Atraco perfecto, Kubrick inspira a Tarantino

Son inusuales los casos en los que un cineasta, con poco más de una docena de películas, haya influido de manera tan importante y decisiva en la Historia del cine. Por eso, la sombra de Stanley Kubrick, cuya grandeza como creador es paralela y directamente proporcional a sus rarezas personales, es, y seguramente seguirá siendo, tan alargada. Su filmografía, aun con diferencias de consideración en algunas películas concretas, suele tenerse por un catálogo de obras maestras, al menos la práctica totalidad de sus cintas suele recibir tal calificativo, y su estilo y su riqueza narrativa han creado escuela.

Caso ejemplar es The killing, considerada como la mejor de sus películas, titulada en España Atraco perfecto, film de 1957 que puede suponerse sin mucha dificultad como la película de cabecera de Quentin Tarantino durante la gestación de sus primeros éxitos, de sus mejores virtudes, la estructura narrativa y la riqueza en los diálogos. Porque Reservoir dogs o Pulp fiction, las dos grandes películas de Tarantino, seguramente no habrían existido, o al menos, no así, si Kubrick no hubiese filmado este magnífico thriller.

La película, con un ritmo vertiginoso, cuenta la historia del atraco que un conocido delincuente, Johnny Clay (Sterling Hayden), pretende realizar a un hipódromo en el preciso momento en el que más dinero esté circulando por sus cajas fuertes. Para ello contacta con varios elementos criminales y con personas corrientes seducidas por las grandes ganancias a obtener (el hombre dominado por su mujer, el policía con deudas de juego que debe atender, el hombre bueno y cabal que necesita dinero para los cuidados de su mujer enferma), empleados del propio hipódromo entre ellos, con el fin de diseñar un golpe que logrará el objetivo sin dejar el mínimo resquicio ni pista a la policía en cuanto a sus autores. Todo el plan, incluido una fuga en avión acompañado de su novia, previa facturación de la maleta llena con el botín, está perfectamente diseñado, y sólo el azar, la mala suerte, y la ambición de unos invitados no previstos, sembrarán las dudas en cuanto al éxito del robo.

Construida magistralmente, la principal virtud de la película es su estructura y su estilo, copiados ambos por Tarantino para sus dos grandes obras. Rodada en tan solo 28 días y con una historia que siguiendo la línea del tiempo apenas tiene lugar en 48 horas, la película no sigue un hilo temporal, sino que contiene continuos saltos adelante y atrás, historias mezcladas, cambios constantes de situación que terminan convergiendo en una única historia una vez que se atan todos los cabos. Kubrick pensaba que la película resultaba perfectamente entendible con esta ruptura del tiempo narrativo, pero la productora, temerosa de que el público se perdiera, obligó a introducir una voz en off que fuera introduciendo cada escena y aportando algún dato identificativo espacio-temporal para que el espectador pudiera colocarla en su lugar determinado dentro del hilo argumental.

El ritmo de la película es absorbente, y ocurren en ella muchas y variadas cosas a pesar de su escasa duración, apenas hora y media. Además de la deconstruida estructura, los diálogos brillantes y una cuidadísima fotografía, la película contiene toda la magia escenográfica que Tarantino asimilará después para sus dos clásicos, sobre todo en cuanto a las localizaciones escogidas, el ambiente de los bares, las habitaciones de hotel, los grupos de gángsters, la forma de filmar las reuniones de personas, las conversaciones, la importancia de las bebidas o el humo de los cigarros, los enfoques en las secuencias callejeras, el uso de la música, etc. Los actores, la mayor parte de ellos caras conocidas en papeles secundarios, están soberbios, y componen con sus actuaciones un magnífico elenco a la altura de lo que la narración requiere: hombres grises, algunos acostumbrados al crimen, otros abocados a él por las circunstancias, todos víctimas de su propio destino, de las trampas del azar (magistral último giro de la película, a su vez copiado por Kubrick del clásico La ciudad desnuda, a cuyo rodaje Kubrick asistió como reportero y cronista). Y también merece atención la relación de homosexualidad latente entre Clay y su ya anciano protector; vale la pena detenerse a reflexionar sobre las frases de diálogo que se cruzan entre ellos, porque (sobre todo las que provienen del viejo), son más propias de una escena de amor que de una charla entre rudos gángsters.

En resumen, un magnífico ejercicio de precisión cinematográfica (paralela a la espectacular precisión de la preparación del atraco), de extraordinario guión, y una excelente muestra de cómo a veces se eleva a categorías demasiado altas a cineastas que, aun siendo excelentes, se limitan a copiar, en este caso, sin mejorar, lo que grandes maestros rodaron cuarenta años antes.

22 comentarios sobre “Atraco perfecto, Kubrick inspira a Tarantino

  1. Es uno de mis directores preferidos. Sin duda, Tarantino hizo bien en tener como referencia a esta película. Otro motivo más para estar agradecidos a Kubrick.

  2. Kubrick ha sido punto de referencia para muchos. En el caso de Tarantino quizá es algo más, porque su estilo, que es lo principal que debe tener un cineasta, es impostado del gran Stanley.

  3. tarantino mola! tiene mucha culpa de mis cambios de pelo (por un momento iba a escribir “de humor”).

    ayer estuve en la facultad: será? será?será? 🙂

    muak.

  4. Ana M., es un motivo que nunca había oído antes para manifestar aprecio por el cine de Tarantino. A mí me gusta lo justo. A ver si me entiendes, es un gran camarero para elaborar cócteles, pero no sabe de destilar buenos licores. Necesita las creaciones de otros.
    Pues si ayer estuviste aquí, seguro que me viste. ¿No te cruzaste en ningún momento con un tipo carismático, atractivo, sexy, apolíneo, en resumen, perfecto? Pues el que iba detrás era yo…

    Besos

  5. A mí Kubrick me parece que hace tratados en cada película, profundiza siempre y nos muestra con un guion y una fotografía magnificas historias interesantes.
    Tarantino, con todos mis respetos hace con el cine lo que los niños de guardería, caca, culo ,pis y sangre, mucha sangre. Aunque reconozco que los 20 primeros minutos de RESERVE DOGS son buenísimos.
    Pero bueno, que yo he venido aquí a hablar de mi libro, digo de Kubrick. Sabes que no he visto esta peli, es la única que no he disfrutado. Lo remediará.

    Besos Kubrickianos???

  6. Completamente de acuerdo con lo de Kubrick, Entrenómadas; con lo de Tarantino no del todo, pero entiendo que digas lo que dices. Para mí tiene un par de cosas buenas, y el resto son olvidables. Hablaremos de él un día largo y tendido.
    Seguro que te encanta la película si tienes oportunidad de verla.

    Besos kubrickantes

  7. jaja, anda, q tontooo…

    eso podría decir yo, que me acompañaba mi hermana “la guapa”!!

    muak. y besos kubrickantes, aunque no sé cómo son.

    PD: hace poco los franceses eligieron pulp fiction como la mejor película de la historia. eso es exagerado, pero tarantino mola. lo del pelo es verdad :). y… ah, lo que le pasa al hombre es que se le va mucho la olla a camboya y tiene películas q son patatas puras. no es brillante siempre, ni mucho menos.

    bueno, voy a seguir estudiando con lo q me queda de apuntes…

  8. Yo tampoco sé cómo son. Mejor, las innovaciones exigen muchas pruebas.

    Cuando me enteré de lo de “Pulp fiction” en Francia pensé inmediatamente en dos cosas: que votó mayoritariamente público joven, y que el triunfo de ciertas cosas en detrimento de otras no tiene que ver tanto con el cambio de gustos o la ausencia de criterio en los jóvenes, como con la falta de cultura cinematográfica en general entre el público joven. Sobre todo llama la atención en Francia, cuyo cine negro (Jean-Luc Godard, y algunas cosas de Truffaut y Louis Malle) tanto le ha influido sin que, al parecer, el público joven francés tenga mucha idea. Por otro lado, me alegra ver que no es un problema sólo español, sino general.

    Nunca pensé que ningún profesor “de los míos” pudiera llegar a decir algo tan interesante como para necesitar ser apuntado. Sorpresas te da la vida…

    Besos (sin apellido)

  9. No me ofendo, señorita Rouge. Me parece una postura muy normal y correcta. Yo reivindico parte de su trabajo, y condeno sin remisión el resto. En Kubrick todo es encomiable. Pero me permitirá sembrar dudas sobre algunas cosas buenas de Tarantino en el post que le dedicaremos algún día.

  10. atraco perfecto está lograda… sobre esa votación de “pulp fiction”, todo será cuestión de gustos pero la verdad es que deben haber visto poco cine o, en mi opinión, no saben valorarlo, o tienen un concepto histórico del cine en el sentido de que algo moderno es superior a algo anterior, como si la historia fuera siempre adelante, menuda tontería, la verdad es que sin quitarle méritos a Tarantino (aunque me parece algo sobrevalorado) hay un sector de la crítica que le tiene en un pedestal tan grande que parece que jamás hayan existido Dreyer, Hitchcock, Truffaut, Ford, Godard, Buñuel, Erice… y pido perdón por todos los que no añado a la lista… un saludo

  11. En Kubrick todo está medido, no hay una palabra ni un gesto de más, es la perfección en estado puro; en Tarantino todo es un poco desmedido y no tiene la capacidad de Kubrick para acercarse a todos los géneros. ¿Qué puede tener que ver Tarantino con “Barry Lyndon”?
    Besos.

  12. Efectivamente Lucía, porque a Tarantino no le interesa nada que tenga que ver con la historia o la literatura. Le importan las historias negras (para las cuales se inspira en buenos directores de películas de ese género, sobre todo francesses -esta película de Kubrick, Godard, Melville-) y las historias frikis (y para ello se inspira en el cine friki, que, diga él lo que diga, de bueno tiene bastante poco). Es decir, consumo rápido e irreflexivo, todo lo contrario que Kubrick, profundo y preciso.
    De todos modos, la conexión se ciñe única y exclusivamente a esta película, como digo más arriba, sin la cual Tarantino no hubiera hecho de ese modo sus dos primeras obras, con lo que probablemente, nunca hubiéramos sabido de él.
    Besos

  13. Ayer vi esta peli y claro que mola y se pasa en un santiamen. El mejor actor ¿puede ser el cajero controlado por la supuestamente atractiva mujer fatal?. lo que me decepcionó: el pco creíble asesinato del caballo,( a plena luz, sin una capota protectora en el coche) , la fácil muerte del francotirador y la molesta voz explicativa doblada al castellano por un locutor que asocio al NODO pot lo menos.

    1. La voz que comentas fue imposición de los estudios. Kubrick no la quería, pero alguien entendió que sin esa voz los constantes cambios espacio-temporales de la trama generaban demasiada confusión y obligaron a grabarla para situar bien al público. Obviamente, resultaba innecesaria, como demostró Tarantino treinta y pico años más tarde en Pulp Fiction, una película indudablemente tributaria de ésta.

  14. Vale, he leído tus textos sobre Douglas y el Resplandor donde hablas de Kubrick, aparte de éste y reconoces que es esencial en la historia del cine, y sin embargo me queda la sensación de que no te entusiasma,quizás por su forma de ser, ( que risa cuando le respondiste a alguien que si te cruzabas con él en la calle seguramente te pondría un pleito) Y yo me pregunto si, dado que se ha dedicado a muchos géneros y en todos ha dejado obras maestras, no puede ser el director más completo.

    1. De ningún modo, Carlos. El director más completo es sin duda Howard Hawks. Lo hizo todo y todo con excelencia: drama, melodrama, musical, cine de aventuras, romántico, western, bélico, comedia, cine negro… Siempre rozando la perfección. Pero Kubrick bien podría ser el Hawks del cine moderno aunque su producción no es ni mucho menos de género, es más personal, de autor. A mí me encanta, visualmente es fascinante, pero hay algunas de sus películas, como El resplandor precisamente, que por sus rarezas y manías han quedado un tanto lastradas. Los propios descartes realizados por el director apuntan a eso, que él mismo con sus prejuicios y antojos cercenó una obra que se aparta casi por completo del original de King (lo cual está muy bien) pero que pierde sentido y lógica argumental a patadas. Por otro lado, cintas como “La chaqueta metálica” han envejecido fatal. Y sin embargo, ves “Eyes wide shut” y no puedes dejar de reconocer que nunca perdió su genio.

  15. ¿De cuándo es esta entrada tuya, Alfredo?
    Fíjate. Buscando información sobre la “Jungla de Asfalto” de Houston, por razones que tú y yo entendermos como obvias, me aparecen un sinfín de páginas cuyo referente es “Atraco perfecto”. De ahí, es decir, de Kubrik, acudo a ti, y de ti, salto a Tarantino.
    Maravilloso.

  16. Pues de 3 de octubre de 2007, poco más de dos años.
    En realidad, hay un paso para en este hilo conductor que es ineludible: The killers (Forajidos) de Robert Siodmak (1946), adaptación, en parte, del famoso relato de Hemingway que dará pie al inicio de Código del Hampa (Don Siegel) y, cómo no, a Pulp Fiction.

  17. Cierto.
    Sí, el germen es el relato de Hemingway, después viene la de Siodmak, que si no recuerdo mal ya escribí sobre ella; está después la de Houston y más tarde la de Kubrik (éstas emparentadas por otra “línea troncal”, y por último el Killers de Don Siegel, con el inefable Reagan.
    Siempre hemos leído que Kubrik versioneo a Houston, sin embargo, cada una de las peliculas tiene una novela distinta y un autor diferente, Burnett el primero (la tengo aquí delante mientras escribo este comentario) y White el segundo. ¿Sabes a qué se debe entonces el pacífico parentesco que ambas pelis tienen? ¿Acaso la de Kubrik es más adaptación de la de Houston que de la novela de White, la cual no he leído?.
    Leo por ahí que un día le preguntaron a Welles si él también opinaba que Kubrik había “copiado” a Houston. Leo que respondió que sí, pero que como Kubrik era mejor director que Houston, la copia era legítima y, por ende, mejoraba el original.
    Opiniones al respecto, por favor.

  18. Yo creo que es una influencia en la forma, Raúl, y menos en el fondo (o la habitual influencia entre productos del mismo género, con claves y lugares comunes), pero probablemente quien acierta es Welles, como casi siempre. Seguramente Kubrick (“Atraco perfecto” es su tercera película, si no recuerdo mal) bebió tanto del estilo de Siomak como del de Huston, aunque éstos a su vez deben a los clásicos de los años treinta su estilo en el cine negro. Como la inflencia no sólo es notable en “Atraco perfecto” sino también, por ejemplo, en “El beso del asesino”, supongo que se deben a los típicos balbuceos iniciales de un cineasta en ciernes que todavía no ha logrado crear un estilo propio y diferenciado, que hace el cine que le gusta ver antes que el que lleva dentro. Supongo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.