Diálogos de celuloide – Arsénico por compasión

arsenico7.jpg

MORTIMER: ¡Ooooh, tía! ¿Qué vamos a hacer con el cadáver del arcón?

TÍA: Muy fácil, lo pondremos en el sótano, con los otros.

MORTIMER: ¡Ah, bien!… Con los otros… ¿Otros? ¡¡¡¿¿¿OTROS???!!! ¿Cuando dices ‘otros’ quieres decir ‘otros’?… ¿Más de un ‘otros’?

Arsenic and old lace. Frank Capra (1944).

32 comentarios sobre “Diálogos de celuloide – Arsénico por compasión

  1. Alfredo, Sir Alfredo, amigo. Me encanta este película, el actor, guión y personajes. ¡La imaginación al poder!

    Oye, amigo, hoy he escrito sobre ‘Gran Scala’. Es un análisis somero, menos el medioambiental que lo dejo para expertos.

    Un abrazo y gracias por recordarme esta película. Una de mis preferidas,

  2. qué alegría leer este diálogo, la película está llena de sana locura, es una maravilla absoluta, aunque para mi desgracia la vi en una versión coloreada (una de tantas aberraciones que ha padecido el cine) y tardé años en poderla ver en su blanco y negro original… Cary Grant no ha sido igualado, ni lo será en mi opinión, puede llegar alguien alguna vez con algo de su encanto, dignidad, habilidad para la comedia, el suspense… y sobra Capra, en fin, qué cosas más maravillosas legó al cine… esta película es de las mejores de la historia de este arte que tanto nos apasiona… Saludos.

  3. AY, POR FAVOR QUE ME DA, QUE ME DA!!!

    Qué guión, que fotografía (la que has puesto es de las mejores), que tías, qué Gary Grant, que hoyuelo en la barbilla, qué policía, qué malo más malo, qué doctor, qué casa, que tío, qué tartas y qué vino.
    Me pasa como a Lucía, me recuerdan a mis tías,jejejejje
    I LOVE THIS MOVIE, ME ENCANTA, ME ENCANTA, ME ENCANTA.

    Vivan LOS ARSÉNICOS, CON COMPASIÓN MUCHO MEJOR!!!!

  4. Una extraordinaria película, repleta de un cinismo extenuante y rico en matices, la verdad es que mis recuerdos son imborrables sobre esta soberana obra maestra, todavía recuerdo mi primer visionado de niño, a la tierna edad de 10 u 11 años, y como disfruté aquella tarde-noche de otoño de la magia que desprendian Cary Grant y las simpaticas abuelitas. Además, la presencia de mi adorado Peter Lorre, la espléndida dirección de Capra, todo se confabula para crear una extraordinaria película, que grande.
    saludos

  5. Noe, es una peli especial…

    Minerva, generalmente las buenas películas basadas en buenas obras teatrales suelen reportar buen resultado. Hablaremos más detenidamente de esta película, seguro.

    Lucía, te agradeceré que no me las presentes, no vaya a ser que por estar solo en la vida me quieran invitar a un trago de vino dulce…

    Diego, a mí me cae especialmente bien el hermano feo, el que todo el mundo dice que se parece a Boris Karloff, y el médico borracho de Peter Lorre… Ah, Peter Lorre, qué gran icono del cine…

    Samuel, estoy de acuerdo en parte con lo que dices. Cary Grant era muy grande, pero arriesgaba poco, demasiados papeles iguales. Perfectos, sí, pero poco versátil. En cuanto a Capra, me gusta mucho parte de su cine, pero sus comedias de la Depresión me calientan los cascos; no soporto el almíbar y los happy ends.

    Entrenómadas, qué entusiasmo… A mí también me gusta ese policía metido a dramaturgo de vía estrecha… Quizá lo que me falla sea la chica, pero todos los demás están soberbios: el psiquiatra, el comisario, y sobre todo las tías y “Teddy” Roosevelt.

    Iván, ¿por qué a los chicos de 10-11 años no les ponen estas películas? Creo que contribuiríamos así a que naciera en ellos el gusto por el cine y se dejaran de consolas y mamarrachadas varias….

    Malvisto, tienes que verla sin falta. Es maravillosamente divertida. A mí me encantan esas viejas comedias de los cuarenta-cincuenta en la que todo el mundo está como una maraca…
    Gracias por la nueva sugerencia. Le echo un ojo y te cuento.

    Besos y abrazos en ingentes dosis para tod@s

  6. ¡Ay! hacía mogollón que no recordaba esta peli, jeje.
    Que encanto tiene este cine escalones…no lo puedo evitar. Diversión buena, inteligente, bien hecha.
    Deliciosa, deliciosa…

  7. Llego al día siguiente, pero da igual, ¡me chifla, me chifla, me chifla esta peli! Oh, sir, gracias (necesitaba ésto después de Herzog). Yo también me quedo con las tías.

  8. AdR, corre, corre a verla que si no rozas la excomunión… Fíjate que me das envidia, ver estas cosas por primera vez es un gusto irrepetible.
    Ya me contarás.
    Un abrazo.

    Luisa, creo que todos tenemos o hemos tenido unas tías así: las mías se montaban timbas jugando al “siete y medio”. Ahora, no envenenaban a tantos…
    Besos

    Innisfree, el taxista es fantástico. Tiene dos frases memorables: “siéntese en el asiento delantero, así llegará usted antes”, y sobre todo la frase final de la película, “yo no soy un taxista, soy una cafetera…”. Genial.
    Abrazos.

  9. Adoro el Screwball Comedies.No he salido ni quiero salir de La fiera de mi niña,Luna nueva,etc.Todas las chicas con la que salgo me dejan porque mi vida es un Screwball.
    -Loco.Estás loco-me dicen esas mujeres que me abandonan.
    -Si,si,si.Como la vida misma.
    Un abrazo.

  10. Sobre Capra es verdad que a veces… sí, podía ser la abuela Capra, sobredosis de azúcar; sobre Cary Grant quizá sea verdad que nunca arriesgó (no he visto toda su filmografía) en papeles distintos, tampoco sé si tuvo ocasión de hacerlo, si llegó a plantearle alguien algo más violento por ejemplo o si él quiso alguna vez cambiar de registros, pero creo que no fue un actor de un solo registro y que fue bastante versátil, además de ser de los actores cuya filmografía mayor número de obras maestras contiene. Quizá no existe un actor que sea capaz de interpretar lo que Cary Grant y lo que Cary Grant no llegó a interpretar, todo junto, en la misma persona. Ojalá sí, si lo conoces, por favor, coméntalo. Saludos.

  11. Francisco, tienes que buscarte una Screwball. Las hay, sólo hay que tener puntería… Y ya de paso, encuentra otra para mí. En cualquier caso, es del tipo de locuras que causan una gran lucidez. Ellas se lo pierden.
    Un abrazo

    Samuel, sus registros eran galán serio y galán cómico. Sus interpretaciones eran soberbias, pero, ¿no echas de menos papeles como personaje histórico, como malo de la película, o en un western, en una película de romanos o en algún drama social? Soberbio, pero limitado. Lo de las obras maestras es cierto, pero relativo, no olvides a Henry Fonda, James Stewart o John Wayne. Hay uno: Marlon Brando, y además también dirigió.

  12. Claro que no olvido a Henry Fonda, ni a James Stewart, ni a John Wayne, aunque creo que no me imagino a Wayne en uno de esos papeles que Hitchcock dio a Grant, ni a Grant en “La diligencia”, incluso Montgomery Clift en un western parecía no estar en su terreno, quiero decir que incluso estos grandes actores, y claro, Brando, tenían sus límites. Creo que todos los actores, incluso los más grandes tienen limitaciones (no dejan de ser personas) y te doy la razón en que Grant repitió un par de papeles más o menos, pero creo que realmente no hay un actor capaz (en mi opinión ni siquiera Brando) de interpretar magistralmente todo tipo de papeles al mismo nivel, digamos un actor capaz de ser John Wayne cuando nadie es capaz de igualarle, de ser Cary Grant cuando nadie le alcanza, de ser el gran Henry Fonda, Marlon Brando, James Stewart… que es cierto, es verdad, no hay pelis de Grant como romano, o como James Cagney en “Al rojo vivo”, o como Jack Lemon en “El apartamento”, lo que creo es que el actor versátil existe, pero la mayoría, incluso los más grandes, son reconocibles sobre todo por un número limitado de registros… Brando, no me he reído nunca con Brando como me he reído con Grant, y no he sentido con Grant el drama como con las magníficas interpretaciones de Brando. Tienes razón, papeles limitados, pero incluso Brando (en mi opinión) tenía sus límites. Creo que hago este comentario (y el anterior) porque me parece que el actor supremo y perfecto en todo tipo de papeles yo no lo he conocido, eso es pedir la perfección absoluta, yo tampoco me imagino a Katherine Hepburn en “La pasión de Juana de Arco”, y sé que lo hubiera hecho muy bien, pero de manera sublime… Es que creo que aunque yo quizá también me pregunto qué hubiera pasado con Grant haciendo de malo a lo Kinski por ejemplo, quizá pedimos lo imposible. En fin, que más que encumbrar a Grant, que no hace falta, pienso que esa versatilidad desde luego se da en los actores pero todos los actores tienen mayores aptitudes para determinados tipos de papeles y por lo general es en los que se especializan y con los que pasan a la posteridad, incluso encasillándose a su pesar. Ginger Roberts por ejemplo no quiso encasillarse como partenaire de Fred Astaire y dio el paso a la comedia, sin embargo tan gran actriz tampoco me la imagino en ciertos papeles. A Brando voy a intentar verle más cosas, porque me parece un buen actor, además de un actor imprescindible y revolucionario por su manera de interpretar cuando apareció, pero creo que el actor 10, perfecto en todo tipo de registros, no existe. Creo que la perfección, en el cine, y en la vida, existe en contadas excepciones, incluso los grandes directores como tu amado (nuestro amado) Hitchcock o Dreyer, tienen alguna que otra obra un poco menor, y los actores, pues todos tienen algún punto débil, algún papel en el que encajan de refilón. Nadie es perfecto, ya lo dijo Jack Lemmon en “Con faldas y a lo loco”. Un saludo.

  13. Estamos de acuerdo, Samuel, sólo apuntaba a que Brando logra interpretaciones magistrales en registros muy direferentes: como galán, como tipo duro o sensible, como personaje histórico, como personaje dramático, y como cómico, en “La condesa de Hong Kong”. Claro que no lo hace como Grant, pero lo hace, y es muy solvente. Por lo demás, es cierto, todos los artistas tienen límites, porque es humano.
    Fíjate que creo que Grant se murió con las ganas de hacer de malo, desde luego, en “Suspicion” (“Sospecha”, Alfred Hitchcock, 1941), no terminó siéndolo por imposición de los estudios, que no consentían que el galán fuera un asesino. Hitchcock lo quería así y tuvo que variar el final que tenía pensado por imposición. Ese es otro punto de debate interesante: muchas veces los actores vienen limitados por las imposiciones comerciales, y no por su falta de capacidad. En el caso de Grant, estoy convencido de que hubiera dado bien en cualquier papel, incluso de malo de western.
    Saludos.

  14. Me has quitado algunas palabras de la boca, yo conocía lo de “Sospecha” y la he visto, y también me he preguntado si en el fondo más que limitarse él mismo no tuvo ocasiones de hacer de malo por ejemplo. Él mismo acabó harto de ser Cary Grant, de estar encasillado, decía que hasta él quería ser Cary Grant, yo no creo que hubiera podido hacerlo tan bien de vaquero como Wayne pero hubiera sido digno, creo. Sobre Brando, no he visto “La condesa de Hong Kong”, pero sí es muy cierto que sus registros son impresionantes y siempre soberbio. Los actores y creo que aún más las actrices vienen muy limitad@s por las imposiciones comerciales, o más bien por la imagen con la que se han dado a conocer o hecho famosos, si no consiguen interpretar papeles distintos se encasillan de por vida, o si se arriesgan y tienen la oportunidad demuestran que pueden ser muchas cosas, buenos, malos, perversos, víctimas… Y, es mi opinión, l@s mejores intérpretes no dejan un sello propio reconocible en su trayectoria, quiero decir que hay intérpretes que hagan de bueno, de malo, de lo que sea, siempre muestran una personalidad propia definida, y para mí, el trabajo de interpretación es justamente lo contrario, que el intérprete se amolde al papel, no que amolde el papel a su personalidad. Partiendo de las propias vivencias o de los métodos de interpretación aprenidos, creo que la interpretación debe fluir tomando la parte propia del intérprete que exige el papel, la de bueno, malo, pícaro, tonto… pero no que el papel se encoja para que el intérprete luzca su gran personalidad. Y lo mismo opino respeto a la dirección de películas, el director que impone un estilo propio a ultranza se trate de lo que se trate finalmente hace películas de estilo que no pueden ir más allá de los límites propios, de la marca de cine de autor, mientras que el verdadero artista según demande el argumento, la esencia de la historia, adopta un estilo u otro. Es mi punto de vista. Valoro mucho a los autores con personalidad propia, pero creo que la personalidad propia siempre es algo que debe alentar una película e interpretación, no ser la única razón de una película, o sea cine ególatra y meramente narcisista, que a veces se considera cine de autor, que es original desde luego, pero que no me arrebata, más bien me harta y me inquieta que a veces se valore más la arrogancia que la verdadera grandeza, que a veces está en darse cuenta de que lo importante no es actuar o dirigir una película, sino la película. Todo el mundo debe someterse a la película, ser un vehículo, un puente para que la obra sea grande, no hacer de la película un vehículo para parecer grande quien la hace. (Vaya a donde me ha llevado “Arsénico por compasión”) Saludos.

  15. Uf, Samuel, eso es lo grande del cine, que sabes por dónde empiezas pero no dónde te lleva… Totalmente de acuerdo. Ese punto de vista permite a muchos, como yo, considerar a Howard Hawks (de cuya muerte se cumplen ahora 30 años) el mejor director de cine de todos los tiempos. En cuanto a los actores, permite mirar con otros ojos a los llamados “de reparto”. Qué grande era gente como Lee J. Cobb, Karl Malden, Donald Pleasance, George Kennedy, y la interminable lista de actores de todo el mundo que con apenas unas notas dejan su poso en la pantalla…
    Un abrazo

  16. Howard Hawks indudablemente es de los más grandes, menuda lista de obras maestras dejó el hombre… Y los secundarios, qué importantes son para el cine, sin ellos no se sostendrían las películas, el cine, lo bonito del cine es que es un diálogo de casi todo lo humano, hace falta que haya un estado de gracia especial y una profesionalidad enorme para llegar a hacer una gran película, la colaboración y armonía de mucha gente y hasta la colaboración del azar, que también cuenta bastante en la vida, ya lo reflejó magistralmente Woody Allen en Match Point. Saludos.

  17. encomiable propósito, sí señor, porque además no se les valora ni conoce como merecen (ni seguramente se les retribuye económicamente lo suficiente), además secundario o actor de reparto me parecen términos un poco despectivos, aunque no se me ocurre algo mejor… la verdad es que actúan menos tiempo en las películas pero unos segundos son suficientes para quien sabe interpretar con maestría. Saludos.

  18. Genial, una simple prueba de toda la obra. He leído más arriba que hablarás de esta película en profundidad. Esperaré el post. Es otra de esas películas que me tocan.

    Un abrazo

  19. Mónica, de las películas más divertidas de todos los tiempos. Sus remakes posteriores han sido bastante desastrosos, incluso hay intentos similares en España, “El cianuro, solo o con leche”, por ejemplo. Hablaremos seguro de ella con más tiempo, quizá el año que viene…
    Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.