La tienda de los horrores – La amenaza fantasma

imagen2.jpg

Un careto como el de arriba se me quedó a mí cuando vi el esperado film sobre los antecedentes de la saga Star Wars. Pocos títulos han estado nunca tan bien puestos. Porque el sideral viaje a los confines de la galaxia en busca de los orígenes mesiánicos de la trilogía original de La guerra de las galaxias, que, pese a estar en teoría escrita antes que la primera (cosa que sólo puede creerse hasta cierto punto), se empezó a rodar veinte años después del último capítulo de la primera entrega, es una fantasmada total. Al menos, con lo de “amenaza”, George Lucas tiene la cortesía de advertir al espectador de que su nueva propuesta galáctica va a ser un petardo integral.

Y lo de petardo puede considerarse un término generoso si no hablamos de fanáticos seguidores de la serie. Para cualquier no iniciado que se acercara a esta saga por vez primera y su primer bocado fuera esta cinta de George Lucas de 2001, no me cabe duda de que la impresión que sacaría de Star Wars sería más bien la de un videojuego de marcianitos insoportable, de trama vaga y confusa, de ritmo atropellado y sin humor, carisma, emoción ni talento. Los fervientes seguidores se dividen, en cambio, entre quienes asumen cualquier cosa que lleve la etiqueta Lucasfilm o la banda sonora de John Williams y sólo por eso les entusiasma, y los puristas decepcionados por la notable inferioridad de esta segunda trilogía con respecto a la primera, en especial de este Episodio I, malo, malo, la película más publicitada de toda la Historia del cine hasta la fecha.

La película es un espectacular viaje a los inicios de la saga más famosa de todos los tiempos, si bien lo que en la primera serie eran maquetas cuidadas, efectos especiales artesanales pero muy decentes, en ésta es una apología del uso de la informática aplicada a la imagen en el cine, fría, chirriante, hastiante, impersonal, desnaturalizada. La cinta se remonta en el tiempo una generación para contar la historia de Anakin Skywalker, niño borde y repipí, futuro Darth Vader, futuro padre de Luke Skywalker, futuro liberador de la galaxia de las garras del malo malísimo que lo flipas emperador (o pez espada), cuyo secuaz principal y sanguinario será el propio Anakin absorbido en el futuro por culpa de su ambición y rabia por el Lado Oscuro de La Fuerza (en la pantalla esto puede colar, pero no se imagina el lector lo ridículo que resulta escribir sobre esto). La trilogía original (Episodios IV, V y VI) contaba la historia de Luke Skywalker, un joven granjero que se convertía en héroe en la lucha por derrotar a un imperio malvado y que tuvo que enfrentarse a uno de sus secuaces más fieles, Darth Vader, quien guardaba el terrible secreto del destino de ser además su padre. Aquí Anakin no es más que un chaval de nueve años que no tiene ni idea de que está destinado a ser el Señor Oscuro cuando deje de ser un Niño Borde. En estos primeros tiempos, Obi-Wan Kenobi (Ewan MacGregor) es un joven y enérgico Caballero Jedi. Qui-Gon Jinn (Liam Neeson) es el venerable Maestro Jedi de Obi-Wan, e intenta enseñar a su discípulo la forma de ser Jedi mientras que en su mundo comienzan a desencadenarse conflictos políticos.

El Episodio I conduce a la audiencia a través de deslumbrantes reinos y aventuras extraordinarias, desde el planeta desierto de Tatooine a la capital galáctica, el planeta Coruscant (donde se encuentra el Templo Jedi), el mundo verde de Naboo y mucho más, haciendo de nuevo un proverbial uso de la imaginación, pero que estéticamente no cuela, al menos no con el encanto de la primera saga. Algunos de los míticos personajes de La Guerra de las Galaxias, como Yoda, la indescriptible pareja R2-D2, C-3PO y Jabba the Hutt siguen estando presentes (cosa normal en una cinta que carece de los carismáticos personajes centrales de la primera trilogía y debe conservar al menos a éstos para que el público sea consciente de que está viendo algo que tenga que ver con lo que vio en su tiempo).

George Lucas ejerció al mismo tiempo de escritor y director por primera vez desde que se filmó la película original, hace 30 años. Lucas y el productor Rick McCallum llevaron a su equipo de producción a Inglaterra, España, Italia y Túnez para dar vida al guión del Episodio I. El Departamento de Escenografía de la película, encabezado por el diseñador conceptual Doug Chiang, consiguió recrear un nuevo mundo de diseños exóticos que se hicieron realidad en el celuloide gracias a una variedad de recursos técnicos nunca vistos antes en un film, pero carentes del encanto y artesanía de las películas originales, reduciendo todo a recreaciones virtuales, a paisajes de videojuego y a criaturas recreadas por ordenador, tan insoportables y repelentes como el bicho ese cuyo nombre aún no me he aprendido. Quizá las excepciones sean Darth Sidius y Darth Maul, el tipo cornudo de la foto (en esa galaxia, lo de Darth debe ser como aquí García). Todo está calculado al milímetro, como por ejemplo el vestuario y el maquillaje de la Reina Amidala, que no repite ni uno sólo de sus imponentes trajes y maquillajes en toda la película, pero, al menos en lo que a este personaje se refiere, parece más bien un aporte freak difícil de tomar en serio, con una estética a medio camino entre Las meninas de Velázquez y los diseños de Ágata Ruiz de la Prada.

