Blog action day 2008 – Cine contra la pobreza

El 15 de octubre millones de blogs en todo el mundo celebran el Blog Action Day, con el cual se pretende que gentes de todo el planeta utilicen sus bitácoras como altavoces para reclamar atención y soluciones sobre algunos de los múltiples y acuciantes problemas que acechan a la mayor parte, a la gran mayoría a decir verdad, de la Humanidad. Si en la edición de 2007 el tema era el medio ambiente, en 2008 las miradas se dirigen a la erradicación de la pobreza.

Y nada mejor que rememorar ese monumento cinematográfico rodado por el maestro aragonés Luis Buñuel en México en 1950 llamado Los olvidados, película declarada Patrimonio de la Humanidad – Memoria del Mundo, obra maestra indiscutible sobre las cloacas de la sociedad capitalista, sobre su profunda hipocresía, su podredumbre intrínseca y de cómo la suerte de nacer en el lado amable o mísero de esa sociedad condiciona, no sólo nuestra vida, sino también nuestros valores, necesidades, varas de medir, comportamientos, actitudes y grado de sociabilidad, nuestra capacidad de sentir rencor, odio o piedad, de asumir la violencia y la crueldad como hechos cotidianos a los que enfrentarse cada día, como azares de un combate por la subsistencia, síntomas de la lucha diaria por la supervivencia fuera de un sistema que mira para otro lado y que no sabe reconocer sus errores e intenta camuflar el producto de sus injusticias, sus crímenes diarios.

Porque mientras la democracia se mantenga dentro de los estrictos cánones del nacionalismo (es decir, derechos, bienes y desarrollo para quienes están dentro de mis fronteras -y a veces ni siquiera eso-, y no para los demás, a los cuales utilizo y exploto por las buenas o por las malas para mantener mi nivel de vida y mi sistema de “libertades”) y supere ese artificio denominado fronteras políticas, económicas, étnicas, culturales, lingüísticas o sociológicas, es decir, mientras sigamos utilizando el nacionalismo como vehículo para maquillar nuestro racismo, no contra otras razas, etnias o religiones (pretextos, al que hay que añadir la idea de patria, siempre al servicio de la lucha continua del hombre por el control de los recursos, única verdad que hay tras cada guerra o cada lucha dialéctica entre ideologías), sino contra los (económicamente) pobres (dice el proverbio árabe, “al perro que tiene dinero se le llama Señor Perro”), sea cual sea su nacionalidad, etnia, raza o religión, la democracia, simplemente, no existe. Al igual que ocurre con ideologías ya fracasadas, la democracia sólo tiene sentido si es global, si es mundial, planetaria, si es completa y nos acoge a todos, en cualquier geografía, de cualquier condición.

Por ello, para superar este simulacro de democracia sobre el papel supeditada al dinero y a los valores sociales asociados a él (éxito y reconocimiento, ascenso y aceptación social) y llegar por fin a un estado de gobierno del pueblo que la Humanidad jamás ha podido disfrutar hasta la fecha, basta con cumplir una serie de mínimos fáciles de conseguir si se deja de gobernar para los consejos de administración y se empieza a gobernar para las personas. Si las gentes bien nacidas queremos que el sueño de Pedro deje de ser un sueño para miles de millones de seres humanos del planeta, si queremos que el final que Buñuel pensó para su obra maestra -Pedro víctima de una sociedad injusta que extermina a los excluidos sociales en un genocidio continuo desde la invención del dinero y con sus cadáveres arrojados a los vertederos para servir de alimentos a los chacales- se convierta en el final alternativo que Buñuel filmó para sortear, en su caso, una censura mexicana que no quería ver sus vergüenzas expuestas al mundo entero (y no por ser vergüenzas mexicanas en ningún caso, sino vergüenzas compartidas por todos aquellos que se asocian a un sistema que necesita pisotear a dos tercios de la Humanidad para sostener el consumismo, la obesidad y los gastos superfluos del tercio de privilegiados), dejando que esa parte inmensamente mayoritaria del planeta se incorpore a la raza humana como miembros de pleno derecho, simplemente hay que cumplir una serie de mínimos innegables por cualquier persona que se atribuya la condición de ser humano: acceso a los alimentos, acceso a una educación y escolarización primaria y a la cultura, acceso a atención sanitaria y clínica, posibilidad de desarrollo profesional y social, derecho a la democracia, a la paz y a la supeditación de cualquier otro criterio a la conservación de una vida digna como primer objetivo de cualquier gobierno.

