Cortometraje – Bendito Machine, de Jossie Malis

Una de las principales cosas que tengo que agradecerle a este mundillo de los blogs, ante el que tan reacio me sentí al principio, es que además de servirme para conocer a gente (en su mayoría) estupenda, es la posibilidad de aprender y de conocer millones de cosas (en especial, grandes dosis de excelente poesía) de las que jamás hubiera tenido noticia de haberme ceñido a los medios de (des)información habituales. En ocasiones, amables camaradas de blogosfera se permiten regalarme verdaderos tesoros desconocidos para mí y que contribuyen a mi fascinación por la gente que lucha por crear, por soñar, por ilusionarse e ilusionar a los demás (con lo mal que está el mundo, añadiría, o quizás precisamente por eso) con sus creaciones, y también a conservar un cierto grado de esperanza en el género humano (sentimiento del que no suelo andar muy sobrado). Guardando los oportunos agradecimientos y reconocimientos a todos los que han contribuido a esta mi particular reconciliación con mis semejantes para futuras efemérides a conmemorar (si llego), en esta ocasión nos hacemos eco de una pequeña maravilla que nos ha llegado a través de Pat, mantenedora del estupendo blog repleto de hermosas historias Toditoslosdías, y que tan amablemente nos ha puesto tras la pista del autor del que hoy hablamos.

El artista (calificativo no excesivo en ningún caso) no es otro que Jossie Malis, al que confieso que no conocía, lamentablemente, hasta que Pat sugirió una visita a sus imprescindibles (de verdad) webs, Zumbakamera y Bendito Machine (incluidas entre los enlaces de este blog), en las que el propio Jossie se define como “realizador, animador, ilustrador”, que “vive en Barcelona, donde intenta trabajar en todo lo anterior y convertirse en un mago cocinero”. En la web puede comprobarse la gran calidad de sus trabajos como animador e ilustrador y el alto grado de aceptación logrado en festivales de Europa, Estados Unidos o Iberoamérica, que incluye diversos galardones obtenidos en certámenes de prestigio. Para muestra, un botón, su espléndido corto Bendito Machine, premio Aniboom 2006, todo un derroche de imaginación y un ejercicio de perfección técnica no exento de mensaje y profundidad en su planteamiento.