Por otro lado, la historia, confusa, vaga, maniquea, carece del encanto, de los momentos de emoción y clímax de las películas precedentes (la carrera de naves es una imitación cibernética y bastante triste de la magistral carrera de cuádrigas de Ben-Hur creada por el maestro de especialistas Yakima Canutt), lo que, unido a la también deficiente elección y caracterización de unos personajes planos, antipáticos incluso (los de la trilogía anterior carecían igualmente de matices, exceptuando a Darth Vader y a Han Solo, pero al menos tenían carisma), terminan provocando que esta película quede como lo que efectivamente es, un sacaperras para los fans convencidos y una enorme decepción para los no iniciados, en lo que es un estratosférico invento por mantener al día la mercadotecnia.

Acusado: George Lucas.
Atenuantes: haber tenido veinte años para pensarlo y haberlo hecho tan mal.
Agravantes: amenaza con otras tres películas de continuación o bien una serie de televisión.
Sentencia: culpable.
Condena: rodar una trilogía sobre El Vaquilla y El Torete ambientada en Casiopea y Andrómeda.

21 comentarios sobre “La tienda de los horrores – La amenaza fantasma

  1. La verdad es que yo me quedé de piedra cuando la vi en el cine, casi me salgo de la sala, y lo más curioso e incoherente es ese tono futurista que se supone que es anterior a la trilogia buena, y da la sensación de ser todo una época más futurista que la entrega anterior. Muy flojita, pero lo peor aún estaba por venir.
    Por cierto, yo al personaje este de Jar Jar Binks de la nueva trilogía de verdad que hacia un estofado con él.
    Me ha gustado mucho lo de la trilogia de El Vaquilla y El Torete en clave futurista, igual tenían más carisma que estos.
    Saludos, como siempre ameno y divertido.

  2. Iván, a Jar Jar Binks o como se llame habría que aplicarle la castración química con soplete. Muy cierto lo que mencionas de la incoherencia futurista, a mí me echó para atrás ya a los cinco minutos.
    Lo más difícil de la adaptación sobre El Vaquilla y cía. sería crear el Simca 1000 espacial, el Renault 5 galáctico o el Talbot Horizón Milenario…
    Un abrazo.

    Noe, no te echamos a patadas para nada, al contrario. Creo que son peliculas para fans; o vas predispuesto a que te guste, a aceptar lo que te den sin hacerte muchas preguntas, o si la analizas fríamente es una tontada como un piano de grande. La primera trilogía es para mí la nostalgia de la infancia, la segunda, ya más crecidito, me pareció una soplapollez.
    Dilo, dilo.

  3. Recuerdo que me pasaron esta peli en inglés en screener ¡en VHS! … me la puse en casa y flipé de lo mala que era. No fui al cine, claro, pero luego le quise dar una oportunidad en DVD… mala cosa, perdí el tiempo. Lo de Jar Jar patético.

    Un abrazo

  4. Me has hecho soltar un montón de carcajadas por tu agradable humor.Para todos los que hemos crecido con la primera trilogía,que también el ella se vé la decadencia,basta ver a los insulsos ositos de peluche en El retorno…y como íbamos viendo un desenlace como los culebrones que vé mi madre,para llegar a ésta nueva trilogía,realmente lamentable.Dijo Lucas en una entrevista:”Por fín la tecnología ha alcanzado mi imaginación.” y esa fué su perdición.Se ofuscó como Dart Vader con la Estrlla de la Muerte,creyéndo que era lo más.La nueva trilogía es asfixiante,no hay un fotograma que no esté pasado por un programa informático.Los actores están faltal porque tenían que trabajar siempre delante de una pantalla azul sin tener referencias ni tan siquiera con un árbol.Tienes razón amigo cuando dices que Lucas estuvo veinte años preparando todo ésto.
    Un abrazo.

  5. Francisco, me encanta que te hayas reído bien a gusto, es una de las cosas que más me gusta hacer (hacer reír, quiero decir), y es en esencia una de las finalidades de esta sección. Tienes mucha razón en dos cosas, el famoso croma es de utilidad técnica indudable, pero artísticamente y dramáticamente problemático por la imposibilidad de los actores a adaptarse a él con naturalidad, y lo de la trama de culebrón: hijos perdidos, embarazos ilegítimos, relaciones sentimentales tortuosas y el final feliz. Ya estoy viendo a Darth Vader, en plan venezolano, diciendo eso de: “ay, Luke, mi amooool, soy tu papá…”.
    Un abrazo.

  6. Lamentablemente qué razón tienes, mejor hubiesen dejado la saga como estaba, su continuación fue una decepción. Digo yo que Lucas lo habrá hecho en parte para ganar dinero y en parte para divertirse, y a los espectadores nos sucedió lo contrario: nos sacó los cuartos y no nos divertimos nada. Los afortunados siempre son los mismos…
    Besos.

  7. Pues sí, una vez más se demuestra el viejo axioma de “si algo funciona, ¿para qué tocarlo?”. Una decepción. Por otro lado la figura de George Lucas es para debatir. ¿Qué ha hecho en su vida “Star Wars” aparte?
    Besos.

  8. Pues sí, Lucía, ya notaba yo que me faltaba algo… Al final voy a tener que gestionar esa subvención, llamo a Moncloa ahora mismo (bueno, mejor el lunes, que me parece que los sábados se queda de guardia Moratinos…).
    Muchísimas gracias una vez más (no sé cuántas van ya).
    Besos

  9. Simca 1000 espacial, aún me estoy riendo, jaja. Por cierto, no se si era cosa mia y tengo un problema de audición (aunque nunca más me ha pasado), pero..alguién más tenía problemas para entender una sola palabra de lo que decia el bicho ese de Jar Jar Binks ? necesitaba subtítulos para entenderlo.
    Por cierto Noe, no te preocupes, el no gustarte Star Wars, y te lo dice un fan de la trilogía original, no quita para nada que seas más o menos cinéfila.
    Saludos

  10. Perdon, lo siento, se me ha olvidado escribir antes, que a mi George Lucas si que me gustó en un par de propuestas más, THX 1138 era interesante, aunque tampoco brillante, y luego si que me gustó mucho en “American Graffiti”.
    Saludos..again

  11. ¿atenuante haber tenido 20 años para pensarlo y haberlo hecho tan mal? ¡¡¡¡ese es el mayor agravante!!!! No puedo opinar del todo sobre la peli porque no la vi, pero la verdad, con el traíler ya se venía venir… Y que no cuela la moda de las precuelas… bueno, sí que cuela de cara a la taquilla… por suerte casi nadie ve las precuelas antes de las originales porque películas más interesantes se quedarían almacenadas ante las decepciones de las precuelas… Ah, a mí también me tocó algo THX 1138, que tenía una atmósfera sugerente, tenía cierta textura o no sé cómo decirlo… Pero el éxito ha enterrado a más de uno, quizá Lucas podía haber llegado a más, pero se hizo rico, muy rico… y quizá después se atrincheró en repetir el éxito, en seguir en la cima de la ola… Un saludo.

  12. Coincidio con Samuel que el hecho de haber tenido 20 años para pensar y reflexionar más que atenuante es agravante… De verdad, que todavía no puedo entender cómo puede resultar más emocionante, creíble y real la batalla en el planeta helado del inicio de “El Imperio Contrataca” todo pura artesanía, es decir maquetas, tíos disfrazados que la batalla de la “Amenaza fantasma” para que la se usó todo recurso existente.
    Yo también odió al bicho ese orejudo que no hay quién entienda lo que dice. Y también me parece el repelente niño vicente el Anakin infantil, de verdad, que los microbianos esos son la pera, tan pronto te hacen el mejor conductor de vainas como el mejor arregla androides de la galaxia. Un asco, pero sobretodo, ¡qué gran decepción!

  13. Entrenómadas, creo que se ha quedado así porque el pepino en las ensaladas galácticas le repite constantemente, y claro, se le queda la cara que tiene. Pobre hombre…
    Besos oscenses.

    Lucía, interesantísimo, de hecho es tema para un post, de fijo.
    No sé qué he hecho sin ti en mi vida anterior… Gracias.

    Iván, no, no era un problema de audición; era un personaje completamente gilipollas cuyo doblaje exigía la degradación total como profesional de un actorazo-doblador como la copa de un pino (la voz más frecuente de Robin Williams). THX1138 está bien, pero “Star Wars” mató la creatividad de Lucas, creo.
    Un abrazo.

    Samuel, Minerva, tenéis toda la razón, es un agravante como un templo, no sé en qué estaba pensando cuando escribía, pero es una pifia en toda regla. Particularmente, Minerva, capto tu ojeriza contra los microbianos (tal como escribiste en el post del lunes pasado): exterminio, ya.
    Sendos abrazos.

  14. Ja, ja. Por favor, cambia la condena, que ya vamos servidos… 🙂

    Y a mí que el personaje que más me gustó fue el cornudito ése de la foto, un villano equilibrista y acrobático muy mal aprovechado… 🙂
    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.