Música para una banda sonora vital – Drácula

La que sigue siendo la mejor versión de la gótica historia de terror del novelista irlandés Bram Stoker, el Dracula de Tod Browning y Bela Lugosi (1931), sorprende desde sus títulos de crédito iniciales al descubrir que están musicados con un fragmento de El lago de los cisnes, la obra maestra de Tchaikovski, un grande de entre los maravillosos y fascinantes músicos rusos, que además nos sirve para hacer un homenaje al célebre actor húngaro.

Stoker y Lugosi comparten un curioso e inquietante rasgo relacionado con el personaje que supuso el encumbramiento y la ruina mental de ambos. Si sabido es que Lugosi llegó a estar “poseído” por el personaje del conde, llegando a vestirse y comportarse como él e incluso a dormir en un ataúd a la “moda transilvana” de Stoker, no es menos cierto el deterioro psicológico del escritor, que, según la leyenda, en sus últimos días, prisionero en su habitación, enfermo, delirando, con los ojos desencajados, la respiración entrecortada, e intentando protegerse de una invisible amenaza con la ropa de cama, ocultándose la cabeza con las sábanas, asomaba un puño acusatorio cuyo dedo índice señalaba a un rincón desierto mientras pronunciaba desesperado y lleno de terror el grito ¡¡¡STRIGOIUL!!!, como llaman al Vampiro, al no-muerto, en Transilvania.

Si nos hemos pasado de siniestros y alguien precisa alegría para el cuerpo, la hallará aquí. No hay muerto viviente, vampiro, hombre-lobo, momia de papel higiénico u obispo manifestante que no menee los pies con ésta.