Música para una banda sonora vital – Shrek

Esta joya del cine de animación, además de ser una absoluta delicia por sí misma muy lejana de almíbares y estupidizaciones tan frecuentes en otros productos de este tipo, cuenta con una banda sonora más que estimable que incluye bonitos temas instrumentales (alguno de ellos con cierto aire guasón, como la película en sí misma) y también algún tema pop para enganchar a los jovenzanos. Pero es que, además de una versión actualizada del clásico de The Monkees I’m a believer que sirve para cerrar cachondamente este jolgorio visual, incluye la maravillosa versión que Rufus Wainwright hace de Hallelujah de Leonard Cohen.