Cortometraje – El 11 de septiembre de 2001 según Sean Penn

“Los que nos dedicamos a la creación artística tenemos el deber de reflexionar sobre el estado del mundo en el que vivimos y ver qué podemos aportar a través de nuestro trabajo”.

Son palabras de Sean Penn, director de uno de los 11 cortos que componen 11’09”01 Once de septiembre, película colectiva en la que cineastas tan diversos como Ken Loach, Amos Gitaï, Shoehi Imamura, Alejandro G. Iñárritu o Danis Tanovic retratan a su modo el momento coincidente con la colisión de los aviones en el atentado de las Torres Gemelas del World Trade Center de Nueva York. En este espléndido corto se puede comprobar que incluso el horror está salpicado de poesía, y que en ésta hay sitio para la amargura. Los excesivamente sensibles, que se abstengan.

Especialmente emocionante resulta reencontrarse con Ernest Borgnine, el inolvidable “Marty” y uno de los mejores, más emblemáticos y más recordados actores de reparto del cine de Hollywood en plena forma. Un corto absolutamente recomendable (duración 10:55 mins.).

Cine de papel – Jack el Destripador*

jack-el-destripador2.jpg

Una de las mejores versiones de la mítica historia de ‘Jack el Destripador’ (famoso autor del célebre axioma “vamos por partes”) fue ésta de 1944 (titulada originalmente The Lodger, como el clásico de Hitchcock) tan olvidada hoy como su director, un eficiente cineasta de lo truculento, lo tenebroso y lo macabro, llamado John Brahm. Continuar leyendo “Cine de papel – Jack el Destripador*”

La génesis de ‘Ciudadano X’, buen cine para televisión

7071-11.jpg

Puede leerse en la web de Lo que yo te diga:

En el otoño de 1990 la policía soviética desplegó a seiscientos detectives a lo largo de una vía ferrea. Buscaban a un asesino que estaba sembrando de cadáveres medio país, y que ya había burlado las investigaciones de 100 agentes rusos.

Cuando apareció el cadáver número treinta, los periódicos empezaron a escribir sobre un posible asesino en serie, un retrasado mental según las versiones oficiales que consideraban a estos asesinos un “producto capitalista”. La policía no estaba de acuerdo porque las pistas indicaban que la manera de moverse del asesino por el país era de una persona con acceso a un coche, y en Rusia eso era algo teoricamente controlable. Uno de aquellos 600 detectives vio surgir del bosque un hombre con traje y corbata mientras cumplía su turno de vigilancia cerca de una estación. Se lavaba las manos en una fuente, y vio que tenía un dedo vendado y una mejilla manchada de sangre. Le pidió los documentos y redactó un informe rutinario. Era la tercera vez que Andrei Chikatilo se zafaba, y aún pasarían casi dos años hasta la acusación formal en 1992, por cometer más de medio centenar de crímenes.

El rostro y la mirada alucinada de aquel hombre, de cráneo rasurado, que observaba desde la jaula de hierro donde estuvo encerrado durante el juicio dio la vuelta al mundo, y la imagen quedó impresa en la memoria de mucha gente. Era un hombre de 56 años, miembro respetable del Partido, con títulos universitarios en lengua y literatura rusa, en ingeniería y en marxismo-leninismo.
Continuar leyendo “La génesis de ‘Ciudadano X’, buen cine para televisión”

Cine para pensar – El milagro milanés de Vittorio de Sica

20070605201615-mirakelet-i-milano_ga.jpg

Sin duda Milagro en Milán, de Vittorio de Sica y Cesare Zavattini es una de las películas más conmovedoras jamás filmadas y constituye, junto a Ladrón de bicicletas y Umberto D., la magistral trilogía neorrealista del director. De una inteligencia aguda y con un planteamiento en tono de crítica social, esta obra, ganadora de la Palma de Oro en el Festival de Cannes y del premio a la mejor película de habla no inglesa por el Círculo de Escritores Cinematográficos de Nueva York en 1951, a un tiempo sorprende, apabulla y consigue contagiar su profunda sensibilidad.

Totó es un joven huérfano que vive en un mísero barrio de chabolas a las afueras de Milán, poderoso centro industrial del norte de Italia que empieza a dotarse de los habituales cinturones de miseria y precariedad producto de la inmigración incontrolada del campo a la ciudad que huye de la escasez de la postguerra. Cuando en el terreno donde vive se descubre petróleo, Totó, a pesar de la poca educación que ha recibido y de ser famoso en el vecindario por sus pocas luces, decide enfrentarse al poderoso señor Mobbi, que corre raudo y veloz para hacerse con el negocio. Continuar leyendo “Cine para pensar – El milagro milanés de Vittorio de Sica”

Cine en serie – Mentes peligrosas

ar5brvy9_l.jpg

LA ENSEÑANZA EN EL CINE (VII)

Concebida para el exclusivo lucimiento de Michele Pfeiffer, Dangerous minds (1995) es el claro ejemplo de acumulación de tópicos y lugares comunes de cintas de este tipo, con profesores bienintencionados en un ambiente hostil que luchan por el futuro académico y vital de unos jóvenes inadaptados, entre la indiferencia del centro educativo, la sorna de los compañeros y un ambiente social revuelto en violencia, drogas y delincuencia común. El guión anodino, triste, convencional, absolutamente previsible, resta la poca fuerza que un producto como éste, viciado ya desde su concepción, pudiera tener, y ni siquiera una aceptable interpretación de la actriz principal ni la machacona banda sonora de rap que acompaña al Gangsta’ Paradise de Coolio (versionando al gran Stevie Wonder), éxito de ventas verdadero beneficiario de la película, logran salvar el resultado.
Continuar leyendo “Cine en serie – Mentes peligrosas”

Música para una banda sonora vital – Platoon

“Regocijaos, jóvenes, en vuestra juventud” (Libro del Eclesiastés).

Esta cita abre la sobrecogedora película bélica Platoon (1987), de Oliver Stone, en la que un joven Charlie Sheen sirve de alter ego al director para dar a conocer sus propias experiencias, su visión como combatiente voluntario en la guerra de Vietnam, un alegato claramente antibelicista que deja a un lado la fanfarria y la pompa de los ejércitos que desfilan en la retaguardia y se concentra en la esencia de toda guerra, la miseria, no sólo económica o física, sino también moral, acaso la más prolífica en tiempos de conflicto.

Este Adagio para cuerdas, opus nº 11, del célebre compositor norteamericano Samuel Barber, pone música a la primera secuencia de la película, la llegada de los nuevos reclutas a Saigón en un avión de transporte que aprovechará el viaje de vuelta para llevar a casa a los muertos en combate, envueltos en bolsas que parecen de basura, mientras un fuerte viento cargado de arena rojiza le da una luz infernal a toda la secuencia. La llegada a Vietnam, la llegada al infierno.

Ofrecemos un vídeo con un montaje algo más optimista en el que puede apreciarse la música de Barber. Este adagio es una obra magistral que sirvió, junto al Réquiem de Brahms, como banda sonora funeraria para los actos de homenaje a las víctimas del 11-S.

Antes del amanecer – Antes del atardecer

Entrada dedicada a la súper-poeta mademoisellejoue Sonia Fides

482732409_98e0d38c0b.jpg

Decía el sabio que el amor es eso que nace no se sabe cómo, dura no se sabe cuánto y termina no se sabe por qué. Lo que no mencionaba era el cómo, fenómeno al que la neurología ha ofrecido una respuesta química desde luego insatisfactoria para los románticos. Esta dupla de películas protagonizadas por Julie Delpy y Ethan Hawke y dirigidas por Richard Linklater nos hablan de el efecto amor-tiempo, de la proporción directa que puede establecerse entre la pureza de un amor y su concentración en un tiempo mínimo.

El amor, excepto quizá en Roma, no es eterno. Puede durar cien años, una semana o un solo día. La eternidad del amor es una ficción platónica nacida de esas historias en las que los amores son breves, intensos y trágicos, como sucede en los cuentos infantiles o en los dramas shakespearianos. Continuar leyendo “Antes del amanecer – Antes del atardecer”