Música para una banda sonora vital – Johnny Cash

El 12 de septiembre de 2003 moría Johnny Cash (para saber más de él, pincha aquí), monumental músico e intérprete de rock, country e incluso gospel norteamericano. En 2005 se estrenó En la cuerda floja (Walk the line, James Mangold), película inspirada en su vida, repleta de buena música y con una actuación más que aceptable de Joaquim Phoenix y Reese Witherspoon. Además, tras componer las bandas sonoras de un par de discretas películas, Cash intervino como actor en un puñado de ellas, como el western El gran duelo (1971), un conocido remake para televisión de La diligencia (Stagecoach, 1986) y unos cuantos thrillers criminales de poca repercusión, además de contar con apariciones innumerables en documentales y series televisivas en los más variopintos papeles.

Nos quedamos con tres de sus temas, de sus American Recordings. En primer lugar Personal Jesus, versión de la tan conocida tonadilla de Depeche Mode, elevando muchísimo el listón, y la tremenda versión junto al también malogrado Joe Strummer (de The Class) de la Redemption song del maestro Bob Marley.

Y para cerrar, el más desgarrador testimonio de su despedida, Hurt, que destila una emoción irresistible, es absolutamente conmovedor, un vídeo magistral en el que la amargura de la muerte y la escapada de un último aliento casi pueden tocarse. Modesto tributo a un gigante cuya plegaria de vida se clava como un dardo.