La tienda de los horrores – El santo

El amigo Val Kilmer, actor de cartón piedra que ocasionalmente y de chiripa ha realizado buenas interpretaciones (como en The doors, por ejemplo) parece pedir excusas por su actuación en este fotograma extraído de uno de los mayores blufs del cine reciente, el intento de rescate de una de las míticas series televisivas de los setenta y su conversión en saga cinematográfica al más puro estilo James Bond (cuando hace dos décadas fueron las películas de Bond las que echaron mano de Roger Moore, protagonista de El Santo para revitalizar a 007) para disfrute de amantes del cine de acción y de espionaje y satisfacción de los estudios que pretendían sacarse de la manga otra franquicia rentable llena de cosas que poco o nada tienen que ver con el cine. El intento se quedó en caricatura.

Dirigida por Philip Noyce, que ya nos tiene acostumbrados a mezclar en su filmografía alguna que otra cinta interesante con otras profundamente banales, la película pretende enlazar su trama con el origen de Simon Templar, su infancia en un duro orfanato y su conversión en el ladrón más eficaz de todos los tiempos. Realmente este comienzo es, junto con los sucesivos y en ocasiones sorprendentes cambios de personalidad de Kilmer que, cual glamouroso Mortadelo muda de apariencia cada dos por tres para resguardar su identidad, lo mejor de una película que cuando se centra en la historia que pretende contar se convierte en un absurdo: Kilmer es contratado por unos empresarios rusos a los que previamente ha robado un microchip valiosísimo para arrebatar a una escultural científica (la apetitosa Elisabeth Shue) una fórmula ultrasecreta que tiene que ver con la fusión nuclear. Es decir, un McGuffin lo suficientemente vago y abstracto como para que nadie llegue a empatizar con la supuesta importancia de la misión. Y como la película es previsible hasta decir basta, lógico es pensar que el ladrón convertido en agente secreto y la científica modelo de Playboy tendrán que compatibilizar su deber con el amor, o al menos con la atracción respectiva entre ambos.

Es decir, nada nuevo. Ni siquiera el tratamiento o la perspectiva por parte del director, que maneja un guión infame que no logra ni el objetivo de entretener. Como ha venido siendo habitual desde hace años en Hollywood, los malos son los rusos, esta vez no los comunistas, sino los ultranacionalistas surgidos tras la caída de la URSS en 1991, que amenazan la estabilidad mundial con los arsenales nucleares en precario del Ejército Rojo e intentan hacerse con el poder en Rusia como paso previo para aterrorizar al personal. En ese sentido, la película se aprovecha de un clima cierto que, por el ascenso del ultranacionalismo ruso (¿dónde está ahora Vladimir Zhirinovski o como se llamara?… da igual, ya tenemos a Vladimir Putin) y la guerra de Yugoslavia, despertó ciertos temores en occidente, pero la ejecución es tan patosa con el uso de los mayores tópicos rusos y la caricaturización de sus políticos que da pena. Por otro lado, Val Kilmer, en un gran esfuerzo de maquillaje y peluquería (que no de interpretación, ya que se limita a poner constantemente la misma cara y a usar el mismo acento -a estos efectos todavía es peor la versión doblada-), simplemente pasa por delante de la cámara, sin carisma ni utilización de recursos dramáticos de ningún tipo. Por su parte, la científica es un personaje horrorosamente dibujado: superdotada (en todos los aspectos), una lumbrera mental en toda regla, brillante, íntegra y perspicaz, sin embargo es escandalosamente ingenua, torpe y crédula en su relación con Simon. Es decir, que se le añaden talentos a los que la propia actriz ya posee de por sí, para luego usarla solamente como cacho de carne con que atraer al público masculino.

Por lo demás, lo típico: gadgets, persecuciones, tecnología, malos, buenos, y algo de almíbar romanticón, pero sin el estilo ni gracia que (de vez en cuando) tiene la firma Bond. La saga se quedó en el primer paso. Para olvidar.

Acusados: Philip Noyce, Val Kilmer, Elisabeth Shue
Atenuantes: Elisabeth Shue
Agravantes: Val Kilmer
Sentencia: Noyce y Kilmer, culpables; Shue, absuelta
Condena: usar calzoncillos de ganchillo para toda la eternidad…

26 comentarios sobre “La tienda de los horrores – El santo

  1. Fue un desengaño absoluto para los que, como yo, disfrutamos en la adolescencia de la serie que, vista ahora, aparece un tanto ñoña. Esa traslación al cine es horrenda, como lo fue también la de Los Vengadores.
    La condena me parece suave: yo añadiría que las prendas deberían ser confeccionadas con aquella lana que siempre pica…
    Saludos.

  2. Bueno, es que es mala, mala de verdad, Yo la vi en casa, en vídeo, mejor dicho la dormí en casa, en vídeo.
    De verdad que tiene menos emoción que tomarse una tila con paja.

    Condena: El calzoncillos que sea mejor de caztus, que el ganchillo es poco. Y a poder ser de cactus afilado en la entrepierna.
    A lo mejor así aprende el director, el guionista y el actor que el cine es algo más que esta estupidez.

    Besos,

    Marta

  3. Jo, la de “Los vengadores” es para cárcel, de verdad. Acepto el cambio de ganchillo por lana, incluso por paja.
    Saludos

    Entrenómadas, mala, mala, difícil de igualar. Desgraciadamente, a ninguno le importaba hacer cine, sólo hacer dinero.
    Besos

    Minerva, se explica por que si una serie tiene en USA, pongamos, setenta millones de espectadores, inmediatamente piensan que setenta millones por ocho dólares la entrada… Pues eso. La última damnificada, “Sexo en N.Y.”. No sé si te guatará la serie (a mí no), pero lo poco bueno que tenía la serie brilla por su ausencia. Eso sí, van a forrarse, que es lo que querían.

  4. Me pasó como a Marta, la vi en video en casa. Nuevamente brota la pregunta: ¿para qué gastar tanto dinero en hacer este tipo de cosas? Les debe sobrar…

    Un abrazo, Alfredo.

  5. ¡Cómo no! Es la frómula infalible de este tipo de películas: los malos tienen que ser rusos (esos rojos infames…), es una norma que nunca falla, junto con esta otra: siempre que tiene que caer un meteorito y destruir algunas ciudades (generalmente europeas), la primera en irse al garete va a ser París, independientemente de la película o de la situación, siempre se cargan París xD.
    ¿Calzoncillos de ganchillo? Kilmer (o su entrepierna, mejor dicho) me está dando incluso un poco de pena…
    Besos.
    Rosa.

  6. Les sobra, Magda, pero quieren más. Un fracaso estretiposo es a veces bastante para acabar con unos estudios. Por eso no les importa arriesgar con el dinero, pero no lo hacen intentando contar historias que sean algo más que clichés tontos.
    Un abrazo, Magda

    Rosa, en fin, supongo que eso de que la entrepierna de Val Kilmer da pena no será la primera vez que se lo dicen… Son los tópicos de Hollywood, el cine de catástrofes y todo eso. Mira, me has dado una idea para una serie de posts sobre tópicos. Me lo apunto.
    Besos

  7. Es de esas películas que no está mal para ver cuando vas de viaje en tren o en autobús, te ayuda a conciliar el sueño.

    Qué bien, al fin encuentro a alguien más que no le gusta la serie de Sexo en Nueva York, y de ir a ver la película ni hablar.

    Un abrazo.

  8. … o a mirar el paisaje. En efecto, “Sexo en Nueva York” me parece una serie que vende la imagen absolutamente contraria de lo que parece. Aunque vender parece su único fin.
    Un abrazo

  9. Debo decir que evidentemente no es lo mejor que ha hecho Val Kilmer, pero este actor me atrae por muchos motivos. Tiene fama de ser complejo y especial en los rodajes (un poco como Edward Norton) y se implica en escritura y detalles del personaje…

    Su interpretación de Jim Morrison en THE DOORS es soberbia, en mi opinión.

    PD: El Santo no es una maravilla pero he visto cada filme horrible por ahí que no me atrevo a decir que es malísima.

  10. Pues es verdad, Alberto. Debió de tomarse algo… El problema no es tanto que haya cine malo, que lo hay y mucho, sino cuando pretenden vender como novedoso, bueno, innovador, extraordinario, y es un truño.

  11. Por fin!! Una película que he visto y puedo cometar jejejeje… tampoco es que sepa mucho pero estaba hambrienta de comentarte jejeje

  12. Mala, es quedarse corto. De hecho hay varios momentos que piensas que te están tomando el pelo, menos mal que la he visto en tv. Que digo yo que al enemigo ruso lo podían dar por jubilado, que parece que todavía estemos en la época del telón de acero. Por otro lado… ¿te ha dejado huella la científica pechugona, eh? jejejeje…

  13. Me encanta leer siempre tu tienda de los horrores. Es un tono necesario para reír, así que doy gracias porque existan estas películas.

    Abrazos

  14. Missing, ya te echábamos de menos. La película es una tontada de campeonato. La científica pechugona es de lo poco rescatable de tanto desaguisado.
    Besos

    AdR, hay que echarse unas risas. El cine que no da para un análisis serio, por lo menos que nos haga reír.
    Un abrazo

  15. Joder,menudo horror.Te has lucido Alfredo.Roger Moore con su maldita ceja arqueada y Val Kilmer,cada día más gordo.Pero paro ya.No me gusta insultar.
    Por otro lado,nunca me han gustado las películas de James Bond,no obstante,soy un fan de las doce novelas y nueve cuentos escritos por su creador Ian Fleming.Te las recomiendo Alfredo.Puedo pasar tranquilamente de una lectura sobre un caso de Maigritte a la del agente 007.

    Un fuerte abrazo.

  16. Francisco, “Desde Rusia con amor” es una película de Bond, y es una película muy notable por sí misma, quizá la mejor de la serie. Tomo nota de las recomendaciones.
    Un abrazo

  17. Es que he tenido un par de semanas de mucho ajetreo y ahora que falta gente por las vacaciones todavía tengo menos tiempo… pero aun así aunque no te comente te leo, que lo sepas… además ha coincidido que las películas que publicabas no había visto ninguna y no sabía que decir. Jejeje… vaya se me echaba de menos jejeje… Si es que he estado liada, liada… y mucho me temo que seguiré…

    Besazos guapo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.