Tiempo de elecciones: El candidato

494625-200x500.jpg

En plena temporada de elecciones americanas y en la última semana antes de las elecciones del 9 de marzo para el Parlamento y español, nos ocupamos de esta absorbente cinta de Michael Ritchie y con el guaperas Robert Redford como protagonista y que aborda los entresijos y la trastienda de todo el circo electoral norteamericano, en la que combina un punto de vista ácido y escéptico acerca de la presunta preocupación de quienes hacen política por el bien común, con una muestra sincera del conflicto de ambiciones personales, rivalidades, atracción por el poder, idealismo y altos costes a pagar.

Premiada como mejor guión original por la Academia de Hollywood, relata la carrera política por ocupar la Casa Blanca en 1972, con Richard Nixon como cabeza visible (nunca esta frase resultó más adecuada) y con otro candidato, Redford, que está empezando aprender la verdad sobre el mundo de la política. Es un hombre joven, abogado e idealista, que se permite decir lo que piensa, ya que sabe positivamente que no tiene ninguna oportunidad de ser elegido, mientras comprueba que sus escrúpulos son demasiados ante lo que significa la introducción en un mundo en el que todo está permitido para acabar con el contrario y en el que nada importa salvo conseguir un poder con el que pagar favores pendientes y asegurarse un próspero futuro en la madurez, una visión desencantada en la que colaboran decisivamente los asesores del candidato, por cuyas frases de diálogo se vierte gran parte del mensaje ideológico de la película.

Haciendo hincapié en asuntos como la importancia de la posición social del candidato, su popularidad o la falta de escrúpulos para alzarse con el triunfo como ejes rectores de cara al posible éxito electoral, también posee cierto valor didáctico al mostrar las diversas y agotadoras labores que deben desempeñar quienes forman parte de un equipo electoral durante una campaña, momentos en los cuales la película adquiere cierto aire de documental.

La perspectiva de una campaña que se transmite está siempre al margen del discurso político o de las ideas, promesas y proyectos que se presentan, y se centra, por un lado, en la labor del candidato para recabar el mayor numero de apoyos, ya sea entre sindicalistas o entre los medios de comunicación, al precio que sea e incluso a costa de pervertir sus principios. En segundo lugar, refleja el mundo de los posibles votantes, en ocasiones influenciados más por el atractivo personal del candidato que por su ideario (en ello se ve el vacío ideológico de las campañas y la asunción en busca de la victoria de los planteamientos y desarrollos más propios del marketing comercial), incluida la inclinación de buena parte de los ciudadanos al rechazo a la política y a un escepticismo manifestado en la irrelevancia que los procesos electorales tienen en (cada vez más) una buena parte de la población, magnitudes que generalmente no interesa tener en cuenta y que son por sí mismas lo suficientemente elocuentes como para movernos a reflexionar sobre la pervivencia del sistema en sus extremos actuales y en las reformas precisas para que logre aglutinar a mayor número de voluntades y reducir los cada vez más altos niveles de abstención.

La trama, pese a no tener mucha vuelta de hoja, está bien planteada, incluso con momentos emocinonantes. El punto flaco, los discursos de Redford, en los que, acertadamente, da rienda suelta a la demagogia política habitual, pero que llegan a resultar bastante cargantes.

Todo un ejercicio cinematográfico para que quienes sean escépticos sobre la política se reafirmen en sus convicciones y los que, quizá de manera ilusa, sigan creyendo en la existencia de instrumentos para crear un mundo mejor, los busquen en otro sitio. A los estómagos agradecidos de la política les disgusta profundamente verse retratados en esta obra de Ritchie.

13 comentarios sobre “Tiempo de elecciones: El candidato

  1. Esta película si la vi 😀 y me gustó, asi nada más, sin grandes fascinaciones. La trama está bien planteada, como dices. Retrata tal cual suceden las cosas en las campañas, basta verlo ahora en EU, igual que en la película, aunque menos romántico.

    Robert Redford no me parece guapo, no es de mi tipo, demasiado güero (rubio), se me hace como lechozo 😉

  2. Muy apropiado, Alfredo, además lo has rematado a las mil maravillas, después de verla se reafirmó mi escepticismo.
    A mí al contrario que a Magda, Redford sí que me parece guapo y además muy interesante.

    Besos.

  3. Muy oportuno Alfredo,después del espectáculo vergonzoso de nuestros políticos.Yo no tengo la sensación de vivir en un pais democrático.La democracia no es esto,por el amor de Dios.
    El final de esta película lo resume todo: “Y ahora ¿que hacemos?
    Un fuerte abrazo,amigo.

  4. Magda, sin entrar a valorar la guapura de Redford, la película muestra muy bien las presiones, las hipocresías y el juego sucio de la política, lo que hay entre bambalinas.
    Un abrazo

    Lucía, esa es la finalidad de la película, la reflexión sobre si ese escaparate de la democracia tiene algo de democracia detrás. Tú y yo sabemos que detrás están los Consejos de Administración.
    Besos

    Francisco, siempre tan acertado. En este país, o lo que sea, vivimos en un permanente “¿y ahora qué hacemos?”. Qué pereza.
    Un gran abrazo

  5. A mi Robert me gusta: uno tipo interesante, y ciertamente valioso para el cine indepenediente.Y nada mejor para el espectáculo, para la puesta en escena de la democracia que esta película. Hay está la fresa final: pero yo creo que no hay nada que hacer. Al menos a nivel político.

    abarzos…

  6. Malvisto, comparto tu escepticismo, o tu pesimismo. En política ya está todo hecho. El futuro, necesariamente, habrá de estar en algo distinto. La duda es, ¿habrá otro mundo posible?
    Abrazos

  7. Ya el juego sucio no está ni siquiera entre bambalinas… hace unos años, al menos se molestaban en disimularlo, pero ahora, con tanto “descuido”, sólo hay que esperar a que un político se deje el micrófono encendido y al carajo la poca credibilidad que tengan… y tampoco es que les de mucha vergüenza, dicen: “Huy, qué fallo tan tonto, ¿Verdad?”, y pa`lante…
    No había más que ver cómo uno y otro se tiraban a la cabeza las cifras de muertos (por el terrorismo) de los últimos ocho años, como método para conseguir votos, para perder la poca esperanza que te quede en ellos… y de todos modos una sigue votando… será que soy más ingenua de lo que me temía (rozando el gilipollismo, diría yo).
    Rosa.

  8. Rosa, la pérdida de las ilusiones ideológico-utópicas y la “profesionalización” de la política, ha llegado en España a unos extremos de mediocridad y bajeza moral insoportables.
    Yo voto por la memoria de aquellos que se jugaron (o perdieron) la piel para que yo pueda votar, pero igualmente sería una buena razón aunque me abstuviera.
    Ahora, confianza en que sirva de algo, poca, poquísima.

  9. Es un buen motivo, muy bueno, para votar. Hoy lo que ha hecho ETA puede ser otro; tampoco por esto conseguiremos que sirva de algo, pero si ETA espera que por culpa de su atentado la gente no vote, sólo por eso es motivo para votar.
    1 beso… triste.
    Rosa.

  10. Cierto, Rosa. No hay cosa que les joda más que el hecho de que nadie les haga ni puto caso. Han matado una vez más. Policía, detención, juicio, condena y cárcel, mucha cárcel. Y publicidad y propaganda, nada de nada. Los mafiosos y los delincuentes no merecen otra cosa.
    Es triste, sobre todo, que tengan que matar a alguien para que la gente se deje de gilipolleces y entienda qué es lo que importa.
    Besos

  11. Por supuesto que no queria entrar a hablar sobre lo guapo o no de RR, Alfredo, solo lo mencioné porque tu lo pusiste en tu texto 😉 Y si, como decía en mi comentario: Retrata tal cual suceden las cosas en las campañas.

    Buen día.

  12. Ah, no, Magda, si el que no quería hablar de la guapura de Redford era yo; vosotras podéis hacer cuanto queráis. Yo lo decía porque las comparaciones siempre son odiosas… Actores así lesionan la propia autoestima, je, je.

    Un abrazo

  13. Red Ciudadana

    Lo que comenzó como un impulso individual, se está convirtiendo en una plaza de encuentro para la discusión y el debate. Generación Y ha logrado involucrar a un montón de personas en todas partes del mundo que me ayudan con la actualización, las traducciones y la difusión de los textos. La colaboración principal ha sido para colgar los posts, pues desde la última semana de marzo no he podido acceder al sitio en los cibercafé públicos ni en los hoteles. De manera que envío mis textos por email, algunos amigos los publican y me mandan -también por correo electrónico- los comentarios que dejan los lectores. Soy una blogger a ciegas, una cibernauta con una balsa que hace aguas y que logra flotar gracias al apoyo de una espontánea red ciudadana.

    Todo el portal http://www.desdecuba.com sigue bloqueado en los servidores de locales públicos. He ido haciendo una copia de los mensajes de error que muestran los navegadores cuando intento acceder y aquí les dejo una muestra. También sé que el apagón no es total. Amigos que tienen internet en sus centros de trabajo pueden visitar el sitio, pero eso me sirve de poco, pues a esos lugares soy yo la que no puedo entrar.

    No obstante, tengo los mismos deseos de escribir en esta bitácora que cuando empecé. Ahora con más testarudez, pues no hay nada que me resulte más atractivo que aquello que se me impide hacer. Para saltar las dificultades de la conectividad y llegar a los lectores dentro de la Isla, otros amigos han creado un minidisk con el contenido del Blog, que distribuyen gratuitamente. A todos quiero agradecerles el apoyo, los remos y el viento que me permite mantener el rumbo.

    Escrito por:
    Yoani Sanchez, Blogg Generacion Y, 1 Julio 2008
    Blogera cubana perseguida por la dictadura cubana

    Exigimos
    Libertad de expresiòn en Cuba
    Libre y total acceso a Internet para el pueblo cubano
    Cese a la represiòn y persecuciòn polìtica
    Libertad a los presos politicos, a los periodistas encarcelados

    ¡Viva Cuba Libre!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.