David Lynch, seducido por una secta esotérica y Christopher Lee nos ha salido cantante

lynch-thumb.jpg

No sé por qué, la noticia publicada en El País el pasado jueves 15 de noviembre no me ha sorprendido demasiado.

El realizador cinematográfico estadounidense David Lynch ha adquirido la colina berlinesa del Teufelsberg (en español, montaña del diablo) para construir en su cima una universidad de la secta esotérica Transzendentale Meditation, según publica hoy el rotativo Bild.

Con una altura de 115 metros, el Teufelsberg es la mayor elevación de Berlín y fue levantada artificialmente al final de la Segunda Guerra Mundial con los escombros resultantes de los bombardeos que sufrió la capital alemana.

El rotativo publica fotos exclusivas de la ceremonia esotérica, celebrada por la secta en la cumbre de la montaña del diablo para formalizar espiritualmente el inicio del proyecto de la nueva universidad esotérica. En ellas, puede verse a David Lynch acompañado por Raja Emanuel Schiffgens, representante y gurú de la organización en Berlín. Una serie de adeptos con antorchas les acompañaron a celebrar la adquisición de los terrenos que antiguamente ocupaba la estación de radares y antenas militares estadounidense.

“Practico la meditación a diario desde hace 35 años”, se ha justificado Lynch, en declaraciones recogidas por el diario alemán. La secta, que cuenta con unos 2.000 adeptos en Alemania, sigue una forma especial de meditación iniciada en los años 50 por el Maharashi Mahesh Yogi, según la Sociedad Federal de Asesoramiento sobre Sectas (AGPF).

AGPF señala que los miembros de la secta venden su especial forma de meditación como opción curativa, ofrecen cursos de iniciación por 2.400 euros (unos 3.500 dólares al cambio actual), prometen a los novicios que llegarán a levitar y tienen un funcionamiento muy antidemocrático.

Los gorgoritos de Christopher Lee

Pues sí. El Drácula más famoso tras Bela Lugosi, momia envuelta en papel higiénico, hermano más listo de Sherlock Holmes, Rochefort, Saruman, entre otros muchísimos papeles, también le da a eso del cante. Juzgad vosotros qué tal lo hace.
Estos días anda de conciertos por España. A mí me surge ahora la duda de ver qué pasará si uno se lo encuentra, si será peor que te chupe la sangre o que te cante una canción… Aunque me parece que el peligroso de verdad es el fulano que tiene al lado. Por cierto, no perderse las facultades de Lee para el baile, me recuerda a mí.

25 comentarios sobre “David Lynch, seducido por una secta esotérica y Christopher Lee nos ha salido cantante

  1. No se cual de las dos noticias me ha asustado más, si los desvarios de Lynch o la capacidad como tenor del sr.Lee, si al final va a ser verdad la frase de Paul Naschy asegurando que “Lee canta estupendamente y le gusta mucho el Fary”.
    Sin duda me he reido mucho, gracias por tan divertida entrada.
    Saludos

  2. Naschy es una fuente de primera mano, Iván, yo no dudaría en absoluto de su palabra. Qué miedo, Naschy, Lee y el Fary en la misma frase…
    Por si quedaban dudas de que a David Lynch se le había ido la olla hace tiempo, aquí hay una prueba fehaciente. A lo mejor todas aquellas apariciones de “Twin Peaks” eran autobiográficas…
    Un abrazo.

  3. Lo vi el otro día en El País. Que una persona decida ceder una buena parte de su libertad de pensamiento y entregársela a una secta o confesión religiosa tradicional o alternativa siempre es algo que lamento.
    Un abrazo

  4. A ver, que me da algo, ¿qué tendrá que ver practicar la meditación con todo esto?
    Yo soy una admiradora de David Lyunch, lo confieso. Cuando vi “Mulholland Drive” me quede asombrada, para mí es una obra maestra y una de las películas más inquietantes que he visto, entre otras cosas porque lo que veía en la película ya lo había visto antes en algún lugar o momento que no puedo definir. El mundo onírico y misterioso de David Lynch parece que ha cedido al esotérico y eso me inquieta más. Aunque tal vez de esto salga una buena película.
    Espero que así sea.

    Sobre C. Lee, me parece una forma estupenda de quitarse el San Benito de Dracula, demuestra sentido del humor y estoy pensando en que si no me diera miedo me apuntaría a los coros con él.
    Sí, no me importaría.

    kisses misteriosos

  5. Me encanta el mundo de Lynch y, sobre todo, la peli que comenta Entrenómadas. Su mundo muy alejado del mío, pero escribe a su manera cómo ve el mundo. Me crea cierta tristeza que su talento lo pierda en mundos así. ¡Qué pena! ¿Estará necesitado de agarrarse a algo para ser feliz?

    El arte de Christopher Lee ya lo sabía. Te dejo aquí el link a este video que canta también. Lo de su baile es que es asombroso. ¿cómo es su mirada, cómo gesticula, cómo se mueve? El de al lado, peligroso, peligroso. Sólo le falta estooo para bajar a la pista y bailar.

    Jo, y yo escribiendo sobre la ‘fuga de cerebros’ en la Universidad, que tu tan bien conoces.

    Un abrazo y gracias,

  6. Valentín, ya somos dos…

    LaMima, Lynch nunca tuvo la voluntad de que la serie fuera convencional, con un crimen y su correspondiente asesino; él siempre quiso desvariar con el tema sobrenatural y demás, y fue la productora la que le obligó a dar solución al crimen de Laura Palmer; por él se hubiese quedado sin resolver.

