No quedan días de verano para Pasolini

pasolini2.jpg

Noticia del diario El País publicada el 3 de diciembre.

El verano italiano de Pasolini

Durante el verano de 1959, los lectores de la revista Successo pudieron seguir el periplo de su enviado especial, Pier Paolo Pasolini, que en compañía del fotógrafo Paolo di Paolo y al volante de un Fiat Millecento, recorrió la costa italiana, desde Ventimiglia hasta Trieste. El reportaje se publicó en tres entregas con el título Larga carretera de arena. En 2001, el fotógrafo francés Philippe Séclier siguió con su cámara los pasos dados 42 años atrás por Pasolini. Sus fotos, junto con los textos del cineasta, se editan ahora en España en un volumen de la colección BlowUp Libros Únicos de La Fábrica Editorial.

Larga carretera de arena es un diario no sentimental de una Italia que ha dejado atrás la posguerra mundial y vive un luminoso desarrollo económico. Un año después de su viaje, Pasolini empezó a escribir el guión de su primera película, Accattone.

Ya al principio de su recorrido, en la Riviera de Poniente, en el camino de San Remo a Génova, Pasolini se topa de bruces con la explosión del verano italiano: “Es el río variopinto de la vida congestionada por el deseo de ser, en el sentido más inmediato: no importa cómo, pero estar aquí, en estas espléndidas playas, cada uno al máximo de sus posibilidades, para disfrutar el ideal del verano, para empeñarse con todas las fuerzas en ser felices y, por lo tanto, serlo realmente, para mirar y ser mirados, en una romería de amor”. La costa de Liguria se va fundiendo, desde el lujo inalcanzable de Portofino, en la burguesa Santa Margherita para llegar a la popular Lerici. En su muelle, “durante unos cien metros, una fila de gente, con la espalda contra los bloques de piedra, sentados al fresco: viejos, jubilados, parejas. Sin decir nada, o casi, miran el espectáculo del pueblo y del mar”. El simple ejercicio de mirar: el rito estival de los italianos.

En Forte dei Marmi, Pasolini avista a Gianni Agnelli, “grueso, próspero, bronceado”, que se niega a que Di Paolo le haga una foto. En Fregne visita a Alberto Moravia, que escribe su “nueva novela”, La contemplación y el tedio, y también a Fellini, que rueda un episodio de La dolce vita.

Es difícil leer a Pasolini, ya en el puerto de Roma, sin sentir un escalofrío: “Llego a Ostia con una tormenta azul como la muerte. El agua se evapora entre truenos y rayos. Los veraneantes se aprietan en los bares, en las casetas, con la cola entre las piernas. Los sitios, vacíos, parecen inmensos”. Dieciséis años más tarde, en la noche del 1 al 2 de noviembre de 1975, murió asesinado aquí, en un descampado. Pero entonces, emocionado como un niño, cruza el Ecuador que parte a Italia en dos mundos: el Norte y el Sur.

Tras ser recibido por un “ejército de piojosos” en Nápoles, Pasolini acude al encuentro de Visconti en la isla de Ischia. Su paso por Calabria, la Italia más remota, le cala profundamente. De nuevo en el Adriático, la vuelta a la prosperidad: Ancona, Rímini, Venecia y, una pasada la Serenísima, el confín de su “primera juventud”. En Trieste acaba el peregrinaje. En Lazzareto, la última playa italiana, más bien deprimida, un grupo de jóvenes disfruta indolente de sus vacaciones. “Aquí se acaba Italia, se acaba el verano”.

25 comentarios sobre “No quedan días de verano para Pasolini

  1. A ver, a ver , que aquí pasa algo. Yo tenía que subir ayer un texto sobre Pasolini, un problema me lo impidió y se subió otra cosa.
    A ver, a ver, que llevo 3 libros sobre Pasolini en cuatro meses.
    A ver, a ver que acabo de terminar “PALABRA DE CORSARIO”, y adoro “LAS CENIZAS DE GRAMSCI”, un libro de poemas precioso.
    Mira me tengo que ir ahora corriendo, pero luego vuelvo.
    Espero que el post hable bien de mi Paolo, lo admiro desde los 14 años, así que no te cuento more. Me regalaron un bono para la filmoteca y vi toda su filmografía, sí, si, toda, incluida las fuertes. Y soy de las que lo defienden.

    Me voy, vaya, vaya, sorpresa. Y que fotogénico era, y que hermoso
    rostro de pantera arrugada.
    Besos Pasolinianos

  2. Recomiendo a tod@s el libro que Pasolini escribió con Moravia sobre su viaje a la India, el título es “EL OLOR DE LA INDIA”, es muy bello. Dos hombres en el mismo país y con distintas percepciones de la cultura, de la gente y de los problemas de India. Muy distintos uno del otro, pero bellísimos.
    Yo adoro ese libro. Es pequeño, el de Moravia, algo más más grande.
    Bueno, que me tengo que ir…

  3. Alfredo, amigo, ya de vuelta. Pasolini. Me gusta esta imagen y la definición de Entrenómada: Pantera arrugada.

    Pasolini, ¿No era un hombre que vivió y sintió mucho en su vida? Me quedo con la recomendación de Entrenómada, Marta: ‘El olor de la india’.

    Alfredo, me gusta este post y tu manera de interpretarlo o senti el viaje de Pasolini por Italia. Su descripción de la italia de sociedad (no la social que es la que realmente me importa) es igualica a la española: Gentes ‘bronceadas, prósperas y gruesas’. Vamos para ver y ser vistos. El Mare Nostrum, da igual. Lo importante para este tipo de gentes es el tener y no el ser.

    El ser. Es lo importante.

    Abrazo y gracias,

  4. Entrenómadas, está claro, estás poseída por el alma en pena de Pasolini. Vete corriendo, pero vuelve, please.
    Besos.

    Sonia, no molan nada los ojos de mujer fatal si hay oculistas de por medio… Además, mejor los tuyos.
    Abrazos.

    Lucía, yo mismo me asombro de la coincidencia. A Pasolini le encantaría.
    Besos.

    Diego, los viajes que merecen la pena son aquellos tras los cuales ya no podemos ser los mismos.
    Un abrazo.

  5. No quedan días de verano,pero siempre nos queda 39escalones,y no de Hitchcock ni de John Buchan,sino tus magníficos post.
    De Pasolini me gusta más su faceta de poeta,escritor y guionista que de director de cine.El guión que escribió con Fellini de Las noches de Cabiria es espléndido.
    Su versión de las 12o jornadas de Sodoma del divino marqués me parece muy mala.Lo dicho;es un poeta y un escritor que admiro.
    Un abrazo.

  6. Yo no he leido uno solo de sus libros: ¿pero qué hace uno para abacar toda la mano, para elegir una carta y seguirla? Es imposible. Y ahora que empiezo con Banville.
    ¿Y sin embargo como no seguir a Psolini con sus inclinaciones religiosa, místicas?: Teorema, un tremendo golpe para mí.

    abrazos,

  7. Samuel, no me importaría dar así el Giro de Italia…
    Saludos.

    Malvisto, recomendables todos sus libros, incluso los que no he leído. Una de las figuras más atractivas del cine europeo, sin duda.
    Abrazos

  8. Muy inetresante lo que cuentas sobre este director del cual pude leer algo de su bibliografía y realmente resulta un poco compleja en la forma de escribir pero no tanto en lo que está diciendo. Saludos!

  9. Budokán, creo que es más complejo su estilo cinematográfico que su escritura, es muy descriptiva y emotiva al mismo tiempo, muy sensible. Cineasta en estado puro, pero no ajeno a lo que es la poesía de la vida.
    Saludos

  10. hace pocos días compré en un quiosco de mi barrio 3 pelis de PPP: decameron, canterbury y saló. 12 euros de nada. Saló, el último de sus films, una orgía desalmada, anticipo de estos días que vivimos, sigue siendo casi insoportable de ver ¡treinta años después! es demasiado dolorosa.

  11. Tienes razón, “Saló…” es una película que a día de hoy sigue siendo impactante, una de las que la gente soporta con apuros. Demasiado cruda, lo cual significa que algo hay que nos remueve el interior.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.