Mis escenas favoritas – El apartamento

Si algo hemos aprendido del cine, del buen cine, es que, por mal que vayan las cosas, por muy mal que nos hagan sentir las circunstancias adversas, siempre queda un mañana, siempre hay algo o alguien que nos recuerda que lo más hermoso de la vida, que eso que nos acerca a lo que entendemos por felicidad, se encuentra en las pequeñas cosas y que éstas, al final, resultan ser las más grandes: una mirada cálida, una sonrisa, la mejor de las compañías, una canción, un libro, un poema, una película, un día de sol o un día de lluvia… Uf, lo dejo, que parezco Isabel Coixet…

¿Hace una partidita?

Feliz 2010 (odisea dos) para todos.

30 comentarios sobre “Mis escenas favoritas – El apartamento

  1. Grandísima película, estupenda. Me ha gustado mucho volver a los escalones y encontrarme con esta película. En mi opinión Wilder anda algo sobrevalorado con respecto a su importancia en la historia del cine (en comparación con otros genios), pero es un cineasta estupendo, y esta una de sus obras cumbre.
    Saludos Alfredo, felices fiestas y espero que el 2010 te traiga todos esos deseos que te mereces. Un abrazo 😉

  2. Cuánta razón llevas. Poco se habla del carácter didacto del cine, del buen cine como tú dices, del que tanto nos ha enseñado y nos enseña a muchos. Con sus historias sencillas, pero al mismo tiempo reales como la vida misma. Todo un libro abierto de páginas casi sin fin.

    Saludos.

  3. Difícilmente podrías haber elegido, compa Alfredo, pieza mejor para un cierre de año. Vaya peliculón, sin ningún género de dudas… Y, por supuesto, mis mejores deseos para tí en el año que entra, y muchas gracias por tu fidelidad lectora y comentadora.

    Un fuerte abrazo y hasta pronto.

  4. Jo, Iván, casi suena a amenaza… (es broma).
    Ciertamente, creo que lo que ocurre con Wilder es que su genialidad resulta mayor por sus historias y sus diálogos que por su virtuosismo formal o su carácter innovador en el medio.
    Nos ha gustado mucho que vuelvas, por supuesto.
    Que termines de pasar buenas fiestas y que 2010 sea un pasito más en esa, seguro, brillante y gran carrera.
    Abrazos.

    Pues si, Xabipop, yo siempre he defendido y defenderé el carácter del cine como instrumento pedagógico de primera, y más ahora que los jóvenes repudian lo escrito y viven casi de la imagen. Por nosotros no va a quedar.
    Saludos.

    Por ejemplo, amigo Celebes, a través de una cámara, de cine o fotográfica.
    Feliz año.

    Como siempre, la idea se la he copiado al gran Francisco Machuca, que utilizó esta película para reflexionar sobre la Navidad en un post reciente. Pero como sé que no se enfada, pues le plagio con todo el morro, amigo Manuel.
    Y gracias, siempre, a ti. Que 2010 sea bueno para todos y que podamos seguir leyéndonos y comentándonos.
    Abrazos.

    Uf, Raúl, gracias por lo que dices, es un alivio (no sé si para la Coixet o para mí…).
    Feliz 2010. Abrazos.

  5. Suscribo absolutamente todo lo que pones en este precioso post. Lo mejor siempre es dar importancia y darse cuenta de esos momentos felices que tenemos el privilegio de poder vivir. Y el cine, en muchas películas, como esta joya que es El Apartamento, nos lo muestra una y otra vez.
    ¡¡¡Feliaz año 2010!!! que sea un año lleno de descubrimientos, conocimientos, aventuras y mucho pero que mucho buen cine.
    Besos
    Hildy
    Por cierto, tengo a mi gato Marlon conmigo, casi como un abuelito, lleno de cuidados (pastillas, pinchazos…) pero conmigo…, él también es protagonista de ciertos momentos felices en mi vida.

  6. Vaya, acabamos de cruzarnos en la blogosfera…
    Me alegro muchísimo de la vuelta de Marlon a casa para seguir compartiendo tiempos felices, de verdad.
    Gracias por compartir este 2009 con estos escalones y que para el año que viene tengamos muchos de estos momentos y podamos, además, compartirlos.
    Besos.

  7. Posiblemente una de las mejores películas de la historia del cine.El maravilloso travelling de la Shinley MacLaine fue homenajeado por Woody Allen en Manhattan y el final no tiene nada de optimista,más bien es un impulso irreflexivo y no merece la pena hablar de lo mucho que se quieren.¡Juguémos!

    Un buen fin de año,mi querido amigo.

  8. ¡QUÉ MARAVILLA!, esto sí que da ganas de vivir. También es una de mis escenas favoritas de todos los tiempos. Aún no he conseguido verla sin emocionarme. Es que Jack Lemmon es un hombre tan corriente y tan creíble que parece cualquiera de nosotros. Shirley es la mujer que todos soñamos. Esto es más que cine si es que puede haber algo más grande. Esto es un chupito de vida encerrado en una pequeña aceitera… No dudemos en destaparla.

  9. Adoro esta película, es una de mis favoritas (aunque yo la veía en castellano :P). Es una muestra de lo que un buen film puede conseguir en el ánimo de quien lo ve.
    Feliz 2010 también a tí amigo. Es un placer seguir frecuentando esta casa. Besos.

  10. Vaya, me asomo a esta tu casa entre langostino y langostino y me encuentro con una de mis películas favoritas (me he emocionado y todo al ver de nuevo esta escena) y una entrada muy bonita. Es que no puede una ausentarse tantos días de 39 Escalones.
    ¡Feliz 2010 y que sigamos todos en la brecha muchos años!
    Besos

  11. Es cierto que la felicidad la hallamos en las pequeñas cosas, en detalles, en momentos como el que nos has ofrecido de buen cine: en pasarse por aquí sabiendo que hay buena gente, que los deseos de un buen año 2010 son auténticos, para ti y para todos los habituales.

    Un abrazo.

  12. El apartamento te doy toda la razón, es una de esas películas que siempre deja un sabor agridulce a la boca, el oficinista que siempre tiene que aceptar el despotismo de los jefes de turno, cuantas personas nos pasa algo parecido..

  13. ¡Si es que eres lo mejor querido Alfredo!.
    Magnífica,brillante despedida de año.
    Te deseo lo mejor a ti a tus escalones y a todos los que por ellos suben .
    Saludicos.

  14. Bueno, Francisco, cierto que el final no es especialmente optimista ni facilón (por más que haya quien lo vea así), pero es un punto cero, y eso en determinados casos ya es positivo.
    Te deseo el mejor de los años, querido Francisco.
    Abrazos

    Que va, de perversa nada, Noe. Wilder siempre consigue saltarnos las emociones con sus presuntos contrarios. Una película amarga nos deja buen rollo, como ésta. Otras, como “Primera plana”, con risas y un buen rollo impresionante, nos tratan temas de lo más chungos. Por eso es un maestro.
    Feliz año. Besos.

    Pues sí Minerva, en el cine se encuentran buenos momentos para casi todo.
    Feliz año.

    Bien dicho, Dana. Jack Lemmon es, para mí, uno de los tres o cuatro mejores actores de todos los tiempos, sin duda. La Shirley me gusta bastante menos (en cuanto a la mujer que todos soñamos, tengo una única preferencia, y no es Shirley). Pero da igual, la escena atrapa.
    Feliz año. Un abrazo.

    El placer es mío siempre, Inma. Ésta también está en mi lista del género “reconstituyentes para el ánimo”.
    Besos.

    Bueno Carmen, estas fiestas nos lo tomamos con calma, pero no quería dejar de poner esta escena como inmejorable colofón a un año, en lo que al cine se refiere, excelente para mí (no por las películas que haya visto, sino por las que he compartido).
    Feliz año y sí, que sigamos por aquí mucho tiempo.
    Besos.

    Pues de eso se trata Josep, de compartir. Porque si las cosas, por muy buenas que sean, no las compartes, ¿para qué sirven?
    Feliz año para vos. Que nos traiga mejor cine que éste, a poder ser.
    Abrazos.

    Es que, Alma, las cosas más importantes de la vida conviene decirlas (y hacerlas) con una sonrisilla, o con algo de mala baba. Es sanísimo relativizar.
    Abrazos.

    Es la vida, Mariajose, agridulce, con rincones alegres y tristes. Quedémonos con todos, ambos tienen su reverso y todos los necesitamos.

    Pelín exagerada, querida Carmen. Mis mejores deseos también para ti y los tuyos. Y el año que viene, más cine mientras se pueda.
    Abrazos.

    Pues me temo, Alberto, que tal como está el patio lo de la odisea no es nada descabellado. En esto se ve cuánto envejecen algunas películas (y qué apuestas futuristas más arriesgadas y equivocadas hacían) y qué poco cambiamos los seres humanos.
    Un fuerte abrazo.

  15. …And a Happy New Year!!
    Que tengas un buen año 2010 y espero seguir rondando por tu escalera para volver poder felicitártelo muchos años más, y de paso seguir aprendiendo sobre el buen cine.
    Un besazo, sir.
    Rosa.

  16. Gracias, Rosa, igualmente. Que sean días -y películas- muy felices.
    Besos.

    Feliz 2010, Antonio, que dentro de un año por estas fechas podamos seguir felicitándonos.
    Un abrazo.

  17. Me encanta esta película, sobre todo ver cómo el personaje de Jack Lemmon descubre qué es realmente ser humano. Y el final es magnífico, sin necesidad de algo acaramelado se intuye una gran historia de amor, ¡qué capacidad la de Wilder!

  18. Y cuantos más años pasan más pequeñas serán las cosas que nos recuerden los detalles más grandiosos, lo más importante.

    Igual al final me basta con el botón de una vieja camisa para seguir viviendo con un poco más de ilusión.

    Abrazos y Feliz Nueva Odisea 🙂

  19. Bueno María, más que descubrirlo recuerda que ser humano también tiene cosas buenas.
    La síntesis, la sencillez, mucho más efectivas que el amaneramiento, que el azúcar.

    Bueno, AdR, quizá el botón de una vieja camisa sea demasiado poco. Hay que ser un poco más ambicioso, sin pasarse, pero no tan minimalista, hombre.
    Abrazos.

  20. ¡Que bello es vivir! de Capra, El apartamento de Wilder y Plácido de Berlanga son mi trilogía favorita sobre la cara más amarga de las navidades, unas fechas que siempre han sometido mi paciencia,- a la hora de aguantar a compañeros y jefes en cenas de empresa y/o a familiares latosos-, mi bolsillo y mi estómago, a una dura prueba. ¡Como me identifico con James Stewart, con Jack Lemmon y con Cassen en ésas odiosas fechas.

  21. Llámame “sensiblero” pero la de Capra y “¡Qué verde éra mi valle!” de John Ford, consiguen hacerme llorar cuando las vuelvo a ver,-sobretodo los finales de las dos-. Y no soy persona ni de lágrima fácil ni de risa facil, ni que vaya a la iglesia.
    No tienes por qué sentirlo, cada cuál tiene sus gustos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .