La tienda de los horrores – El Bar Coyote

Manifiesta gilipollez producida por el magnate del cine de acción Jerry Bruckheimer y Touchstone (Tostón) Pictures y dirigida en 2000 por David McNally (director también de Canguro Jack, trinca y brinca, lo cual lo dice todo…) esta película de apenas hora y media de duración es un suplicio. Protagonizada por Piper Perabo (¿quién decía que hacía falta un nombre artístico para abrirse paso en Hollywood? ¿qué clase de nombre es ese?), la película, azucarada y almibarada hasta más allá de lo admisible y rodada como un film calentorro de baratillo, nos cuenta la historia de una jovencita de provincias de voz dulce y aterciopelada educada en los coros de iglesia wasp que marcha a Nueva York (aunque, al contrario que en la horripilante canción de Mecano, no especifica si llevaba o no la botella de Fundador) a convertirse en cantante y/o letrista de éxito. Lo que pasa es que la nena, buena y dócil cual pajarillo campestre, va a caer en un antro de perdición y lujuria, el Bar Coyote, cuyo atractivo básico consiste en que las camareras, tías buenorras donde las haya, visten de manera provocativa y cuando toca se suben en la barra a contorsionarse lúbricamente para calentar al personal masculino y parte del femenino meneando el pandero y aumentar así la cantidad de consumiciones gracias al bamboleo de su silicona y la flexibilidad de los pespuntes heredados de su paso por el cirujano plástico.

Rodada con cierta gracia y con la música de Trevor Horn, la película tiene todos los ingredientes del estilo “porno para abuelos” tan querido a creadores como José Luis Moreno, en este caso en su versión “porno para adolescentes para ver en compañía de sus padres”. Combina un romance empalagoso entre la niña bien que hace como que se porta mal y el chico guaperas de turno con escenas coreográficas más bien cutres en las que las mozas del garito chapotean en la barra y lucen sus modelitos de tres tallas menos cual trajes de buzo moldeados por el plástico. La historia resulta nauseabundamente previsible y el pastelón edulcorado se hace indigerible. Desde luego, no merece la pena aguantar hora y media de truño para “disfrutar” de cuatro bailes pseudo provocativos y siliconados como único aliciente.

Con todo, esta película fue número uno de taquilla en USA (para que luego digan que sólo les gustan las películas violentas; también las idioteces mayúsculas) gracias al predominio del cine juvenil por aquellos lares. Infumable producto.

Acusados: David McNally, Jerry Bruckheimer, Piper Perabo y el coro de chicas
Atenuantes: la música de Trevor Horn
Agravantes: lo demás
Sentencia: culpables
Condena: McNally y Bruckheimer crearán y ejecutarán una coreografía para las canciones de Hugo Chávez en Aló Presidente. Piper Perabo sustituirá a Chávez como presentadora las fiestas de guardar.

30 comentarios sobre “La tienda de los horrores – El Bar Coyote

  1. XXDD…esta si que la he visto Alfredo, eso es noticia en esta sección, jaja. Realmente la película es muy mala, aunque a mi me entretuvo eh, sobretodo por la anatomía de las chicas, si le quitas eso el interés es tanto como aguantar durante dos horas la música del telediario. De hecho, porque he leído el argumento, que de verdad que no me acordaba, solo recordaba los bailes y las chicas de buen ver, es un film muy tonto, es que no llega ni a insultar la inteligencia porque es tan ligero que ni me molestó mucho, jaja.
    Sobre la actriz bueno…es mona, pero si nos quedamos con las iniciales de su nombre y apellido ya empiezo a temblar XXDD
    Un abrazo Alfredo

  2. Arg, ni se me pasó por la cabeza perder el tiempo con esta peli.
    Estás flojo en la condena para este tipo de “cine-cosa”, yo los ponía a todos a picar zanjas…..y a las “guapetonas” a limpiar garitos pero de los de verdad. Bueno, vale, con guantes.
    Uf, buen finde.

  3. Iván, no había caído en las iniciales de la “prota”… como se entere Dan Brown ya tenemos aquí otra novela barata sobre una conspiración secular judeomasónico-marxista para socavar las esencias patrias…
    Coincido contigo, no es un insulto a la inteligencia porque nada en ello intenta revestirse de algo medianamente parecido.
    Un abrazo

    Mima, hay que “ponerse” para soportarla, o sea, ciego perdido. No es mala idea lo de fregar un garito del Casco Viejo, no, después de una despedida de soltero con gogós…
    Buen finde too,

  4. Aquí abrieron un bar con el mismo nombre después de la película. Sé que hay chicas detrás de la barra porque se ve desde fuera, lo que no sé es si bailan, lo que me temo es que tiene que ser mucho peor que en la peli; los guionistas se pasaron con el almíbar y menudo pastelón elaboraron, vamos, clavadito a la maravillosa vida que llevan las camareras por aquí.
    Estoy con La Mima, mano dura pa todos.

    Un abrazo.

  5. Aqui en Barcelona también había uno, no se si lo han cerrado ya, fui en una ocasión y no dejaba de ser un bar temático común que imitaba al filme, y además con chicas que vamos…no eran las de la película XXDD, un engañabobos vamos. No se si seguirá en pie, sería digno de estudio sociológico..
    Saludos!

  6. Pues por aquí cerca creo que hay otro “Coyote”, pero como no lo he visto nunca no sé si habrán copiado sólo del nombre o también de las chicas.
    La película no la he visto porque pocas cosas me cabrean tanto como este tipo de subproductos pensados para resaltar y alabar la imagen de la “mujer-cacho carne”, (y luego nos asombramos de que algunos adolescentes den esa importancia desmesurada al físico…normal, si se pasan el día tragando basura “siliconeada” como esta).
    Me gusta la condena, aunque yo añadiría que todos los “culpables”, después de bailar las canciones de Chávez (¡Chavez cantando! Creo que voy a tener pesadillas…), se remojaran con él en una piscina de plástico al más puro estilo Jesús Gil.

  7. ¡Qué bien sienta afilar el comillo de vez en cuando!, ¿eh?; eso si que libera adrenalina y rebaja la tensión, no hace falta hacer “puenting”…
    Da penita verla,pero quisiera añadir una idea, ¿no se podría considerar la versión femenina de “Cocktail”?

  8. Lo curioso, es que mira que la han puesto veces en la tele y siempre como súper peliculón de la semana, y no la he visto entera nunca. Cuando salían unas escenas de la petarda de la prota con un cursi del que se enamora recogiendo pescado y luego viendo la ciudad, era demasiado para superarlo sin tratamiento… Por no hablar de los bailes de ¿Cómo has dicho que se llama la señorita? que tenían de todo menos de sensualidad y más comparada con las compañeras que bueno, al menos supongo que para los tíos merecía la pena verlas. Valiente bodrio…

    Un abrazo

  9. Desde luego es digno de encomio el ímprobo esfuerzo que realizas para confeccionar esta seccción, pero te recomendaría que según qué películas las dejaras directamente de lado: puede ser peligroso para tu salud…
    Yo es que ni en la tele la he visto: me bastó con el anuncio para huir como alma que sigue el diablo…
    Muy divertida la condena, eso sí…
    Saludos.

  10. Uy, AdR, no sé si te habrás pasado. Eso son palabras mayores…
    Saludos

    Lucía, me dejas de piedra. Por lo que veo este tipo de locales proliferó después de semejante atentado al buen gusto. Siempre copiamos lo malo…
    Un abrazo

    Iván, no me digas que bailaban sardanas sobre la barra… Ay, madre, pesadillas voy a tener esta noche.
    Abrazos

    Rosa, ¿también allí? Cachis en la mar… Gran programa aquel de Gil, con sus lorzas cual flotador incorporado. En realidad en el cine, como en la música, hay una parte de la industria concentrada en vender sexo enlatado. Y además lo hacen fatal. Ahora le graban un disco a Scarlett Johansson, por ejemplo, que canta de puto culo, pero…
    Besos

    Minerva, acertado comentario. Mi psicoanalista me lo recomienda como ejercicio para dejar escapar la mala baba. Y si además logras que alguien evite ver estos bodrios, mejor. En lo otro también aciertas. La tengo en la recámara para otro día. Aunque al menos tenía una virtud “malabar”.

    Mónica, haces bien en huir de esto. En cuanto al gusto de los tíos, no sé. Creo que para unos es irrelevante y para otros demasiado poco. Bodrio habemus
    Un abrazo

    Josep, no lo sabes tú bien… No te preocupes, que luego me meto un buen electroshock y como nuevo. De todos modos, con un par de copazos encima estas películas cobran una nueva realidad.
    Saludos

  11. A mi se me hizo eterna… Oye, es que me he quedado con la curiosidad y no me entero de nada, ¿podrías explicarme lo de la iniciales de la protagonista relacionado con lo que dice Iván más arriba, con Dawn Brown y las conspiraciones judeo-masóni-qué?

    Besazos!!

  12. Lo que es tirar el dinero, Alfredo. Pero desafortunadamente este tipo de películas venden, son un negocio redondo. Alimento para las bolsas de sus productores que seguirán haciendo cosas semejantes. Y lo que es peor, seguirán en taquilla con éxito.

  13. Pues sí, Marchelo. No hay contoneo de trasero que compense… casi nunca.

    Missing, en realidad, las iniciales P.P. ocultas en cualquier sitio pueden dar a un presunto novelista de éxito un pretexto para crear una subtrama conspirativa de transfondo ibérico. Y más tal como está el P.P. hoy… Se supone que tenía gracia.
    Besos

    Magda, el sexo, aunque edulcorado, es lo que más dinero da. Y por desgracia, el dinero se está convirtiendo en el único criterio para decidir si algo es o no bueno.

    Noe, afortunada tú. ¿Estrógenos? ¿Tengo yo de eso?

  14. Si no digo que no fuera divertido si lo era, pero es que no entendía ni papa y era viernes y estaba cansada de pensar… Cogí lo del P.P. pero mi cerebro no daba para más. Y por cierto, a tu pregunta: sí, tienes estrógenos aunque en muy pequeña cantidad. En román paladino: tú también tienes un lado femenino. Jajajaja.
    Besos guapo!

  15. Amigo Budokán, se trata de una labor de servicio público, de advertencia para preservar la salud pública.
    Saludos

    Kimonoragahindu, igualmente. Acabo de darme un voltio por tu blog y es de agradecer una atención tan minuciosa sobre el cine clásico. Nos seguiremos viendo.

  16. Alfredo,tu tienda de los horrores da verdaderamente grima.¡El bar Coyote!No la he visto,pero te cuento una anécdota:
    Corría los tiempos de su estreno y yo estaba con unos amigos de copas en la ciudad de Barcelona.Se súbito entraron unas frikies y se sentaron junto a nuestra mesa.Empezaron a hablar de la película,de lo buena que era;que volverían al cine para verla de nuevo.Esas futuras marujas me pusieron al día.

    Fuerte abrazo.

  17. Bueno, Francisco, es un ejercicio para exorcizar las malas experiencias y vaciar la mente de malos recuerdos.
    En cuanto a la anécdota, sólo faltaba que se hubieran puesto a bailotear sobre la barra… En una ocasión, sí que fui testigo de algo así, cuatro chicas como cuhas pretendiendo bailar como en la peli. Te aseguro que eso sí daba mucha, muchísima grima…
    Abrazos

  18. lo que tengo que decir es que
    esta pelicula esta hecha para la gente que le gusta la musica y que su sueño es cantar o componer
    y esta entretenida
    a mi me gusto
    que os den xD muahahaha

  19. Tenemos a butterfly que se confiesa gilipollas, a langostini que se confiesa mongolo, y a sugababy que lo único inteligente que dice es que la película es entretenida (para ella o él, claro). En fin, dime qué cine te gusta y te diré quién eres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .