado idóneo para ver esta película, bien porque es la manera de reírse de unas situaciones sin gracia, o bien porque, como en tu caso, consigues no acordarte de nada de semejante suplicio. No sería mal título para otra sección: “Películas que conviene ver borracho”.
    Saludos

    Valentín, lo has dicho perfectamente. Pero te sorprendería leer algunas críticas entusiastas de reputadas firmas de la prensa especializada española sobre esta película. Algo se tomarían, sin duda, como Iván.
    Un abrazo

  4. Vaya despropósito de película. Los remakes siempre salen mal pero este es un absurdo total. Y lo siento, pero tengo que decirlo, no soporto a la Meg, no recuerdo ninguna película que protagonice ella y que me guste.
    Besos.

  5. Que te mando la información a medias: en la galería del 2004 hay una foto de la entrada a un auto-cine (es en blanco y negro). Está en la penúltima fila y es la tercera empezando por la derecha.
    Un abrazo.

  6. La película es sin duda, una de esas películas en las que mejor olvidar a Forrest Gump. Una película endeble, absurda en su planteamiento y con grandes dosis de pastel lleno de merengue y arándanos muy dulces, que bien se puede meter en el saco de película por el canal público en la tarde de domingo.
    Un saludo.

  7. Uf, tan previsible, tan increíble, tan empalagosa…no pude terminar de verla. Era imposible.
    Menos mal que era en casa que si encima me gasto los cuartos en el cine….¡a la zanja!

  8. Muchísimas gracias, Lucía, me encanta la fotografía, y también los auto-cines (lo cual tiene mérito porque no tengo coche ni sé conducir). Hace poco tiempo leí un artículo sobre los sucesivos intentos y fracasos de implantar este tipo de cines en España, muy interesante.
    Y sobre la película, hija, que con la Meg tienes toda la razón.
    Muchas gracias de nuevo.
    Besos

  9. Nacho, Inma, Ana M., en estos casos se replantea uno su conciencia humanitaria y su negativa a los castigos físicos… En fin, como decía mi abuela, “que no pase más”.

    Besos y abrazos respectivos

  10. Para Apostillas Literarias (te leo muy a menudo, aunque no te comente): me gusta mucho la Historia, y sobre todo, creo que en ella (y no en la política, ni en la falsa política, que por desgracia es más habitual) están todas las claves para plantear la esencia de los problemas actuales, y también las soluciones (cuando las hay). Creo que hay que leer menos programas de partidos políticos y más Historia. Y una de las cuestiones que más me interesa es el tema del imperialismo del XIX, la colonización y la descolonización (política, que no económica, en la cual siguen sumidos dos tercios del planeta).
    Totalmente disculpada por no comentar el post, faltaría más (como ves, la película tiene poco que comentar que no sea para echarla a los leones).
    Gracias. Un abrazo.

  11. Coincido con Lucía, no soporto a la Meg. Es muy, muy sosa. Tampoco soy ninguna seguidora de Tom Hanks, aunque de su trabajo para mí se salvan “Forrest Gump” y “Big”; curioso, en la primera interpreta a un “tonto” (siendo políticamente incorrectos) y en la segunda a un niño. Así que no he visto la peli, ni siquiera en alguno de las múltiples pases televisivos y por suerte tampoco fue compañera de ningún viaje. pero gracias a tu entrada, y por tanto tan bien a la película, ya sé que es un remake de algo que me apetece mucho ver, ¿sabes si la original está editada en DVD?

  12. Haces bien, muy bien, Minerva. Yo añadiría su papel cómico en “Esta casa es una ruina”, y quizá alguno más, pero sus papeles dramáticos me estomagan…
    “El bazar de las sorpresas” está editada en DVD, aunque, y tengo que advertírtelo, es una película en blanco y negro de 1939. Estoy seguro de que te gustará, pero creo que tal y como están las cosas hoy en día, cuando las únicas películas que se pasan por televisión son en color y de antigÜedad no superior a diez años, hay que advertirlo.
    Sin embargo, si la vez, estoy seguro de que disfrutarás.
    Un abrazo

  13. Gracias por la información a ver si la encuentro.
    No me asusta el blanco y negro ni tampoco 1939, al menos por la películas, ese año da miedo por otras muchas cosas.
    Un abrazo.
    Fabiola.

  14. Me alegro. Ya verás como la disfrutas. Y fíjate en la angelical Margaret Sullavan: no es oro todo lo que reluce. Tras su dulzura escondía un alma atormentada, y su final fue trágico.
    Abrazos

  15. Es imposible olvidarse del clásico que inspiró este film que seguramente estará en el Olimpo de las comedias. Partiendo de esa cima es muy difícil hacer algo digno sin caer en una comparación que proclame un saldo desfavorable. Saudos!

  16. La cuestión para mí es la siguiente: ¿por qué hacer remakes de antiguas películas estupendas y rebajarlas de categoría con burdas versiones simplistas y bobas? Suelen poner la excusa de actualizar los clásicos, darlos a conocer a un público joven, y tal. Quizá en alguna excepción eso sea cierto, pero lo que hay que intentar es que la gente acuda directamente a la fuente original, que la gente tenga no sólo ojos para ver el cine, sino cultura cinematográfica para distinguir y apreciar mejor.

  17. ¿cómo que no hay química en los protagonistas?
    Sólo pensar en ellos me hace desear atiborrarme de destilados, fermentados o compuestos.
    No lo entiendo, ¿tan grande e interesada es la industria cinematrográfica? Si no tienen ideas, no les bastaría con estar quietos.
    Pero, claro, si no están subvencionados, algo tendrán que hacer los “probecicos”.
    De Tom Hanks lo único que he conseguido ver es la película del aeropuerto. La primera vez, que me pilló de sorpresa.
    Meg Ryan me parecía simpática hasta que se operó. Nunca he visto “Cuando Harry encontró a Sally” (aunque me sé el título). De hecho, no puedo recordar haber visto ninguna película en la que participe ella.
    Y, hace poco descubrí que Van Damme no era chino. Que no tiene nada que ver, pero es curioso.

  18. Me has convencido, la química no es que esté ausente, sino que se hace imprescindible para soportar esto. Me dejas de piedra, ¿que Van Damme no es chino? Demonios, tendré que cambiar todo mi sistema de valores. Yo creía que era un chino de Bruselas…
    Saludos

  19. no cade comparacion posible entre las dos cintas.el bazar de las sorpresas es una delicia de pelicula,imaginacion y propia del toque lusbitch.en cambio tienes un e-mail,es un claro ejemplo como dices de destrozar un clasico.tengo el DVD de este adefesio para enseñarles amis amigos la diferencia entre el hollywood clasico y el actual.imaginense “la mejor comedia de 1998”,eso no se lo cree ni su abuelita.hanks en lugar de stewart,que horror.

  20. Todos vosotros no sabriais reconocer una pelicula tan buena como esta ni aunque os diera una patada en los cojones… como podeis decir.. no, como podeis ni tan si quiera pensar que Tom hanks es un mal actor… pues eso no es lo que dicen sus oscars acumulados x peliculas y peliculas… Tom hanks da protagonismo y personaldad a qualquier personaje q represente…Es como si lo viviera de verdad, como si se enamorara de ella encarna el personaje y te hace sentir lo que el personaje siente… tan solo me encanta.. y Meg Ryan tambien aunk esta un poco loka… pero eso es lo que mola de su personaje..
    Un saludo

  21. Vampi, veo que pones es listón muy bajo. Es difícil pensar en una película tan ñoña y boba como esta. Para gustos, los colores, por supuesto, allá cada cuál…
    Me parece muy bien que te guste Tom Hanks. El hecho de que le hayan dado Oscars de por sí no significa nada, porque no son premios siempre de fiar (Cary Grant nunca obtuvo uno y tenía una calidad que Tom Hanks no puede ni soñar). Yo considero que, como otros actores norteamericanos, está sobrevaloradísimo gracias al marketing de Hollywood. Por supuesto, ha hecho buenos papeles, algunos muy buenos, pero por lo general decepciona. Con todo, mucho mejor que Meg Ryan, que no llega ni a eso.
    Saludos

  22. Realmente LAMENTABLE ESTE COMENTARIO, Y TODOS LOS QUE aqui SE PASARON DE LISTOS para darselas de sabihondos o exquisitos.

    Las películas no deben criticarse en base a lo que uno espera, sinó en lo que estan dispuestas a brindar.

    La comedia romantica solo pretende brindar eso. Un mundo donde las fantasias todavía son posibles, y contrariamente a lo que puedan opinar aqui es un género bastante dificil.

    Las remakes desde el vAmos implican un riesgo extra. NO SE HACEN SEGUNDAS VERSIONES DE LOS FRACASOS.

    Por tanto, HABER LLEGADO A “su” PUBLICO ya es un mérito. Permanecer con la fuerza que permanece dentro de ese publico es otro mérito pocas veces alcanzado, y contra lo que hoy puedan decir los que epinan como aqui se hace, dentro de 20 o 30 años se habrá convertido por la magia del tiempo en otro de los clásicos en el que todos los espectadores del futuro encontraran solo elogios, como sucede con todos los clásicos. Porque vencer al tiempo es una de las mayores dificultades, y caer en el olvido lo habitual.

    Un cordial saludo.

  23. Conectado, deberías respetar la opinión de los demás sin ponerles etiquetas de pretenciosos o exquisitos. Imagínate que yo te etiquetara por tu comentario, y piensa en los calificativos que podría usar y que serían, sin duda, adecuados.
    Las películas deben criticarse desde toda perspectiva posible, y si lees bien la crítica verás que no se cuenta nada aparte de lo que hay. La comedia romántica ha brindado maravillosas películas, obras maestras del cine, y ésta es una basura, cursi, almibarada y ridícula, nada que ver con la versión original, que sí, es y será siempre un clásico, a diferencia de ésta, que en las tiendas de vídeo está en el cajón de los saldos. Dices que no se hacen remakes de los fracasos. Cierto. Pero se pueden contar con los dedos de una mano (y sobran dedos) los remakes que han tenido éxito o que superan en calidad a su original. No es el caso de ésta, cuyo original es extraordinario, mientras que la copia es una tontería mayúscula para espectadores complacientes y fáciles de contentar.
    Desde luego, es un mérito haber llegado a su público, sobre todo teniendo en cuenta lo escaso que es y su poco criterio.
    Saludos

  24. Que queréis que os diga… si no os gustó la película seguramente sea porque no la visteis junto a vuestra novia (o novio), comiendo palomitas y abrazados bajo una manta.
    Si lo que esperáis de una película romántica es que los protagonistas sufran, que los padres no les dejen estar juntos, y que al final muera él y ella se suicide, creo que (con perdón) tenéis cierta tendencia a ver películas con argumentos poco originales. (Si, ya se que ésta es un remake, pero no hay muchas otras películas parecidas, creo recordar)
    Decía alguien que Meg Ryan parece tontita en ésta película… Bueno, creo que hay una gran diferencia entre tontita y dulce.

  25. Ruguillano, qué quieres que te diga, me parecen razones bastante simples las que expones. Si identificas el romanticismo por un lado con lo trágico y por otro con lo almibarado, es que has visto poco cine, poco buen cine, se entiende.
    Meg Ryan no es que parezca tontita, es que es una pésima actriz.

  26. Pues dejame decirte que eres un pesimo critico, ya que este film es una maravilla y lo segura siendo aunque te duela mi buen amigo; las actuaciones son muy buenas y vale resaltar que en aquellos tiempos las peliculas eran bellas por los dialogo que se daban en la trama y no por los efectos especiales como hoy en dia, ahora la gente dice que una pelicula es buena si le gustan los afectos especiales aunque al reparto este del asco y no tenga sentido alguno.

    Tienes un E-mail es y seguira siendo una de las peliculas favoritas de la historia y se encuentra dentro de la lista de “100 peliculas que ver antes de morir”.

    En mi opiniòn amigo deberias dedicarte a algo màs, saludos.

    1. Pues déjame (con acento) decirte que en más de tres años de blog tu comentario es quizá el más estúpido de los pocos comentarios estúpidos que hemos recibido. En primer lugar, porque no te has molestado en averiguar que, si bien aquí reseñamos películas penosas como ésta, la sección es en clave de humor. Y en segundo, porque no sólo no sabes lo que dices, sino que además mientes. Tú sí que eres pésimo: primero, el film es una estupidez monumental. ñoño, tonto, sentimentaloide, azucarado, sin gracia, sin ingenio y sin humor más allá de cuatro clichés papanatas; no se te ocurriría decir que es una maravilla si hubieras visto la película original, que sí, es inteligente, ácida, irónica, divertidísima y está excelentemente construida, que es una OBRA MAESTRA. Esta porquería es una mala copia hecha por actores que se limitan a ser meros caricatos de unos personajes lamentablemente escritos y peor interpretados. Pero, evidentemente tu vara de medir es inexistente, porque si a esto lo llamas “actuaciones que son muy buenas”, está claro que no sabes de lo que hablas (James Stewart y Margaret Sullavan hacían una actuación muy buena, ¿estás de coña? ¿Actuaciones muy buenas Tom Hanks y Meg Ryan? Sería delirante si no fuera un comentario profundamente idiota).
      Por último, para cerrar con la mayor de las tonterías que has dicho, esta película no es favorita de nada, ni aparece en ninguna lista de ninguna clase, ni tampoco en el libro “1001 películas que hay que ver antes de morir”, en la cual sí está “El bazar de las sorpresas”, cinta además conservada en la Biblioteca del Congreso de EE.UU. como una de las mejores contribuciones americanas al arte del cine. En mi opinión, amigo, antes de pasear tu lamentable gusto cinematográfico por ahí, deberías dedicarte a aprender algo; así te evitarías hacer el ridículo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .