Diálogos de celuloide – Días de fútbol

pekea0wg.jpg

CHARLY: Estás tranquilamente cenando en el restaurante. Que no se te note que te la quieres follar, porque como se te note, no te la follas en la vida […]. Pide vino.
JORGE: ¿Qué le digo?
CHARLY: Que beba…

(…)

BÁRBARA: Jorge, cállate. Llevas toda la noche diciéndome gilipolleces. Mira, Jorge, yo soy una mujer. Mírame. Tengo un par de tetas que, por cierto, ya no sé dónde subírmelas para que me las mires. Tú eres un hombre con tus cositas. Pues ya está: disfrutemos, juguemos. Jorge, no sé por qué fenómeno extraño tú me pones muy cachonda. Quiero follar contigo. ¿Tú quieres follar conmigo?

Días de fútbol. David Serrano (2003).

16 comentarios sobre “Diálogos de celuloide – Días de fútbol

  1. Recuerdo el diálogo, la verdad es que la película, pese a que no me gusto, tiene ciertos diálogos que resultan cercanos y muy realistas, con un tono entre desesperanzador e irónico que me gustaron. Eso si, como película, me dejó bastante frío.
    Un abrazo Alfredo

  2. En realidad, Iván, la película a mí me parece mala y aburrida de solemnidad. Ni siquiera la salvo por los diálogos ni por momentos puntuales. Me resulta elaborada en un perfil enormemente machista, retrógrado y de sal gorda más propio del landismo o de Mariano Ozores que de una comedia urbana pretendidamente divertida e inteligente. Este diálogo es una clara muestra de ello.
    No confío nada, pero nada, en esta hornada de directores-guionistas surgidos de las comedias televisivas. Trasladan el, en general, chabacano mundo televisivo a un medio en el que todo eso debería estar de más.
    Un abrazo

  3. Coincido en que quizá pecaba de demasiado cañí y testosterónica, pero precisamente los diálogos eran de lo más ágil que ha parido el cine español reciente. Casi siempre me parece que a los diálogos les falta agilidad, ligereza.

  4. La película es para echarle de comer aparte pero en fin los españoles es que somos así y tenemos estas cosas, que a lo mejor fuera de aquí no agradan.
    Saludos…

  5. Sí, Noe, puede que tengas razón, pero se puede intentar ser ágil desde otras temáticas menos…, cómo decirlo…, no sé. De todos modos, más allá del texto no olvidemos que el diálogo depende mucho de la intención y actitud que director y actor acuerden, y la ligereza puede lograrse en otros terrenos también cómicos pero menos retrógrados y, en el fondo, ultraconservadores. Pero tienes razón, por lo general los diálogos del cine español resultan demasiado artificiosos.

    Troncha, la película tuvo aquí mucho éxito, y no hay que dejar pasar qué programas y series triunfan en la televisión en España. En este país sigue siendo el humor predominante, qué vamos a hacerle.
    Saludos

  6. Vaya…no podría haberlo descrito mejor Alfredo, a eso precisamente me refería, no me gustan estas comedias, no entiendo porque el tratamiento de los personajes tiene que poseer ese aire de burla solemne hacia la gente de barrio, que en el fondo es lo que predomina mayoritariamente en estas comedias. A mi me gustaba la comedia que miraba las diferencias de clases con ironía y sarcasmo, estas realmente no. Y es que además, el tono visual es muy cutre y de andar por casa, muy apolillado. Es una pena…y por cierto, lo de los guionistas de tv, también estoy de acuerdo, porque vaya series mas tontas tenemos en nuestras parrillas, de verdad, indignante.
    Saludos!

  7. Exacto, Iván, es la apología del topicazo: el andaluz gracioso, el machorro desfasado, el mariquita feliz, el gordito simpático, vamos “Los Serrano” transplantados a lo que se supone es la “actualidad del cine español”. Luego van a verla dos millones de personas y dicen que la comedia española goza de buena salud. ¿Salud? Si nos gustan productos de hace treinta años significa que nuestra sociedad se ríe de lo mismo que hace treinta años, y si se ríe así, qué más no hará así… Apología de la caspa. Y luego se quejan de José Luis Moreno, cuando todo el mundo parece aspirar a ocupar su lugar.
    Un abrazo

  8. Pues sí, esta película es como una mezcla entre el humor tipo “sitcom” y el de Paco Martinez Soria, llevada al cine…y eso que, en lo referente a la sitcom, a mí me gustan muchas comedias de este tipo (no vamos a generalizar, porque también hay otras muchas que no), en especial 7 Vidas, pero la película no me gustó… no sé, no me hizo gracia, y eso que yo soy de las que escuchan un “peo” y se lleva tres días riéndose (vamos, que lo mismo en materia de humor no exijo mucho), pero… no sé, igual es lo que dices: que para una serie, te lo esperas, pero para una película… un@ puede tragarse, y hasta disfrutar (confieso que yo con 7 Vidas, El Rey de Queens, Me Llamo Earl, e incluso con Aquí no hay Quien Viva los he disfrutado mucho) 20 minutos de este tipo de humor, pero toda una película te acaba cansando (al menos en el caso de esta).
    Por lo demás… eso de los topicazos sí que empieza a aburrir, sobre todo, por lo que me salpica, eso de “andalú” = cateto, graciosillo, vago… ¿Vago? ¡Pero si aquí durante años, en el campo, se ha trabajado siempre a destajo por dos duros!
    En fin… y el diálogo, pues no sé, no puedo evitar “olisquear” cierto tufillo machista que me mosquea (cosa que también me ha pasado más una vez con 7 Vidas y demás, todo hay que decirlo).
    Es una pena, yo pienso que este tipo de humor sería bueno si considera vencer esa irresistible tentación de caer en el tópico un día sí y el otro también.
    1 “bezo” desde “Andaluzía”.
    Rosa.

  9. Ay, Rosa, medio andaluz que es uno también. Me parece un humor burdo, repleto de lugares comunes, repetitivo y previsible, que puede hacer gracia en un momento dado, pero que no tiene mucho trabajo detrás. En cuanto al guión es obviamente la conjunción del trabajo de varios guionistas masculinos, en los que la mujer, los chistes, la clave narrativa son puramente masculinas y piensan en el público masculino.
    Besos

    Alberto Q., habla por ti, je, je, je…
    En serio, puede valer para ocupar una hora tonta, pero como a uno se le ocurra pensar medianamente en lo que ve, creo que el retortijón de tripas está asegurado
    Saludos

  10. El final sí que me cabrea, no, me quedé sin tele por unos días del guayazo que le di. Pero coicido con Noe, son ágiles, chispeantes, como si quisieran explotar en la cara. Muy bueno.

  11. A mí me pareció flojica, con algún momento, como éste, de diálogos más brillantes, o mejor dicho, más lúcidos. De todas las maneras, creo que este tipo de comedias de situación con personajes “de extracto humilde”, pretenden ser realistas pero acaban no siéndole. Me explico, hay conversaciones que en la pantalla me resultan simpáticas, incluso a veces graciosas, pero que enla realidad me disgustan e incluso asustan. Y me parece que es porque los personajes siempre acaban inspirando ternura en el espectador, pero esta no suele estar tan repartida en la vida real.¡¡Uff!!, vaya digresión sociológica me salió.

  12. Uy, Malvisto, a mí me cabrea mucho antes de el final. Pero bueno, si uno aspira a ver algo para echarse un par de risas sin analizar por qué, no está mal.
    Abrazos

    Minerva, tu reflexión sociológica (obséquianos más a menudo con alguna de éstas, please) es impecable. Yo vivo en un bario popular y mis amigos y vecinos podrían verse identificados en estas películas, pero no. Por eso yo no me las creo, la gente no es así, y cuando te topas con uno así, normalmente es el bicho raro e inspira de todo menos ternura. Vale, es una comedia sin más pretensión, así que importa menos… en teoría.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.