Cine para soñar – ‘Zatoichi’, de Takeshi Kitano

zatoichi.jpg

Sin duda, la película definitiva con los samuráis como principales protagonistas. El inclasificable Takeshi Kitano, actor y director tanto de duras y sangrientas películas en el entorno de la mafia japonesa como de magníficas obras intimistas de sensibilidad desbordante (como El verano de Kikujiro) o apocalípticas cintas en las que utiliza la violencia como denuncia y metáfora (Battle Royal), pero también presentador televisivo de renombre -quién puede olvidar Humor amarillo-, productor, cantante, humorista, guionista, montador, director de fotografía, escenógrafo, músico, hombre del Renacimiento, etc.), filmó en 2003 la última gran epopeya de samuráis, imposible de encuadrar por completo, pese a su apariencia, en ninguno de los géneros cinematográficos establecidos.

En el siglo XIX Japón sigue siendo un país anclado en el feudalismo. No será hasta mediados de siglo cuando una flota norteamericana obligue al emperador a abrir sus puertos al comercio internacional (es decir, al norteamericano) y dar pie así al fenómeno de crecimiento económico más impresionante de la historia, el paso en apenas ochenta años de un país feudal, atrasado, eminentemente agrícola y tecnológicamente precario, en una potencia asiática que en 1905 derrotó al imperio ruso en una guerra moderna a gran escala (la primera potencia europea derrotada por un país asiático) y que en 1941 puso en jaque a Estados Unidos, y que, a día de hoy, pese a la derrota final, sigue siendo el segundo polo económico mundial. Pero en el tranquilo interior del Japón de hace dos centurias, la vida sigue siendo sencilla y tradicional como muchos siglos antes. Zatoichi (interpretado por el propio Kitano), personaje legendario que en diversas formas ha aparecido en la cultura e incluso anteriormente en la cinematografía japonesa, es un masajista ciego que vive de sus virtuosas manos y de su suerte en el juego, es decir, que se gana la vida con sus dedos y con los dados. Pero esconde un secreto, como buen personaje de una película japonesa, y es que es un maestro de la espada, tan rápido y certero que logra vencer a la vista de sus oponentes. Acompañado por Shinkichi, su fiel amigo, en su ruta hacia una gran ciudad de las montañas, conoce a una pareja de geishas, bellas, pero mortíferas. Okinu y Osei viajan a la misma ciudad en busca de venganza por el asesinato de sus padres, siguiendo su única pista, un nombre: Kuchinawa. Cuando llegan a la ciudad se dan cuenta de que está expuesta a la voluntad de la banda de Ginzo, un conocido guerrero que ha hecho del pillaje y el saqueo su modo de vida.

Pareciendo en su planteamiento similar a otras películas del género samurái, sin embargo resulta profundamente innovadora por el tono, la forma y la profundidad de la narración. Lejos de las shakespearianas adaptaciones de Kurosawa, Kitano logra sorprender, apabullar, cautivar y seducir por completo. Entretenidísima, estupenda combinación de la típica trama de lucha de bandas con cierto aire de western (aunque ya sabemos que el western ha bebido más del cine japonés que a la inversa), venganzas, combates, rituales tradicionales, y humor, gags desternillantes, slapstick y números musicales de gran calidad, mezcla que desconcierta, despista, pero finalmente atrapa incondicionalmente, sobre todo, una vez disfrutada y resuelta la magnífica trama principal, cuando el espectador se enfrenta a un irrepetible final sorpresa en forma de gran escena musical absolutamente subyugante, que transporta a un estado de euforia casi instantáneo.

Esta incatalogable película sirve a Kitano para dar rienda suelta a su personal visión irónica de las cosas. Aprovechando cualquier aspecto de la película no hace sino construir una gigantesca parodia en la que todo puede convertirse en objeto para sus burlas, utilizando un humor repleto de notas surrealistas, al mismo tiempo que visualmente logra una gran belleza plástica, especialmente en las escenas de combate, duelos a espada soberbios, espectaculares, fotografiados maravillosamente y que adquieren cierto aire místico, coreográfico, una riqueza visual complementada con la vivacidad y acertada combinación de tonalidades cromáticas en las escenas de baile, momentos que, en vez de, como pudiera sospecharse, perjudicar al ritmo narrativo, por otro lado ágil, espléndido, que en ningún momento llega a resentirse, o desviar la atención excesivamente de la trama principal, no hacen sino enriquecer el conjunto, logrando conformar una bellísima película, en la que se dan la mano la violencia, la acción, el misticismo oriental, los grandes temas como el amor, la amistad, la venganza o la condición humana, el humor surrealista un tanto gamberro, y unas fantásticas, disparatadas, pero impresionantes, escenas de baile.

Una película absolutamente maravillosa en la que se subvierten las notas de cada uno de los géneros que mezcla, dándoles la vuelta, y que constituye un ejercicio de libertad creativa, narrativa y visual total. Desde luego, una de las mejores obras llegadas de Japón en los últimos tiempos, y todo un ejemplo de las maravillas que el cine asiático es capaz de producir.

18 comentarios sobre “Cine para soñar – ‘Zatoichi’, de Takeshi Kitano

  1. Una película sorprendente, como ya es algo habitual en el cine de Takeshi Kitano. Para mi, muy ágil y divertida en su planteamiento pués nos cuenta la vida de un ciego vagabundo que se gana la vida con el juego y dando masajes. Una película de samurais que tenemos que remontarnos a los principios de Kurosawa por la originalidad de sus aventuras. Con un manejo de cámara sumamente perfecto, hace como digo una película rozando la perfección, y por supuesto muy comercial, ya que nada tiene que envidiar a cualquer película norteamericana de este clase de género, quizás lo único negativo, bajo mi punto de vista, si se lo puede llamar asi, es la montonera de sangre que sale en el filme, pero claro era de esperar en este tipo de cine. Buenas interpretaciones, destacando al propio Kitano, aquí con el seudónimo de Bea Takeshi, dando vida a ese hombre ciego, cuya espada es más rápida que la vista. En definitiva, una película sencilla, pero grande a la hora de valorarla. Una película digna de ver y por supuesto que a nadie digo yo le va a decepcionar. Sobresaliente. Saludos.

  2. me alegra ver este gran comentario sobre esta película, que me gustó muchísimo, además Kitano es un talento como no hay muchos…, tiene películas que van de lo más sanguinario a lo más delicado o divertido como en realidad sucede en la vida, su cine es de un valor incalculable, y hana-bi, flores de fuego quizá su obra más lograda, o al menos la que a mí más me ha llegado al alma. Saludos.

  3. Primero disculpa, no estoy en mi ordenador, sí, ya sé, todos los ordenadores son iguales, pero no para mí. Si no tengo el mío estoy perdida.

    Bueno, yo tengo un problema con Kitano. Paso de echarlo de menos a echarlo de más. Me apasiona y me disgusta al mismo tiempo. Aunque confieso que me encantaria tomarme un café con él. Creo que puede ser de todo menos aburrido. Bueno, me centro en el comentario. Cuando lo vi en “El Verano de Kikujiro” me pareció magistral, con un registro que no conocía y una belleza inusual.
    Luego le he visto cosas que no me han interesado mucho, pero siempre, siempre me atrae algo de su interpretación. En realidad creo que es un genio, con sus luces y sus sombras.
    Y la de hoy maravillosa. Sí, maravillosa.

    Besos and sorry

    M

  4. Pablo, lo has resumido estupendamente. Merece muchísimo la pena.
    Gracias. Saludos.

    Goroka, incluso para los no cinéfilos, aunque sólo sea estéticamente, el interés es notable.

    Samuel, estupenda sugerencia. Kitano nunca, excesivo o tierno, deja indiferente.
    Saludos.

    Entremómadas, te entiendo muy bien, cuando se es multidisciplinar ocurre precisamente lo que describes. Mejor un sake que un café, creo. Tienes razón, a veces se pasa de rosca, pero arriesga, y eso ya es algo.
    Besos y buen finde

    PD.: Why sorry?

  5. Este fin de semana pasado vi “La espada oculta” de Yoji Yamada, que también trata de los Samuráis en el Japón del siglo XIX, pero en esta la acción es mínima. ¿la has visto?
    Besos.

  6. En efecto, Lucía, es totalmente distinta, más reflexiva e introspectiva. En esa película más bien se trata del final de una época como apunto más arriba, la muerte del Japón tradicional. Por otro lado, siempre pensamos en los samuráis y los shogunes como seres violentos, guerreros, y demás, y llevan implícitos una importante carga filosófica que generalmente el espectador occidental desconoce o le interesa menos que la acción y la violencia, me refiero al Libro del Bushido y esas cosas, en las que “La espada rota” hace más hincapié. Pero me parece muy buena película.
    Besos

  7. Pues no tenía ni idea de que “Takeshi”, el de “Humor Amarillo” hubiera hecho todas esas cosas… y pensar que yo sólo lo conocía por el programa del “Chino Cudeiro…”
    Me gustan las películas japonesas, y más si es tan sorprendente como dices; suena muy bien… me la bajo, a ver si con un poco de suerte la tengo para la tarde.
    Rosa

  8. Alfredo: no, este no me entra. Lo he dejado de ver precisamente por dos que no las entendi: que me parecieron impeneterblaes. Hanna Bi y Kikujiro. Pasaria de nuevo a ver Dolls: esta me la he perdido. Porque ganas le eh tenido. Pero no demasiadas. Hay Lago en este japonés que no logro entender: es cmo si jugara con el aburrimiento. La verdad no he podido: prefiero a Miike Takashi: y no todo, porque tiene unas pifias. Y otras que son joyas.

    Ya me vi El Odio: ¿será que podemos hacer algo así? jeje…. Por ahí he visto bien ubicada Factotum: sobre un relado de BUkowski. Este no me entisiasma mucho: pero una vez lei unos poemas, y debo reconocer que me gustaron. Además que es con Dillon y ese me gusta bastante.

    abrazos,

  9. Tienes razón, Malvisto, a mí me gustan más los poemas de Bukowski que sus relatos. Dillon no me gusta demasiado, pero ahí está bien. En cuanto a Kitano, deduzco que aún no has visto ésta. Pruébala, igual te sorprende.
    Abrazos

  10. Que gran reseña, yo soy fan absoluto de Kitano, me parece un director fascinante, aunque sus dos últimas películas cuidado, que ya está corriendo el riesgo de la autocomplacencia y eso es muy peligroso. Curiosamente, yo que soy fan absoluto además del cine de samurais en todas sus épocas (incluida la divertidísima Azumi, con su estética cool), disfruté de Zatoichi bastante, pero me dejó una sensación no del todo satisfactoria, quizás la fama desmesurada como película a ver jugó en su contra, pero la volví a ver una segunda vez, y gustándome, no es de mis películas favoritas de Kitano, ni mucho menos, es más, no está entre las 5 o 6 mejores en mi opinión. Yo me quedo con la que nombras de manera tan acertada, “El verano de Kikujiro” (obra maestra total) y “Hana Bi”, en mi opinión sus dos mejores películas, siendo las demás siempre interesantes,que no es poco.
    De todas formas, en ocasiones me deja la sensacion este director de estar algo aupado por la crítica más sesuda, como si solo existiera Kitano en Japón.
    Saludos!

  11. Iván, totalmente de acuerdo, aunque a mí ésta sí me gusta mucho y me parece una obra capital. En cuanto al tema de la crítica que comentas, se debe sobre todo al fenómeno de los festivales, creo. El cine asiático que nos llega lo hace ya etiquetado, las películas no tienen solamente valor en sí mismas, sino que es la marca del director que las ha filmado, sea Yimou Zhang, Lee, Kar-Wai, Kitano, etc. Y los críticos, el engranaje, nos venden la etiqueta como marca de calidad.
    Ah, y me apunto a Humor Amarillo, desde luego.
    Saludos

    Francisco, y no te olvides de Inagi o Imamura…
    Abrazos

  12. Pingback: gomenda.net

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .