Diálogos de celuloide – Smoke

Si ocurre, ocurre, y si no ocurre, no ocurre. Nunca sabes lo que va a pasar luego y precisamente cuando crees que lo sabes es cuando no tienes ni puta idea. A eso lo llamamos paradoja.

Smoke. Wayne Wang (1995).

23 comentarios sobre “Diálogos de celuloide – Smoke

  1. Una de esas grandes películas que da el cine americano de vez en cuando, y digna heredera del cine más indie americano (el de verdad eh, no el de los últimos años)
    Keitel está tremendo en su papel.
    Saludos

  2. Yo como que me quedo con el cuento final, una auténtica passada, que seceuncia, de esas que parecen hipnóticas, además es muy emotiva. Aunque reconozco que este diálogo tiene su aquel.

  3. Mima, una tradición, aunque sea personal, ha de cumplirse. Y resulta una tarea de lo más grata, te lo aseguro.
    Besos.

    Iván, una verdadera delicia. Y todo casi por casualidad, todo muy “austeriano”.
    Un abrazo.

    Alfie, pusimos el vídeo por aquí hace algo más de un año (uf, cómo pasa el tiempo), precisamente para nochevieja. Ahora me apetecía citar algo con más ironía.

    Cacho de Pan, ¿será el invierno? Una sana hibernación no viene mal de vez en cuando.
    Abrazos.

  4. Y en cuanto a la conducta de la puta idea que se vuelve paradoja: yo creo que viene siendo más de nombre, que de calidad.

    Un abrazo, (puede que hoy me repita en pantalla grande My Blueberry Nights)

  5. No tiene desperdicio, filosofía en estado puro. Me gusta mucho cuando Keytel relata cómo consiguió su primera y única cámara de fotos. Es un bonito cuento.
    Un abrazo.

  6. Seguí tu consejo, no la ví. Esta película me gustó mucho, le tocó verla por métodos poco tradicionales, como me toca ver a hora Blue in the face. Te estaré hablando de ella.

    Hermano, un gran abrazo

  7. Muy bonito, Lucía, y además lo bien filmado que está. Es una pequeña maravilla, casi un capítulo independiente.
    Abrazos.

    Nadie nos libramos, Missing, de meter la pata en estas cosas. No seríamos humanos, si no.
    Veo que la cosa sigue fría por ahí.
    Besos.

    Malvisto, verás notables diferencias entre ambas, de estilo y de contenido (y también de calidad), pero ambas funcionan por separado y cobran nueva dimensión si se piensa en ellas como una sola.
    Abrazos.

  8. Esta película tiene un buen puñado de diálogos para FLIPAR.

    La escena sobre el cuento final que cuenta Harvey Keitel, mientras la cámara lenta va hacia atrás en el restaurante… es la bomba!!!

  9. Parece que todos nos acordamos de la misma escena, ese final tan amable y tan estupendo. Pero también tiene excelentes escenas crudas y duras, como la visita de Auggie y Ruby a ver a “su” hija o la pelea violenta entre Cyrus y Rashid.
    Saludos.

  10. Vergüenza me da, pero es lo que hay: otra que no he visto y que engrosa la lista de “pendientes”.
    Gracias, de todos modos, por recordármelo…. 🙂
    Saludos.

  11. Hay algunos cuantos diálogos, no sólo el que reseñas, buenisimos en esta película repletita de “personajes” para recordar.
    Por otro lado, espero que disculpes la osadía de haberle dedicado a este maravilloso blog tuyo, una entrada en el mío. Lo que es de justicia, es de justicia.

  12. Es un guión espléndido, incluso como mera literatura. Puede leerse directamente del papel, sin imágenes, y resulta igual de atractivo y consistente. Está editado por Anagrama y merece la pena.

  13. Una de mis películas fetiche. Me gusta desde principio a fin, y aunque justamente el fin es sencillamente genial, como dices en un comentario tiene otras escenas impagables. Cuando observan las fotos de la esquina de Auggie… buf…

  14. En efecto, Albert. Esa escena que comentas, si la observas detalladamente… Todo el mundo se fija en el dolor de William Hurt, pero, ¿te has dado cuenta de qué pedazo de momento tiene Harvey Keitel en esa escena? Es decir, ¿cómo reaccionamos en la vida cuando una persona a nuestro lado pasa por un trance semejante? Sencillamente magistral.

  15. Gran película.Excelente guión y magníficos actores.También está de moda criticar a Auster y a sus últimas novelas (y película incluida: The Inner Life of Martin Frost)que me parece estupenda y sobre todo si has ido leyendo toda su obra.
    Smoke como Blue in the face y Lulu on the Bridge,son un universo particular con personajes muy reales y situaciones muy bien tramadas y con unos diálogos exquisitos.

    Un fuerte abrazo.

  16. Francisco, hace unos meses escribí una cosita sobre el cine de Paul Auster para una revista. Juzgada únicamente como producto cinematográfico independientemente de su obra y trayectoria literaria, “La vida interior de Martin Frost” no me desagradó, pero creo que no es una película apta para quien no esté familiarizado con el autor y conozca sus claves, clichés y temas favoritos.
    Abrazos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.