Aunque dejaremos el comentario amplio y minucioso que la película merece para más adelante, valgan las dos escenas mencionadas como ilustración de un futuro deseable, de que esa frase tan manida otro mundo es posible, no es un eslógan para colocar en una valla publicitaria, sino una realidad que todos necesitamos para subsistir. La Humanidad sólo se salvará por entero, no compartimentada, dividida, categorizada, los elegidos por un lado y los olvidados por otro. Por el destierro de toda forma política de gobierno, de todo partido político, de toda ideología o sistema que no asuma como primer mandamiento la consecución de esa democracia global, de una justicia social para todos, y ya que la democracia liberal sólo nos concede la ficción del voto como instrumento para hacernos sentir miembros de un sistema que dice tenernos en cuenta, utilicémoslo siempre que tengamos ocasión en el único sentido que es útil. Cuando votemos, sencillamente, hagámoslo como lo harían las personas.

18 comentarios sobre “Blog action day 2008 – Cine contra la pobreza

  1. estimado Alfredo: qué me ha pasado? Llego por aquí dispuesto a leer su último post y me encuentro con una avalancha de no leídos…Mi tiempo se esfuma y no puedo hacer más de lo que hago.
    En Argentina y durante los años cincuenta, un director llamado Carlos Borcosque lanzó una película llamada “Pobres habrá siempre”. Un tipo sin esperanza.

  2. El olvido no es ausencia de conocimiento. Lo peor es el cinismo de las actuales políticas de cooperación.

    En cuanto a la película, para mi es una de las mejores de la historia del cine, y no me bajo ni un peldaño.

    Muacas

  3. Me cuesta mucho ver esta película de Buñuel. No estoy segura que de que ser tan real y descarnado sea lo mejor para denunciar la pobreza. Como documento es inigualable, forma parte de la historia. Pasaran las décadas y se volverá a él una y otra vez.
    Mi padre que tenía pasión por Buñuel decía que era una joya dentro de las joyas. Y así es.

    Qué duras son algunas escenas!, ahora nos almorzamos con imágenes parecidas como si nada, como si la pobreza fuera un hecho irremediable. Sin análisis alguno sobre qué lo produce. Eso es lo peor de todo, saber que existe la causa, que de alguna forma somos parte de ella y hacer como que no sabemos nada.
    Seguir comprando en la tienda de ropa barata o de marca tipo HM, las apestosas NIKE, el pescado de Nigeria que pertenece a una multinacional europea y que deja secos los ríos de la zona y tantas, tantas cosas.
    Un beso,

    Marta

  4. Veo que ambos,últimamente estamos bastante implicados en los males del mundo.¡Soberbio post Alfredo!Tengo pendiente por publicar un post sobre Los olvidados una de las mejores películas del maestro aragonés y,no cabe duda que debo dedicartela,por otro lado,por tantas razones que nos une,tanto en gustos como en espíritu combativo en defensa de la memoria del cine y las canalladas cometidas en nuestro mundo a la deriva.

    Un fuerte abrazo,amigo.

  5. … o realista, querido Cacho.
    Saludos

    No te bajes ni un escalón, Luisa. Opus magna como la copa de un pino.
    Besos

    Tienes razón, Marta, la película es un bofetón con la mano abierta y de revés. Lo peor es la inconsciencia o el hábito, aceptarlo como algo cotidiano y que siempre existirá hagamos lo que hagamos. Quizá sea cierto, pero no debemos creerlo.
    Besos

    Pues sí, Raúl. Duele verla, pero es tan magnífica…

    No sé, MariaJesús, si nombrar el emule en tal tesitura encaja mucho con la filosofía de la película… Quizá sí. La película se pasa a menudo, ten paciencia.
    Besos

    Gracias, Francisco. Uno no puede evitar tener ojos y mirar, ver y pensar, poner de manifiesto lo que no le gusta.
    Es bueno coincidir con gente con especial sensibilidad; coincidir en cuestiones tan importantes sirve para reafirmar, precisamente, que no estamos muertos y que esa deriva no es definitiva, que se puede virar.
    Abrazos

  6. Desconocía el movimiento blogueril de la fecha. En cualquier caso, tu excelente comentario pone en solfa una serie de verdades punzantes y dolorosas para cualquier bien nacido que sea consciente de la gran suerte de haber nacido en “esta” parte del mundo. Resulta harto difícil mantener la esperanza que algún día la situación vaya a cambiar; en ocasiones pienso que la naturaleza humana, tendente al egoísmo, perpetuará ese injusto reparto mundial donde unos tiran comida y otros pasan hambre.
    Saludos.

  7. Creo que das en el clavo, Josep. Ningún sistema político-ideológico tiene en cuenta una cosa ineludible: la naturaleza humana, el egoísmo inherente a sus “genéticos” vestigios de la lucha por la supervivencia. En el fondo, seguimos siendo animales.
    Saludos.

  8. Querido Alfredo, si creo que otro mundo sea posible, aunque dificilmente porque los intereses de los paises ricos serán un enorme impedimento. Si tan solo los países que saquearon tanto a los países pobres regresaran lo robado (con los importes que se pagan por tanto dinero), se tendría para mucho, económicamente hablando. Pero eso sería imposible…
    Un abrazo
    Magda

  9. Deja los vídeos, Rosa. Intenta ver la película, de verdad. Entonces verás que mi comentario se queda corto, que es una filfa al lado del poder de las imágenes de Buñuel. No dejes de verla, Rosa. Esa película es el mundo.
    Besos

  10. Me la apunto, hace un par de años que he dejad de lado muchas películas, por falta de tiempo, costumbre… otros quehaceres. Pero he visto las escenas que has puesto y me ha entrado morriña de una buena película.

  11. genial el cine que Buñuel hizo en México, pero sin duda una de las películas de él que más me gusta es Los Olvidados, en donde se atreve a mostrar algo que el cine mexicano en ésa época no mostraba: películas del Indio Fernandez y de Pedro Infante estaban centradas en comedias pueblerinas, mostrando la parte “alegre” de la sociedad; pero Buñuel dijo BASTA, y nos dejó un retrato de la sociedad (que desgraciadamente aún se sigue viendo). Hay una frase en la película que lo simplifica todo, cuando los niños molestan al viejito, éste exclama: Ojalá los mataran a todos antes de nacer. Los olvidados nacieron olvidados, pero pueden salir del olvido ya que es un problema que como sociedad tenemos que afrontar y resolver.

  12. Querido Alfredo,
    Hay una Conferencia que habla sobre ésto, es de Guaicaipuro Cuauhtemoc ante la reunión de los Jefes de Estado de la Comunidad Europea, se llama: “la verdadera deuda externa”: http://afines-ichingyafines.blogspot.com/2007/08/conferencia-del-cacique-guaicaipuro.html

    Y los países de África, Alfredo, pensemos lo que ha hecho Inglaterra en ellos, y otros países más. O lo que está ocurriendo y ha ocurrido en Sierra Leona, es terrible, y todo por extranjeros queriwendo sus diamantes. ¿Y que decimos de Irak? por el oro negro.
    En fin, que la pobreza tiene una causa muy fuerte, entre otros motivos más.

  13. AdR, de esta no puedes pasar. No es que sea sólo buen cine, que lo es, y magnífico. Es que es la vida misma.
    Un abrazo

    Buen apunte, Ugo, aunque la vocación de Buñuel era de denuncia universal. Muchos críticos y políticos mexicanos interpretaron que era un ataque a la sociedad mexicana, que no es así, sino al capitalismo y sus consecuencias.

    Magda, tomo nota, gracias por el aviso. En realidad el mundo, llamado “civilizado” ha asentado su poder y su riqueza con prácticas muy poco civilizadas y con el incumplimiento de su presunto código de valores. En el fondo su riqueza se sostiene en el más absoluto racismo y en el filibusterismo despiadado.
    Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.