Cine de papel – ‘Salomón y la reina de Saba’

El cine, el buen cine, es un acopio de sensaciones, de emociones, de épica, de ilusiones, y de muchas otras cosas, sugeridas por una historia narrada en imágenes a un ritmo de 24 fotogramas por segundo, aprovechándose así de una anomalía en el ojo humano, un espejismo que dota de continuidad de acción a lo que sólo son simples fotografías encadenadas. Pero el cine también es negocio, necesitado de los diversos instrumentos puestos a su alcance para vender las películas a un público necesitado de sueños. En los tiempos en los que la televisión, las radios, internet, nos bombardean y amenazan constantemente con vernos convertidos de la noche a la mañana en los paletos del barrio por no haber ido a ver aún tal o cual bodrio hollywoodiense, cuesta imaginar cómo se hacían llegar estas películas al público en la época dorada del cine. Sin embargo, hoy en día quedan vestigios de épocas pasadas en determinados cines que todavía reparten revistas, catálogos, programas de las películas que emiten o que están por estrenarse. Nada que ver con las pequeñas joyas impresas, verdaderas obras de artesanía, que eran los antiguos programas de mano.

En esta nueva sección, gracias a la enorme, inacabable, generosidad de Marta Navarro García, fenomenal poeta, co-mantenedora del mágico e imprescindible blog Entrenómadas, y mejor, muchísimo mejor persona, vamos a poder recoger algunas imágenes de aquellos viejos programas de mano, de cine clásico reconocido y de películas ya olvidadas, pero todas testimonios de toda una memoria cinematográfica, pero también sociológica de una época. En estas pequeñas y delicadas joyas de papel se entremezclan las imágenes de héroes y heroínas del celuloide con primitivos eslóganes comerciales, a veces grandilocuentes y apasionados, otras un tanto ridículos y pasados de moda, si no colocados entre anuncios de pastillas para la tos o de comercios de electrodomésticos donde conseguir entradas para el estreno del domingo. Joyas que nos traen la memoria de otros días en los que el cine no era tanto un bien de consumo cultural, sino una ventana a un bello mundo de fantasía que hiciera olvidar las penas de la vida diaria.

Esta sección que nace hoy está dedicada con emoción a los cinéfilos de otro tiempo, sin los cuales nosotros nunca hubiéramos sido los mismos.

salomon-y-la-reina-de-saba3.jpg

Esta película de King Vidor, de 1959, fue estrenada en el Cine Goya de Zaragoza en mayo de 1960. Este programa de mano fue impreso en Gráficas Iris (c/ Madre Vedruna, 29, de Zaragoza), tuvo una tirada de 5.000 ejemplares, y terminó de imprimirse pocos días antes del estreno.

El programa de mano mide 10 x 14 cm. y la fotografía superior corresponde a su anverso. En la leyenda del reverso se podían leer unos reclamos publicitarios que hoy resultan, cuando menos, chocantes:

    "CINE GOYA ESTRENA la pasión más arrebatadora de la historia del amor...

    La película más fastuosa de la historia del cine.

    Una gran producción americana, cuyas primeras escenas fueron rodadas en los campos de Valdespartera (Zaragoza), y en las que falleció un inolvidable actor americano.

    GINA LOLLOBRIGIDA supera la fascinadora belleza que hizo legendario el nombre de una mujer.

    YUL BRYNNER, al frente de sus cuadrigas. La exigencia en rigor histórico del personaje que ha de encarnar, le obligó a dejarse crecer el pelo o usar peluca.

    (Autorizada sólo Mayores)"

COMENTARIO: a primera vista lo que más llama la atención es la mención a la muerte de “un inolvidable actor americano”, al cual, por cierto, no se nombra. ¿Será que no era tan inolvidable? Se refiere, claro está, a Tyrone Power (el Tironepover de mis abuelos), fallecido al poco de comenzar el rodaje, sustituido a toda prisa por Yul Brynner (“al frente de sus cuadrigas”, las suyas propias, se entiende). Lo que resulta de verdadera traca es el dilema que como actor se le presentó: ¿dejarse crecer el pelo o usar peluca? Vamos, lo de Robert De Niro engordando cuarenta kilos para su papel de Raging Bull nada comparado con los sacrificios a los que se sometió Brynner para interpretar a Salomón… Como dijo el sabio Benny Hill en otra publicidad de antaño, “el que sabe, Saba”.

18 comentarios sobre “Cine de papel – ‘Salomón y la reina de Saba’

  1. Sé que podrá sonar a reiterativo, pero me hizo mucha gracia que cuando rodaba Salomón por tierras monegrinas, el dueño de una las casas donde queríamos rodar (en la que al final acabamos rodando) curiosamente apareció de extra en esta fantástica película. ¿Casualidad?

    El hombre disfruto como un niño pequeño paseando su foto de extra por todos los miembros del rodaje.

