La tienda de los horrores – La joven del agua

agua

Oh la la! Oh, mon dieu! Dice M. Night Shyamalan que esta historia surgió a raíz de un cuento infantil que cada noche iba improvisando para sus nenas: pobres criaturas inocentes; me pregunto si ya han ingresado en un frenopático… La joven del agua es el mayor fiasco rodado hasta la fecha por este director norteamericano de origen indio (indio de India), un señor con innegable talento visual y narrativo que aquí, no obstante, la cagó bien cagada. Improvisando para sus niñas le salió una película que parece construida a base de improvisaciones y golpes de capricho del momento. Valga un pequeño resumen de su argumento como aviso para navegantes:

Cleveland (Paul Giamatti, aprovechando su estrellato a raíz de Entre copas, del cual ya anda bajándose a pasos agigantados), es el encargado de una urbanización de modestos apartamentos (pero con piscina, que conste, que hay clases incluso entre los pobres o humildes) de Filadelfia, ciudad famosa por su queso de untar, que un buen día se encuentra con una ninfa en la piscina; más bien se trata de una narf, una criatura de una antigua leyenda china (más bien cuento chino, a pesar de lo cual la narf en cuestión no tiene ojos rasgados y es pelirroja y con pecas, como sabemos, la apariencia habitual del personal por allá). Esta narf resulta que es la Madre de todas las Narfs, que diría el difunto Sadam Hussein, la elegida que debe volver a su mundo para esto y aquello y no sé qué más. El caso, y aquí empieza lo realmente delirante, es que su regreso al mundo, que tiene que realizarse a través de la susodicha piscina, está amenazado por unos lobos recubiertos de césped (cuyo nombre no me atrevo a intentar reproducir), malos, malísimos, que campan a sus anchas por la urbanización, mientras que la esperanza de la china no-china descansa en unos monos (cuyo nombre ídem de ídem) o algo parecido tan perversos que se comieron a sus padres el día que nacieron, que van a llegar un día de éstos, y que son enemigos mortales de los lobos de césped, en los que ansían probar sus colmillos. Asimismo, los únicos que pueden ayudarla a volver al mundo del agua, son a su vez otras extraordinarias criaturas que, y poco a poco es Cleveland quien irá encajando las piezas, resultan ser en realidad algunos de los vecinos del edificio en carne mortal, atención a los nombres: el intérprete, que en principio es un apasionado de los crucigramas hasta que en realidad se dan cuenta de que no es él sino su hijo pequeño, capaz de interpretar la leyenda en las cajas de cereales, el guardián, papel que se atribuye Cleveland hasta que se da cuenta de que no es él sino un jovenzano musculitos y rapero del vecindario, y el gremio, por el cual son tomados los drogatas del bloque hasta que alguien cae en que son las cinco hijas, a cual más oronda, de unos vecinos, más una hispana y una china para completar las siete que preceptúa la leyenda.

Prometo solemnemente que no hemos inventado nada, que la película es tal cual. Casi cien minutos de delirium tremens y aburrimiento supino, en los cuales el espectador asiste patidifuso al espectáculo de un montón de gente hablando de narfs, monos asesinos, lobos de césped, intérpretes, gremios, guardianes y ninfas, con un desarrollo lento, lánguido, artificiosa e insoportablemente alargado, con una tensión forzada y falsa que deriva en inexistente, sin empatía ninguna ni emoción ni terror ni coherencia por ninguna parte. Algo que pretende ser una fábula para adultos (totalmente innecesaria la introducción inicial, los dibujos que explican la leyenda para que el espectador puede al menos pretender entender algo de lo que está viendo; y decimos innecesaria porque, o bien se entiende por sí solo como cuento para mayores, o bien irrita, cansa, o resulta abominable para quien no entre en el juego, por más que lo explique con dibujitos o no) y que no es más que otro fallido experimento de Shyamalan, un señor con productos aceptables (en ocasiones veo muertos y tal, no puedo dejar de pensar que si en mi pueblo sale un niño y dice semejante cosa lo primero que haría alguien sería obsequiarle con un par de buenos sopapos), indudablemente capaz para manejarse en el terreno visual, pero que tiene querencia por los elementos más empalagosos de sus guiones. Un director que, tras sus prometedores inicios, sigue en una cuesta abajo que parece imposible de parar.

