Chaplin y H. Hawks: los genios siempre se van sin hacer ruido…

En este año que está a punto de finalizar, se cumple el 30 aniversario del ascenso de dos grandes astros del cine al Olimpo que hacía décadas que tenía un puesto de honor reservado para ellos: Charles Chaplin y, precisamente en este mes de diciembre, el mejor director de la Historia del cine, el más versátil, el más multidisciplinar: Howard Hawks.

Howard Hawks: el ingeniero del cine

howard-hawks.jpg

Este fenómeno de la ingeniería y de la técnica, licenciado por la californiana universidad de Pasadena, jamás llegó a pensar que tendría un futuro artístico en el cine, y mucho menos que su nombre quedaría grabado en letras de oro para todos los cinéfilos del planeta. Estudiante brillante, se matriculó en Ingeniería Mecánica Industrial, fue constructor, piloto de coches de carreras, de aviones a reacción, campeón en Indianápolis y oficial durante la Primera Guerra Mundial. Sin embargo, y por casualidad, como sucede casi siempre en estos casos, se encontró trabajando para la Paramount desde 1922, primero como montador y técnico, luego como ayudante, y finalmente como director desde 1926. En el periodo del cine mudo sentía admiración por el alemán F. W. Murnau, cuyo estilo emulaba, sin llegar a igualarlo en su maestría. Con todo, su nombre comenzó a sonar primero en Europa, gracias a la extraordinaria acogida de Una novia en cada puerto, de 1928. Sin embargo, con la llegada del sonoro, explotó la principal virtud de su primera época, los diálogos vivos, ácidos y la capacidad de expresión y caracterización de sus personajes a través de las palabras (La fiera de mi niña, de 1938, Luna nueva, de 1940, Bola de fuego, de 1942), unas cualidades que combina con una cierta ambigüedad en sus historias que, por un lado, permiten al espectador poner algo de su parte, y que sin embargo, resultan tremendamente sólidas y convincentes: “Las personas que muestro no dramatizan las grandes situaciones, las ponen en sordina, lo que es normal en esta clase de hombres. En un film de calidad mediana se habla demasiado. Hay que construir las escenas, montarlas bien y dejar que el espectador haga un poco de trabajo para que se sienta implicado. Todo escrito que se lee con facilidad no es bueno… Debemos escribir lo que el personaje podía pensar; él es quien motiva la historia. Cuando un personaje cree en algo es cuando se produce una situación, no porque en el papel hayáis decidido que se produzca”.

Partidario del encuadre como primer mandamiento de la expresión cinematográfica, en su cine no abundan ni los primeros planos ni los llamativos movimientos de cámara, resultando un cine sólido, sobrio, y todo lo que sucede transcurre entre los cuatro límites del rectángulo de celuloide. Aun así, Hawks dominó con una maestría nunca vista en ningún otro director antes o después de él cualquier terreno temático de la creación cinematográfica: el thriller (Scarface, de 1932, Tener y no tener, de 1944, El sueño eterno, de 1946), la comedia alocada o musical (La fiera de mi niña, Luna nueva, La novia era él, de 1949, Me siento rejuvenecer, de 1952, Los caballeros las prefieren rubias, de 1953, Su juego favorito, de 1964), el cine de aventuras (La escuadrilla del amanecer, de 1930, Sólo los ángeles tienen alas, Hatari!, de 1962, Air Force, de 1943), el western (sus “Ríos”: Río Rojo, Río Bravo, Río Lobo, de 1948, 1959 y 1970, respectivamente, o El Dorado, de 1966, quizá no el mejor western de todos los tiempos, pero seguramente el más glorioso jamás rodado), el cine histórico (Tierra de faraones, 1955), e incluso el cine de propaganda bélica (El sargento York, 1941). Su cine destaca por el empleo de un fino sentido del humor, por una enorme calidad literaria en los guiones, y por la exaltación del coraje y el valor de los seres humanos anónimos en situaciones imprevistas que les habrían de superar, y a las que, sin embargo, logran imponerse, resultando al mismo tiempo un cine accesible a todos los públicos y con un testimonio sociológico de toda una época de incalculable valor. Además, junto a Hitchcock, logró ser uno de los primeros directores-productores que lograba hacerse con la propiedad de sus películas.

Como anécdota final, según cuenta Diego Galán, director durante muchos años del Festival de San Sebastián, en una rueda de prensa en Donosti durante la edición de 1972, alguien le preguntó qué película de las suyas le gustaba más. Hawks respondió tras meditar un instante: “Dos cabalgan juntos” (John Ford, 1961). Cuando le hicieron notar que esa película la había rodado John Ford, se limitó a decir: “¿En serio? Creí que la había hecho yo”.

Charles Chaplin: el Artista

039_70230charlie-chaplin-posters.jpg

Chaplin ha sido el genio más grande de la pantalla: director, actor, productor, guionista y músico, artista de music-hall (herencia de sus padres), antiguo compañero de gag de Stan Laurel (el delgado del dúo El gordo y el flaco, y según leyenda apócrifa, presunto padre biológico de Clint Eastwood), pero, por encima de todo, creador de un personaje que forma parte de la memoria colectiva de la Humanidad: el vagabundo (llamado en España Charlot), la reunión en un mismo personaje de mitos como Aasvero (el Judío Errante), Prometeo, Don Quijote y Don Juan.

Faltan palabras y espacio para definir una figura de tanta importancia. Dejando para las sucesivas ocasiones en las que nos vayamos ocupando de fragmentos de su obra apuntes más concretos sobre su vida y su inmenso talento, baste decir que su difícil infancia (de la que es una especie de exorcismo El chico, de 1921) le permitió dotar a su obra de una inigualable combinación de comicidad, ternura, pasión, realismo, fantasía, lirismo, emoción, tristeza y patetismo retratados con absoluta precisión, y no exentos de una postura ética y política repleta de crítica social, lo que le costó el exilio tras la Caza de Brujas, superando así los límites del creador cinematográfico y adquiriendo la categoría de filósofo y humanista del siglo XX.

Como homenaje al que por derecho ocupa el lugar más honorable en el Olimpo de celuloide com motivo del recuerdo a su silencioso adiós treinta años atrás, aquí tenemos la primera vez que el mismo Chaplin hizo ruido, la primera vez que su voz (contra su voluntad, ya que siempre se resistió a la llegada del sonoro) se escuchó en las salas de cine, en este fragmento de Tiempos Modernos (1935), cuya primera escena, las ovejas hacia el matadero que se superponen con una masa de obreros acudiendo a la fábrica, sigue siendo la mejor imagen que pueda ilustrar la lucha de clases y la sociedad capitalista.

24 comentarios sobre “Chaplin y H. Hawks: los genios siempre se van sin hacer ruido…

  1. Me encanta Chaplin, creo que nunca me reiré tanto y tan a gusto como con sus películas;En cuanto a Hawks, he visto bastantes de sus películas pero no era consciente de que fueran del mismo autor. Como ya adelantaste otro artista “de ciencias”.

  2. Genial reseña,y, por doble partida. Hawks es para mí lo más.Genio de todos los géneros. Yo que he realizado unos cuantos cortometrajes,llevaba en mi interior sus ensañanzas,como por ejemplo;situar la cámara a la altura de los ojos de una persona.
    Tiene un libro titulado Hawks por Hawks prologado por el gran Truffaut que es una maravilla.
    Chaplin,otro genio,no obstante siempre tuve discrepancias respecto a los fans incondicionales,porque creo que Bastes Keaton es superior.Adoro a Keaton.
    Perdona por ponerme tan pedante,el cine,como a tí,me pierde,y rara vez puedo conversar sobre éstas cosas.
    Buen post.Ay,y dá tanto para departir.
    Por cierto;ayer abusé de dulces y hoy me siento fatal.Pero tengo una cura;esta tarde voy a ver en el cineclub Dos hombres y un destino del olvidado Roy Hill.La he visto muchas veces,pero nunca en pantalla grande.
    Con gotas de lluvia te mando un fuerte abrazo.

  3. Minerva, no tienes mal gusto, no. Es un fenómeno interesante de estudio el comprobar cuál es la formación académica, cuando la tienen, de muchos de los grandes nombres de la historia del cine. Resultan casos chocantes, como el amigo Hawks.

    Francisco, menudo planazo tienes hoy, qué envidia. A mí Keaton me parece superior como actor, pero Chaplin tenía un genio artístico multidisciplinar, era un virtuoso del circo, el music-hall, incluso del equilibrismo y los malabares, músico, guionista y director excelente. Los dulces de carne y hueso es lo que tienen, luego le dejan a uno como le dejan…
    Un abrazo.

  4. Que grandes genios del cine, coincidimos plenamente al final en el homenaje póstumo estos dos dias, aunque las obligaciones familiares me han impedido una reseña más extensa, y eso en parte me fastidia, no te creas, porque para serte sincero, y sin ánimo de resultar demagogo, Chaplin y Hawks me han aportado más satisfacciones que la mayoría de familiares, por cruel que resulte.
    Estupenda reseña Alfredo, merecedora sin duda de estos dos genios absolutos ante los cuales uno solo puede quitarse el sombrero, o el bombín en este caso.
    La anécodta de Hawks sobre “Dos cabalgan juntos” me encanta, siempre que la recuerdo me rio mucho, ironia o verdadero despiste? quizás más bien lo primero.
    Grandiosos ambos

    Un abrazo

  5. ¨Todo escrito que se lee con facilidad no es bueno… Debemos escribir lo que el personaje podía pensar… ¨ Esta es también la marca de la buena literatura. Qué buen consejo, qué buena manera de entender el cine. Por otro lado, gracias por hacer la tarea por nosotros y hablar del cine de estos colosos.
    Ya casi veo Arsénico por compasión: y no, aún sigo con la gripe. Me arrincona como polícia estreñido.

    abrazos,

  6. Gracias, Lucía, y pensar que esta mujer hacía papelitos en inocentes películas infantiles… En fin.
    Besos

    Malvisto, hay que cuidarse esa salud, que no tienes otra. Prueba a ver la película, es un estupendo reconstituyente.
    Abrazos

  7. Qué gusto poder ver y leer cosas sobre gente con tal talento.
    Siempre disfruto con Chaplin, ayer mismo hablábamos de él, con alguien a quien por cierto no le hace gracia. Cosas más raras hay que oír, ¿verdad?
    Estupendo post, mejor aún leer en la cama.

    Besos

  8. Por cierto, no te he comentado antes, hace dos años “sugerí” a mi primo pequeño, del cual soy padrino, la idea de vestirse de Chaplin, hay que educar a las nuevas generaciones, llevarles por el buen camino.
    Saludos!!!

  9. Vi el otro día un especial sobre Chaplin: Luces de la ciudad, precedida de un buen análisis de cómo se rodó esta película, contextualizándola en la obra en conjunto de Chaplin. Me lo pasé muy bien y aprendí algunas cosas. De Chaplin nunca se sabe todo, es increíble. Bueno, yo por lo menos.

    Del cine de Hawks me gusta todo lo que he visto. Qué cosas.

  10. Entrenómadas, dime quién es para anatemizarlo ya, cinematográficamente hablando, por supuesto. Excomulgad@ queda.
    Chaplin es como un antiguo pariente, como el álbum de fotos de nuestros antepasados.
    Besos

    Eryx, no veas qué trauma tengo yo con eso… Abrazos.

    Iván, así me gusta, que vayas programando mentalmente a las nuevas generaciones, que si no terminan diciendo que Alicia Silverstone es una actriz clásica…
    Un abrazo.

    Luisa, supongo que hablarían del plagio de “La violetera” por el que Chaplin fue denunciado. Es una historia interesantísima y muy ilustrativa de cómo era Chaplin cuando él mismo se olvidaba lo divertido que podía llegar a ser y llegaba a creerse su genialidad.
    Besos.

  11. Chaplin es no sólo una de las personalidades cinematográficas del siglo XX y de los que vengan sino una de las personas imprescindibles del siglo XX. Superó la categoría de genio para alcanzar un grado entre mitológico y sociológico… Hawks fue seguramente el director que con mayor versatilidad y maestría hizo del cine un espectáculo exitoso y de calidad, congenió por una vez a crítica y público, cosa que incluso a Hitchcock le costó décadas lograr. El mejor director de la historia… era grande, desde luego, pero es una cuestión subjetiva y no se puede olvidar a John Ford, cuyas obras maestras no se quedan cortas ante las de nadie, ni al propio Hitchcock, ni al grandísimo Murnau (creo que la mayor tragedia de la historia del cine fue su prematura muerte) ni a Welles, ni a Ozu, Kurosawa, qué decir de Mankievick… y seguro que de bastantes más, Bresson hizo también maravillas… lo cierto es que abordó con genialidad un registro inigualable de géneros. Creo que si decimos que Howard Hawks fue el director que con mayor talento y maestría abordó mayor numero de géneros lo acertamos seguro, aunque quizá una comedia de Lubitsch puede ser mejor que una de Hawks, un western de Ford mejor que un de Hawks, Murnau era inigualable, o el propio Dreyer, en fin, también son cosas subjetivas, yo es que de verdad que a lo más que he llegado en esto de decir qué es mejor o quién es hacer una lista de 100 películas, y dar a conocer a grandes del cine, pero el mejor director, no lo sabría decir, incluso me parece que es un poco subestimar a los demás. Aunque un crítico llegó a decir que para él Dreyer estaba un peldaño por encima de todos los demás, yo que amo a Dreyer no creo que sea así de rotundo, creo que Dreyer, Murnau, Welles, Hawks, Ford, Ozu, Bresson, Kurosawa… están un olimpo particular, y también Hitchcock, y… me olvido de más, seguro. (Veo que valoras mucho la versatilidad, y lo entiendo, pero creo que cuando se es muy versátil se pueden llegar a hacer muchas cosas con maestría pero los genios suelen ser especialistas en un terreno o dos particulares, como Lubitsch, como Chaplin, como Allen…) La verdad es que Hawks me parece un grandísimo director, pero el toque Lubitsch, el don del suspense de Hithcock, la espiritualidad de Dreyer, y… en eso hubieron maestros que llegaron más lejos. Entiendo que reivindiques a Hawks, pero a su mismo nivel e incluso, en mi opinión a veces por delante de él, hay varios. Saludos.

  12. Samuel, la afirmación es únicamente porque Hawks hacía de todo, y todo lo hacía bien. No era un maestro en todos los géneros, ni mucho menos, pero es un caso único. Los hay mejores, los hay peores, pero tan completos, ninguno. En la creación la versatilidad no sólo es buena, sino que casi es una obligación. Y por cierto, algunos de sus westerns, como “Río Rojo” o “Río Bravo” no tienen nada que envidiarle a John Ford… En cualquier caso lo maravilloso del cine es que puedes citar en una parrafada montones de autores y obras excepcionales sin poder elegir una sola. Un abrazo.

  13. Sí, hacía de todo y todo muy bien, aunque no creo que la versatilidad sea una obligación sino una cualidad, hay quien la tiene y quien no la tiene, como el talento. Que Hawks tenía las dos cosas es evidente. La parrafada es porque me parecía muy rotundo (aunque no descabellado) eso de mejor director de la historia. Insisto en que hay varios, qué decir de Renoir, y de tantos otros. “Rio Bravo” desde luego no tiene qué envidiarle a Ford, aunque en mi opinión “La diligencia” es el clásico del género y cronológicamente anterior. Y qué cierto es que se pueden escribir parrafadas como la mía y quedarse corto ante tantos buenos directores que ha ofrecido y ofrece el cine. Saludos.

  14. Sí Samuel, pero “La diligencia” es más que un western. Bueno, casi estoy por decirte que lo que menos es, es un western, teniendo en cuenta la narración que la inspira y el tratamiento tan atípico de personajes. Sí, tiene forma de western pero no lo es.

  15. y por eso es memorable y universal, porque con un envoltorio aparentemente de western expresa poco menos que la condición humana… De Ford creo que lo más impresionante es cómo retrata a las personas, no esas bellas tomas del valle de la muerte o las innovaciones que aportó a la liturgia del western. Por eso incluso las películas de Ford que no son westerns siguen teniendo esa cualidad tan profundamente humana, cálida, alegre y un punto melancólica. Ford era mucho más que un autor de westerns, igual que Wayne era bastante más que un vaquero. Han pasado a la historia por el western sólo para quienes no han podido disfrutar el resto de sus obras. Saludos.

  16. Ahí le has dado, Samuel, cuando la profundidad del tema excede los límites del género, obra maestra tenemos. Aunque aquí el perfil de la historia y los personajes sean de Guy de Maupassant y en plena Francia. Pero eso es lo de menos, cuando un genio pasa una historia ajena por su tamiz con respeto, sale una joya.
    Saludos

  17. Buceando hasta que he encontrado alguna entrada que, siquiera tangencialmente, emparentara con mi relato de esta semana. Sabía que tu bazar no me fallaría. Un homenaje al gran Hawks era lo que necesitaba.
    Un saludo, Alfredo.

  18. Raúl, el relato es espléndido como no podía ser de otra manera con Río Rojo como origen. Me alegro de que haya servido de algo. Lo único, que ahora caigo en la cuenta que he hablado de Hawks, pero nunca he hablado de películas de Hawks, y eso es imperdonable.
    Saludos.

  19. Por cierto, antes de irme, una idea ingeniosa al respecto de este hombre tan genial. Creo que es el único director de cine que tuvo que soñar con la utópica posibilidad de hacer cine sin necesidad de utilizar una cámara, tal era su obsesión por lo sencillo, por lo invisible.
    Ya está.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.