Cine en serie – Apur sansar (El mundo de Apu)

sansar

EL AUTÉNTICO CINE INDIO (IV)

Triunfal colofón de la llamada trilogía de Apu, El mundo de Apu o Apur sansar en su título original en bengalí, supone el magistral cierre de una dramática, sencilla y poderosa historia que, no obstante, alcanza aquí cotas de mito. De nuevo bajo la batuta de Satyajit Ray, director, productor y guionista de la cinta, continúa la historia del joven Apu (interpretado aquí por Soumitra Chatterjee) donde quedó en la segunda parte, con el muchacho viviendo en una mísera habitación de una pensión de Calcuta, sus permanentes recuerdos de su familia muerta y sus intentos por convertirse en escritor como terapéutico ejercicio de expulsión de sus fantasmas interiores. Una vez más el azar, adoptando la forma de tren (este medio de transporte está presente en toda la trilogía, como un eco de su importancia para el país en su conjunto -recuérdese que la empresa más grande del mundo es precisamente Ferrocarriles de la India-, pero también con la una gran carga simbólica, como signo de esperanza, sueños, frustraciones, futuro), cambia el destino de Apu. Pulu (Swapan Mukherje), su compañero de habitación, le invita a la boda de su hermana en un pequeño pueblo bengalí (nótese el regreso, también simbólico, de Apu al mundo rural del que ha estado intentando huir en las dos películas anteriores), y ante el desastre que supone el pacto del matrimonio de conveniencia entre la joven de catorce años y un chico al que no conoce hasta el mismo día de la boda, un deficiente mental, Apu, en lo que supone el primer paso a su redención y el principio del fin del ciclo abierto en la primera película, se ofrece para ocupar el lugar del novio y lavar así la deshonra de la familia.

Contra todo pronóstico y toda lógica, el matrimonio es un éxito. En una de las más magistrales recreaciones del amor conyugal jamás mostradas por el cine de todo tiempo y lugar, Ray consigue con pequeños pero hermosísimos y sutilmente eróticos elementos (la amorosa y detallista preparación del desayuno por Aparna, interpretada por la que luego sería estrella del cine indio Sharmila Tagore, el hallazgo por un sonriente Apu de una horquilla sobre la almohada tras una noche de sexo), insinuar una apasionada intimidad que por razones culturales y políticas le estaba vetado mostrar. Pero, como ya sabemos si hemos contemplado las dos primeras partes de la trilogía, nada en la vida de Apu es felicidad gratuita. Aparna vuelve a su aldea para dar a luz y fallece durante el parto. Apu, de nuevo enfrentado a sus orígenes rurales, al lugar en el que residen sus miedos, frustraciones, todo su dolor, reniega del niño y de sus sueños de escritor y marcha a trabajar a una desolada y remota mina de carbón, donde el padecimiento físico le hace olvidar el pasado. Sólo su viejo amigo Pulu le convencerá años después para que acceda a ver a su hijo y, cuando Apu descubre en él los rasgos de Aparna, no puede sino tomarlo sobre los hombros (una de las más maravillosas escenas de amor paternofilial jamás filmadas) y caminar con él hacia su nuevo futuro en la ciudad.

Lo que aquí parece el dramático y esperanzador cierre de una historia que camina entre el optimismo y la desgracia, es en el fondo el punto final de una narración magistral que bucea en lo más profundo de los mitos clásicos y que no cuenta sino un elaborado viaje interior a través del amor, la frustración, los deseos insatisfechos y el cruel azar. El eterno retorno de Apu hacia su pueblo y su subsiguiente vuelta a la ciudad, el ciclo de la muerte y la vida que desemboca en una resurrección redentora (el retorno de Apu a la ciudad con su hijo, nacido en la aldea en la que Aparna ha muerto, muy similar a la aldea en la que falleció su propia familia), los remordimientos, la culpa, los rituales físicos casi heroicos a través de los cuales el héroe triunfa sobre su dolor y desesperación, la casualidad que también compensa al pobre Apu salvándole de su tentativa de suicidio, todo termina encajando como en un juego en el que todos los elementos positivos (amor, vida, esperanza, familia, progreso, futuro…) que durante las dos primeras películas siempre eran contrarrestados por su correspondiente negativo (un azar devastador, hambre, muerte, miseria), aquí, sin embargo, logran colocarse en el tablero de esta hermosa historia de amor y muerte que es una de las más acertadas traslaciones el mundo de la pantalla de lo que es la vida del ser humano con todos sus reveses, decepciones, sueños y maravillas.

De nuevo el poder de la mirada de Ray, con la inestimable ayuda de la hermosísima música de Ravi Shankar, logra sugerir de manera muy inteligente estos aspectos concentrándose en el retrato, lírico y hermoso pero al mismo tiempo cruel, directo e hiriente, de los pobres ambientes rurales, la dureza del trabajo en la mina (metáfora de la muerte interior de un Apu que sólo resucitará a través del reencuentro con su hijo), el loco ajetreo de una ciudad que es fuente de vida pero también de confusión y desorientación, y sobre todo, el poder invencible de un destino (simbolizado en el tren) que reparte parabienes y desgracias por igual, a través del cual llega la vida y la muerte, la felicidad y el dolor, el amor y la pérdida, pero por cuyas vías no podemos sino seguir caminando hacia el horizonte que nos marca el humo de la locomotora con la esperanza de llegar algún día a nuestra propia estación, un lugar que es escenario de reencuentros y despedidas, pero que siempre es el fin de nuestro eterno retorno.

20 comentarios sobre “Cine en serie – Apur sansar (El mundo de Apu)

  1. me has emocionado, Alfredo, con tu maravilloso artículo, tengo la lagrimita a punto de caerme… es una película, y una trilogía que deja en evidencia a casi todas las demás, películas y no digamos trilogías… digámoslo bien alto ¡¡¡obra maestra!!! Un abrazo.

  2. Comparto lo que dice Sam ,emocionada, así me ha dejado lo que acabo de leer, y tú ,como siempre, lo has escrito y descrito con la maestría que te caracteriza. Emocionante historia ,vida real ,pura y dura. Hablaba la noche del viernes con una de mis hijas mayores, recién llegada al hotel, después de haber hecho el vuelo Hong-Kong, Dhaka (capital de Bangladesh), habían puesto durante el vuelo la película” Slumdog Millionaire”, ella no la había visto aún, le impactó. Pero al pisar el aeropuerto de Dhaka, dos de la madrugada allí, se encontró rodeada de niños, que según ella ,no los habían bañado nunca, moscas, 30 grados de temperatura y todos pidiéndole. Me contaba que uno de esos niños ,con unos ojos enormes ,le miró de tal manera, que esa mirada siempre vivirá con ella. Somos unos privilegiados y aún así nos quejamos por auténticas tonterías ,me incluyo.Saludicos

  3. Gracias, Sam, es que la trilogía completa resulta de lo más inspiradora. Un triunfo del cine en toda regla.
    Un abrazo.

    Carmen, a eso llamo yo un buen viaje… Me gusta especialmente que cites “Slumdog…” por la enorme diferencia que hay entre el cuento de hadas rebozado de crítica social que cuenta y la verdad cruda y desnuda que refleja Ray en su trilogía. Como un huevo a una castaña.
    Gracias por todo.
    Saludos.

  4. Buff: vaya cierre fantástico de esta serie. A ver si antes de vacaciones me agencio esa trilogía, porque tengo la sensación, después de tus maravillosos apuntes, que será empezar por la primera y no parar hasta el final.
    Muchas gracias.
    Saludos.

  5. Gracias a ti, Josep. No la dejes pasar. Cualquier sensación que hayas experimentado leyendo estos posts piensa que resulta ínfima en comparación con la degustación (porque eso es lo que es) de la trilogía completa.
    Saludos.

  6. Entrenómadas, la trilogía está editada (aunque yo no la tengo, aún) a un precio bastante decente. Y además siempre existirá La2, donde las han proyectado de vez en cuando. Pero si no, el buen cine, como dices, brilla por su ausencia. Me apunto lo de la oficina, es una idea espléndida.
    Besos.

  7. Carmen, no te vas a arrepentir en absoluto, y además serás mucho más precavida con respecto a otro cine que llega con el marchamo Bollywood o Slumdog y que al lado de estas películas no tienen nada que hacer.
    Saludos.

    Sam, lo lográis vosotros, no yo. Por mucho que yo lo ponga, si no hay nadie que lo lea… El mérito, si lo hay, es compartido.
    Un abrazo.

  8. Mi querido Alfredo;este seguimiento que estás haciendo respecto al cine de Ray merece todos los elogios posibles.Es un esfuerzo titánico por tu parte el acercar a mucha gente que desconoce por completo,no solo el cine de Ray,sino también las maravillas que llegaron a realizarse en ese país convertido en Bollywood,creo que se escribe así,no se.
    Como siempre,sensacional ensayo.

    Un fuerte abrazo,amigo.

  9. Se escribe así, Francisco, correcto. También está Nollywood, el cine de Nigeria, que ha llegado a producir casi 2.000 títulos al años (así son la mayoría, claro). El esfuerzo merece la pena, sobre todo cuando se ensalzan, principalmente por falta de atención, trabajos como “Slumdog millionaire” y empieza a haber campañas para que se importe el cine de Bollywood. Como si nos faltara morralla en las carteleras.
    Gracias por todo.
    Un abrazo.

  10. Alfredo toda la razón, lo que me contestabas el día 16 sobre “Slumdog”,cuento de hadas rebozado de crítica social. La realidad cruda y desnuda es la que refleja Ray en su trilogía y eso que solo lo he leído. Me voy a hacer con ella,necesito verla,y más aún ahora cuando alguien muy cercano a mí lo está viendo en vivo y en directo .Saludicos

  11. Pero ya sabes que la gente no pide realidad, pide cuentos, de hadas o no, así nos va… Me recuerda aquel graffiti durante el corralito en Argentina: “basta de realidades; queremos promesas”.
    Seguro que tu hija tiene muchas cosas que contar.
    Saludos.

  12. Como ya comenté en anteriores análisis de este cineasta, un grande, y tan grande como él tu análisis Alfredo. Coincido en lo de evitar traer mucho Bollywood por aquí, puestos a traer cine Indio que se vayan a otras ramificaciones de su cinematografía mucho más estimulantes.
    Saludos!

  13. Gracias, Iván. Soy pesimista en cuanto a lo de Bollywood. Ya sabes que lo que más fácil entra es lo que más fácilmente cabe en el telediario o lo que se pone de moda. Hasta el programas de televisión españoles salen ya los presentadores bailando como en estas películas, así que échate a temblar…
    Saludos.

  14. Pues nada, nada, Carmen, ya me estás contando qué te ha parecido… Eso sí, no la ataques de golpe, mira cada capítulo y déjalo reposar antes de lanzarte al siguiente…
    Disfrútala.
    Un abrazo.

  15. Terminada esta maravillosa trilogía de Satyajit Ray.¡que gozada de película El mundo de Apu. Me quedaría corta diciendo todos los adjetivos favorables hacia semejante joya de cine.Como tu bien dices ,es una recreación del amor conyugal realmente magnífica.Cuando Apu encuentra la horquilla en la cama mientras ella prepara el desayuno,Ray consigue inundar de una apasionada intimidad esa escena,que por razones políticas y culturales le estaba prohibido mostrar .Y cuando Apu coge sobre sus hombros a su hijo,en una escena paternofilial de lo más conmovedora.La fotografía ,magnífica,lo mismo que la música.No me quiero alargar ,pero es que no tiene desperdicio ni un solo minuto.He disfrutado un montón viéndola.Gracias Alfredo.Y como siempre te digo.Tus entradas después de ver la película ,ganan quilates.Saludicos

  16. Muchísimas gracias, Carmen. Es una enorme satisfacción, de verdad, cuando alguien se acerca a las película que aquí comentamos y vuelven para decirnos qué les ha parecido. En esos momentos realmente llegamos a pensar que dos años hablando de cine, quinientos posts, miles de comentarios y demás tareas merecen realmente la pena.
    Gracias por dar sentido a esta escalera.
    Saludos.

Responder a Carmen Santos Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.