Mis escenas favoritas – Viridiana

Aragón es tierra de genios: de genio, de ingenio y, a veces, de mal genio. El bueno de don Luis. Poco más puede añadirse a este momento. Sólo, por si alguien no ha reparado jamás en ello, cosa improbable, la magnífica composición de La última cena con un ciego, para más inri (nunca mejor dicho), sentado en el puesto correspondiente a Jesús. Para quitarse el sombrero ante la genialidad del cineasta aragonés, alguien de quien el director Alex de la Iglesia, cuya obra no transcurre precisamente por los derroteros del calandino (ya quisiera él, De la Iglesia, digo), dijo hace poco que no debería ni aparecer en las listas de los mejores cineastas de la historia por trascender mucho más allá del simple cine, por ser su obra un arte total, global, superlativo, sublime, que excede a lo meramente cinematográfico. Y por más que le pesara a don Luis, que nunca quiso ver demasiada cercanía entre su cine y la obra de otro genio, sordo y aragonés, cuánto del maestro Francisco de Goya hay en estos fragmentos… Y también, cuánto de la tradición de la picaresca española.

58 comentarios sobre “Mis escenas favoritas – Viridiana

  1. Vitriolana… ejtooo, perdón, Viridiana es una de las pelis más tremendas del tremendo Buñuel -además de una de mis preferidas-, sin desperdicio alguno en ninguna de sus escenas, puñetazos directos a la boca del estómago de esos que te dejan sin resuello. Qué grande tu paisano, compa Alfredo, qué grande.

    Un fuerte abrazo.

  2. Lo has descrito muy bien, Manuel, es un abofeteamiento (si es que el palabro existe) en toda regla, fotograma a fotograma. ¿Qué me dices de la partida de tute final? Una prueba más de que la censura, por lo general, es tonta perdida. Un menage a trois en toda regla telegrafiado sin que casi nadie se percatara de ello. Grande Buñuel, el más grande quizá, aunque cada vez es menos aragonés y más universal, también como Goya.
    Un abrazo.

    1. Yo no se por donde empezar.Lo primero,que decir de Buñuel.Por ahí arriba lo describen como tremendo.Eso era,tremendo,magnifico,genial.Me siento afortunada de haber nacido en la misma tierra que el.Nombras a Don Francho.Otro transgresor ,entre comillas ,como Buñuel,aunque en diferentes Artes.Hay fotografías en esta película,que bien podrían ser cuadros de goya,lógicamente con otro decorado,pero para nada con otros,modelos,artistas…Por cierto el reparto ,es e mi opinión,perfecto.Tiene momentos de un peculiar surrealismo,al decir peculiar me refiero a que siento algun tipo de idiosincrasia Aragonesa.Alfedo,corrígeme,porfa,si no es así.Maravillosa película y genial elevado a la enésima potencia,Buñuel.Saludicos

  3. Jo, es que es tremenda, pero tremenda.

    Yo estoy fascinada por otra peli, yo soy de las que se emboban completamente con “El ángel exterminador”. Me alucina, asombra, alumbra. Qué bueno!

    K,

    Marta

  4. Buñuel, un ateo gracias a Dios… Un genio del séptimo arte. Esta secuencia es tan superior a un Almodóvar, por ejemplo, idolatrado hasta límites de estulticia total. Buñuel, la verdad, aún siendo profundamente aragonés en realidad era universal, y pasó gran parte de su vida entre Francia y México, quizá nadie es profeta en su tierra. Muy necesario este post, Alfredo, cuando uno lleva años oyendo tantas cosas exageradas de Almodóvar lo que tiene ganas es de que lo comparen de una vez con el maestro Buñuel, y no hay punto de comparación, claro. Buñuel alcanzó la genialidad y Almodóvar a veces tiene algo, pero sobre todo es que se ha sabido vender, y visto el panorama se hace notar aunque por ejemplo Fasbinder o Douglas Sirk hacían melodramas de categoría, y compararlos con lo de Almodóvar produce un sonrojo… Ya sabes que Buñuel es de mis favoritos de todos los tiempos, ¿qué te pareció la peli de Carlos Saura sobre Buñuel, Lorca y Dalí?. Un saludo.

  5. Ésa es probablemente mi película favorita de Buñuel, Marta, aunque muchas de ellas contienen pasajes realmente inolvidables.
    Me alegra que coincidamos tanto en algo.
    Besos.

    Comparar nunca es bueno, Sam, precisamente por eso mismo, porque no sólo nos obligaría a pensar cómo es posible que hoy se elogien determinadas cosas, sino también porque nos obligaría a pensar en qué demonios está pasando para que la creatividad pase por horas tan bajas y el nivel de exigencia del público sea mínimo.
    Y sí, como Goya, la particular idiosincrasia de su origen aragonés le da a Buñuel ciertos matices, pero nada tiene de genialidad nacer en un sitio u otro (lo digo, sobre todo, por quienes hacen bandera de hechos triviales como el nacimiento de los genios con otros intereses nada geniales…). En ese sentido, es un elemento accidental, tal y como lo veía él. Pero no deja de ser curioso que algunos personajes tan distintos y de tiempos tan diferentes compartan tantas cosas.
    En cuanto a la peli de Saura, una de las cosas más raras que me echado jamás a la cara. Extraña, no demasiado bien interpretada, visualmente espectacular, me vale como curiosidad. Eso sí, ¡qué bien que está El Gran Wyoming como Buñuel!
    Saludos.

  6. Buñuel… es un director fascinante. Sus películas (y reconozco que me queda mucha de su obra por ver) construyen unas atmosferas, unos personajes y unos ambientes que jamás te dejan indiferente. Como dice un compañero, Buñuel pega bofetadas pero a la vez te es imposible no pensar o reflexionar. Su mirada es especial. A mí, aparte de Viridiana que me deja sin palabras cada vez que la veo, también me fascina El Ángel Exterminador y sobre todo me conmueve (y me parece durísima) LOS OLVIDADOS. También me encanta su documental impresionante LAS HURDES.

    Por cierto, me muero de vergüenza (y es una estupidez porque ya sé que lo cuelgo en la red -un mundo abierto y fascinante- y que cualquiera que por destinos de la vida entre lo leerá) pero trataré de ya no ser anónima. Aunque soy Hildy Johnson en los días de Luna Nueva, a veces, me puede la timidez.
    Un beso
    Hildy Johnson

  7. Mi querido 39escalones: he intentado dejar de ser anónima y los duendes informáticos se han puesto en mi contra y no han subido mi comentario. Es que yo me quedé con la Undewood y la Olivetti y estos nuevos tiempos de La Red me fascinan pero me lían.

    Sólo te comentaba que Buñuel me parece fascinante. Que me queda mucho por ver de su obra. Que me atrapa con su mirada especial. Sus ambientes, sus personajes, sus historias… que como dice un compañero da bofetadas pero jamás te deja indiferente y siempre hace pensar. Que como dice una compañera también me deja pegada al asiento El Ángel Exterminador. Que aparte de subyugarme Viridiana y dejarme siempre melancólica, me impresiona (es durísima) LOS OLVIDADOS y también me conmueve su genial documental LAS HURDES.

    Un beso
    Hildy Johnson

  8. Pues sí, menuda cena. Casi prefiero la tuna… Bueno, no. Tampoco hay que exagerar.
    Siempre es bueno volver al gran cine.
    Saludos.

    Hildy, probablemente la hayas visto ya, pero si no, no te pierdas “Él”. Agota los calificativos, de verdad.
    Besos.

  9. Yo al contrario que la mayoría de vosotros, he visto las obras de Buñuel hace menos tiempo 🙂 sobre todo para enseñárselas a gente en Buenos Aires (donde estuve el año pasado) y Polonia (hace dos años) donde aunque parezca increible, la gente se mostró encantada, sorprendida y sumamente agradecida (digo increible porque todos teníamos de 23 a 25, donde Buñuel no es precisamente conocido ni siquiera en España).

    Y precisamente surgió de una conversación que empezó con cine español, siguió por Almodovar y tuvo que terminar con 5 personas en mi casa viendo esta misma película. No es comparable, ya no sólo por el genio, si no por la situación, la picaresca, el ingenio, el modo….no es lo mismo, y nunca lo podrá ser.

