Los fabulosos Baker Boys (y la maravillosa Pfeiffer girl)

20070412214430-12156819652263.jpg

Los músicos itinerantes (aunque no sean fabulosos) siempre han sido personajes muy recurrentes y atractivos; su carácter nómada, su amor por la profesión, su realización a través de la música a pesar de la pobreza (o riqueza, según se mire) que conlleva el eterno ir y venir sin establecimiento fijo, siempre han dado lugar a que los músicos callejeros, ambulantes o itinerantes sean propicios para el planteamiento de dramas románticos o cuestiones existenciales de profundidad. Esta película de Steve Kloves de 1989 se sirve de estos personajes para crear un drama romántico de notable calidad, muy alejado de esas boberías a las que el Hollywood más reciente nos tiene tan acostumbrados.

La premisa de la película son los Baker boys, grupo formado por dos hermanos (interpretados por los hermanos Beau y Jeff Bridges) que llevan muchos años actuando al piano, a piano por hermano, en salas de fiestas y salones de hoteles, siempre viajando de una parte a otra de Estados Unidos. Jack (Jeff) es un tanto anárquico, siempre llega con el tiempo justo a la actuación, vive su vida sin ataduras, sin pensar en el mañana, sin detenerse en cuestiones prácticas que vayan más allá de comer, dormir, fumar, beber, tocar, y alguna correría (con perdón de la expresión) amorosa de vez en cuando. Por el contrario, Frank es el contable del grupo, quien se ocupa de las contrataciones, las condiciones económicas, los gastos, el reparto de los beneficios y los ahorros del grupo. Es un buen padre de familia que ama su profesión y echa de menos su hogar por igual, que trabaja para usar el dinero en la universidad de sus hijos, siempre pendiente de llamar a casa, de los cumpleaños de sus hijos, de las funciones escolares. Esta divergencia de caracteres marca el primer nivel dramático de la película. Tras largos años de profesión, ambos están quemados, desilusionados ante su propio anquilosamiento, repitiendo temporada tras temporada las mismas actuaciones en los mismos locales de las mismas ciudades, el ejercicio de la música convertido en rutina funcionarial. Frank se enfrenta a ello como a un trabajo de nueve a cinco; Jack sin embargo, cree que lo que hace es una forma de arte, y le duele tener que ceñirse a una visión de la música como un empleo en el que tiene que fichar. Esta rutina poco a poco los está destruyendo, y además está quedando desfasada ante un público que busca otras cosas. Cuando una de sus actuaciones es un rotundo fracaso, el gerente del local los despide con cajas destempladas, les paga apenas lo convenido, y les advierte de que no cuenten con actuar allí en el futuro, las dudas, el temor al fracaso definitivo, les lleva a pensar en contratar a una cantante que acompañe a sus pianos, y ante la inicial indiferencia de Jack, Michelle Pfeiffer será la elegida para llevar a los Baker boys al estrellato. Su voz (interpretaciones de las que Pfeiffer sale más que airosa) les abre de nuevo las puertas que se estaban cerrando, y el éxito servirá para acentuar las diferencias entre los hermanos, por un lado, y ella, consciente de que el resurgimiento del grupo se debe a su voz y a su cuerpo y por tanto aspirante a aumentar su papel en la toma de decisiones y en el reparto de beneficios, por otro, agravadas cuando Jack y ella comienzan un romance, que, además de establecer el segundo nivel dramático de la cinta, sirve de unión indefectible de la continuidad del grupo, de su éxito y de su seguridad económica, a las relaciones personales entre los tres, repletas de desencuentros, discusiones, tensiones y desilusiones.

La película es un drama romántico de los mejores y más redondos de los creados últimamente en Hollywood, y combina una hermosura formal con un tono agridulce, duro y sensual al mismo tiempo. El romanticismo no resulta azucarado en ningún momento; por el contrario, las reflexiones sobre las relaciones humanas entre adultos que se plantean son ricas y realistas, contradictorias e inciertas como en la vida, con un tono maduro y profundo muy alejado de las boberías almibaradas para adolescentes. Por otro lado, aunque Beau es más limitado, Jeff Bridges y, sobre todo, Michelle Pfeiffer están impresionantes. Ella adquirió un lugar entre las divas de Hollywood con este papel, arrasando en todos los premios habidos y por haber de aquel año (exceptuando el Premio de la Academia, que ganó Jessica Tandy por Paseando a Miss Daisy, de forma un tanto sorprendente).

Algunas estupendas frases de guión (“no irás a enamorarte de mí ahora, ¿verdad?”), algunas escenas muy hermosas (la despedida final, las puestas en escena de las actuaciones, Pfeiffer retorciéndose sobre el piano) y un guión comedido, muy literario, espléndido, hacen de esta película algo más que un musical, y mucho más que un mero drama romántico. Una película deliciosa y amarga al mismo tiempo que explora la dificultad de las relaciones humanas a tres bandas.

29 comentarios sobre “Los fabulosos Baker Boys (y la maravillosa Pfeiffer girl)

  1. 39, esta peli me fascina, es que Jeff Bridges me fascina, me parece un actorazo. En esta peli todo encaja, cosa complicada, la piezas van colocándose de la mano de ese dudo Michelle – Jeff y de la increible banda sonora. Me quedo con el final dentro de un todo imprescindible.

    Un abrazo.

  2. Bueno, Entrenómadas, sin prisas. La película está bien y tal, pero no es una obra capital de visionado imprescindible, o al menos, a mí no me parece para tanto. Pero no chirría, y eso ya es muy de agradecer, sobre todo en estos tiempos.
    Besos

  3. Ya creo que sabes que me gustó la peli. Y mucho, aunque no sea una imprenscindible, evidentemente. Pero pasas un muy buen rato sin que la película sea tonta para nada. Me gusta que se parta de gente frustrada, que permanece bastante incrédula toda la película. Y el Jeff, ejem, con permiso de la Pfeiffer, a la que reconozco espectacular en esta película y en otras, pues eso, está enorme, en todos los aspectos. Gracias por el post. Yo seguiré pidiendo, a ver si van cayendo. Besos, besos

  4. Pide, pide, Luisa, mientras no sea Harry Potter… Son todos perdedores, Jeff quizá más que ninguno, y sí, el mozo está muy bien en la peli.
    Besos.

    Ay, Mónica, espectacular como mínimo…
    Besos

  5. Adoro esta película. Me recuerda a mi padre, que me inculcó su pasión por la música (en especial el jazz, blues y swing) desde cría. Por lo menos la vimos juntos un millón de veces. Gracias por traerme tan buen recuerdo.

    Un abrazo

  6. Estoy, no me importa confesarlo, enamorada de esta película. Cómo contar tanto con tan poco. La prefiero a “Los puentes de Madison” en cuanto a romance, y sobre todo la prefiero a cualquier otro musical. Y es que el jazz y el blues son mis géneros musicales predilectos. Cómo aunar en una misma película sensualidad y amargura. El momento piano de Pfeiffer o la secuencia entre Jeff y Beau discutiendo hasta llegar a la pelea me sobrecogen siempre, claro está de distinta manera.Como alguien dijo en una ocasión, triunfal cine sobre perdedores.Creo que sigue siendo una gran desconocida para el público.

    Saludos!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .