Vilhelm Hammershoi, inspiración de Dreyer

hammershoi_sunlight.jpg

Carl Theodor Dreyer está considerado uno de los grandes maestros de la Historia del cine, y por supuesto, el cineasta que sentó las bases del cine “nórdico”, si es que es válido el calificativo, del que han bebido otros directores como el propio Bergman o incluso Bresson. Dreyer destaca sobre todo por ser un guionista muy prolífico (entre 1912 y 1928 escribió cuarenta guiones) y por ser un director muy atraído por la temática fantástica y religiosa, ya desde su infancia, que pasó en condiciones penosísimas. Antes de debutar en el cine en 1919 se había labrado ya una fama enorme como periodista. Tras rodar algunas películas en Suecia y Alemania, en 1928 estrenó su obra maestra La pasión de Juana de Arco, una obra basada en los principales documentos del auténtico proceso inquisitorial y caracterizada por el magistral dominio del primer plano.

hammershoi2.jpg

gertrud2.jpg

Dentro de esta línea místico-religiosa Dreyer perfeccionará su arte narrativo, que invita a la meditación y a las consideraciones trascendentales, para lo cual es importante la sencillez formal y la escueta puesta en escena, muy influenciada por el pintor Vilhelm Hammershoi (1864-1916), célebre pintor de interiores. Hammershoi era hijo de un vigilante de un comercio y comenzó a tomar clases de dibujo con 8 años. Más tarde fue a la Academia de Bellas Artes de Copenhague y consiguió un gran éxito internacional muy pronto. Precisamente de sus pinturas de interiores y de sus personajes oscuros y austeros toma Dreyer la idea central de sus escenografías mínimas, casi desnudas, sobre todo en lo que a la utilización de la luz se refiere.

interior.jpg

vredens_dag2_1.jpg

“La semejanza que existe entre una obra de arte y el ser humano es muy estrecha: los dos tienen un alma, y ésta se manifiesta en el estilo. Gracias al estilo, el creador va fusionando los distintos elementos de su obra, obligando al público a que vea el argumento con sus propios ojos”.

ordet1.jpg

La sobriedad ambiental de su cine continuaría en sus películas sonoras (Vampyr, Dies irae, Ordet, Gertrud), siempre tratando cuestiones espirituales y religiosas, por lo que su cine no fue quizá bien comprendido por el público. Abandonada su carrera tras realizar unos documentales institucionales, debió volver a su antiguo oficio de periodista judicial e incluso a hacerse cargo de la gestión de una sala de cine de Copenhague para sobrevivir, dejando inacabado su mayor proyecto, una película sobre la vida de Cristo.

1170258723_0.jpg

Su cine, anclado en la metafísica, fue pieza fundamental para las creaciones de otro cineasta nórdico imprescindible: Ingmar Bergman.

gertrud_1-thumb.jpg

22 comentarios sobre “Vilhelm Hammershoi, inspiración de Dreyer

  1. Completamente de acuerdo: esos fotogramas son auténticos cuadros. Tan sobrios…tremendamente sugerentes.
    ¿Que tienen los cineastas nórdicosque siempre son tan minimalistas?tan… ¿”silenciosos”?..o me lo parece a mi, vaya.

  2. El CCCB organizó el pasado invierno una increíble exposición comparando ambos artitas. Tras atravesar un largo pasillo con una sucesión de pantallas mostrando fragmentos de películas de Dreyer esperaban salas con los cuadros de Hammershoi. Después no sabías qué había sido antes, la pintura o el cine.
    A veces las exposiciones del CCCB hacen gira por otras ciudades, ¿hay esperanza de que llegue por aquí?

  3. Sí Inma, pero fíjate en el primer cuadro. Quizá tengas razón, su luz siempre está filtrada, nunca es directa, y además, en sus paisajes, siempre el cielo es gris o sombrío, de un tono triste, no se ve el sol ni son paisajes cálidos.

    Minerva, dudo mucho que una exposición que merezca de verdad la pena sobre un par de artistas tan minoritarios llegue por aquí. Ojalá, pero viendo como se programa la cultura para la EXPO (Jennifer Lopez y CÏA.) dudo mucho que algo así nos caiga por aquí.

    Abrazos

  4. Hola, que gran post que has escrito sobre las relaciones artpisticas entre genio, el espacio y la pintura. Dreyer siempre fue un maestro del cine al que debería imitarse o al menos estudiarse. Saludos!

  5. Hernán, Budokán, tanto las pinturas como las cintas de Dreyer o Bergman han sentado las bases del imaginario colectivo en cuanto a la evocación de lo nórdico o escandinavo, y han marcado un estilo visual del que posteriormente todos los creadores han bebido. Nos resulta difícil imaginar una película escandinava que no responda a estos rasgos.
    Saludos

  6. maravilloso artículo, increíbles correspondencias y relaciones entre ambos maestros, qué decir de mi amado Dreyer, qué triste saber una vez más que el talento a menudo se paga con el ostracismo, como le ocurrió al pobre Meliés y a tantos otros, un saludo muy fuerte y gracias de todo corazón por darle a Dreyer el reconocimiento que se merece

  7. Tienes que reconocer que el cine de Dreyer no aspira al reconocimiento por el público, al menos por el público generalista. Aparte de eso, su estilo es magnífico y el grado de profundidad que alcanza es absolutamente extradordinario. Otro maestro a reivindicar.
    Saludos

  8. Todavía me acuerdo de la primera vez que vi “Ordet”, me quedé fascinado con todo, no me pareció lenta en absoluto, ni aburrida, era todo un alarde de delicadeza y humanidad, tengo grabadas en el cerebro las escenas de la resurrección, de las más tiernas que se pueden ver en cine

    Excelente artículo 🙂

  9. Cada película necesita su propio ritmo, su propia velocidad, su propio grado de profundidad y de recreación en las imágenes. Hay muchas obras de cine asiático que se detienen en largas miradas, en paisajes, en contraluces, en cosas que a veces al espectador occidental le hacen adelantar el DVD porque su velocidad es otra. Y sin embargo, la historia lo necesita. Quizá estas obras necesitan otros espectadores.
    Saludos

  10. Mira que bien! Como me has despertado la curiosidad por Dreyer con Vampyr este artículo, muy instructivo y francamente hermoso en los visual, viene al pelo para comenzar a aprender cosas sobre él. Precisamente quería preguntarte por qué se carterizaba este director que al menos para mi, era un completo desconocido.

  11. Bueno, Carlos, daría para hablar mucho, pero, como en tantas ocasiones, la vida personal marcó su carrera como director. Era hijo adoptivo (producto de una relación ilegítima) y los Dreyer, luteranos, lo acogieron. Ser luterano en los países nórdicos implica una determinada postura moral ante la vida, como bien sabrás si has visto algo del cine de Bergman, y también una apuesta estética. El caso es que, como tantos genios del cine, no era sólo cineasta, sino que poseía una formación previa y una profesión que le permitió ver el cine desde otra perspectiva. Era periodista, de ahí pasó a ser dramaturgo, y de ahí a director. Trabajó durante 50 años largos pero como era un tío de carácter difícil, un poco déspota y tal y estaba obsesionado con la perfección estética en sus películas, trabajó de manera discontinua (tuvo que dejar el cine por el teatro o incluso para escribir varias veces antes de volver a él), así que tiene grandísimas películas pero muy dispersas en el tiempo. Fíjate, “La pasión de Juana de Arco” (peliculón, por cierto), es de 1928. “Vampyr” es de 1932, pero sus grandes clásicos sonoros como son “Dies irae” u “Ordet” (“La palabra”) son de 1943 y 1955 respectivamente. Y su última obra, “Gertrud”, es de 1965…
    Sus películas destacan por una riqueza visual impresionante, una fotografía magistral, el ritmo pausado y cierta densidad en los temas y las tramas que, al contrario que pasa a veces con Bergman, no resulta aburrida ni provoca letargo. La verdad es que, obsesiones aparte, Dreyer era un maestro del lenguaje cinematográfico. Vale la pena que, tras este breve apunte, intentes ver más cosas de él. No va a defraudarte.
    Y me permito añadir una cosa: el hecho de que tú no lo conozcas (y no pretendo echarte la bronca ni mucho menos) es un factor muy indicativo del nivel de educación audiovisual del espectador medio (repito, no busco criticarte, sino explicar algo para lo que me vienes muy bien). Si un maestro como Dreyer está medio olvidado mientras se ensalzan las estupideces que se ensalzan hoy, mal vamos. Eso sí, por otro lado si lo tuviéramos presente cada día, ¿a qué me iba a dedicar yo?
    Saludos.

  12. Tranqui tronqui, que no me enfado por la “bronca”, al revés, yo mismo me doy cuenta de las limitaciones de los que somos público consumidor y por eso aprecio tanto este blog…precisamente he estado pensando en la cartelera de este verano, en las pelis que están pasando en el cine de mi pueblo y en las que veo anunciar en la tele, que si los ¨Transformer y otra más sobre héroes basados en muñecos de los 60 que están vendiendo ahora mismo, que si un Robinson que si quiero salir de la isla es sólo por amor (o eso me pareció escuchar en un anuncio que no vi), la secuela de una peli sobre el asalto a un tren…tienes razón, a bote pronto son historias que ya aburren, seguramente, si fuera a verlas, quiza me divertirían… Menos mal que esta semana ponen Up en el cine y a mí sí que me gustan los cuentos infantiles…ah, lo siento, … que ya sé que a tí no te atraen para nada.
    Muy agradecido por la información sobre este señor y su arte. Ya sé que es un nombre que no tengo que dejar pasar de largo cuando se dignen poner una peli de él.

  13. No me atraen, Carlos, pero “Up” vale la pena, de verdad.
    Eso de que pongan una película de él sí que está jodido… Como no sea un canal digital, local o uno especializado en cine, nada de nada, porque las teles generalistas no saben ni que existe, como el resto del cine en blanco y negro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .