La tienda de los horrores – Waterworld

waterworld_01.jpg

Pues no, no es el barco que España va a presentar a la próxima Copa del América (aunque podría), infame evento (presuntamente deportivo) para yuppies con el que nos han dado la chapa este año y cuya próxima edición, a celebrar de nuevo en aguas del Mediterráneo español, ha sido afortunadamente retrasada, esperemos que para siempre jamás. Es el catamarán de contrachapado, aglomerado y piel de bovino que Kevin Costner pilotaba en Waterworld, la patética cinta con la que Costner intentaba recuperarse de sus últimos fracasos (la interesante La guerra, en la que hacía un papel secundario, y sobre todo, la decepcionante Wyatt Earp) tras la exitosa Bailando con lobos, que le colocó en lo más alto con una película defensora del punto de vista de los indios de Norteamérica frente a la colonización, justo antes de participar comercialmente a título particular en el enésimo acto de usurpación de tierras a las tribus con el fin de levantar un complejo hotelero con campos de golf; como en los Monegros, vamos, pero con indios expulsados de sus casas. Waterworld, una especie de Mad Max en remojo, dirigido por Kevin Reynolds (que ya trabajó con Costner en Robin Hood, príncipe de los ladrones), en lugar de flamante recuperación, fue la puntilla, la patada en el culo hacia el siniestro total.
Continuar leyendo “La tienda de los horrores – Waterworld”