    Seguiré esta sección de cerca, más que interesante.

  2. Pero que maravilla de nueva sección, programas de mano antiguos, esto si que es cinefilia de la buena, estupenda idea para una nueva sección, sin duda, mi enhorabuena Alfredo, y también por supuesto a tu colaboradora Marta. Estupenda idea, de verdad.
    Un abrazo

  3. Nacho, nada de reiterativo, además tu corto es estupendo. Creo que ya te di la enhorabuena, pero me repito las veces que haga falta. Una anécdota simpática la que nos cuentan, uno de esos extraños episodios conectados por un hilo invisible. La vida, sí señor, la ilusión de ese hombre también es el cine.
    Saludos.

    Iván, esto es gracias 100 % a Marta y a su generosidad, cualquier cosa que pueda escribir yo sobre esos programas no resiste la comparación con las bellas imágenes de otro tiempo y a la memoria que arrastran. Hay verdaderos tesoros que ya iremos viendo poco a poco. Y gracias a ella salen del fondo de un cajón para que todos los disfrutemos.
    Un abrazo

  4. Que idea tan estupenda!!!, que bien escalones, me va a encantar esta sección. Gracias también a la gran Marta (es estupenda, si señor).
    Y si, creo que hubo un tiempo en el que el cine era, ante todo, una ventana hacia algo más hermoso. Creo que para algunos lo sigue siendo.
    Besos.
    PD No sabía que se había rodado parte de esta peli por aquí, ¡cuanto aprendo visitando esta casa pardiez!. Por cierto, a ver si puedo ver el corto de ayer tranquilamente, que no hay manera.

  5. Bueno, sabiendo el material del que dispones y añadiendo tus profundos conocimientos cinematográficos, sería imperdonable perderse un solo post de esta nueva sección.
    Un abrazo

  6. Fíjate, Mima, en el ADN de un barrio de VPO está Yul Brynner andando en cuadriga por ahí… La sección la iremos sacando poquito a poco, que lo bueno es mejor si se hace esperar.
    Efectivamente, para algunos, el cine sigue siendo un montón de cosas.
    Besos

    Valentín, tanto como imperdonable… Pero hay algunas curiosidades y verdaderos tesoros que iremos soltando con cuentagotas.
    Un abrazo

  7. JAJAJAJA, no, las gracias a mi, no. Gracias a mi abuela, fue ella quien las coleccionaba. Estaba todito el día en el cine, con sus amigas y vecinas. Menuda panda de cinefilas!, mejor que los del Garcí en ese programa de “Que grande es el cine”. Ufff, sabían un montón, un montón. Los programas ahora están muy bien contigo Sir Alfredo. No podían estar mejor. Lastima que no tengo ninguno de MATRIX, jajaja
    Por cierto, a mí me gustan los calvos por Yul Brinner, y chico, aquí con pelo como que desmerece.

    Besos reinones y salomones

  8. Buenoooooo, así que te gustan los calvos… Siempre he pensado que tenemos nuestro público,ja,ja,ja.
    Entonces gracias a tu abuela, por supuesto, pero eres tú quien los ha hecho “salir del armario”. El de “Matrix” lo diseñaré yo mismo, ya verás, ya.
    Gracias eternas.
    Besos Sabatinos y Lollobrigidenses

  9. Malvisto, si no fuera por Marta, no habría sección. La idea en el fondo es de ella. Pero gracias.
    Abrazos

    Minerva, qué casualidad. Estas son las cosas que tiene el cine, son puertas a la memoria de todos.
    Un abrazo

  10. no sé si esto tiene que ver con la cinefilia o no, pero Yul me pareció siempre de un erotismo desmesurado, hiciera lo que hiciese, con calva o con peluca. Desgraciadamente Gina, a quien tengo especial simpatía, no daba mucho lustre a sus películas.
    Lo de SABAGOZA tiene lo suyo.

  11. ¡King Vidor!Amo su magnífica película El mundo marcha,todo un referente del cine moderno.Billy Wilder la tomó en la escena inicial de El apartamento.
    Ay,amigo,he llegado a reflexionar tanto sobre el cine que al final me he quedado con esta frase que escribí en mi cuaderno de notas:”El cine dio la medida de nuestra miseria,de nuestra vida,de todo lo que no éramos.” Dijo el gran poeta y filósofo Paul Valéry:”¿Qué sería,pues,de nosotros,sin la ayuda de lo que no existe?”
    Me apunto a tu propuesta.
    Un fuerte abrazo,amigo.

  12. Sí, Francisco, es genial. La forma de filmar las oficinas no ha cambiado en lo sustancial desde que él indicó cómo había de hacerse (hablaremos de esa gran escena en algún momento, porque es de una engañosa sencillez). Totalmente de acuerdo con las citas que mencionas.
    Seguiremos buceando en el cine de papel del pasado.
    Abrazos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.