En suma, una pesadilla fallida, aburrida, delirante en la que todo el mundo resulta demasiado tonto o demasiado antipático, incluido el director, empeñado en emular a Hitchcock, no en su sublimidad, sino por su empeño de salir en todas sus películas de una manera u otra. Alguien debería advertirle a Shyamalan que para que un mundo creado por y para uno mismo funcione cuando se cuenta a terceros, algunas de las reglas de su construcción deben ser comunes a todos, deben poseer elementos que todos podamos conocer, entender, al menos intuir. Lo hizo bien con El protegido, película en la que utiliza las claves del cómic, públicas, que todo el mundo puede percibir y entender, para una fantasía propia que tenía sentido para el espectador gracias a que podía compartir los arquetipos que presentaba, pero en ésta acuosa cinta es él quien se lo guisa y se lo come, con el espectador reducido a mera comparsa, testigo de las pajas mentales que genera su imaginación para sí mismo: es Shyamalan el que se inventa el mundo imaginario del agua, la historia que le sale de los güitos, los personajes, las reglas y lo que pasa y deja de pasar, las claves de esto y aquéllo, como es el mundo imaginario, qué son unos y otros, qué hacen y por qué, cómo piensan o no piensan, y lo hace verbalmente, en palabras de la vieja china cuentista o en las traducciones de su hija y las reflexiones de Cleveland, en lugar de mostrarlo al espectador en imágenes (que para eso es el cine); es quien responde a capricho las preguntas que él mismo se formula de la misma manera, casi a saltos, según vienen dadas, sin una idea preconcebida que pueda poner en antecedentes al espectador (en lugar de esa penosa introducción), el que puede inventarse un rocambolesco y absurdo giro de guión cuando ha levantado un argumento lleno de insensateces para así retomar las riendas y volver zafiamente a lo convencional y, la verdad, dan ganas de decirle a este señor que le amargue la existencia a sus hijas y nos deje a los demás en paz. Uno asiste a esta película y, si consigue terminarla, una sola reflexión le viene a la cabeza: ¿Y qué…?

Acusado: M. Night Shyamalan.
Atenuantes: al menos no llega a los cien minutos
Agravantes: aburrida, aburrida, aburrida, plana, plana, plana
Sentencia: culpable
Condena: volver a rodar su película con Fernando Esteso, en aquella joya del subdesarrollismo cinematográfico español titulada Pepito Piscinas (bañador paquetero y boina con borla incluida), como ninfo, Pajares como socorrista, y Juanito Navarro y Antonio Ozores como lobos de césped.

33 comentarios sobre “La tienda de los horrores – La joven del agua

  1. JA,Ja,ja…!La condena piscinera le está que ni pintada…que sí, que sí, que tienes toda razón…A míi me gustan lo cuentos infantiles pero es cierto esto no hay quien lo trague. Y recuerdo que al verla en el cine, me gustaba el principio: el señor torpetón y simpático,dedicado a mentenimiento, que va dando a conocer a los habitantes de la urbanización, cada uno de un padre…Fiasco total y lo que tú dices…¿y qué? ¿para que?

  2. Creo que ese delirante guión sobre todo tal como lo cuentas (lo que me he reido) no sería lo peor de la película e incluso en otras manos, las de Tim Burton por ejemplo (leo tu comentario) hubiera podido generar algo de interes. Lo peor de esta película y de cualquier otra, es que es aburrida a matar y no de susto precisamente. Haces bien en decir en tus agravantes que es aburrida por tres veces o más.

    Saludos

  3. Y pensar que no la vi en el cine pero luego, después de haber leído sesudas críticas la compré en el Pryca: y claro, una vez desprecintada, no me quisieron devolver el importe…. y se reían, los muy jodidos…

    Estoy de acuerdo en todo, excepto en lo del atenuante de la duración, porque aunque no lo he mirado en imdb, estoy segurísimo que dura casi 240 minutos… ¿cómo, que no? Pues yo lo hubiera jurado al acabar de verla….

    Saludos.

  4. Alma, es que yo tengo la misma sensación que Josep, que dura ocho veces más… Tim Burton nunca habría hecho algo así: lo suyo es tomar algo que todos conocemos y darle la vuelta; Shyamalan se ha inventado el qué, el cómo y el por qué, y luego ha pretendido que, dando la vuelta, nos siga interesando. Y como que no…

    Josep, qué cachondos los del centro comercial… Se les podría denunciar por vender mercancía insaluble. Y sí, se hace larga, larga, laaaaaarga…
    Saludos.

    Amigo Cacho de Pan, Shyamalan debería adecuarse a la sana costumbre de no intentar hacer una película por año. Sólo los más grandes son capaces de inventar así y de salir más o menos airosos.

  5. Ante todo, gracias por el comentario de cigarrillo, me gusta saber para bien o para mal lo que piensan, gracias y sigue haciendolo, y si, es un autentico fiasco, pero hay una lucha con “Señales”… pero aún así el Bosque me gusto, y me hace gracia como decide dar termino a sus peliculas a veces, lo dicho, gracias.

  6. Como siempre, me gustaría más ver el resultado de la sentencia que la plícula original XD
    De esta tuve que el principio porque mi “papa” la puso a la hora de almorzar, pero no me enteré de nada (y si me enteré de algo no me acuerdo… es lo que pasa cuando me aburro viendo una película, que se me olvida a los cinco minutos), así que la dejé a medias sin dudarlo… ni a mi padre le gustó, menos mal.
    Besos.
    Rosa.

  7. Es la única que no he visto del señor indio al que calificas de fiasco. Debo decir que para mí su peli infumable es SEÑALES (bodrio enorme). Eso sí, le tengo mucho respeto porque ha hecho una de las mejores películas sobre la temática de “superhéroes”: EL PROTEGIDO (para mí, esa peli es magistral).

    Saludos!!

  8. Bueno Yukokitumi, el comentario del cigarrillo no pretendía ser para mal… Nos leeremos.
    La película rivaliza, efectivamente, con “Señales”. El resto me gustan en mayor o menor medida.
    Gracias a ti.

    No estaría mal ver esa versión alternativa. Aunque en ese caso los “monstruos” serían los protagonistas…
    Besos.

    Carmen, no sé, detecto cierta ambigüedad, indefinición, en tu comentario. ¿Insinúas que no te gustó…?
    Saludos.

    A mí en general me gustan sus películas, Alberto, y también creo que la mejor es “El protegido”. Me parece un tipo con enorme talento visual y narrativo, pero como digo más arriba, debería intentar tomarse unas vacaciones. Su talento lo agradecerá.
    Saludos.

  9. Creo, Francisco, que Shyamalan es uno de los pocos casos recientes de encasillamiento voluntario. Tiene una forma de hacer cine, una estructura interna siempre idéntica, y la cubre con una forma cada vez distinta: si ésta está trabajada, si funciona, la película le sale buena; si ésta no funciona, le sale un bodrio. Es hora de que varíe, de lo contrario, está destinado a la eterna imitación de sí mismo.
    Un abrazo.

  10. No! no quería decir que tu comentario fuese para mal, lo que quería decir es que me interesan todos los comentarios, así que si algo no te gusta dímelo sin problemas. Volviendo a nuestro director indú, si es cierto que se hace pesado cuando aparece en las películas, y el cuanto infantil no funciona ni con niños, mi sobrino no podía ni verla.

  11. Vaya risas que me he echado leyendo tu crítica! que entretenida! Por curiosidad, ¿alguién sabe la dirección del especialista al que están acudiendo sus hijas? Jesús, menuda indagada de película.

    Pero tengo que defenderlo en una cosa “inventa el mundo imaginario del agua” esto no es del todo cierto, existe un lazo importante entre las ninfas y el agua.

    Un saludo!

  12. Gracias, Braichy. Disculpa, pero me he expresado mal. No pretendía decir que él había inventado todo el mundo imaginario que puebla la película. Las ninfas tienen una larga y legendaria tradición ligada al agua, desde la antigua Grecia e incluso antes; lo que quería decir es que toma distintos elementos de aquí y allá, los mezcla, los junta, los relaciona como le sale de las narices para crearse una fantasía a su medida (esto es, dejándonos a los demás fuera) para crearse su propio drama y los mecanismos de resolverlo y concluirlo. No nos implica, nos deja como testigos de sus elucubraciones que, por lo que se desprende de la película, con ninfas o sin ellas, bien podría haber sido diferente tan sólo con las variaciones de su capricho.
    Saludos.

  13. Ratifico,Alfredo,ratifico .Y,asevero ,que es un AUTENTICO COÑAZOOOOO!!!.No hay ambigüedad, ni ,indefinición ,que valga.Saludicos

  14. a mí, lo que realmente me acojona, es que estoy seguro que él se cree las historias que inventa. No sé, me lo imagino viviendo en otra dimensión.
    Entre señales y ésta, yo condeno antes a Señales. Mi ra lo que te digo.
    Por otro lado, que pena lo del Sr. Giamatti, porque estoy seguro de que es buenisimo.

  15. Bueno…¿qué decir?, ya lo has dicho tú. Me encanta particularmente esta sección para destripar bazofia, alcanzas límites irónicos pumarianos (en lejanos programas de radio casi olvidados). Muy buena crítica y, me gustó Pajares de socorrista… jeje (broma)

  16. Vaya repaso Alfredo, jeje. A mi la película me gustó, no me parece mala, en este caso no coincidimos. Y Shyamalan me parece un gran cineasta, de hecho, creo que no ha hecho ninguna película mala, aunque por otra parte ninguna realmente buena (hasta el punto que podamos considerarla una película genial o muy por encima de lo bueno).
    El problema de este director es que domina el lenguaje interno del cine, pero lo ha enfocado demasiado hacia ciertas fobias personales, y eso provoca rechazo en una gran parte del público, cosa que entiendo cmo normal cuando alguien es muy personal. Tanto ésta como Señales, o incluso la última, tienen una legión de detractores, pero yo creo que la que contiene más defectos es “El bosque”, con una serie de errores de guión verdaderamente considerables en la construcción y la lógica interna del relato.
    En cualquier caso, yo personalmente disfruto con su cine, y voy a decir algo que parece que nadie se atreve a decir, su película más floja es “El sexto sentido”, justamente la que más pendiente del público estaba. Coincido que la mejor es “El protegido”, con bastante diferencia.
    Saludos y encantado de volver por aquí después de rodajes varios!
    Un abrazo Alfredo

  17. Para mí el mayor problema de M. Night Shyamalan es que también es guionista y creo que ahí es donde fallan la mayoría de sus películas (la única que no he visto es curiosamente una de las más alabadas en los comentarios: El protegido). Pienso que es poderoso con las imágenes y con los mundos que crea pero malísimo en la creación de diálogos, algunos personajes o algunas situaciones. No obstante me pasa algo extraño con él y es que visualmente y el germen o la semilla de sus historias me atraen. Tiene imaginación. Quizá si pudiera transmitir su peculiar mundo a un buen guionista…
    Tal es así que sigo yendo a una sala de cine cada vez que estrenan una película suya para ver si me sorprende. Siempre encuentro alguna escena con la que me quedaría pero nunca, ninguna de sus películas, consigue gustarme del todo. Siempre encuentro el personaje, el diálogo o la situación que roza el ridículo. El sexto sentido puede gustar o no pero lo que sí es cierto es que fue su guión más redondo (para mí, claro está). De todas las que he visto, La joven del agua es la que más me decepcionó, la que menos me aportó.
    Besos
    Hildy Johnson

  18. Pues nada, eso que te ahorras, Entrenómadas. No te faltan mejores opciones.
    Besos.

    Carmen, que era coña… La verdad es que yo me aburrí muchísimo.
    Saludos.

    Raúl, coincido contigo en que Giamatti vale para mucho más. Y Shyamalan, pues yo no diría tanto. Diría más bien que a veces quiere ser un Tim Burton sin excesos, más “clásico”, más refinado. A veces acierta y a veces no. En ésta, no.

    Gracias, Dana, cuando se me moja el colmillo, cómo me pongo… De todas formas, en casi todos los casos es con justicia. En éste lo es, desde luego.

    Iván, bienvenido de vuelta. A mí me parece que Shyamalan es un buen director, casi siempre. Me gusta todo, en mayor o menor medida, excepto las dos de marras, y coincido contigo en sus potencialidades. Creo que “El protegido” es muy estimable, pèro, insisto, la diferencia sustancial con ésta es que mientras que en ella cuenta con el público, en “La joven del agua” no. Quizá en “El sexto sentido” cuente con él en exceso; en ésta no lo hace nada, y tan malo es no llegar como pasarse, creo.
    Por otro lado, creo que “su” película está aún por llegar. Que llegue o no depende de qué senda quiera seguir él. De momento, creo que se equivoca.
    Un abrazo.

    Creo, Hildy, que sus excesos de imaginación siempre derivan hacia terrenos muy poco imaginativos, demasiado trillados, excepto en “El protegido”. Su talento visual es innegable, su capacidad para enganchar también, pero me temo que algunas, la mayoría, de sus películas, se van desinflando a medida que avanzan. Sus trailers son excelentes, eso sí. Quizá debería quedarse en ello…
    Besos

  19. jajaja, qué buena condena. La mayoría de los amigos que la han visto me han recomendado que ni me acerque a ella. Así que yo, como buen obediente, no lo hago. Y menos después de leer tus “recomendaciones”.

    Abrazos.
    P.D: A “Señales” le cogí su punto, aunque ni la película ni Mel Gibson son de mi devoción.

    1. Creo que esa es también una clave, cogerle el punto. Si uno entra en el juego, puede ser que le convenzan. Mi problema es la repetición; todas las películas de este tipo empiezan a ser iguales.

  20. Oye, esta la estaban echando el otro día por Tv ¿no?, vi algun rato pero no me enteré de nada…mejor dicho, me resultaba tan increíble y poco “enganchante” que me dediqué a otros menesteres. (pero imagino que tendrá su público, que de todo tiene que haber ¿no?)
    Veo que acerté jejeje…aunque si hubiesen salido bañadores paqueteros no sé yo…

  21. Tienes toda la razón con la crítica de la película y es que con todas las ganas que tenía de verla cuando sálí del estreno poco más y me echo a llorar…qye mala…y que rara… quería saber si alguien ha visto al chico que sale en el vídeo de http://www.quieroserelprimero.com en algun otro anuncio o peli

    1. No veo tan importante que sea rara (hay magníficas películas formalmente raras) como que plantea un lenguaje y unas claves ajenas en su mayor parte al espectador. El suspense consigue en el mantenimiento de una información básica que, a través de elipsis y sugestiones, consiga mantener la atención del espectador y su identificación con el protagonista del drama: si se le da mucha información no funciona. Si no se le da ninguna, tampoco. Y aquí ocurre eso, que todo son caprichos del director que maneja a su antojo sin que el espectador pueda aportar o predecir absolutamente nada aparte de adivinar cómo va a terminar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .