Diálogos de celuloide – En el estanque dorado

golden

He oído que hoy cumples ochenta.

¿Eso has oído?

Sí. Tío, eso sí que es ser viejo.

Sí. Deberías conocer a mi padre.

¿Tu padre aún vive?

No. Por eso deberías conocerlo.

On golden pond. Mark Rydell (1981).

Anuncios

27 comentarios sobre “Diálogos de celuloide – En el estanque dorado

  1. Esta película la vi hace la tira de años y recuerdo que me gustó mucho, aunque no sé qué me parecería si la revisara ahora. A veces, los gustos cambian con el paso del tiempo y nos llevamos chascos al revisar películas o releer libros que nos gustaron en su día.
    Saludos

  2. Yo también la vi hace un montón de años… y lloré y todo con la muerte de… la tengo grabada y, como dice Carmen, me da entre pereza por pasar un mal rato y miedo al desencanto, por eso no me decido a ponerla.

  3. Yo, como los otros compañeros, también recordaba esta película con ternura y también tenía miedo de volver a verla. Sin embargo, hace poco que encontré el dvd a buen precio y me dije: quiero verla.
    ¡¡¡Y me volvió a entusiasmar!!! porque esa película se sostiene por dos titanes: un Henry Fonda (que dejó el más hermoso de los testamentos) y una Katherine Hepburn estupenda. Y porque ambos mantienen unos diálogos estupendos a través de unas interpretaciones muy buenas. Nunca trabajaron juntos (aunque lo desearon y cuando tuvieron oportunidad…) y lástima porque mostraron muchísima química y complicidad.
    Ahora se está tratando desde muchos puntos de vista el tema de la vejez en el cine (mucha gente me ha hablado de la película alemana En el séptimo cielo que no he podido ver o, por ejemplo, la tremenda y trístisima Venus con un Peter O’Toole inmenso) pero El estanque dorado posee el encanto de desarrollar este tema con ternura y nostalgia… en un estanque dorado y con dos intérpretes de lujo. El miedo a la pérdida de memoria, a la incapacidad, el miedo a la muerte, las diferencias entre generaciones, las ganas de serguir haciendo cosas, de seguir descubriendo, de seguir amando… las ganas de vivir…

    Ha sido todo un regalo. Gracias
    Besos
    Hildy Johnson

  4. Con el fantasma de Spencer Tracy alrededor, amigo Dana, convertido en gorro de pescar y chaqueta… Eran dos prendas de Tracy que la Hepburn insistió en que Fonda llevara. Así, muchos de los diálogos de la película cobran una dimensión estratosféricamente emocionante, distinta.

    Carmen, creo que aguanta muy bien el paso del tiempo porque hay cuestiones que siguen siendo igual de duras e importantes que en 1981, si no más. En concreto, algunos aspectos en cuanto a la soledad, la incomunicación y los temores que arrastra la vejez, se han acrecentado. Yo diría que incluso se ha enriquecido.
    Eso sí, visualmente sigue siendo bellísima.
    Saludos.

    Hay que intentarlo, Noe, ya sabes lo que decía Buñuel: un día sin reír es un día perdido.

    Carlos, ponla, ponla, creo que compartimos sensación. Yo también tuve cierto reparo a verla por segunda vez y sin embargo me cambió algunos recuerdos deformados de mi primer visionado.

    Gracias a ti, Hildy, por esos comentarios tan entusiastas y enriquecedores. Efectivamente la película habla de la vejes, pero sólo en parte. Es una toma de postura ante el mundo por una serie de personajes que simbolizan diferentes maneras de enfrentarse a él y con distintos grados de experiencia. Otra película que debería ser utilizada pedagógicamente en la enseñanza.
    Besos.

    Sam, maravilloso y con una retranca que no veas… Menuda guasa tiene el amigo Fonda…

  5. La vi en el cine en su momento y luego en la tele en un par de ocasiones más, y siempre he pensado que, aparte de ciertos elementos predispuestos a conseguir lo que obtuvo, tiene la virtud de contemplar detenidamente y con cariño una época de la vida a la que, en definitiva, todos esperamos llegar; y lo hace gracias a un guión trabajado, con buenos diálogos como el que nos resaltas y el trabajo más que notable de los cuatro protagonistas.
    Los Oscar a Kate y Henry tienen un cierto aire a reconocimiento a toda una vida, pero nadie dudará hoy de su gran trabajo y a cualquiera le encantaría poder desarrollar el suyo propio con tanta eficacia a esa edad.
    Saludos.

  6. Alfredico(dentro de la confianza que da ,un día tan aragonés como este)¡¡¡Que película,que gozada!!!.Siempre eterna.Lo que dices.Visionando algunas películas en el tiempo,ganan matices y otras muchas cosas.Y esta es una de ellas.Otra vez gracias.Eres especialista en alegrar ,más si cabe,días de fiesta.Yo pagaría por llegar así a los ochenta.Saludicos festivos

  7. Hablando de la reunión de viejas glorias en películas actuales, he recordado Otra Ciudad, otra ley, con Burt Lancaster y con Kirk Douglas que entonces contarían con setenta y algo. Cuando era crío me gustó mucho porque ya entonces respetaba a los antiguos actores del blanco y negro, sobre todo a los de las pelis de gansters. Este verano la volví a ver en Antena Aragón y me decepcionó en muchos sentidos porque me parecío chapucera y a ratos absurda,pero sin embargo no he podido desprenderme del cariño que le tengo por contar con esas estrellas parodiando una época pasada hace 50 años y la propia del momento (años 80) con su modernidad disparatada… ¿y por qué te cuento esto? Pues porque me ha dado un ataque de nostalgia de Burt (que quizás no será un gran actor, tú sabes más que yo, pero que siempre me ha caído muy bien) y del gran Douglas, (¡que como está el pobrecillo y a lo que llegamos!)y porque este es el único sitio en que se pueden hablar estas cosas sin que te miren raro.

  8. ¡Snif!
    A mí, en su día, me encantó. Y si hoy la volviera a ver, creo que volvería a disfrutar de aquellos ingredientes qué, estereotipos al margen, hacen de una historia bien contada, una delicia.

  9. Gracias, Carmencica (confianzas recíprocas, como ves…). Pasa buen día.

    Pues sí, Carlos, una película un poco hecha como una gracieta, pero tremendamente decepcionante. Al final no queda nada de homenaje y sí mucho de dos viejas glorias paseadas como artículos de feria, con un resultado más o menos decente, pero no digno de ellos.
    Lancaster es uno de los grandes, su filmografía es envidiable, y desde luego muy superior por calidad y cantidad a cualquier pintamonas actual, pero hay una cosa de él que no me termina de gustar: su amaneramiento. Es algo que le quedó como un residuo de sus primeros trabajos en el cine de aventuras. Una película que me gusta mucho es “Duelo de Titanes”: en ella, cuando matan a su hermano y W. Earp (Lancaster) se agacha para contemplarlo, no se sabe si va a acariciarle, cerrarle los ojos, o darle un muerdo…
    Tranquilo, que por aquí nadie te mira raro.

    Estoy seguro, Raúl. La película no carece de concesiones y de momentos un tanto imperfectos, pero por eso no deja de ser una delicia.

  10. Vaya hoy me vas a hace recordar…Cada película, como cada libro, guarda una historia que nos ata a ella para siempre. Un beso querido amigo

  11. Para mí también, Alma. Las bellezas interiores son las que realmente merecen la pena; son capaces de transformar lo exterior como jamás habríamos pensado.
    Saludos.

    Gracias a ti por leerlo. El cine es sobre todo un medio visual, los diálogos deben estar reducidos al mínimo, hablar cuando no se pueda mostrar; pero hay un cine particularmente teatral que me encanta.

    Bueno, Marisa, nos dejas con las ganas de esa historia…
    Besos.

  12. Pues hay momentos, Entrenómadas, que la película se acerca peligrosamente al merengue, pero en casi todas ellas (no en todas) consigue evitar caer en él, gracias principalmente, al humor, la ironía y el sarcasmo. Creo que te gustaría.
    Besos.

  13. Muy buena esta película, y no es de extrañar, con el reparto que tenía, ¿no hacía Jane Fonda de hija?. Estoy enamorada de Katharine, bueno, de ella y de Meryl Streep, no hay película de ella que no me haya gustado, para mi es de las mejores.
    Un abrazo.

  14. En efecto, Lucía, la Fonda hace de hija del Fonda. Y, curiosamente, Jane Fonda se parece más a Henry Fonda en esta película que el propio Henry Fonda. No sé si me explico, pero, por si acaso, no voy fumao…
    Y Kate, mmmmmmm…
    Un abrazo.

  15. Jo, la Catherine Hepburn…yo es que estoy enamorado de esta mujer, me parece graciosa, bella y sobre todo inteligentísma y aunque la he visto un montón de veces una de mis pelis favoritas sigue siendo la Reina del Africa. Por Catherine, por el Bogart, por Huston y …¡por todo!

  16. Recuerdo que la vi el día de su estreno;1981,es decir,tenía 17 años.Ya había visto muchísimas películas y amaba a Henri Fonda y a la Katharine Hepburn.Reconozco que soy de lágrima fácil,y me gustó mucho.Me dije;¿Cuándo volveré a ver otra película así? El año siguiente vino Jose Luís Garci con su Volver a empezar.No se si a tí te pasó lo mismo,mi querido Alfredo,pero también me emocionó mucho una película hoy completamente olvidad y producida por Spielberg y dirigida por Gary David Golberg titulada Mi padre,con un Jack Lemmon insuperable.La película es de 1989 y también sufrí la lágrima fácil.

    Un fuerte abrazo.

  17. La recuerdo, Francisco, con Ted Danson en el papel de hijo: recuerdo que se me clavó como un dardo la escena en la que descubren el w.c. lleno de sangre y se dan cuenta de lo que ocurre. Excepcional.
    Abrazos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.