  10. Braichy, no está nada mal que se difunda el buen cine allá donde se pueda, y desde luego me agrada sobremanera que Buñuel tenga tanta aceptación entre la juventud (desde luego, no la de aquí).

  11. Siempre he pensado que el pensamiento de Buñuel, subvertidor, surrealista, irónico, bebe directamente de las fuentes de la novela corta del Siglo de Oro, aprovechando perfectamente la cohorte de pícaros estrambóticos para denunciar, mediante parábolas milimetradas, hechos de su presente, que, por desgracia, aun siguen, disimulados.

    No me extraña nada que rindiera a la censura, porque es harto conocido que los censores disponían de fariseica envidia y mucha mala leche pero poca cultura para entender segundos significados.

    En cuanto a la aceptación o interés de la juventud española, volvemos a lo de siempre: dime cual ha sido el último pase “oficial” de una película de Buñuel en España….

    Saludos.

  12. Qué ambiente más esperpéntico tenía siempre Buñuel. Creo que sí trasciende el cine y llega a más… siempre lo hizo. También me parece notar cierto paralelismo entre Buñuel y Goya, creo que es innegable. Por último, escuchando la voz que acompaña a las imágenes, he creído reconocer que es Carlos Pumares pero bastante más jóven ¿no?.

  13. En realidad, Carmen, el que se ha colado he sido yo… Sorry. Son muchos los aparentes paralelismos entre Goya y Buñuel, aunque éste mismo en sus propias palabras intenta desmarcarse. Lo de la idiosincrasia aragonesa, quizá sea así, o quizá es la forma en que nosotros la leemos sabiendo su origen. El arte de Buñuel se alimenta de muchas fuentes, y la parte de su vida (la menor) vivida en Aragón es una de ellas no poco importante: no por aragonesa, sino por ser la infancia. Es mi opinión, claro.
    Por cierto, que eres el comentario 10.000 de esta escalera. Gracias.
    Saludos.

    Josep, el Siglo de Oro es una influencia que Buñuel comparte con Goya, aunque por caminos distintos. De ahí ciertos paralelismos en la forma que en realidad son en el origen. Pero cierto, le influye muchísimo y así lo ha reconocido él mismo sin reticencias como con Goya.
    Lo de la censura merece un capítulo aparte. Recuerdo a Berlanga hablando de cómo medían las faldas de Lolita Sevilla y obviaban leer entre líneas de “Bienvenido, Mr. Marshall”.
    Pase oficial… pues probablemente aquellos que se hicieron al levantar la prohibición de la censura. Y para de contar. Aunque en Málaga se pasó “Viridiana” en el último festival.
    Saludos.

    Quizá, Dana, es porque ese ambiente esperpéntico está en la vida. No en la forma quizá, pero sí en el fondo. Mira alrededor y dime si no te parece vivir en un continuo esperpento.
    En cuanto a Buñuel y Goya, creo que en determinadas películas todos vemos la relación. Pero Buñuel le quita hierro.
    Ah, creo que no es Pumares; se trata de un actor de doblaje cuyo nombre no conozco pero muy presente como doblador y voz en off.

    1. Gracias a ti.El cine para mi ,hasta que empecé a subir por estos escalones,era un gran desconocido tal y como se plantea en tu maravilloso Blog.Me alegra mucho ser el coment 10.000,y más con una película de un PAISANO como el Genial Buñuel.10.000 Saludicos.

  14. Siempre Buñuel, amigo, siempre Kubrick, jajajjajaja. Esa última cena tan particular, cargada de ironía, cinismo, y mucha mala leche, qué grande era. Por cierto me gustan mucho lass que hizo con Fernado Rey más que las que hiciera con Piccoli, aunque me gusten todas, pero Fernando rey era enorme como interprete.

  15. ¿A Don Luis no le gustaba ser comparado con Goya?..anda jaleo.Pues no le queda más remedio jeje..
    A mi la peli de Buñuel que me fascina es El ángel exterminador pero me quito el sombrero con cualquiera. Valiente y genial. Imprescindible.
    Kisikos Sir.

  16. Pues Buñuel va a ir saliendo próximamente por aquí, Carmen. Así son las cosas, me resisto a hablar de algo que me encanta todo lo que puedo, pero cuando se abre la espita… Fíjate, hemos puesto íntegra aquí Un perro andaluz, hemos hablado de La edad de oro, ahora ponemos una escena de Viridiana, y esto no ha hecho más que empezar. Será porque es paisano.
    Saludos.

    Pues me parece que tienes razón, Carlos, porque ha puesto voz a un montón de cosas por ahí, decenas de reportajes y documentales. Lo que pasa es que hay algunos fragmentos que no sé, no sé.

    Es que Fernando Rey, amigo Alfie… Menudo actorazo. Nuestro actor más internacional durante muchísimo tiempo, mal que les pese a algunos, si es que no lo sigue siendo viendo la repercusión de sus trabajos en comparación con otros. Ya en”Cómicos” de J.A. Bardem estuvo soberbio, y no hizo sino crecer.

    Y no lo hemos visto todo, amigo Dana. Ante una realidad que nos supera podemos criticarla abiertamente (cine social o político) o hurgar bajo nuestras apariencias para ver por qué las cosas son así: Buñuel o Kubrick, por ejemplo.

    Mima, no es que no le gustara, sino que decía que no tenía mucho que ver, que las apariencias eran casuales o bien producto de un gusto por los mismos referentes, sobre todo el Siglo de Oro.
    Al final entre todos me vais a obligar a poner algo sobre El ángel exterminador por aquí. Por cierto, de ella es sublime hasta el cartel de la película.
    Besos findesemaneros.

  17. Yo es que… donde se me pongan a Luis y a Salvador (Dalí)… que se quiten todos los demás, que no se pongan ni para la foto. Si es que todo lo que tocan lo convierten en arte imperecedero. Recuerdo todas mis primeras veces. Con Simón del Desierto, El Ángel Exterminador… y esta no podía ser menos.

    Sublime.

  18. lo de comparar viene por el elogio excesivo que hoy se da a, en mi opinión, mediocres… no es que sea bueno comparar pero nos pasamos la vida descubriendo niveles, y en el cine también lo hacemos inconscientemente, un día vemos una de Douglas Sirk y nos quedamos pasmados, y otro día vemos una de tal y decimos, pues no llega a tanto, lo que ocurre es que mucha gente no ha visto las de Douglas Sirk… la de Saura a mí tampoco me emocionó mucho. Un saludo.

  19. Clásico entre los clásicos.
    Buñuel tiene cosas que me parecen infumables, también lo reconozco, pero no es el caso…

    Aragón, gran tierra. Tengo que volver por allí un día de éstos.
    Saludos!!

  20. AdR, yo con Buñuel, vale. Con Dalí me cuesta más. No logro separar del todo la obra (magnífica, sublime) del personaje (un gilipollas integral, un cretino de primera), y por eso tengo otras preferencias, como Hopper por ejemplo, aunque sus estilos no tienen nada que ver.
    Un abrazo.

    Acertada apreciación, Sam. Algunas cosas se tildan enseguida de geniales precisamente porque faltan los referentes o porque se desconocen. Batalla perdida, me temo, pero no cejaremos.
    Saludos.

    Una curiosidad: ¿qué te parece infumable del cine de Buñuel? Repito, mera curiosidad sin ánimo beligerante alguno. No tardes en pasarte por Aragón, que cualquier día lo cerramos.
    Saludos.

  21. Justamente la actriz mexicana Silvia Pinal, protagonista de Viridiana (1961) (que acaba de ser designada Película de Oro en el 12 Festival de Cine Español de Málaga), señaló que la historia “era un engranaje perfecto, en el que todo tenía un por qué”. Pinal recordó en rueda de prensa cómo conoció a Buñuel en México y quiso hacer una película con él cuando el cineasta adaptaba al cine Tristana, pero no encontraron ningún productor “porque Buñuel no era muy comercial y no daba mucho dinero con sus películas”.

    Después, Silvia Pinal se casó con el empresario Gustavo Alatriste, al que pidió trabajar con Buñuel, y ambos vinieron a España a proponerle el proyecto que se convertiría en Viridiana, la única película de habla hispana con una Palma de Oro del Festival de Cannes. “Estamos muy agradecidos a un señor que se llamaba Francisco Franco, que quemó todo el material de Viridiana y armó un escándalo porque la censura española la había aceptado”, añadió Pinal. La actriz huyó a México con unos negativos del filme y “los Dominguín la enterraron para que no la encontrara nadie, así se salvó esa maravillosa película”, prohibida en España hasta 1977.

  22. Gracias, Magda, por completar el sentido del post con este anecdotario sobre la película. El otro día precisamente leí sobre ello en el periódico. Bendito escándalo, bendito Buñuel, mal que le pese.

    Gracias, Alma. Nosotros disfrutamos de tus pasos por aquí.
    Saludos.

  23. Todo irreverencia, sí señor. Tengo una duda, ¿fue Buñuel el primer aragonés en sufrir los efectos permanentes del lsd?, porque viendo estas cosas y alguna otra por ahí da qué pensar. Pero la verdad es que parece un adelantado a su tiempo; escenas como esta hoy no serían noticia y en aquella época fíjate tú la que se montó.

    Un saludo.

  24. Más Buñuel y menos Balaguer…Lo digo por lo que se cuece por allí ultimamente.Entre la beatería y la irreverencia me quedo con la última. Si aquí hubiera estado Buñuel y se hubiera tenido que ir Balaguer por falta de clientela, qué buen país hubiéramos hecho…En fin.

  25. Tantas reverencias se merece esta joya, cuántas más irreverencias propone ella.
    Un día de éstos me tengo que enfrentar en mi blog a Buñuel. Ya va siendo hora.

  26. En absoluto, Quevedillo, nada de drogas. Simple y llana inteligencia a la hora de subvertir unas convenciones morales que no pasan de ser eso, meras convenciones. Y el tiempo, como bien apuntas, le ha dado la razón. ¿Qué supondría ahora una escena así? Bien poco, sobre todo porque probablemente nadie le produciría hoy a Buñuel una película. Pero, ¿recuerdas aquella campaña de Benetton en que un cura y una monja se besaban? Se montó gorda. Por otro lado, y por eso digo que Buñuel tenía razón, los follones se montan hoy por estupideces como “Ángeles y demonios”. Ésa era precisamente la intención de don Luis: advertirnos de la decadencia del pensamiento y la moral humanas al ceñirse a unas convenciones impuestas por la fuerza, el dogmatismo y la costumbre.
    Saludos.

    Pues yo también, Marisa, irreverencia pura y dura, teniendo en cuenta que Buñuel dispara contra la Iglesia, no contra la idea de Dios, por más que él se declarara ateo. Es decir, el enemigo, y creo que en eso estamos de acuerdo todos los ateos, no es ni dios ni quienes creen en él, sino las estructuras de poder que se aprovechan de su invención para controlarnos. Es decir, Balaguer.

    Raúl, labor complicada, supongo. Probablemente sea el cineasta al que más difícil resulta hincar el diente. Precisamente porque en sus trabajos, bien ataca directamente a la yugular, o bien acumula imágenes con aparente sentido que en el fondo no lo tienen. Descifrar unos instantes u otros resulta complicado y contraproducente cuando se produce un error de interpretación.
    De todas formas, espero con ansias esa aproximación. Si hay alguien que puede salir airosos, sos vos.

  27. Suscribo las palabras de “De La Iglesia” 😉 (/modo chiste fácil off). Buñuel está un peldaño por encima.

    Un recuerdo para una gran actriz: Lola Gaos, D. E. P.

    Saludines.

  28. Ver una película de Buñuel,sobre todo las españolas Viridiana y Tristana es como sumergirse en los cuadros de Goya,de Velazquez o El Greco.Es sumergirse en lo mejor de la cultura literaria española,desde la picaresca pasando por Valle-Inclán y terminando en Gómez de la Serna.El cine de Buñuel tiene y tendrá la misma importancia de todos los mencionados a lo largo de los tiempos.Sabías que cuando Lola Gaos inmortaliza la fotografía de la santa cena hay gente de más,es decir,para completar el cuadro,Buñuel utilizó a algunos técnicos para la escena.Nadie se dió cuenta.

    Un fuerte abrazo.

  29. Incluso en las no españolas, como en Los olvidados (ese ciego tan cercano al ciego de El Lazarillo, por ejemplo, esos retratos tan parecidos a “Los borrachos” de Velázquez…). El propio Buñuel reconocía no haberse zambullido nunca en la cultura mexicana, haber hecho su cine mexicano desde una cultura puramente española. Pero, efectivamente, sus fotogramas son un compendio de todas esas influencias que comentas. Y obviamente, el resultado es el que es.
    Abrazos.

  30. Leo tu comentario a Francisco, Alfredo, y me quedo pensando en vatias cosas. Comentas que “el propio Buñuel reconocía no haberse zambullido nunca en la cultura mexicana, haber hecho su cine mexicano desde una cultura puramente española”. Me sorprende porque estas declaraciones de Buñuel son justamente las mismas que hacía acá´pero al revés: decía que se había zambullido totalmente en la cultura mexicana y no solo para realizar las películas mexicanas (que fueron tantas y que tanto le dieron a él y a su fama y al cine), sino para conocer México, quedarse aquí y nacionalizarse mexicano. Considero que si alguien que va a un país, le va tan bien, se queda a vivir ahí hasta que muere (llega en 46 y muere en 1983) y se nacionaliza a los pocos años de haber llegado a nuestro país ¿será porque no se mete hasta los huesos en la cultura que adopta?
    Sin dinero y sin proyectos es como llega Buñuel a México, por casualidad. Y aquí en México hace una carrera muy importante y trascendente. A partir de que conoce a Fernando Benitez (un gran escritor e historiador mexicano) filma la primera película de las 21 que filma en México y de las 32 que integran el total de su filmografía.

    Hace poco tiempo, tras el fallecimiento de la viuda del cineasta, la familia Buñuel tomó la decisión de donar una gran cantidad de objetos personales de don Luis al estado español. Antes de su partida hacia Madrid, las fotografías, guiones originales, manuscritos y demás recuerdos del Buñuel fueron exhibidos en el Palacio de Bellas Artes de la capital mexicana.

  31. Magda, me limito a señalar lo que él mismo dice en sus memorias, desde antes de llegar a México (“no me atrae nada América Latina, si algún día me pierdo, que me busquen en cualquier sitio menos allí”, palabras que después, obviamente, tuvo que comerse), hasta sus comentarios en el sentido de reconocerse completamente desinteresado de la política y la vida mexicana incluso hasta el extremo de no salir de casa, de considerarla un fortín. Al mismo tiempo, señala que su cine, mexicano o no, es más hereditario de una tradición surrealista aprendida en Francia y de la cultura española del siglo de Oro. Además, a pesar de la repercusión de algunas películas de las hechas en México, es muy crítico y se muestra algo decepcionado con casi todos sus trabajos allí, incluidos algunos de los más famosos (como “El ángel exterminador”, por ejemplo, que él quiso hacer en Europa).
    Obviamente, también dice cosas muy positivas de México (relativas a la hospitalidad y a las potencialidades de un país lastrado por lo que él llama “fascismo democrático” y la corrupción, y se muestra muy agradecido por la acogida y por el hecho de tener pasaporte mexicano – cosa, la de la nacionalidad, que no le importaba mucho, por cierto, como buen opositor a cualquier nacionalismo -), dice textualmente amar a un país que jamás pensó pisar en la vida, pero su cine, definido por él mismo, es lo que es.
    Un abrazo.

  32. Se acepta la moción, Alberto. Teniendo en cuenta que lo que destaca el propio Buñuel de la peli es la forma de moverse el talón Jeanne Moreau cuando camina con botines, probablemente el propio Buñuel simpatizara con tu opinión.

  33. ¿Sabes qué se me hace, Alfredo? que conocemos a dos Buñuels diferentes o, más bien, tu conoces al de allá y yo al de acá. Y vaya que por lo que dices, son dos. Creo, no lo se, que allá decía una cosa y acá otra. No he leido sus memorias y no se donde las publicó. Yo también me limito a tantas y tantas declaraciones que durante tantos años hizo aqui y de saber de él de tantas personas que acás lo ayudaron,como Octavio Paz. Y te aseguro que dicen lo contrario.

    ¿Sabias que era, o lo acusaron varias veces, de ser racista?

    Bueno, ha sido amena la conversación contigo 😀

  34. En absoluto, Magda, qué va. Es uno e irrepetible, y lo que es más importante: consciente de sus propias contradicciones y enorme defensor de las mismas. Él mismo lo reconoce en sus memorias (te las recomiendo vivamente, se titulan “El último suspiro” y están coescritas por Jean Claude Carrière), reconoce su capacidad para mantener posiciones contrarias, justificarlas, atrincherarse en ellas sin que ninguna de las dos sean verdad ni mentira. Él mismo lo dice, así que no queda sino leerle entre líneas y ver que cada una de sus afirmaciones contiene su contraria y que para él todas y ninguna son verdad sin dejar de ser extrañamente coherente consigo mismo.
    Un abrazo.

  35. La película presenta dos partes muy claras, yo me quedo con toda la parte de Fernando Rey, obsesionado por su esposa fallecida la misma noche de la luna de miel; cuenta Buñuel que la idea de dar un bebedizo a la novicia para poder poseerla mientras duerme lo soñó, en dicho sueño aparecía él mismo poseyendo el cuerpo de la reina de España Victoria Eugenia, inerte gracias a un brebaje narcótizante.
    También me gusta la utilización de la comba de saltar en toda la película: Sirve para que salte la niña, Teresa Rabal, para que Don Jaime se ahorque efectivamente y para atar las manos de Francisco Rabal para que pueda asistir a la violación de su prima, inmolada por un vagabundo.
    No me gusta cuando Fernando Rey se pone un corpiño con la puerta de su cuarto abierta, el buen perverso y el buen fetichista siempre dan rienda suelta a sus fantasías con la puerta cerrada a cal y canto.
    La escena que comentas de la orgía de los vagabundos, clasistas y herejes me dá mucho asco, no soporto ver comer a la gente con la boca abierta, y si encima tienen los dientes podridos, o no tienen dientes, es muchísuimo peor. Como desagradable me parece la fornicación sobre vino vertido o vomitado. Admiro la valentía de Buñuel al rodar una escena así en la España franquista. Una de laa partes más ecordadas quizás sea la de los vagabundos representando La última cena de Da Vinci. Recuerda a Pasolini esta escena, y más con ésos diálogos que parecen del Lazarillo de Tormes o de Galdós.

    Por cierto, me parece que habeis hecho una lectura muy simplista de “Diario de una camarera”, la novela de Octave Mirbeau es magnífica y esta dura adaptación me parece muy buena, contiene otros muchos temás de gran interés además del fetichismo por las botas de cuero; criados arribistas, odio social, burguesía anquilosada en el espacio-tiempo.
    Hay una escena de violación y asesinato de una niña en el bosque con sangre y caracoles que me parece uno de los grandes planos que filmó Buñuel.

  36. Bueno, la calidad de la novela no tiene nada que ver. La película, los temas de Buñuel de siempre pero no es uno de sus filmes más logrados, no nos vamos a engañar. Aunque, como pasa con otros buenos directores, lo menos logrado de algunos es la envidia de casi todos.

  37. En desacuerdo. La peor adaptación de la novela “Diario de una camarera” la hizo Jean Renoir en América con Paulette Godard, si se puede llamar adaptación a éso.
    La de Buñuel es la que está mejor fotografiada de su última etapa y contiene uno de los más sobrecogedora e irónicos finales de la historia del cine, ésa mafifestación de la extrema derecha al final, que es un recordatoria de cuando le prohibieron “La edad de oro”. El espectador tiene que pensar un poco, que és lo que a muchos les fastidia.

  38. Has dicho que “Diario de una camarera” no éra uno de los filmes más logrados de Buñuel y yo te reitero mi desacuerdo con tu opinión, y además te la razono, dentro de mis parámetros,claro.
    Es un hecho evidente que varios espectadores ante un film, como los de Buñuel, repletos de bromas privadas, tienen una opinión disinta de las escenas que han circulado ante sus ojos, todas respetables, y siempre hay álguien que no piensa, simplemente mira.
    Pues si a Buñuel, o a los directores de cine les fastidia que interpretemos sus premeditadas abstracciones, que se hubieran dedicado a otra cosa, la entomología, en el caso de Buñuel. Él predicaba su libertad de pensamiento pero le molestaba ver una idea parecida a las suyas en la pantalla, realizada por otro director. No és el único director que hacía éso.
    Buñuel lo que hacía es seguir el dictado del pensamiento libre, y recopilaba pesadillas provocadas por las castañas que se agarraba al tomar tantos martinis tintos durante el día.
    No hagas mucho caso de lo que dicen los directores en las entrevistas, mienten más que hablan, la ficción és su reino.
    Lo único que me importa és su cine.

  39. Si no le hacemos caso o no nos fiamos de los directores en las entrevistas, si no tomamos en cuenta su punto de vista como el primordial, el básico o incluso a menudo como el único válido, ya me dirás por qué habríamos de tomar el punto de vista de otro como referente.
    En cuanto a lo que apuntas sobre el pensamiento y la interpretación de imágenes, es el tipo de argumento que le haría reír, con Martini o sin él.

  40. Muy bonito éso de reivindicar la libertad de pensamiento, o de opinión, para uno mismo y negársela a los demás. Mira, chico yo analizo el cine que véo y cada véz leo menos entrevistas, biografías , autobiografías, o comentarios críticos de directores. Llevo leídas unas cuantas dónde el más ateo pide su canonización y la excomunión de sus colegas de profesión.
    He tenido que mirar por internet algunas palabras relacionadas con el rito religioso católico que aparecen en muchas obras de un hombre que se autodenomina ateo, como Buñuel; y que yo, como agnóstico desconocía por completo, como “apóstata” o “anatema”; Buñuel hacía filmes antireligiosos con imágenes de estampas religiosas, como “Simón del desierto” y “La vía láctea”; y la música que emplea en sus filmes és religiosa, la utilización de Haendel en la escena de la orgía de los pobres de “Viridiana” me parece un gran error.

    Hay ediciones en DVD dónde utilizan como reclamo la opinión entusiasta de un director por una obra de otro, ésa estrategia a mí no me influye.

    1. Dices eso porque, como casi siempre, no prestas atención a lo que digo. No estoy negando la libertad de pensamiento a nadie; yo he dicho, y repito, que si no nos podemos fiar del propio autor de una obra al analizar el cómo y el por qué de la misma, no hay ninguna razón por la que debamos fiarnos de nadie más, incluidos tú y yo. A raíz de eso, el resto del comentario, como ocurre algunas veces, tampoco viene a cuento.

  41. Buñuel criticaba mucho el cine de F. W. Murnau, cuando todos los directores de cine de todo el mundo han copiado planos de Murnau, incluído él, desde “Un perro andaluz”; solo que otros directores lo reconocen.
    Por cierto: No he visto que comentes en ningún sitio alguna de las grandes obras de este gran creador de imágenes puras y crudas que éra F. W. Murnau.

    1. Criticaba algunas cosas del cine de Murnau, pero no precisamente su tratamiento visual.
      Si no has visto que comente nade de Murnau es porque todavía no lo he hecho. Está en pendientes, como tantos cientos de cosas. Pero si cae algo, será seguramente “Amanecer”. Lo que sí hicimos fue proyectar íntegramente “Nosferatu”.

  42. Magníficos films, de los más imitados, y/o homenajeados en todos los paises. Buñuel admiraba más a Fritz Lang, especialmente “Las tres luces”, que a mí me parece maravillosa también.

    Murnau éra un hombre completamente libre. Millonario y homosexual en plena republica de Weimar, vivía en una gran mansión rodeado de efebos célebres y menores de edad, niño mimado de la Decla; naturalmente todo esto cambió con el ascenso de Hitler al poder y la Decla pasó a ser la UFA. En America fué un director asalariado más, y éso le fastidiaba muchísimo. Su curiosa muerte por accidente también fué el colofón a su espíritu libre y libertino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.