    Entrenómadas, la meditación y esto son tan parecidos como un huevo a una castaña. Coincido en lo que dices de Lynch, incluso me apunto a tocar las maracas con C. Lee.

    Diego, C. Lee y yo bailamos igual, o sea, nada. Menos mal que siempre podemos esgrimir a Norman Mailer como coartada: “Los tipos duros no bailan”.

    Besos y abrazos a cada cual según su condición de género.

  7. En lugar de gastarse las perras en hacer una nueva película va y se las gasta en una secta esotérica. En fin, los que salimos perdiendo somos nosotros, sus admiradores, esperemos que él se sienta feliz así.
    Pues mira tú que el Sr. Lee no tiene mala voz, si pusiera un poco más de entusiasmo… es que se le ve un poco cohibido. Si vais a formar un coro de go-gos para que la actuación tenga un poco más de gracia avisadme, que yo me apunto.
    Besos.

  8. Uff, Diego, Mailer no está para bailes (murió hace unos días).

    Malvisto, no sé qué le darían de comer, pero probablemente fuera muy imaginativo (quizá se bebía el coñac de su padre cuando no estaba en casa…).
    Abrazos.

    Lucía, yo pienso apuntarme a la secta: con lo bien que me sienta la túnica morada… hace juego con mis ojos, y me vale tanto para un coro gospel como para arrullar a Lee con mi voz aterciopelada…
    Besos.

  9. hummmmm, esto me aclara alguna cosita que otra…ahora entiendo el porqué de sus innecesarias y alargadas escenas, sus pérdidas y saltos de guión, los cambios repentinos de humor (que nunca tuvo)
    Nunca me interesó, a pesar de los esfuerzos realizados, su pretencioso y vacuo cine. Muchas de sus pelis, sin Badalamenti al lado, hubieran sido un bodrio infumable con, no lo niego, algunas escenas misteriosas que podría asegurar le robó al Hitchcock de “Vértigo”.
    por mí puede levitar “de aquí a la eternidad”.

  10. Ja,ja,ja… Veo que le tienes inquina al amigo Lynch. A él le interesan más las atmósferas inquietantes, tempestuosas, atormentadas, que el carácter lineal de las historias. Cuestión de puntos de vista; algunas cosas suyas me encantan (“El hombre elefante”, “Una historia verdadera”, “Terciopelo azul”, “Mullholland Dr.”, otras me resultan hastiantes (“Corazón salvaje”, “Cabeza borradora”), y otras, simplemente, no las soporto (como “Dune”, por ejemplo).
    Por cierto, Hitchcock es un gran creador, te lo puedo decir yo, que tengo una sección únicamente para él; pero ojo con lo que era suyo y lo que tomaba de otros. En particular, sobre “Vertigo”, ¿Has visto “Él”, de Luis Buñuel?
    Un abrazo.

  11. Que duro con el sr.Lynch ha sido usted “cacho de pan” jeje, yo personalmente soy fan en general de su cine, aunque hay un par de peros, el primero Carretera Perdida, que me llego a mantener en la cuerda floja sobre que lado decantarme, siendo al final entre los admiradores de esa sugerente y metafórica obra, en cambio con Mullholland Drive no pude, y mira que me gustó la primera parte, enigmática y fascinante, pero cuando se abrió aquella caja (de los truenos o no, jeje), me decepcionó un poquito, y eso que nada más acabar solté una sonrisa levemente irónica pensando “este hombre me tiene que dar la receta de lo que come”. Del resto de su filmografía, sin haber visto aun Inland Empire, me declaro fan (aunque coincido que alguna como Dune es a ratos muy tediosa)
    Saludos

  12. Iván, ya sabes que “Mullholland Dr.” iba a ser otra serie de televisión desconcertante, y que, como los productores se acojonaron viendo lo que había preparado el amigo Lynch, le dieron puerta. Luego él recompuso las piezas y se marcó una película un tanto absurda de dos horas y pico. A mí me gustan sus atmósferas; sus tramas, casi nunca.
    Un abrazo

    Budokán, Lynch es tan misterioso que creo que se asusta de sí mismo…
    Un abrazo.

  13. al menos ahora medita y no saca un arma en plan llanero solitario…de Dune prefiero no hablar: casi me muero, a pesar de la MM itálica, la Maravillosa Mangano.
    llaman el timbre.
    antes de cortar te digo: Él es una locura fantástica. la amo, aunque no encuentro la relación con vértigo. y yo hablaba de climas muy específicos…y en color además.

  14. Cacho de Pan, la relación entre “Él” y “Vertigo” es palmaria, como el propio Hitchcock reconoció. Buen tema para un futuro post, por cierto. El color, aunque no lo creas, es irrelevante si hablamos de sensaciones inducidas. Puede ser un instrumento de ayuda, pero no es imprescindible.

  15. sobre lynch ¿cómo nos va a sorprender? lamento no haber podido ver aún ni “El hombre elefante” ni “Inland empire” pero coincido en que “Terciopelo azul” “Una historia veradera” y “Mulholand drive” son fascinantes, y “Cabeza borradora” una experiencia única (desde luego no para cualquier día) Un abrazo.

  16. ¡Ay, Dios! ¿Y no tendrá algo que ver Lynch en esto? 😛 Quiero decir… o ese Drácula, el pobre, se ha subido a la colina de Lynch, del mismísimo diablo, y ha bajado así en lugar de levitando… o es que iba chuzo chuzo como Ortega Cano en aquel concierto de la Jurado. Ay, madre…

    Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.