Diálogos de celuloide – El declive del imperio americano

272748.jpg

Hay tres cosas importantes en la Historia: en primer lugar, el número; en segundo lugar, el número; y en tercer lugar, el número. Eso quiere decir, por ejemplo, que los negros de Sudáfrica acabarán un día cualquiera por ganar, mientras que, probablemente, los negros de Norteamérica nunca van a salir de ahí. Eso quiere decir que la Historia no es una ciencia moral: derechos, compasión, justicia, son conceptos ajenos a la Historia.

(…)

La mentira es la base de la vida amorosa y el cimiento de la vida social.

Le déclin de l’empire américain. Denys Arcand (1986).

26 comentarios sobre “Diálogos de celuloide – El declive del imperio americano

  1. Pero seguro que conoces “Las invasiones bárbaras”, que es la continuación de la historia de los mismos personajes diez años después de esta primera película. Te encantaría, un guión fantástico, en el que se alternan las conversaciones sobre sexo de un grupo de hombres y otro de mujeres con unas digresiones muy profundas sobre la cultura, la civilización y el ser humano.
    Besos nada imperiosos

  2. buena película… y creo que también había un diálogo en el que alguien decía que “la lucidez conduce a la depresión”, cosa que me ha hecho pensar desde entonces, a fin de cuentas si te das cuenta de cómo son las cosas en realidad a menudo es para deprimirse o para cabrearse y como lo civilizado es deprimirse, igual que lo civilizado es suicidarse, lo salvaje es la venganza y el asesinato… ya lo decía Max Aub en “Crímenes ejemplares” Bueno, el comentario no es del todo cinéfilo, pero en fin, un saludo.

  3. vaya… creo que de todas, ésta es la sección de tu blog que más me gusta. supongo que no requiere tantos conocimientos cinéfagos :).

    cómo van las fiestas? mi hermana todavía duerme. me ha dicho que, si no se despierta, no la despierte yo.

    besitos.

  4. Ana M., me alegro muchísimo de que lo digas, porque muchas veces la sección pasa desapercibida. No te creas, que es la que más trabajo me da, primero porque mi memoria tiene un límite, y segundo porque, por deformación casi profesional, termino viendo cine con papel y lápiz.
    Correspondo a ese grupúsculo de seres vivos mamífero-catarrinos cuyo hábitat durante las fiestas es el ecosistema del trabajo (para que luego digan…), así que de momento no me he enterado mucho, o más bien, nada, de las fiestas, y de lo que me he enterado (la carga policial del sábado), mejor no enterarme. Disfrutad, vosotras que podéis.

    Besos

  5. Bueno… yo soy de los mamífero-catarrinos un poco lirones. si salgo, no es hasta tarde. y no trabajo, pero estudio, que sirve también :).

    Menudo descubrimiento que estés en contra de la Expo. No se puede decir muy alto ni más claro (p e r o y o t a m b i é n).

    Ayer quise contactar contigo para que me ayudaras a solucionar unos problemillas… pero finalmente opté por intentarlo sola. Estoy recopilando divas del cine mudo para un proyecto, y es una pena, pero de algunas la información es escasísima y, además, in inglis pitinglis.

    Ver pelis con papel y lápiz es agotador. jo, te mereces un busto junto al de ese profe que hay en la plaza de san francisco. por lo menos!

    Una última cosa, sólo hace un par de días desde que no me he metido a tu blog y se me han amontonado las ideas… nada, que es una tontería, pero ayer vi que el rostro de tu frankie es “cabeza” de cartel de un festival de cine. también portada de ese extraño libro denominado “100 películas que hay que ver antes de morir”. O algo así. Quizás sean 1000 pelis.

    Besos.

  6. Ana M., veo que no eres como dice el irónico conde Von Brolock (remedo del conde Drácula) de “El baile de los vampiros” de Polanski, “soy ave nocturna, no valgo gran cosa durante el día”.
    ¿Divas del cine mudo? Qué interesante: Gloria Swanson, supongo, y Pola Negri, Paulette Godard, Lillian Gish, Ethel Barrymore… Si necesitas cualquier cosa, aunque hace años que no me hablo con ninguna de ellas…
    El libro es 1001 películas que hay que ver antes de morir. Lo he leído, y la verdad, me sobran muchas y me faltan otras muchas más. Quizá me cambie la foto, no sé, una de Vincent Price, o de Peter Lorre, Gracita Morales…

    Besotes

  7. Alfredo, no cambies la foto que vaya lío, cuando pienso en ti y en tu blog no te puedo imaginar de otra manera. Si cuando vi el libro del que habláis lo primero que me vino a la cabeza fuiste tú.
    Por cierto, está sección a mi también me gusta un montón.
    Besos.

  8. Muchísimas gracias por los enlaces, Lucía, eres una mina. ¿No tendrás por ahí una copia de Rita Hayworth tamaño natural, de carne y hueso? Si te sobra alguna, vamos…
    Besos y gracias.

  9. Muchísimas gracias por los enlaces, Lucía, eres una mina. ¿No te sobrará una Rita Hayworth tamaño natural de carne y hueso por ahí? Si no puede ser y tienes una Ingrid Bergman, tampoco pasa nada…
    Gracias otra vez. Besos

  10. Hola.vengo por vía La calavera bajo la piel, y debo decirte que ha sido una suerte el haber visitado tu magnífico blogs,posiblemente el mejor que he visto sobre cine.Cuenta de que ya tienes un nuevo amigo.
    Un abrazo.

  11. Pues muchísimas gracias, de verdad, aunque creo que exageras un poco. No soy ningún experto, ya me gustaría a mí, sino solamente un aficionado al que le gusta mucho, sobre todo, el cine que le mueve a uno a hacerse preguntas, y también la historia, las anécdotas, los por qués, así como recuperar una memoria cinematográfica, una cultura, un repaso a la Historia del Cine que en casi todos los grandes medios se ha perdido en aras de lo comercial, del Hollywood más zafio, de los remakes innecesarios, del cine de consumo (y olvido) rápido.
    Me alegro de contar contigo, con tus reflexiones, sugerencias y comentarios. Como ves, tenemos secciones fijas y otras más elásticas, y es inevitable que en algo no estemos de acuerdo, pero siempre eres libre de formular las críticas o desacuerdos que consideres oportunos, y, aunque procuramos ceñirnos a argumentos estrictamente cinematográficos, a veces, como seres humanos, nos dejamos llevar por las pasiones (o por los reparos personales: si no, mírate la sección “La tienda de los horrores”).
    Un abrazo, y reitero las gracias.

  12. Virgen mandre de Dios; cómo así que es la continuación de las Invasiones Bárbaras??? Dame una orden, y que sea doble…… 😉
    Por otro lado, no sé si tengas e tu sitio una sección de operas primas (Operras Vaginianas diría Joyce), Es que mira tú qye hay una que me pone frenético. SE llama Dandelion, y la dirige Mark Milgard…. me gustaría mucho que escribieras de ella, si se puede.
    – No se te olviden las palomitas, y las cañitas con la orden.
    abrazos!

  13. Nada Alfredo, he revuelto todos los cajones y puesto patas arriba los armarios pero no encuentro la copia de la Hayworth, me temo lo peor, cuando me pongo de limpieza general soy tremenda.
    Besos.

  14. Gracias, Fernando, espero que el viaje haya respondido; seguro que sí. Ya ves, el personal se me quedaba ciego…
    Un abrazo

    Malvisto, en realidad estas son las dos películas importantes del cineasta canadiense (francoparlante) Denys Arcand. En “El declive…” se recoge un fin de semana de vida de un grupo de personas, profesores universitarios de Historia, Arte y Letras, hombres y mujeres. Mientras ellos preparan la comida en una casa de campo (y hablan de cultura y sexo), ellas están en el gimnasio (hablando de cultura y sexo); el encuentro de todos supone ir a la esencia de las relaciones humanas, las mentiras, recelos, esperanzas frustradas, etc. Una década después, Arcand retomó los mismos pesonajes y en “Las invasiones bárbaras” profundiza aún más en esas reflexiones, enriqueciéndolas con la ruptura generacional (los hijos ya son mayores y se preocupa de marcar el conflicto padre-hijo) y con la expectativa de la muerte cercana (uno de los personajes de la primera película padece un cáncer terminal, motivo de reunión de todos los demás en torno a él).
    Sin duda, películas que merecen uno de esos amplios post de cuyo enorme tamaño todo el mundo se queja. Tarde o temprano nos ocuparemos de estas películas. En cuanto “Dandelion”, lo intentaremos, aunque no la tengo fresca en la cabeza; personalmente me interesan más las “últimas películas” que las “primeras”. Pero lo intentaremos.
    Abrazos.

    Lucía, pena me da, snif. Menudo ojo habrá abierto el basurero… Seguro que le has cambiado la vida. Muchas gracias por las fotos y los vídeos (ayer revisité “M”, por ejemplo). En las fotos hay muchos “The End” fácilmente reconocibles; a veces hay estilo hasta para marcar el final.
    Besos

  15. Bueno, bueno, bueno… Esta peli me encanta. Creo que “Las invasiones bárbaras” no estuvo a su altura. “El declive…” era mucho más ácida y corrosiva. Tiene muchísimos fragmentos dignos de entrar en tus “Diálogos de celuloide”. Gracias por traerme hermosos recuerdos.

  16. Si, yo creo que el hecho de diversificar el objeto de las reflexiones de la película y dar cabida a los hijos con toda otra serie de problemáticas quizá altere el enfoque de “Las invasiones bárbaras”, la haga intentar abarcar demasiado y pierda fuerza. Estoy de acuerdo. Seguiremos hablando de Arcand de vez en cuando. Abrazos.

Responder a 39escalones Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .