Diálogos de celuloide – Todo lo demás

FALK: Ella me anima a que me acueste con otras mujeres.

DOBEL: Pues hazlo. Debe haber millones de mujeres deseando acostarse contigo. Bueno… millones quizá no, pero seguro que encuentras una si la emborrachas bien…

(…)

DOBEL: Si un tipo sale al Carnegie Hall y vomita, siempre encontrarás a alguien que diga que eso es arte.

Anything else. Woody Allen (2003).

In the mood for love: Deseando amar

maggie_cheung1.jpg
Esta entrada, a la que ya se adelantaron las amigas de Entrenómadas el pasado domingo (chicas, la telepatía entre nosotros es un hecho) con un par de posts breves pero que derrochan la sensibilidad que esta película desgrana, tiene una dedicatoria doble: para Don Sesto – Malvisto, nuestro hermano de Bogotá, instigador principal del texto de hoy, y para el gran Javier Torres, quien, con generosidad sobrehumana, ha contribuido con mucha y buena leña al fuego de la cinefilia que consume esta humilde escalera.

Las sensaciones que provoca el visionado de Dut yeung nin wa, dirigida por Wong Kar-Wai en 2000, son intensas e indescriptibles, probablemente lo más aproximado a lo que puede suponer un enamoramiento real, súbito, incontrolable, lo más cercano a una entrega total e incondicional. Porque, contra lo que suele ser habitual en el género romántico, Kar-Wai logra que el amor se palpe a través de la pantalla. La propia película, una de las más hermosas y poéticas manifestaciones del amor en la Historia del cine, consigue que el espectador se enamore de ella a través de un flechazo consistente en un torbellino de bellísimas imágenes, un uso sugerente de la música, y sobre todo, mediante un recital interpretativo de dos colosos del cine asiático, Maggie Cheung y Tony Leung Chiu Wai.


Continuar leyendo “In the mood for love: Deseando amar”

Gregg Toland, maestro del objetivo

toland_portrait.jpg

Gregg Toland es el más innovador y creativo director de fotografía del Hollywood clásico y de todo el cine mundial. Estudió ingeniería en electricidad en una escuela técnica. A los 15 años dejó la escuela y se trasladó a Hollywood, donde se empleó primero en las oficinas de un estudio y después, al interesarse por las cámaras, como asistente del director de fotografía George Barnes. Debutó en la dirección en Bulldog Drummond (1929), codirigiendo con Barnes, con quien volvería a trabajar en otros ocho filmes. Cuando realizó su primer largometraje (Palmy days, 1931) sin Barnes, a los 27 años, se convirtió en el director de fotografía más joven de Hollywood.

Excelente profesional y con un interés continuo en la experimentación en técnicas lumínicas y fotográficas, se especializó en el uso de la profundidad de campo, los estudios techados, los claroscuros y los contrastes de estilo expresionista y en filmar en espacios reducidos. En 1939 ganó el Oscar a la mejor fotografía por Cumbres borrascosas, de William Wyler.
Continuar leyendo “Gregg Toland, maestro del objetivo”

Música para una banda sonora vital – Wim Wenders y U2

La relación entre Wim Wenders, cineasta amante de la música, afición de la que ya nos ocupamos cuando hablamos de Ry Cooder, Buena Vista Social Club y París, Texas, y el grupo irlandés de rock U2, cada vez más presente en las bandas sonoras del cine reciente, como ya vimos en la saga de Batman, ha sido de lo más fructífera. Ofrecemos dos píldoras. La primera es The ground beneath your feet, de The million dollar hotel, dirigida por Wenders en 2000, historia de seres marginales que arrastran su miserable existencia por un hotel medio abandonado y cuya pacífica muerte en vida se ve alterada por el suicidio de uno de ellos. La segunda, Stay, de Tan lejos, tan cerca, secuela filmada por Wenders en 1993 de El cielo sobre Berlín, cinta acerca de unos ángeles que desean experimentar emociones humanas, con un Berlín bellamente filmado. Por cierto, nada que ver con su poco afortunado remake americano City of Angels, con Nicolas Cage y Meg Ryan.

La tienda de los horrores – Sleepy Hollow

res1.jpg

Reconozco que la entrada de hoy tiene dos objetivos principales, además del habitual de la sección, que es sacarle los colores a los subproductos fílmicos que interesadamente se nos venden como buenos y que mejor hubieran hecho con quemar el guión en el cenicero más cercano, a saber: mosquear a algún fan de Tim Burton para que por una vez los comentarios a las entradas sean algo más que un reconocimiento de lo lozanos y hermosos que nos han criado nuestras madres, y además formular alguna consideración, al hilo de algunos de los comentarios más recientes en este blog, sobre el fenómeno de las adaptaciones a la pantalla de obras literarias y el respeto debido a su argumento, como demostración de cómo se puede mutilar, desenfocar, pervertir y destrozar una historia rica en matices y en psicología y convertirla en un engendro terrorífico de envoltorio digital sin sentido ni ganas de tenerlo, nada menos que esta película basada, no ya libremente, sino de forma delirante, en The legend of Sleepy Hollow, el relato clásico de la literatura norteamericana de Washington Irving.
Continuar leyendo “La tienda de los horrores – Sleepy Hollow”

Diálogos de celuloide – Arsénico por compasión

arsenico7.jpg

MORTIMER: ¡Ooooh, tía! ¿Qué vamos a hacer con el cadáver del arcón?

TÍA: Muy fácil, lo pondremos en el sótano, con los otros.

MORTIMER: ¡Ah, bien!… Con los otros… ¿Otros? ¡¡¡¿¿¿OTROS???!!! ¿Cuando dices ‘otros’ quieres decir ‘otros’?… ¿Más de un ‘otros’?

Arsenic and old lace. Frank Capra (1944).

El enigma de Kaspar Hauser, el enigma del ser humano

kaspar-hauser-2.jpg

El fenómeno Kaspar Hauser conmovió a Alemania en 1828, especialmente a Nuremberg y las ciudades cercanas, siendo objeto de interés, estudios e investigaciones durante mucho tiempo. Y no era para menos. De repente, en una ciudad próspera y de vida tranquila, los lugareños se levantan con la noticia de la extraña aparición de un joven que ha permanecido aislado y atado desde su más tierna infancia, y que, por lo tanto, ha desarrollado una muy particular forma de autismo. Tal es así, que se trata de un ser humano completamente insólito, absolutamente ajeno a cualquier clase de socialización. En 1974, el director alemán Werner Herzog llevó esta historia al cine, y aprovechó para levantar la alfombra y mostrar la suciedad moral de las sociedades acomodadas.
Continuar leyendo “El enigma de Kaspar Hauser, el enigma del ser humano”

Maestro del desconcierto: La estrategia de la araña, de Bernardo Bertolucci

570538623_081da6b025_m.jpg

Parafraseando al sabio, puede decirse que la maestría se demuestra en todo. No cabe duda de que cuando nos encontramos ante una gran obra cinematográfica tenemos grandes posibilidades de que tras ella se encuentre un gran cineasta (aunque el inevitable tanto por ciento de chiripa haga que esta regla no sea matemática). Sin embargo, es más seguro que, cuando lo que desfila ante nuestros ojos es una obra desconcertante, inconsistente, fragmentada, incluso casi improvisada, consiguiendo pese a todo que el conjunto tenga sentido y el resultado final sea magistral, también existen serias posibilidades de que un gran cineasta, un tanto juguetón y con mala uva, esté detrás y dé rienda suelta a sus más acerados instintos profesionales en busca de fieles espectadores que compartan su broma.
Continuar leyendo “Maestro del desconcierto: La estrategia de la araña, de Bernardo Bertolucci”

No quedan días de verano para Pasolini

pasolini2.jpg

Noticia del diario El País publicada el 3 de diciembre.

El verano italiano de Pasolini

Durante el verano de 1959, los lectores de la revista Successo pudieron seguir el periplo de su enviado especial, Pier Paolo Pasolini, que en compañía del fotógrafo Paolo di Paolo y al volante de un Fiat Millecento, recorrió la costa italiana, desde Ventimiglia hasta Trieste. El reportaje se publicó en tres entregas con el título Larga carretera de arena. En 2001, el fotógrafo francés Philippe Séclier siguió con su cámara los pasos dados 42 años atrás por Pasolini. Sus fotos, junto con los textos del cineasta, se editan ahora en España en un volumen de la colección BlowUp Libros Únicos de La Fábrica Editorial.
Continuar leyendo “No quedan días de verano para Pasolini”