La tienda de los horrores – El especialista

el-especialista.jpg

Una birria. Es la mejor definición de esta presunta película de acción trepidante y repelente resultado en el que ni siquiera una Sharon Stone más que sugerente logra salvar un solo plano de semejante despropósito dirigido en 1994 por Luis Llosa, exitoso cineasta peruano que una vez llegado a Hollywood se ha disuelto cual azucarillo.

Con un reparto aceptable en cuanto al atractivo publicitario de los nombres que lo componen (un Sylvester Stallone apagadísimo, en decadencia física y psíquica, una Sharon Stone en alza tras el éxito de sus cruces de piernas, de coeficiente intelectual elevadísimo que no le sirve para escoger los guiones, un James Woods de rostro plastificado que desde hace años insiste en interpretar caricaturas de sí mismo, un Rod Steiger recuperado de alguna clínica y un Eric Roberts -hermano de Julia- experto en telefilmes baratos con destino Antena 3 o Telecinco), la película, o lo que sea, es un monumento a la tontería. La trama no puede ser más tópica y burda: una niña, cuyos padres han sido asesinados por un grupo de mafiosos de cuchufleta, cuando crece y se convierte en una mujer madura y sexualmente apetitosa logra infiltrarse en la banda de mafiosos en cuestión en busca de venganza, contratando a un experto en explosivos, antiguo agente de la CIA, para que les ponga unas cuantas peladillas que les hagan aterrizar en la estación espacial internacional sin necesidad de cohete. Todo ello envuelto en un pretencioso juego entre ambos, se supone que erótico, en el cual se alternan unas “sugerentes” conversaciones telefónicas con ojillos de cordero degollado y vocecita de locutor calentorro (en las que, por cierto, las frases de guión de Stallone, como en el resto de la película, apenas contienen cinco o seis palabras, no se sabe si porque no era capaz de aprenderse más líneas o porque el personaje no daba para más) con fotorreportajes de cuerpos esculturales bajo la ducha o ligeritos de ropa, en un catálogo infumable de posturitas y contorsiones entre el culturismo más zafio con grandes dosis de clembuterol y el presunto erotismo facilón. Horripilantes momentos.

El resto de la película es igualmente repulsiva. Algunas imágenes logradas, algún buen momento de efectos especiales, y poco más. Una trama presuntamente de intriga, odio y venganza demasiado condicionada por las limitaciones y la tosquedad de Stallone, el retrato caricaturesco de los mafiosos y sus secuaces, difícilmente igualable en cuanto a su tratamiento plano, tópico y manido, y las imágenes de escaparate de piernas y escote de la Stone, que es, por su estética, lo único salvable de semejante truño.

Como nota a añadir, la banda sonora, que alterna clásicos de la música disco norteamericana de los 70 con aires más caribeños, sobre todo cubanos, e incluso la aparición “estelar” de un tema del dúo español Azúcar Moreno, que contribuye a rebajar la ya de por sí ínfima calidad de esto, que no puede llamarse cine.

Acusados: todos
Atenuantes: James Woods y Rod Steiger fueron actores alguna vez.
Agravantes: 109 minutos para lo que no debió pasar de cortometraje.
Sentencia: culpables.
Condena: Woods y Steiger, absueltos. El resto, montarse un negocio de jamón serrano en Teherán.

26 comentarios sobre “La tienda de los horrores – El especialista

  1. Hace cosa de un año, más o menos, se presentó vino Sylvester Stallone en un programa de televisión en México con un conductor muy agradable. El programa duraba unas 3 o 4 horas. Sylvester Stallone (cuyas películas no me gustan mucho que digamos, aunque son entretenidas, la serie de Rocky, por ejemplo) es realmente simpático, cosa que no me imaginaba, al contrario, lo veia medio mercenario. Me equivoqué, estuvo de lo más bien. Ahi comentó que muchas veces ya se hacen películas por cartel, por la fama de los actores y para ganar dinero, así se cae entonces en cosas como ésta película que reseñas. Yo me pregunto ¿qué necesidad? si de todas formas el cartel es bueno y se va a ganar dinero, pues que la película sea buena ¿no?

    Un abrazo, Alfredo 🙂

  2. Sí, el especialista pero en… bodrios, en dormir a los insomnes (o sea yo), madre mía que tontarrás de peli, de actor, que mal esta ella, que horror de guión, que pena de imágenes, todo feo, mucho.

    Condena: servir carajillos dos horas seguidas a Arias Cañete.
    Ufffff, con eso me vale.

    Besos,

  3. Magda, el tipo es simpático, y hay que reconocer que dentro de la cabeza tiene bastante más que testosterona, al menos debe tenerlo quien es capaz de escribir “Rocky”. Yo no soy tan contrario a Stallone como por ejemplo contrario a Van Damme, Segal o Schwarzenegger. Creo que tiene un plus que la industria, obligándole a participar en papales de películas violentas o directamente estúpidas, le ha hecho perder o camuflar.
    La vieja discusión cine comercial-cine de calidad sigue sin resolverse. Yo creo que no hay nada más comercial que la calidad, y gente como John Ford y Alfred Hitchcock lo demostraron. ¿Por qué se les ha olvidado a los estudios?
    Un abrazo

    Entrenómadas, pues como Cañete se beba dos horas de carajillos se va a pillar un pedal que no va a hacer más que decir todavía más tontadas de las habituales. La peli es penosa. Incluso “penosa” es un calificativo suave.
    Besos (& thanks)

  4. Ja,ja,ja.¡El especialista!¿De qué?Pobre Stallone.Cuando vió la película Instinto básico de Verhoeven,se dijo:”Yo también quiero” pero a lo Rambo,con los morritos ladeados.Ja,ja,perdona,es que me ha dado la risa tonta.Que ocurrencias tienes ,Alfredo; James Woods (también de labios finísimos) de rostro plastificado.Un puesto de jamones en Teherán.Al menos que esto bodrios nos sirvan para reirnos.Me he acordado,y no sé por qué,del pastelazo de Asesinos de Donner.Quizá,amigo,porque me imagino a Stallone y Banderas vendiendo naranjas al borde de una carretera de tercera.
    Un abrazo,amigo.

  5. Francisco, esta peli es de las que exigen uno o varios copazos para aguantarlas, eso sí, partiéndote de risa ante tanto despropósito. Al menos eso, nos reímos, que no es poco.
    Por cierto, sigo impresionado con tu última entrada, me ha maravillado.
    Abrazos.

  6. Jamás se me ocurrirá ir a ver una película de Stallone, es superior a mí (y eso que reconozco que Rocky I me gustó en su momento) pero vale.Basta.
    Hace poco vino España a promocionar otra “Rambada” y lo ví por la tele. Está tan plasticoso que parece una réplica de su muñeco de guiñol. no puedo no.

  7. Esta si que la he visto, es de esas películas de acción de los 90 malas de solemnidad (época por cierto bastante mediocre para el cine comercial, aún peor que ahora y todo, que ya es decir). Es una mediocridad que asusta, donde solo recuerdo la escena de la ducha, así que imagínate lo poco que me llegó. Y luego, coincido que ya no se hacen películas de estudio de calidad, o al menos apenas se hacen, solo en contadas ocasiones, y yo creo que lo que verdaderamente falta es eso, artesanos capaces de coger una historia popular y saber narrarla, como por ejemplo, han hecho los Coen en su último film. Si se centran las esperanzas solo en directores como Lynch, Anderson y similares, la cosa será complicada, porque éstos no congenian demasiado con la taquilla.
    Y luego el tema de heroes de acción pues no se, Stallone coincido que ha hecho cosas mejores, aunque el gobernador de California me gustó en algunos films (Depredador y Desafío Total). Los otros nombrados, pues la verdad poca cosa más allá de la diversión infantil de la época.
    Saludos

  8. Mima, aunque no te lo creas, te había reconocido… Yo te recomiendo que no le dejes de lado al 100%. Échale un ojo a “Rocky” si no la has visto, nada que ver con la imagen friki habitual que hay de él. Y sí, es de plástico, pero debajo aún le queda algo.
    Besos

    Iván, totalmente of course. Incluso en lo de Chuachenaguer, efectivamente algo salvable tiene, aunque no sé si es tanto por él o porque son las dos únicas de sus películas que tienen algo de seso…
    Un abrazo

  9. Pues por lo que cuentas, sí que debe ser mala la película, aunque sólo con ver título y carátula me hago una idea: otra de esas con explosiones, malos malosos, chica guapa y musculitos de caucho… vita una, vistas todas.
    Stallone estuvo el otro día en el Hormiguero, de Pablo Motos. No lo vi, pero dicen que estuvo simpático… yo es que no puedo evitarlo: el nombre de Stallone me tira pa`trás, es como si llevara el título “brutote de acción” escrito en la frente, como me pasa con el “Chuache”. Igual es sólo encasillamiento y no es así, pero la imagen que tengo de él (de mucho músculo y poco cerebro) es superior a mí.
    Por cierto… ¿Azúcar Moreno? ¿En una película de acción? Qué cosas…
    Rosa.

  10. Rosa, lo has descrito todo muy bien. Efectivamente, Azúcar Moreno. Pero es normal, José Feliciano aparece, por ejemplo, en “Fargo”, de los Hermanos Coen… Aunque ese par tiene una guasa…

    María, mucho plástico y clembuterol para mi gusto…
    Un abrazo

  11. Realmente es un auténtico bodrio. Aunque me ha servido para recordar que la vi en un autobus camino de Canfranc para asistir al concierto de Labordeta-IXO RAI!-Celtas Cortos pro reapertura. ¡Qué cosas tiene la memoria!, lo más inasperado hace aflorar las ideas más inverosímiles.

  12. Ahora que lo dices, esas dos pelis que he nombrado, si pones un palo a actuar no creo que lo hiciera peor que el Chuache, no recordaba que poco hizo para validar aquellas pelis, se valían por si mismas más bien.
    Saludos

  13. Minerva, precisamente poner estas cosas en el autobús no contribuyen a que la gente viaje, mucho menos para cosas reivindicativas. Me suena a maniobra política para haceros dar la vuelta…

    Iván, ahí le has ‘dao’… Son dos películas basadas en buenas historias, muy sólidas y con una carga de profundidad notable. De los actores, en general, no piden mucho. Pero al menos tampoco Chuache la estropea, que no es poco.
    Un abrazo

  14. Para mi la escena de la ducha debería pasar por la peor escena de sexo, o erótica, o una burrada. Debería prohibisre, ser un mandamiento no hacer algo tan amlo. ¿Quién sabe cuántos impotentes dejó: cuántas frígidas? Dios santo: el horror, el horror.

    abrazos,… cuídate de las duchas.

  15. Lucía, se puede, sin duda. ¿Has visto algo de Chuck Norris últimamente? Te recomiendo “El templo del oro”. Demoledora.
    Besos

    Eryx, no siempre es así, pero casi siempre. Aparte de “Rocky”, ¿has visto “Copland”?

    Malvisto, efectivamente, es una escena antierótica. Nada peor que lograr el efecto contrario al que se pretendía. Para dimitir.
    Yo, siempre baño.
    Abrazos

  16. Madre mía, ya no me acordaba del director de esta película, ni de lo de Azúcar Moreno… Lo que sí recuerdo es una escena de una explosión que parecía hecha de cartón piedra… pero del malo, claro. No llegué a acabarla de ver.

    Un abrazo

  17. alguien me puede AYUDAR NO VIVO NO DUERMOOO ….KERIA SABER LA MUSICA DE LA ESCENA DEL BUSSS!!!! LA KE YABA EL TIO EN EL RADIO KASETE KE DESPUES YAB DE OSTIASSS
    SABEIS??????????
    ME PODEIS AYUDAR POR FAVOR
    (NECESITO DORMIRRRRRRRRRRRRRRRRRRR!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .